Faithlife Sermons

Gn 47.1-12 - "Ser de bendición al mundo por el testimonio de Cristo y la ciudad celestial" - Serie Génesis No. 102

Génesis  •  Sermon  •  Submitted   •  Presented   •  48:02
0 ratings
· 31 views
Files
Notes
Transcript

INTRODUCCIÓN

Ciertamente y en muchas ocasiones hemos sido más de tropiezo para el mundo que de bendición. Pudo haber sido en la familia, en el trabajo, en el colegio, universidad, negocio, en la calle, en una conversación, whatsapp o cualquier mensaje, realmente hemos podido ser de gran tropiezo para las personas.
¿Crees que podríamos ser diferentes y de alguna manera pasar a ser de bendición al mundo? El mundo y los verdaderos cristianos siempre van a tener conflictos, porque son polos opuestos. Pero ¿será que hay algo que podemos hacer o decir que sea una bendición al mundo? ¿Qué sería esto?
Mientras pasa el tiempo, y si nos alejamos de la Palabra, el mundo nos va a comer o absorver con sus pensamientos, y entonces, nos alejaremos de entender lo precioso que es ganar a Cristo y perderlo todo. ¿Será realmente así?
Las Escrituras van a responder a estas preguntas el día de hoy. El título del mensaje de hoy es “Ser de bendición al mundo por el testimonio de Cristo y la ciudad celestial” y está basado en Génesis 47.1-12.

