Faithlife Sermons

La Doctrina del Perdon- Remedio Para la Culpa

Notes
Transcript

Así como Perdonamos a quien nos ofende

Cuando Jesús enseño a sus discipulos a orar luego que ellos se lo pidieran, El incluyo la famosa frase: Perdona nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.
Es la única parte de la oración modelo que es seguida por un comentario. “Porque si perdonan a los hombres sus ofensas, os perdonara también a vosotros vuestro Padre celestial. Pero si no perdonas....... tampoco vuestro Padre os perdonara vuestras ofensas.”
El perdón claramente tiene dos lados. Nosotros necesitamos recibir perdón y también extender perdón a otros.
Recibiendo Perdón (Isaias 55.6-9)
¿Cual es la reacción de nosotros cuando somos agraviados (tratados erróneamente) o tratados injustamente?
La tendencia humana, parece ser, desquitarse, buscar revancha, insistir en nuestros derechos, demandar restitución o caer en la actitud de mantener un resentimiento y mantenernos (sin buscar movernos de ) en la posición de victimas.
El perdón parece estar bien bajo en la lista de alternativas humanas, y nunca entra en la mente de muchas personas.
En contradicción a esto, Dios esta siempre dispuesto a mostrar misericordia y a perdonar gratuitamente a todo el que viene a El arrepentido de sus pecados.
En una de las declaraciones mas claras sobre el perdón en el AT aprendemos que “los pensamientos de Dios no son como los nuestros ni piensa como nosotros pensamos.”
Debido a que El es justo, el tiene toda razón para rechazarnos, renegar de nosotros y condenarnos.
Pero debido a Su amor y misericordia, El perdona de manera gratuita a todo el que deja atrás y renuncia a sus malvados caminos, para volverse a El, pidiéndole perdón.
Debido a que estamos hablando a gente que creemos en Jesús como Salvador y Señor, esta mañana voy a enfocar esta enseñanza a como estamos trabajando a nivel personal la Doctrina del Perdón y como aplica a nuestras vidas como redimidos.
Este mismo fue el cuadro que Jesús tenia frente a El cuando nos dejo el Padre Nuestro.
Jesús enseño a personas ya justificadas porque habían confesado sus pecados y reconocieron a Jesús como su Salvador y Señor.
Muchos le llaman a esto “Perdón Judicial,” que es distinto a lo que se conoce como “Perdón Paternal (de los padres , en este caso de nuestro Padre Dios).
Dios, el único juez completamente justo, perdona a los creyentes (de tiempo y los nuevos) de manera incondicional.
Cuando un hijo de Dios peca entra en lo que se puede decir el desagrado o disgusto con el Padre.
Conocer la diferencia entre estos dos puntos, hace una gran diferencia cuando ayudamos a personas lidiando con culpas por pecados u otros tipos de culpas que pudieran ser reales o no.
Perdón judicial nos libra de estar separados eternamente de Dios. Perdón parental permite a los creyentes que se han extraviado de Dios (cualquier rebelión contra Dios) el conseguir perdón y volver a una comunión plena con el Padre.
Tres Términos Asociados a Recibir Perdón de Dios.
Confesión - Confesar nuestro pecado a Dios es reconocer de manera honesta lo que uno ha hecho (o dejado de hacer- omisión) y expresar acuerdo con los principios de bien y mal de acuerdo al estándar de Dios.
En la Biblia la confesión de pecados es absolutamente necesaria antes de que uno comience a experimentar el perdón de Dios y poder tener el sentido de la liberación psicológica y física que es resultado de tal experiencia.
La confesión tiene que ser a Dios pero, ¿que de confesar a otros?
David confeso su pecado ante otra persona (2 Samuel 12).
En Santiago 5.16 se nos instruye a confesar nuestros pecados unos a otros y a orar juntos.
Solo Dios es capas de perdonar, y ya que todo pecado se comete contra El, y es a El al único que nosotros debemos confesar nuestros pecados.
Sin embargo, hay un gran valor terapéutico al verbalizar (manifestar) nuestros pecados a otros cristianos.
La idea de esto es para sentirnos menos solos y permitir a ese hermano que nos ayude a mantenernos firmes y no reincidir.
Cuando confesamos a una persona que le hemos hecho algo errado, el proceso de sanación psicológica puede ser facilitado cuando esa persona nos perdona y también Dios.
Arrepentimiento - El Dr. Bruce Narramore ha observado que muchas personas van a través de repetidos ciclos de pecado. Sentimientos de culpa- confesión- alivio temporal- entonces mas pecado y otra movida alrededor del mismo ciclo.
