Faithlife Sermons

LAS CARACTERÍSTICAS DE UN LÍDER DE DIOS

LIDERES  •  Sermon  •  Submitted
1 rating
· 12 views
Notes
Transcript
Pasaje: Salmos 78:70-72
Eligió a David su siervo, Y lo tomó de las majadas de las ovejas; De tras las paridas lo trajo, Para que apacentase a Jacob su pueblo, Y a Israel su heredad. Y los apacentó conforme a la integridad de su corazón, Los pastoreó con la pericia de sus manos.
INTRODUCCIÓN
No cualquier persona puede establecer una clínica médica, o establecer una firma de ingenieros o arquitectos. Las personas que quieran ejercer dichas profesiones, deben haber cursado estudios universitarios acerca de la materia.
De lo contrario un falso médico podría matar a muchas personas, o un supuesto ingeniero podría diseñar edificios que se caigan y matar a mucha gente.
La obra de Dios es mucho más delicada que estas profesiones, y existen algunas características que se deben poseer para poder ministrar en la casa de Dios, ministrar entre los jóvenes, de lo contrario todo será un caos.
Nuestra sociedad actual adoctrina, casi en cada momento, la idea de que ser “un líder” significa conseguir la estrella de oro. Por ello muchos pueden pensar que el liderazgo tiene que ver con posición o títulos, fama, oportunismo o autorrealización.
Tristemente de la misma manera, hoy hay creyentes que no asumen su compromiso a servir al Señor, de liderar a otros, porque simplemente están dispuestos a recibir, pero no estaban dispuestas a dar.
Jóvenes Señor El señor no busca multitudes el busca discípulos, comprometidos no busca solo creyentes sino gente comprometida con su causa. “Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame”. (Lcas 9:23)
Un líder cristiano es plenamente seguidor de Cristo. Entonces nos preguntamos ¿Cómo es posible reconocer a un verdadero líder, seguidor de Cristo? ¿Cómo se puede estar seguro de que, si se le confía el destino de una iglesia, de una célula, de una coordinación, de una supervisión ese joven posee las cualidades necesarias para llevar a cabo la tarea? ¿Cómo distinguimos a un líder verdadero de un mero oportunista que sólo busca fama, poder y posición? ¿Cuáles son las marcas que lo identifican?
Pues en la palabra de Dios en el Salmos 78 En los últimos tres versículos, nos da un cuadro detallado de las cualidades inherentes a su gran líder, el rey David.
El Rey David es definido por las escrituras como un hombre de acuerdo al corazón de Dios: “Pero Dios quitó a Saúl y lo reemplazó con David, un hombre de quien Dios dijo: “He encontrado en David, hijo de Isaí, a un hombre conforme a mi propio corazón; él hará todo lo que yo quiero que haga” (Hch.13:22)
¿Qué aprendemos en los versículos 70-72 de estos salmos? ¿Cuáles son las marcas, las características que debe tener cada líder?
1. DEBE SER LLAMADO POR DIOS: (vs.70a)
Nos dice la palabra de Dios: “Eligió a David su siervo…” (vs.70ª) La palabra “Eligio” en su idioma original es Seleccionar, Calificar y Decidir.
Esto quiere decir queridos chicos que el llamado por Dios es seleccionado entre muchas personas, es calificado por la mirada de Dios (No humana), y es el producto de la decisión final de Dios. Es por ello la importancia del llamado y el entender que quien nos llamó es Dios y nos debemos a Él.
Un líder de Dios no se auto impulsa o autonombra. El ministerio no tiene que ver con realización personal ni estatus social cristiano; no tiene que ver con economía ni mucho menos con ansias de liderazgo. El ministerio cristiano se inicia y concluye con Dios. Dios quien nos hace el llamado. “El Señor ha buscado para sí un hombre conforme a su corazón... ” (1 Sm. 13.14b).
Lo llamó como lo hizo con Abraham “Entonces el ángel de Jehová le dio voces desde el cielo, y dijo: Abraham, Abraham. Y él respondió: Heme aquí.” (Gn. 22:11) con Moisés “Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo: !!Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí.” (Éx. 3:4) con Gedeón (Jueces 6:14-16 con Samuel y ahora nos llama a cada uno de nosotros.
Pedro, Juan y Jacobo dejaron sus redes sin ninguna garantía de sustento, salvo la confianza en Dios “Y les dijo Jesús: Venid en pos de mí, y haré que seáis pescadores de hombres. 18 Y dejando luego sus redes, le siguieron”. (Mar. 1:17).
Si alguien se siente llamado a ser siervo de Dios, pero vive feliz sin serlo, esa persona no fue llamada a pastorear, porque una persona con el verdadero llamado a pastorear no se sentirá satisfecha hasta que no comience a oler ovejas.
Y es que el llamado de Dios arropa su mente y su corazón. Eso que le consume el corazón es lo que le hace dejar la seguridad de los que venía haciendo para abrazar los riesgos inherentes que ese llamado trae consigo.
