Faithlife Sermons

Pronunciación Mortal

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 12 views
Notes
Transcript

Introducción

Una manera de identificar si el español/castellano es la lengua materna de una persona es la manera en que pronuncian la “r” y “rr”.
En ingles, esto se llama “roll your Rs”.
Para un norteamericana es un tanto difícil porque en ingles la “r” tiene un solo sonido.
¿Imaginemos que nuestra vida dependiera de nuestra habilidad de pronunciar cierta palabra?
Parece algo absurdo y hasta cómico que pronunciar “coro” vs “corro” sea motivo para evitar un castigo/la muerte.
Bueno, este fue precisamente el caso que vamos a considerar hoy al ver la vida de uno de los jueces de Israel: Jefté.
Hoy consideraremos:
El origen inesperado de Jefté
Los logros de Jefté
La redención de Jefté

I. El origen inesperado de Jefté

En Jueces 11.1 leemos acerca del origen de Jefté.
Jueces 11:1 NBLA
Jefté el galaadita era un guerrero valiente, hijo de una ramera. Galaad era el padre de Jefté.
Jefté era hijo de Galaad y conocido como un guerrero valiente.
A pesar de que era un guerrero valiente, la Biblia nos dice que era un hijo ilegítimo y que su padre era una ramera.
Es posible que su padre era también un guerrero que iba de pueblo en pueblo cumpliendo con su deber, pero también vivía una vida de promiscuidad.
Jefté era el producto de del pecado de su padre.
Por tanto, podemos asumir que Jefté crecería al lado de su madre y crecería con el estigma que viene al ser el hijo de una ramera.
La verguenza no era solo que era un hijo ilegítimo sino que su madre día a día vendía su cuerpo para poder mantener el hogar.
La Biblia nos habla acerca de su niñez / juventud y como era tratado por sus medios hermanos:
Jueces 11:2 NBLA
Y la mujer de Galaad le dio hijos. Y cuando los hijos de su mujer crecieron, echaron fuera a Jefté, y le dijeron: «No tendrás heredad en la casa de nuestro padre, porque eres hijo de otra mujer»
Aquí observamos el rechazo de parte de sus medios hermanos, los hijos legítimos de su padre Gallaad y su esposa.
Jefté solo era visto como hijo de la ramera.
Jefté no era aceptado por sus hermanos y no tenía esperanza de participar de la heredad que podría dejar su padre.
Realmente no es claro si para este tiempo su padre había muerto.
Si su padre estaba vivo, podemos ver como este rechazo sería un dolor aun más profundo al ver que su padre no salía a su defensa - a fin y al cabo seguía siendo hijo de él.
Si su padre estaba muerto, podemos entender como sus hermanos harían lo posible para negarle cualquier herencia ya que esto diluiría la heredad de ellos.
El rechazo que vivió Jefté lo llevo a vivir alejado de su familia y andar en mala compañía.
Jueces 11:3 NBLA
Jefté huyó de sus hermanos y habitó en la tierra de Tob. Y hombres indignos se juntaron con Jefté y salían con él.
Al ser rechazado Jefté por su familia fue y encontró una familia entre los “hombres indignos” que quizá eran personas rechazadas igual que él.
La NVI nos dice que eran hombres “sin escrúpulos”.
La RV60 nos dice que eran hombres “ociosos”.
Esta misma dinámica la podemos ver en algunos jóvenes que no se sienten comprendidos, o son abusados, o maltratados, o rechazados, o simplemente se sienten frustrados en su hogar, y buscan otra alternativa a la familia que creen no tener.
Es una de las razones por el pandillerismo / bandas donde los jóvenes se ven como una familia.
Es por eso que debemos orar continuamente para que nuestros hijos puedan entender que los amamos y que no los rechazamos.
Es difícil porque algunos jóvenes ven la disciplina como una forma de rechazo.
Oremos para que nuestros hijos entiendan que los padres tenemos el deber de disciplinarlos y que no los estamos rechazado.
¿Por qué es importante considerar el origen de Jefté?
Es importante que entendamos de donde viene Jefté porque esto nos ayudará a entender su forma de ser y cáracter.
Una persona que ha sido rechazada por la sociedad y sobre todo por su propia familia va a manifestar ciertas caracteristicas.
Somos producto de nuestra crianza - sea buena o mala. En este caso veremos como Jefté reacciona en base al rechazo que vivió de joven.