EXÉGESIS Gn 47.1-12

Resumen
Jacob es un hombre ya anciano y por fin se ha encontrado con su hijo José, a quien creía muerto pero que había sido vendido como esclavo por sus hermanos.
Jacob estuvo delante de José y toda su familia compuesta por más de 70 personas acaban de llegar a la tierra de Gosén en Egipto.
Jacob en consulta con el Señor ha dejado su tierra y ahora están en Egipto esperando se manifiesta la Voluntad de Dios.
José tendrá que mediar con el Faraón para que la casa de su padre pueda estar en la tierra de Gosén.
Génesis 47:1 RVR60
1 Vino José y lo hizo saber a Faraón, y dijo: Mi padre y mis hermanos, y sus ovejas y sus vacas, con todo lo que tienen, han venido de la tierra de Canaán, y he aquí están en la tierra de Gosén.
“Vino José y lo hizo saber a Faraón..”
Responsabilidad de José y honra a la autoridad.
“..y dijo: Mi padre y mis hermanos, y sus ovejas y sus vacas, con todo lo que tienen, han venido de la tierra de Canaán,..”
¿Quién es de bendición a quién?
¿Es Egipto el salvador del pueblo o familia de Israel? (¿Por el hambre?)
¿Es Faraón el misericordioso con Israel? (¿Por su misericordia?)
Si pareciese que Egipto y Faraón salvan a Israel estaríamos en lo incorrecto.
Es Dios quien salva a Israel y utiliza a Faraón y a Egipto para ello.
Es Egipto y Faraón recibiendo una misericordia especial por causa de Israel.
Cuando Jacob pisa suelo Egipcio, no es solo un anciano, sino es la simiente que lleva a Cristo la que está en Egipto.
Dios podía salvar a Israel sin Egipto, en su soberanía lo decide así.
Propósitos de reformarse y constituirse un pueblo a través de la esclavitud.
“..y he aquí están en la tierra de Gosén.”
Tierra límite de Egipto.
José es sabio por:
No se juntarán con los egipcios. También es conveniente para los egipcios.
Una tierra no habitada es potencial peligro de conflicto bélico.
Si atacan a Egipto primero lo harán a los israelitas.
¡Pobre de los que intenten atacar al anciano Jacob y al sabio José!
Tierra fértil para pastoreo.
Dios al control de la situación. Él los guió a Gosén y Él los guardaba más que Faraón.
Cuando vemos un versículo así tan maravilloso de las bendiciones que pueden venir por el pueblo de Dios a un otro pueblo que no conoce al Salvador, ¿nos damos cuenta de nuestra responsabilidad como creyentes? Por otro lado, los creyentes no descansamos en las manos de los hombres, sino en la de Dios. Pueden los hombres ser instrumentos en nuestras vidas, pero descansamos en las manos del Señor y a Él nos dirigimos en la eternidad.
Génesis 47:2 RVR60
2 Y de los postreros de sus hermanos tomó cinco varones, y los presentó delante de Faraón.
“Y de los postreros de sus hermanos tomó cinco varones..”
No se sabe quienes.
Sabiduría de José de que los mismos hermanos presenten su caso.
Faraón debía tomar decisión por su cuenta.
“..y los presentó delante de Faraón..”
¡Que escena más interesante!
Faraón es considerado una divinidad.
Faraón tiene en sus manos el poder de decisión.
Faraón parece ser el que puede bendecir, pero más bien tiene delante de sí la posibilidad de ser bendecido o no.
Génesis 47:3 RVR60
3 Y Faraón dijo a sus hermanos: ¿Cuál es vuestro oficio? Y ellos respondieron a Faraón: Pastores de ovejas son tus siervos, así nosotros como nuestros padres.
No se averguenzan de su oficio.
Tampoco de sus raíces.
¡¿Cómo podrían avergonzarse!? No están en su tierra, pero en ellos está la semilla del Salvador Jesucristo, el Cristo, ¡el Mesías!
Para los egipcios todo pastor de oveja era abominación Gn 46.34, pero pastores de ovejas del mismo pueblo serían los que recibirían el mensaje del salvador 1800 años después.