De acuerdo a este investigador, algunas personas usan 1 Juan 1.9 como si fuera una especie de quitamanchas de la culpa emocional.
No hay una determinación o expectativa de cambio en estas personas.
Tan pronto el ofensor experimenta el alivio de haber sido perdonado por Dios, el o ella se sienten libres para volver a pecar de nuevo y se repite el ciclo.
Esto nos trae una pregunta: ¿Es realmente genuina la confesión si la misma no expresa un remordimiento sincero por su pecado, determina cambiar su comportamiento y se propone no repetir este pecado en el futuro?
En Juan 8.11 Jesús instruye a la mujer sorprendida en adulterio a irse y no pecar mas. Proverbios 28.13 dice que la persona que encuentra misericordia es aquella que confiesa y renuncia a sus pecados.
Algunas personas dicen que confesión y arrepentimiento son los dos lados de una misma moneda.
A veces en la Biblia se nos pide confesar nuestros pecados y en otras ocasiones se nos insta a arrepentirse - lo que parece ser igual.
David parece haberse arrepentido genuinamente, tomo cuidado de Betzabe y parece no haber vuelto a cometer adulterio.
Pero, ¿Que de aquellos que parecen estar adictos a sus formas de pecar? Como el joven o adulto atado a diferentes vicios morales o el alcohólico que siente remordimiento después de una borrachera pero vuelve a caer en lo mismo.
Estos pueden confesar sus pecados con remordimiento genuino y hasta quizás se determinen a nunca mas hacerlo
Pero si se les pregunta la posibilidad de no reincidir en este ciclo repetitivo es muy probable que digan no.
Nadie puede garantizar que después de confesar no habrán recaídas, todos somos pecadores mientras estemos en este mundo.
Jesucristo perdona, y al pasar el tiempo El nos capacita para que nuestras vidas estén menos atadas a pensamientos, acciones y adicciones. (1 Juan 1.8-2.1)
Cuando Pedro pregunto cuantas veces debemos perdonar Jesús le contesto no solo siete sino setenta veces siete. Debemos perdonar y pedir perdón ilimitadamente. (Mateo 18.21-22).
Restitución - ¿Recuerdan la historia de Zaqueo? Después de Jesús entrar en su casa, Zaqueo se arrepintió, dio la mitad de sus posesiones a los pobres y dijo que devolvería hasta cuatro veces lo que le hubiera robado a alguien.
Zaqueo no tenia que dar ese dinero para ser perdonado pero, ¿imaginan lo que la gente pensaría si supieran que Zaqueo seguía a Jesús después de haber sido un publicano?
Perdonar siempre envuelve algún costo a alguien. Cuando perdonamos genuinamente , rendimos todo pensamiento de tomar revancha o demandar restitución. El acto de perdonar nos ha costado algo.
Dejamos todo en manos de Dios. (Romanos 12.17-19).
Cristo es capaz de perdonar nuestros pecados debido al increíble precio que pago en el Calvario.
¿Como se relaciona esto a hacer restitución?
Si la persona a violado la ley y es legalmente culpable, el o ella muy probablemente no tendrán alternativa de como pagar por la ofensa. Nuestro sistema de leyes demanda que los ofensores de la ley paguen con cárcel o restricción de libertad.
El perdón de pecados no exime la justicia legal.
Cuando hemos cometido una falta contra otra persona y esta nos perdona, es muy natural una respuesta de restituir como muestra de gratitud.
Dios no lo requiere porque ya Cristo pago el costo de nuestra redención.
Pero es natural el querer restituir cuando hemos sido perdonados como Zaqueo.
Es claro para los consejeros que hacer restitución muy a menudo ayuda a las personas a aceptar la realidad de haber sido perdonados.
¿Porque entonces nosotros muchas veces rehusamos ofrecer perdón a quienes nos han hecho algo errado? ¿Porque algunos concluyen que es imposible para ellos extender perdón a quien les ha hecho daño profundamente, aun cuando Jesús nos mando a perdonar? (Marcos 11.25).
Un extra: Les dejo la definición de unos investigadores sobre el perdón:
Una combinación compleja que envuelve un fenómeno efectivo, cognitivo y de comportamiento en el cual el afecto negativo y juzgar al ofensor es reducido, no por renunciar a los mismos, pero viendo al ofensor con compasión, benevolencia y amor, a la vez que reconoce que el ofensor no tiene derecho a los mismos.
Michael E. McCulloug y Everett Worthington jr, Two Group Interventions for Promoting Forgiveness. No publicado (1993)
Orar por liberación a quien necesite.
Recursos: The Biblical Basis of Christian Counseling for People Helpers, Gary R. Collins, Ph.D., Biblia Plenitud, Comentario de la Biblia de William MacDonald.
Related Media
Related Sermons