Abraham dejo su tierra y su parentela sin ninguna otra garantía que no fuera la voz de Dios: “Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré”. (Gn.12:1)
Dios levanta a sus líderes de acuerdo a lo que Él este planificando hacer en cada momento de la historia. Si Dios no ha cargado tu corazón, el servicio será al estresante para tu vida, no habrá pasión, no habrá compromiso.
Sin el llamado de Dios, nadie puede servir. Puedes tener los dones, la experiencia y los talentos, pero, sin el llamado, no se puede liderar a su pueblo. Siempre es Dios que busca a sus líderes.
2. DEBE SER UN SIERVO DE DIOS: (vs.23)
El salmistas nos dice “Eligió a David su siervo,…” (v.70b) Puede tener talento y sapiencia; puede que sea un hombre o mujer con muchas ganas de servir; pero nada de eso lo avalará para ser un hombre llamado por Dios si primeramente no es un Siervo.
La palabra siervo aquí nos muestra Un título de humildad en donde la persona entiende que está bajo autoridad, sumisión absoluta y a la disposición de su Señor.
Lo que vio Dios en David fue un corazón de siervo en David; y es un requisito indispensable para aquellos que son llamados por Dios.
Un líder siervo, humilde, jamás será arrogante, puesto que entiende la magnitud de su llamado. Pablo lo dijo : “No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos”. (Fil. 2:3)
El líder no se enorgullecerá de su llamado, de sus dones ni de sus talentos y mucho menos de las oportunidades que Dios le pueda proveer. “El orgullo va delante de la destrucción, y la arrogancia antes de la caída”. (Pr 16:18) Cuidado con inflar el pecho, un líder orgullo se vuelve un jefe
Un siervo se evidencia a través de sus acciones, no de su cargo o posición dentro de la Iglesia del Señor. Sirve a Dios en humildad.
3. DEBE ESTAR COMPROMETIDO CON SU LABOR: (vs.23-24)
“Tomó a David de donde cuidaba a las ovejas y a los corderos De tras las paridas lo trajo,…” (vs.71) En tercer lugar, a lo largo de todas las escrituras observamos que Dios siempre llama aquellos que están ocupados en sus labores; nunca a las personas ociosas o inertes en los quehaceres y responsabilidades. Cuando Dios busca líderes, mira donde los líderes ya están sirviendo
David se encontraba enfocado en obedecer y ser útil en aquello que su padre le había encomendado; sin que el sospeche que todo era parte de un plan maravilloso de aprestamiento para prepararlo para ser el futuro pastor del pueblo de Dios.
El llamado de Dios llega cuando menos lo esperamos. Llega cuando hay un corazón de siervo y la disposición de trabajar y ser responsable en lo que Dios nos da. “Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor”. (Mt. 25:23)
Muchas veces queremos las cosas fáciles en el ministerio, cuando venga algo que me gusta recién voy a servir. Cuidado Dios no ha dado la salvación, para pasar el tiempo, Dios no te ha dado dones para estar sentado, él quiere que lo uses para su obra, sirviendo a su causa. Y un día le daremos cuenta al Señor de ello. Debemos estar comprometidos con la gran comisión, con el discipulado, con el servicio, Dios llama a los que están ocupados en su obra
4. DEBE TENER PRESENTE QUE DIOS LO LLAMA CON UN PROPÓSITO: (vs.71b)
“Para que apacentase a Jacob su pueblo, Y a Israel su heredad”. (vs.71b) Dios siempre nos llama con un propósito. La palabra apacentar tiene que ver alimentar, cuidar y guiar un rebaño. Mejor dicho, a las ovejas las atendía o velaba y se les guiaba como un pastor. Se preocupaba.
Esto requería un cuidado especial de las ovejas, de un corazón especial. Las ovejas son torpes y sin dirección. También están son indefensas.
Las ovejas son propensas a vagar. Incluso si usted los pone en un entorno absolutamente perfecto con todo lo que necesitan (cosas como pastos verdes y aguas tranquilas), tarde o temprano terminan por vagar.
Las ovejas no pueden luchar, no pueden huir, y no puede ahuyentar. Sin un pastor para protegerlas, van a ser interceptadas y serán devoradas una por una.
Entonces nuestra labor es cuidarlas, darles alimentos Tenemos que alimentar el rebaño de Dios, con su palabra ese es el alimento espiritual “desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación” (1 P. 2:2)
David tuvo que pelear contra leones, osos y lobos y las ovejas debían ser protegidos, Tenemos que cuidarlas de los lobos “Cuidaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces”. (Mt.7:15) de cada doctrina destructiva.