No se trataba de ser pastores de oveja o no, no se trataba del oficio, sino de ser parte de las bendiciones del pueblo de Dios, de ser parte del mesías bendito Jesucristo. A veces se desprecia los oficios más humildes como ser pastor de ovejas, pero Dios siempre se ha manfiestado a los humildes, reciben mejor las promesas de esperanza venidera.
Génesis 47:4 RVR60
4 Dijeron además a Faraón: Para morar en esta tierra hemos venido; porque no hay pasto para las ovejas de tus siervos, pues el hambre es grave en la tierra de Canaán; por tanto, te rogamos ahora que permitas que habiten tus siervos en la tierra de Gosén.
“..porque no hay pasto para las ovejas de tus siervos..”
Siervos, humildad de los hermanos de José.
No vinieron como enemigos o invasión.
“..pues el hambre es grave en la tierra de Canaán;..”
Están en necesidad.
La misma necesidad de Egipto, que fue bendecida por José.
“..por tanto, te rogamos ahora que permitas que habiten tus siervos en la tierra de Gosén.”
¡Que pregunta tan complicada!
La visita de los hebreos anteriormente habían traído desgracia.
Abraham y su mentira con Sarai, trajeron grandes plagas a Egipto.
Pero Faraón mismo los había invitado. - PROVIDENCIA.
Tierra de Gosén, estratégica para Faraón:
Desolada y posesión.
Separados de Egipto.
Estrategia frente a ataques.
Génesis 47:5 RVR60
5 Entonces Faraón habló a José, diciendo: Tu padre y tus hermanos han venido a ti.
Faraón es un hombre agradecido con José.
Faraón tenía simpatía por el padre y familia de José.
Faraón no quería perder a José.
“..Tu padre y tus hermanos han venido a ti.”
En el fondo, no era obra ni del padre, ni de los hermanos, ni de José, ni de Faraón, solo de Dios.
Génesis 47:6 RVR60
6 La tierra de Egipto delante de ti está; en lo mejor de la tierra haz habitar a tu padre y a tus hermanos; habiten en la tierra de Gosén; y si entiendes que hay entre ellos hombres capaces, ponlos por mayorales del ganado mío.
“La tierra de Egipto delante de ti está;..”
Confianza de Faraón en José.
“..en lo mejor de la tierra haz habitar a tu padre y a tus hermanos; habiten en la tierra de Gosén;..”
La confianza se extiende en agradecimiento.
“..y si entiendes que hay entre ellos hombres capaces, ponlos por mayorales del ganado mío.”
La confianza se extiende a las personas y los hermanos.
José impactó la vida de Faraón con su sabiduría (de Dios).
Aquel que se consideraba una divinidad había sido impactado por la sabiduría de José que venía de Dios. Sin embargo, a veces impactamos a la gente de mala manera, no mostramos la sabiduría de Dios.
Génesis 47:7 RVR60
7 También José introdujo a Jacob su padre, y lo presentó delante de Faraón; y Jacob bendijo a Faraón.
“También José introdujo a Jacob su padre, y lo presentó delante de Faraón;..”
Momento especial.
El que se considera divino frente a un hombre “pastor de oveja” abominable, y anciano.
“..y Jacob bendijo a Faraón.”
Versículo clave.
¿Jacob bendiciendo a un ser considerado divino?
Con la bendición se expresa que:
Honraban o respetaban a Faraón, pero había alguien más encima de ÉL.
Faraón, considerado divino, no era mayor a Jehová.
El pueblo visitante era un pueblo de fe en Jehová, con propósitos.
José era de bendición, pero expresaba la sabiduría de Jehová.
Que eran un pueblo especial, que en realidad estaban bendiciendo ellos a Egipto y no al revés.
Que su destino no estaba en las manos de Faraón, el ser divino, sino en las de Jehová.
Cumplimiento parcial de la promesa de Dios a Abraham, que iban a ser benditas todas las familias de la tierra (Cumplimiento completo en Cristo).
Y que al fin, después que Abraham no pudo serlo, Jacob y sus hijos, sí lo eran.
