Faithlife Sermons

No hay justo fuera de Dios

Ayuno  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 3 views

Comprender que somos declarados justo por los méritos de Cristo, evitará que demos lugar a la jactancia.

Notes
Transcript

No hay justo fuera de Dios

Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios. Romanos 3:10−11.

Introducción

Uno de los errores que comete el ser humano es creerse justo según los parámetros terrenales, debes estar consciente de que la justicia humana está muy lejos de compararse a la justicia de Dios, lo que al hombre le parece justo y recto, para Dios es injusto y torcido: “Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte. Proverbios 16:25.
Comparemos lo que para el hombre es correcto y lo que para Dios es correcto:
Mateo 5:21-22 “Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego.
Mateo 5:27-28 “Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio.Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.
La única manera de ser declarados justos delante de Dios es mediante Jesucristo.

La corrupción del mundo

No podemos ser declarados justos delante de Dios por nuestros propios medios porque nacemos en pecado: “He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre. Salmos 51:5.
Esto nos impide ser perfectos y justos delante de Dios.
Por mucho que el ser humano pretenda justificarse con sus obras nunca podrá alcanzar la justicia verdadera de Dios, ya que por naturaleza no quiere buscar de Dios.
Pretender ser justo ante Dios sin Cristo es necedad.

Entendimiento entenebrecido

La gente no quiere buscar de Dios pues sus ojos espirituales están cegados, su entendimiento está entenebrecido por Satanás: “En los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios. 2 Corintios 4:4.
Solamente la predicación de la Palabra de Dios tiene poder para abrir los ojos de los incrédulos y puedan ver la luz de Cristo.

La responsabilidad de la iglesia

Solamente en Cristo el ser humano puede entender su condición de pecado y ser declarado justo delante de Dios, solo El Espíritu Santo puede guiar al hombre a buscar de Dios, pero para que eso suceda es necesario que la iglesia cumpla con su tarea, y es predicar el evangelio de salvación: “Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. 2 Timoteo 4:1–2.
¿Cómo conocerán la verdad si no les predicamos? Romanos 10:13-14 “porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?

Conclusión

Somos llamados a mostrar al mundo la justicia de Dios, no podemos ser indiferentes a la condición de muerte en que vive el inconverso.
Dios nos ha encomendado la proclamación de las buenas nuevas para guiar al perdido a la luz del evangelio y puedan ver su necesidad de ser justificados por medio de la Sangre de Cristo.
Tienes el privilegio de invitar amigos inconversos a la célula familiar casa de pan para que ellos también conozcan la verdadera justicia de Dios.
Related Media
Related Sermons