Faithlife Sermons

El Amor de Dios , Parte I

Evangelio  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 6 views

Dios quiere hacer un pacto con nosotros, un pacto de paz, de comunión, de bien y no de mal, hagamos lo correcto delante de Dios.

Notes
Transcript

La misericordia derramada a favor del mundo

Introducción:

Hoy introduciremos el estudio acerca del Amor de Dios y como este es mostrado a la humanidad en Cristo-Jesus y su sacrificio, el cual es muestra de amor sublime del Creador hacia nosotros.
En lo general es lógico pensar que un amor asi debe ser correctamente correspondido, entonces aprovecharemos a hablar un poco del tema.

Desarrollo:

1.1 El concepto del Amor:

No nos equivocamos al afirmar que vivimos en una generación gobernada por el reinado de las emociones. Y esta tendencia esta resumida en un dicho muy común principalmente entre los jóvenes y algunos no tan jóvenes “haz lo que tu corazón te diga”. Y aunque este parezca un clamor muy romántico a la libertad y la tolerancia, lo cierto es que no puede haber nada mas peligroso con respecto a la manera de conducirnos, y mas si se trata de conducirnos en la presencia de Dios.
La Palabra de Dios nos enseña que nuestro corazón es engañoso en muchas de las ocaciones.
Jeremias 17:9 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?
Pues en muchas maneras nuestro corazón tiende al mal
Genesis 6:5 Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.
De modo que NO es inicialmente una buena idea el confiar en nuestro corazón como la medida para determinar como o cuánto amamos a Dios.
Pero ¿cómo puedo saber si estoy correspondiendo al amor de Dios de la manera correcta? Es precisamente esa a la pregunta a la que necesitamos dar una respuesta.
Es la Palabra de Dios y no nuestros sentimientos, lo que va a determinar el tipo de amor con el que Dios requiere ser amado.
¿Que es el amor? No pudiéramos nosotros continuar hablando del amor si primero no definimos este termino a la luz de las sagradas Escrituras. el apóstol Pablo nos provee lo que yo considero, la mejor y mas apropiada definición del amor:
1 Corintios 13: 4-8 El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará
Llama la atencion que esta definicion se espesifica particularmente en acciones, en verbos (“es”; “hace”; “no tiene” … etc). La intención del autor es mostrar que el amor, contrario a ser un sentimiento abstracto que es espectativo, esta basado especialmente en cosas que hacemos es decir en la realidad. Oh! pero también en cosas que DEJAMOS DE HACER. y hago enfasis en ” dejar de hacer” porque amar es como una ruta que va en dos direcciones: por un lado consiste en un aspecto positivo. De cosas que hacemos, y por otro lado, en un aspecto negativo, consiste en cosas que dejo de hacer por no afectar a la persona que amo.

1.2 El amor de Dios:

La biblia nos habla de que Dios mostró su amor para nosotros
Romanos 5:8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.
1 Juan 4:9-10 En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.
Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

1.3 El amor de Dios es Santo (puro, sin mancha):

El amor de Dios no es un capricho, su amor nunca se contrapone con su santidad, su justicia o con otro de sus atributos.
De hecho todos los atributos de Dios concuerdan pues como esta escrito “Dios es luz” (1ª Juan 1:5) se encuentra antes que “Dios es amor” (1ª Juan 4:8) es decir que ninguno se contrapone.
El amor de Dios no es una simple debilidad afectuosa. La Escritura declara que “el Señor al que ama castiga, y azota a cualquiera que recibe por hijo” (Hebreos 12:6). Dios no cerrará los ojos al pecado, ni siquiera al de sus hijos. Su amor es puro, sin mezcla de sentimentalismo humano, el amor de Dios incluye la disciplina, y siempre será justo, porque Él es justo.
2 Timoteo 2:11-13 Palabra fiel es esta: Si somos muertos con él, también viviremos con él; Si sufrimos, también reinaremos con él; Si le negáremos, él también nos negará. Si fuéremos infieles, él permanece fiel; El no puede negarse a sí mismo.

1.4 Que haremos nosotros al entender esto:

La pregunta que queda en el aire es como podemos nosotros corresponder a ese amor que Dios mostró para con nosotros.
Dios nos enseña

1) Oír la voluntad de Dios

Romanos 10:17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

1) Creer en Jesús y su evangelio para salvación

Juan 3:18-21 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

2) Arrepentirse

Hechos 3:19 Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio,

3) Confesar su fe en Jesucristo

Romanos 10:8-10 Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

4) Necesitamos corresponder al evangelio Bautizándonos.

Marcos 16:15-16 Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.
Romanos 6:3-8 ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado. Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él;

5) Perseverar

Mateo 10:22 Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. (Marcos 13:13)
Mateo 24:13 Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo
Mateo 10:37-39 El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará.
Lucas 9:62 Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.

Conclusión del Sermón. -

Dios quiere hacer un pacto con nosotros, un pacto de paz, de comunión, de bien y no de mal, hagamos lo correcto delante de Dios.
Hebreos 12:12-17 Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas; y haced sendas derechas para vuestros pies, para que lo cojo no se salga del camino, sino que sea sanado. Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados; no sea que haya algún fornicario, o profano, como Esaú, que por una sola comida vendió su primogenitura. Porque ya sabéis que aun después, deseando heredar la bendición, fue desechado, y no hubo oportunidad para el arrepentimiento, aunque la procuró con lágrimas.
2 Corintios 6:1-2 Así, pues, nosotros, como colaboradores suyos, os exhortamos también a que no recibáis en vano la gracia de Dios. Porque dice: En tiempo aceptable te he oído, Y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación.

Himno de Invitación

Juan 14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.
Hechos 8:26-39 Un ángel del Señor habló a Felipe, diciendo: Levántate y vé hacia el sur, por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto. Entonces él se levantó y fue. Y sucedió que un etíope, eunuco, funcionario de Candace reina de los etíopes, el cual estaba sobre todos sus tesoros, y había venido a Jerusalén para adorar, volvía sentado en su carro, y leyendo al profeta Isaías. Y el Espíritu dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro. Acudiendo Felipe, le oyó que leía al profeta Isaías, y dijo: Pero ¿entiendes lo que lees? El dijo: ¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare? Y rogó a Felipe que subiese y se sentara con él. El pasaje de la Escritura que leía era este: Como oveja a la muerte fue llevado; Y como cordero mudo delante del que lo trasquila, Así no abrió su boca. En su humillación no se le hizo justicia; Mas su generación, ¿quién la contará? Porque fue quitada de la tierra su vida. Respondiendo el eunuco, dijo a Felipe: Te ruego que me digas: ¿de quién dice el profeta esto; de sí mismo, o de algún otro? Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús. Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó. Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino.
Hechos 4:12 Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.
Related Media
Related Sermons