Nos quedamos callados ante todo lo que puede hacer el testimonio de Cristo que los creyentes llevamos. Nos maravillamos de cómo se puede bendecir a los demás por la promesa de Cristo, pero nos afligimos también por la responsabilidad que tenemos y que muchas veces no cumplimos. A veces no somos de bendición sino de mal. Jacob, anciano, pastor de ovejas y abominable para los egipcios es de bendición a Faraón, considerado divino.
Génesis 47:8 RVR60
8 Y dijo Faraón a Jacob: ¿Cuántos son los días de los años de tu vida?
Faraón debe estar sorprendido y agradecido, también intrigado por Jacob.
Según algunos estudiosos, el promedio de vida en Egipto no era tan alto.
En todo caso, sea así o no, Dios estaba sosteniendo a Jacob hasta formar de Él un pueblo.
Génesis 47:9 RVR60
9 Y Jacob respondió a Faraón: Los días de los años de mi peregrinación son ciento treinta años; pocos y malos han sido los días de los años de mi vida, y no han llegado a los días de los años de la vida de mis padres en los días de su peregrinación.
Versículo sorprendente.
“..Los día de los años de mi peregrinación..”
Jacob, anciano y pastor de ovejas, abominación, que ha bendecido a Faraón dice:
Que es un peregrino, su morada no es ni Canaán ni Gosén.
CONTEXTO del Faraón:
Faraón es considerado un ser divino que construye Pirámides.
Pirámides son monumentos emblemáticos para su reposo perpétuo.
Mientras Faraón mira la tierra como el lugar para eternizarse, Jacob no considera la tierra como su morada final.
“..pocos y malos han sido los días de los años de mi vida..”
Mientras Faraón es considerado divinidad y rey, Jacob la ha pasado mal.
Jacob ha tenido una vida dura.
“..y no han llegado a los días de los años de la vida de mis padres en los días de su peregrinación.”
Sus días han sido pocos comparados con los de sus padres.
Pero sus padres Isaac y Abraham, también eran peregrinos.
Los pueblos como Egipto eran grandes por sus reyes, sus seres divinos, sus monumentos, sus grandes sociedades y sus grandes ciudades. Los pueblos de Abraahm, Isaac y Jacob, eran nómadas, por lo general extranjeros, no podían tener grandes ciudades y habían vivido escasez y hambruna muchas veces, pero con todo eso, su destino final no era esta tierra, sino una anhelada celestial.
Génesis 47:10 RVR60
10 Y Jacob bendijo a Faraón, y salió de la presencia de Faraón.
¡Jacob ya lo habia dicho todo.!
Bendice nuevamente a Faraón, mostrando que la autoridad de Jehová está por encima de la de cualquier dios o ser considerado divino, y sale.
¡Ni imaginamos cuántas preguntas sobre sí mismo o su divinidad habrá dejado Jacob en la mente de Faraón! Ahora nos damos cuenta que los bendecidos por causa de la familia de Jacob eran los egipcios al recibir a este pueblo que llevaba en su sangre, sangre verdaderamente real por un REY SOBERANO Y ETERNO, el Salvador Jesucristo.
Génesis 47:11 RVR60
11 Así José hizo habitar a su padre y a sus hermanos, y les dio posesión en la tierra de Egipto, en lo mejor de la tierra, en la tierra de Ramesés, como mandó Faraón.
Todo ya estaba preparado para habitar la tierra. José fue sabio.
Faraón fue un instrumento de Dios para salvar al pueblo, aunque realmente nos estaba salvando a nosotros por el mesías que vendría de Israel.
Génesis 47:12 RVR60
12 Y alimentaba José a su padre y a sus hermanos, y a toda la casa de su padre, con pan, según el número de los hijos.
José el que era víctima ahora era el que proveía.
Alimentaba aún a su padre.
No faltó alimento en la casa de Jacob.
Regresa la pregunta incómoda.
¿Si no falta alimento y si son preservados por Dios y tan amados y cuidados por el Señor, por qué el pueblo de Israel siempre termina siendo un pueblo rebelde?
Que difícil respuesta, pero no miremos mal a este pueblo porque tendríamos que mirar primero mal a nosotros mismos, por la rebeldía también de nuestro corazón cuando lo hemos recibido todo, bendiciones eternas en Cristo.