II. Los logros de Jefté

La Biblia nos dice que los hijos de Amón hicieron guerra contra Israel.
Jueces 11:4 NBLA
Después de cierto tiempo sucedió que los amonitas pelearon contra Israel.
¡A quién más podrían acudir sino al guerrero Jefté!
Jueces 11:5–6 NBLA
Y cuando los amonitas pelearon contra Israel, los ancianos de Galaad fueron a traer a Jefté de la tierra de Tob. Y dijeron a Jefté: «Ven y sé nuestro jefe para que peleemos contra los amonitas»
Ellos saben lo rudo que se ha vuelto Jefté.
Saben que Jefté por mucho tiempo ha caminado con ladrones / bandidos. Bien que los podría él librar de mano de sus enemigos.
Pero, notemos como reacciona Jefté ante tal petición:
Jueces 11:7 NBLA
Entonces Jefté contestó a los ancianos de Galaad: «¿No me odiaron y me echaron de la casa de mi padre? ¿Por qué, pues, han venido a mí ahora cuando están en apuros?»
Jefté recuerda el rechazo de su juventud y sabe que la única razón que lo han considerado es por interés propio.
Ellos lo seguirán rechazando y ahora solo les importa porque pueden sacarle provecho.
Así que Jefté se aprovecha del momento para ser jefe sobre ellos:
Jueces 11:9–11 NBLA
Jefté respondió a los ancianos de Galaad: «Si me hacen volver para pelear contra los amonitas y el Señor me los entrega, ¿seré yo el jefe de ustedes?». Y los ancianos de Galaad dijeron a Jefté: «El Señor es testigo entre nosotros. Ciertamente haremos como has dicho». Entonces Jefté fue con los ancianos de Galaad, y el pueblo lo hizo cabeza y jefe sobre ellos. Y Jefté habló todas sus palabras delante del Señor en Mizpa.
Jefté no ha olvidado la manera en que lo han tratado.
Se los reclama y de cierta manera los humilla para que se den cuenta de lo mal que se han comportado contra él.
Sin embargo, es él quien va a ser usado por Dios para librar a su pueblo:
Jueces 11:29 NBLA
El Espíritu del Señor vino sobre Jefté. Entonces Jefté pasó por Galaad y Manasés. Luego pasó por Mizpa de Galaad, y de Mizpa de Galaad fue adonde estaban los amonitas.
Así que vemos a un Jefté:
Con rencor por la manera en que lo trataron en el pasado.
Con molestia de que lo han buscado solo porque están en problemas.
…y aprovechando la situación para ganarse un puesto a causa de lo que va a ser por el pueblo.
Ahora, la razón por la que conocemos a Jefté es por la siguiente escena:
Él va a ir a pelear contra los amonitas.
Sabe que el ejército de ellos es numeroso y poderoso.
Pero el Espíritu de Dios está sobre él, no obstante hace una promesa por la cual se va a lamentar:
Jueces 11:30–31 NBLA
Y Jefté hizo un voto al Señor, y dijo: «Si en verdad entregas en mis manos a los amonitas, sucederá que cualquiera que salga de las puertas de mi casa a recibirme cuand o yo vuelva en paz de los amonitas, será del Señor, o lo ofreceré como holocausto».
El voto que él hace delante de Dios es que si Dios le da la victoria él va a ofrecer en sacrificio a lo primero que salga de su casa.
Seguramente él estaba pensando que saldría una oveja, un becerro, etc.
Pero, los que conocemos esta historia sabemos que tiene un fin terrible.
La Biblia nos dice que Dios le dio la victoria.
Dios permite que triunfe sobre los amonitas y regresa Jefté como victorioso guerrero a su hogar.
Debería haber sido un día de gran fiesta y alegría porque han vuelto sanos y salvos / victoriosos de la batalla:
Jueces 11:32–35 NBLA
Jefté cruzó adonde estaban los amonitas para pelear contra ellos, y el Señor los entregó en su mano. Y los hirió con una gran matanza desde Aroer hasta la entrada de Minit, veinte ciudades, hasta Abel Keramim. Y los amonitas fueron sometidos delante de los israelitas. Cuando Jefté llegó a su casa en Mizpa, su hija salió a recibirlo con panderos y con danzas. Ella era su única hija. Fuera de ella no tenía hijo ni hija. Al verla, él rasgó sus ropas y dijo: «¡Ay, hija mía! Me has abatido y estás entre los que me afligen. Porque he dado mi palabra al Señor, y no me puedo retractar».
¡Qué gran dolor para Jefté!
Al llegar a su hogar lo primero que sale a recibirlo es su propia hija - su única hija.
Él sabe que ha hecho un voto delante de Dios y ha prometido ofrecer en holocausto lo primero que saliera de su hogar.
Aquí vemos al gran guerrero Jefté, el victorioso y valiente comandante, ahora como si hubiese sido derrotado por el voto que él mismo había hecho.
La hija sabía exactamente lo que esto significaba:
Jueces 11:36–40 NBLA
Entonces ella le dijo: «Padre mío, has dado tu palabra al Señor. Haz conmigo conforme a lo que has dicho, ya que el Señor te ha vengado de tus enemigos, los Amonitas». Y ella dijo a su padre: «Que se haga esto por mí; déjame sola por dos meses, para que vaya yo a los montes y llore por mi virginidad, yo y mis compañeras» Y él dijo: «Ve», y la dejó ir por dos meses; y ella se fue con sus compañeras, y lloró su virginidad por los montes. Al cabo de los dos meses ella regresó a su padre, que cumplió con ella conforme al voto que había hecho; y ella no tuvo relaciones con ningún hombre. Y se hizo costumbre en Israel, que de año en año las hijas de Israel fueran cuatro días en el año a conmemorar a la hija de Jefté el galaadita.