Debemos guiarlas discipulados, debemos dedicar tiempo, debemos dedicar recursos, con el propósito que se parezcan cada vez mas a Cristo. “Ese proceso continuará hasta que todos alcancemos tal unidad en nuestra fe y conocimiento del Hijo de Dios que seamos maduros en el Señor, es decir, hasta que lleguemos a la plena y completa medida de Cristo”. (Ef. 4:13 NTV)
Así que supongo que cuando Dios dice que somos ovejas que necesitamos un pastor, no quiere decírnoslo como un cumplido. Es sólo una evaluación muy realista de lo que somos y lo que necesitamos. Somos ovejas que son completamente dependientes de un pastor.
Joven Dios pone en tus manos ovejas del Señor que han sido compradas por el Hijo a precio de sangre y habitadas por la tercera persona de la Trinidad, con el propósito de que crecen en su vida espiritual. Cuida el rebaño de Dios porque tendremos recompensa
“Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; 3 no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey. 4 Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria”. (1 P 5:2-4)
Cuida del rebaño de Dios que te ha sido confiado. Cuídalo de buena gana, no de mala gana, no por lo que obtendrás de él, sino porque estás ansioso por servir a Dios
5. DEBE TENER UN CARÁCTER ÍNTEGRO: (v.72ª)
“Y los apacentó conforme a la integridad de su corazón, …” (vs.72) Me encantan los dos últimos versos de este salmo ya que expresa dos elementos importantes en el llamado: El primero tiene que ver con “Integridad” La palabra. La integridad que tiene que ver con carácter; con la firmeza de ser de una sola pieza y no ser señalado ni por mi conciencia ni por personas externas. Un autor dijo La integridad es hacer lo correcto cuando nadie está
Otros comentaristas detallan "Según la perfección de su corazón". Es decir, él era recto y puro en la administración de su gobierno. El era una misma persona en privado como en público.
No lleves una vida dicótoma,
Pablo le dijo a Timoteo “Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza”. (1 T 4:12)
El ministerio es santo y amerita santidad en aquellos que hemos sido llamados. Es negarse a nuestras pasiones y trabajar en aquellas falencias que definitivamente nos puede descalificar como ministros de Dios. vivir vidas alejadas del pecado, conságrate al Señor. Seamos obreros que no tenemos nada de que avergonzarnos Pablo nos dice: “Si te mantienes puro, serás un utensilio especial para uso honorable. Tu vida será limpia, y estarás listo para que el Maestro te use en toda buena obra. Huye de todo lo que estimule las pasiones juveniles. En cambio, sigue la vida recta, la fidelidad, el amor y la paz” (2 T 2:21-22)
David verdaderamente se preocupaba por su pueblo desde su corazón. Eso es tan importante como líderes que nos preocupamos por las personas que lideramos. Puede ser difícil a veces cuando las ovejas se descarrían o causan problemas. Un corazón que ama a la gente tomará decisiones y se sacrificará por su bien. No podemos elegir un líder que tenga las calificaciones adecuadas, las habilidades adecuadas y la experiencia adecuada únicamente. Esos son importantes, pero también hay que mirar al corazón. ¿Se preocupan por las personas? ¿Aman a la gente? ¿Aman con motivos ocultos? Los líderes pastores se preocupan con un corazón sincero.
6. DEBE SER CAPAZ PARA REALIZAR SU LABOR (v.72b)
“…Los pastoreó con la pericia de sus manos”. (vs.72b) Finalmente, no solo se trata de una persona íntegra y santa; sino además la destreza en sus manos, Siendo esta la inteligencia, la discreción y la sabiduría con las que uno ejerce el poder
La destreza es importante en el ministerio; destreza que se brinda en la medida que lo ejercitemos. David pudo derrotar a Goliat, porque Dios utilizó lo que siempre hacia David; cuidar de las ovejas y utilizaba una honda y una piedra. David siempre estuvo siempre preparado por Dios. Tu y yo estamos tambien siendo preparados por Dios, todo la capacitación en el ministerio Dios nos la da, el trabaja en nuestro carácter “no que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios, 6 el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica”. (2 C. 3:5-6)
No basta con acariciar a las ovejas y no hacer nada por ellas. ¡Las ovejas morirían de hambre algún día! Los pastores necesitan llevar a las ovejas a pastos verdes para alimentarse. Los pastores necesitan proteger a las ovejas del peligro. Los pastores necesitan disciplinar a las ovejas para que no se descarríen. Todo esto necesita habilidad. ¿Busca continuamente mejorar sus habilidades y capacidad de liderazgo? ¿Te estás adaptando a nuevas formas de hacer las cosas o te estás aferrando al pasado? Tener una mentalidad de crecimiento dice que siempre podemos mejorar sin importar en qué nivel nos encontremos en este momento.
La destreza o pericia viene de la mano con la excelencia para realizar el ministerio de Dios para nuestras vidas.
Por eso la importancia de las correcciones, de las enseñanzas, de las planificaciones y el buen desarrollo de la labor; porque todo ello nos produce destreza.
Related Media
Related Sermons