MEDITEMOS EN LA PALABRA

asd
Podemos aprender algo maravilloso de la familia de Jacob.

Si confiamos plenamente en el Señor podemos ser llevados y guiados hacia Su Voluntad. Si somos verdaderamente humildes estaremos dispuestos a no poseer nada mientras ganamos a Cristo.

La familia de Jacob había dejado aún su tierra por seguir el llamado de Dios a través de José.
El Señor tenía planes para ese pueblo especial, pero se requería la humildad para acudir al llamado aún dejando su tierra.
Estaban contentos de ser pastores de ovejas, y que sus padres también lo hayan sido.
Abominables a los egipcios, en busca de misericordia para tener una tierra, dispuestos a ser extranjeros, pero lo suficientemente humildes para ser conducidos por el Señor.
Jacob y su familia estaban dispuestos a descansar en las manos de Dios.
EL PROBLEMA
¿Cuántos de esta congregación estaríamos dispuestos a reconocer que es mejor caminar hacia la voluntad de Dios aún tengamos que dejarlo todo?
Los creyentes a veces quieren no dejarlo todo, sino descansar en la auto confianza o el autosustento.
A los creyentes nos cuesta ser llevados y guiados hacia la Voluntad del Señor. Los jóvenes ya no están dispuestos a ser abominación para el mundo porque no encajarán en las redes sociales o en el modo de vida desenfrenado, de pasiones desordenadas que ofrece el mundo.
Los mayores ya no están dispuestos a ser abominación para el mundo, sino que ahora se quiere ser un cristiano que encaja muy bien en el mundo pero que aún puede también ser un creyente.
LA DEMANDA DE DIOS
Filipenses 3:8 RVR60
8 Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo,
Vale la pena perderlo todo por ganar a Cristo.
Vale la pena perder o ser abominación del mundo por esperar en las promesas eternas de Cristo.
¿Sabes? Los planes de Dios, aún renunciado a muchas cosas, son mejores y más hermosos, que llevan a planes y a propósitos eternos. Pero necesitamos ser humildes como la familia de Jacob, que podían acudir al llamado, ser abominación y estar orgullosos de su pueblo, porque tenían una promesa especial.
Esa promesa se llamaba Jesucristo. Y tenemos nosotros la misma promesa especial, de alcanzar a Cristo. De hecho, Él nos ha buscado y redimido en la cruz, ¿seremos suficientemente humildes para renunciar a nosotros mismos y acudir en fe a su llamado?
1 Corintios 1:9 RVR60
9 Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor.
A esto vamos a ser guiados los verdaderos creyentes y los que estén dispuestos a dejarlo todo por causa de Cristo. Esto no empezó hoy, fue el ejemplo de Abraham, Isaac y Jacob.
A la comunión verdadera y eterna con nuestro Señor.
Los que confían plenamente en el Señor pueden ser llevados y guiados hacia Su Voluntad. Se requiere de creyentes humildes que estén dispuestos a no poseer nada mientras ganen a Cristo.
Podemos aprender algo también maravilloso de la vida de Jacob.

Si somos verdaderos creyentes debemos bendecir la vida de otras personas dando testimonio de nuestra esperanza en Jesucristo y manifestando nuestro peregrinaje hacia la ciudad celestial.

Jacob es un personaje tan sorprendente. La mayoría de sus años ha vivido en problemas y situaciones difíciles. Lo hemos estudiado en las Escrituras. Pero Jacob tiene un Dios maravilloso y Jacob tiene fe en ese bendito y extraordinario Señor.
Jacob confía tanto en Dios que cuando entra a hablar con alguien que se consideraba una divinidad, no puede dar otro testimonio que el de anunciar que hay un Ser Supremo Verdadero.
Jacob, pastor de ovejas, abominación para los egipcios, anciano, bendice a Faraón, y de esa manera, exalta a Jehová de los cielos.
Jacob, dice que es “peregrino” nada más que al mismo “Faraón”.
¿Sabes que piensan los Faraones sobre esto? Escucha estos textos de las Pirámides de Egipto que están grabadas en las cámaras y pasajes sepulcrales de las pirámides:
"Oh Atum (dios creador egipcio), pon tus brazos alrededor de este gran rey, alrededor de esta construcción, y alrededor de esta pirámide como los brazos del símbolo del ka (fuerza vital), para que la esencia del rey pueda estar en esta, perdurando para siempre.
​OhGran Enéada (conjunto de nueve dioses) que estás en Heliópolis (importante ciudad de Egipto), haz que el nombre del rey perdure, haz que esta pirámide del rey y esta construcción suya perduren para siempre, como el nombre de Atum que preside sobre la Gran Enéada perdura.”
Los faraones considerados divinos, se esforzaban por establecer en la tierra su morada eterna y en un monumento perdurable por todos los tiempos como eran las pirámides y ¡el anciano Jacob, le está diciendo a Faraón que Él va a una morada no terrenal, sino celestial!. Ese es el argumento de su “peregrinación”. Jacob sí que está dando testimonio de su fe a Faraón.
EL PROBLEMA: ¿Pero qué ha pasado hoy?
Los creyentes no podemos dar testimonio ni a nuestras propias familias. A veces llegamos a ser de piedra de tropiezo o causamos grandes males y nos alejamos de ser bendición para los que no tienen la vida eterna en Cristo.
Testimonios de jóvenes creyentes, envueltos en escándalos sexuales.En internet noticias de pastores y creyentes que un día servían al Señor pero que ahora se han entregado a los deseos de la carne.
Testimonios de creyentes que están en conflictos legales, interminables y caóticos, destructivos, a causa de herencia de los padres y asuntos materiales, ¡como si no estuvíesemos en una peregrinación a la ciudad celestial!
Nos hemos olvidado que vamos caminando a la ciudad celestial, que costó la sangre del Unigénito Hijo de Dios.
LO QUE DEBEMOS HACER:
¿Sabes que dice la Escritura en el Nuevo Testamento de Abraham, Isaac y Jacob?
Hebreos 11:13–16 RVR60
13 Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. 14 Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria; 15 pues si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver. 16 Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad.
Jacob se consideraba realmente un peregrino delante de Faraón y ¿sabes? También nosotros podríamos empezar a ser verdaderos peregrinos, que se dirigen a la ciudad celestial.
También podríamos hablar más a la gente del pecado, de sus consecuencias de muerte y de la gracia maravillosa de Cristo para salvación.
Hay gente que nos rodea, y muchos de ellos en nuestra familia, que al igual que Faraón, tienen solo el deseo de perdurar en este mundo, poniéndo todas sus fuerzas en las cosas de este mundo. Tal vez no construyen pirámides, pero su vida es justamente eso, un monumento equivocado a la eternidad lejos de Dios.
Podríamos bendecir la vida de otras personas y dejar de ser piedras de tropiezo, acercándoles a Jesucristo, hablándoles de la fe y el arrepentimiento. Podríamos y deberíamos acercarles a Cristo.
Podríamos decirles que hay una vida eterna con Jesucristo y que vamos hacia ella.
Si somos verdaderos creyentes debemos bendecir la vida de otras personas dando testimonio de nuestra esperanza en Jesucristo y manifestando nuestro peregrinaje hacia la ciudad celestial.
Por último, hay algo que no podemos obviar en esta porción, que es la exaltación al Señor.