¿Qué fue lo que sucedió?
Algunos creen que Jefté cumplió su promesa al entregar a su hija virgen para que sirviera en el tabernáculo de Israel.
Es como si su hija se dedicara por el resto de su vida únicamente al servicio de Dios - y fue así como ella termino sus días.
Sin embargo, la promesa de Jefté es que él ofrecería a su propia hija en holocausto:
Esto significa que tendría que degollar a su propia hija y quemar su cuerpo sobre un altar de fuego.
Esto es el sentido literal de “holocausto”.
No puedo creer que Jefté se haya afligido tanto, y que la hija y sus compañeras hicieran tanto duelo por lo que le habría de pasar si tan solo significaría que ella se dedicaría al servicio de la casa de Dios.
Me inclino a pensar que Jefté si sacrificó a su hija - puesto que este el significado natural de este pasaje.
Lo que si necesitamos entender es que Dios jamás le pidió tal acción a Jefté.
Jefté no tenía porque hacer algo que iba en contra de la palabra de Dios pues Dios no se complace con el sacrificio humano.
…pero no es difícil pensar que esto sucedió en un tiempo en que Israel atravesaba un tiempo de oscuridad espiritual donde la idolatría, superstición, y religión falsa era el pan de cada día.
Me imagino que fue el evento más triste en la vida de Jefté.
A Jefté ya no le interesaba sus logros militares.
A Jefté ya no le importaba que era cabeza sobre Israel.
Lo único que pensaba Jefté es que había perdido a su única hija.
Ya no vería más a su hija.
Ya no tendría nietos.
Con ella se acabo su linaje - pues la Biblia no nos dice que tenía más hijos.
Por tanto me imagino ahora a un hombre amargado, duro, aislado, un hombre que ha sido abatido por los golpes de la vida. Y esto…no es ayuda a entender la terrible escena del capítulo 12:
Jueces 12:1 NBLA
Los hombres de Efraín se reunieron y cruzaron el Jordán hacia el norte, y dijeron a Jefté: «¿Por qué cruzaste a pelear contra los amonitas sin llamarnos para que fuéramos contigo? Quemaremos tu casa sobre ti».
Los de la tribu de Efraín vienen a reclamarle a Jefté porque no los llamó a ellos para pelear contra los amonitas.
Seguramente ellos estaban molestos pues ya no iban a participar del botín (pertenencias del pueblo conquistado).
Jefté les responde pero pierde la paciencia y se levanta en armas contra su propio pueblo:
Jueces 12:2–4 NBLA
Y Jefté les respondió: «Yo y mi pueblo estábamos en gran lucha con los amonitas, y cuando los llamé a ustedes, no me libraron de sus manos. »Viendo, pues, que no me iban a librar, arriesgué mi vida y crucé contra los amonitas, y el Señor los entregó en mi mano. ¿Por qué, pues, han subido hoy a pelear contra mí?». Entonces Jefté reunió a todos los hombres de Galaad y peleó contra Efraín. Los hombres de Galaad derrotaron a Efraín, porque estos decían: «Son fugitivos de Efraín, ustedes los galaaditas, en medio de Efraín y en medio de Manasés»
Jefté intenta razonar con ellos pero opta por la violencia, por la venganza, estalla completamente contra ellos.
Jefté reune nuevamente a su ejército y comienzan a huir los de Efraín.
Es importante que entendamos que Jefté está haciendo guerra contra sus propios hermanos.
Son israelitas - es cierto, son de otra tribu, pero a final de cuentas son parte del pueblo de Dios.
Los de Efraín seguramente no estaban preparados para la respuesta de Jefté…sobre todo porque vemos que salen huyendo por su vida.
Sin embargo, Jefté obra sin misericordia contra ellos:
Jueces 12:5–6 NBLA
Y se apoderaron los galaaditas de los vados del Jordán al lado opuesto de Efraín. Cuando alguno de los fugitivos de Efraín decía: «Déjenme cruzar», los hombres de Galaad le decían: «¿Eres efrateo?». Si él respondía: «No», entonces, le decían: «Di, pues, la palabra Shibolet». Pero él decía: «Sibolet», porque no podía pronunciarla correctamente. Entonces le echaban mano y lo mataban junto a los vados del Jordán. Y cayeron en aquella ocasión 42,000 de los de Efraín.
Para poder cruzar el Jordán se hizo una prueba de pronunciación.
Si decían la palabra “Shibolet” los dejaban libres…pero si decían “Sibolet” los mataban,.
Ese día murieron 42,000 de sus propios hermanos.
Aunque la Biblia no nos dice que fue orden de Jefté, es imposible pensar que Jefté no estaba al tanto de esta masacre
Jefté - o dio la orden o permitió que continuara.
El gran comandante lo vemos al final de su vida, endurecido y sus manos llenas de sangre - la sangre de su hija y ahora la sangre de 42,000 de sus propios hermanos.
La historia de Jefté en Jueces termina así:
Jueces 12:7 NBLA
Jefté juzgó a Israel seis años. Y murió Jefté el galaadita, y fue sepultado en una de las ciudades de Galaad.
Fue juez sobre Israel solo 6 años.
Gracias a Dios porque imaginemos lo que hubiera sucedido su hubiera reinado más años.
Pareciera que su corto reinado como juez fue muestra de la gracia de Dios ya que de haber reinado más tiempo hubiera derramado aun más sangre.