La salvación del creyente siempre ha descansado en la gracia y providencia divina. Por la fidelidad del Señor hoy tenemos camino a la vida eterna en Cristo.

Así termina la porción de hoy, José dándoles la posesión de la tierra de Egipto en Gosén y alimentándo a su padres y a sus hermanos.
No es la mano de José, sino la mano providencial de Dios, que ES FIEL.
El Señor es FIEL y es un Dios de GRACIA.
El Señor ama tanto, que está dispuesto a ser FIEL con un pueblo que muchas veces es rebelde, así como nosotros muchas veces somos rebeldes.
Pero el Señor nunca puso en duda a su MESÍAS, UNGIDO O CRISTO. Aún iba a costar la vida al Hijo de Dios, nunca fue hacia atrás con sus promesas.
Gracias a todo esto, tenemos la salvación, gracias a la fidelidad del Señor.
Esta porción ha mostrado la mano de Dios que era más grande que la mano de Faraón. ¿Cómo no vamos a rendirnos y adorar a este maravilloso Dios?
Isaías 25:1 NVI
1 Señor, tú eres mi Dios; te exaltaré y alabaré tu nombre porque has hecho maravillas. Desde tiempos antiguos tus planes son fieles y seguros.
Demos gracias y adoremos a Dios por su extraordinaria fidelidad, amor y providencia en Cristo Jesús.

CONCLUSIÓN

A manera de conclusión.
Sí podemos ser de bendición al mundo, y la manera de serlo, es hablándoles de la promesa de Jacob, que recibieron de Dios, que era el mesías prometido, el Salvador Jesucristo.
Sí podemos ser de bendición al mundo, dando testimonio de nuestra fe y viviendo vidas que alaban al Señor mientras estamos de peregrinos en este mundo y vamos camino a la ciiudad celestial.
El Señor Jesucristo bendiga a nuestra congregación y nuestra congregación se rinda al Señor Jesucristo. Vamos a orar.
Related Media
Related Sermons