III. La redención de Jefté

¿Qué nos podría enseñar esta historia?
Lo único que vemos es a uno de los grandes heroes de la Biblia duro, amargado, derrotado completamente, con sangre inocente en sus manos.
Vemos a un hombre sanguinario, cruel, abatido por el rechazado de su juventud y con el deseo de ejecutar venganza.
Es una escena realmente triste. Es como mirar una foto de un joven que entra al ejército y luego el joven se toma una foto después de 5 años de guerra, batalla, muerte, hambre, frio, etc., ahora se ve un hombre acabado, cansado, con una mirada distante - ya no vuelpesadilla de haber derrave a ser el mismo.
¿Qué sería de Jefté?
La Biblia no nos da más detalles.
…lo que si sabemos que es que Jefté reaparece en la carta a los Hebreos:
Hebreos 11:32–33 NBLA
¿Y qué más diré? Pues el tiempo me faltaría para contar de Gedeón, Barac, Sansón, Jefté, David, Samuel y los profetas; quienes por la fe conquistaron reinos, hicieron justicia, obtuvieron promesas, cerraron bocas de leones,
Hebreos 11:39 NBLA
Y todos estos, habiendo obtenido aprobación por su fe, no recibieron la promesa,
Vemos a un hombre que después de algún tiempo...
Vemos a un hombre que durante los 6 años que reinó...
Vemos a un hombre que en un momento de su vida...
…vino a entender el propósito de Dios y entendió su necesidad de un salvador.
Vemos a un hombre que llegó a entender su completa perdición, su dolor, su pecado, su amargura, su alejamiento de Dios, su angustia, su desesperación por la perdida de su hija, y su pesadilla por haber derramado la sangre de 42,000 de sus hermanos - vemos a un hombre desesperado...
Ya no pudo más
Ya no pudo seguir aparte de Dios
Ya no pudo con la carga de su pecado
…y lo vemos rendir su vida al Dios de Israel y recibir de él el perdón que tanto necesitaba.
Fue Dios quien finalmente alivió su dolor, su pesar, su amargura, el vació que había en él.
Fue Dios el que finalmente le dio el descanso que tanto necesitaba.
Related Media
Related Sermons