Faithlife Sermons

Gn 37.21-36 - "La PROVIDENCIA DE DIOS es más grande que la injusticia humana" - Serie Génesis No. 84

Génesis  •  Sermon  •  Submitted   •  Presented   •  44:24
0 ratings
· 47 views
Files
Notes
Transcript

INTRODUCCIÓN

Tenemos un Creador maravilloso. El mundo está totalmente corrompido, pero tenemos un Creador maravilloso.
¿Cómo debemos responder ante tan grande amor?
Hay situaciones en la vida que son demasiado trágicas, pero a pesar de ellas, Dios es FIEL a sus propósitos de SALVACIÓN.
Hoy, en esta historia podremos conocer más al Señor, y esta porción tan maravillosa de la Palabra, aunque en situaciones difíciles y mostrando la maldad humana, nos llevará a honrar más al Señor por Su amor, fidelidad, providencia.
Hay mucho mal humano, a veces también somos víctimas de ello. Hoy veremos cómo Dios opera, como Dios ama, y también veremos el lado humano más oscuro, y también nuestra necesidad de buscar a Cristo con todo nuestro corazón.
El título del mensaje es: “La providencia de Dios es más grande que la injusticia humana” y está basado en Génesis 37.21-36.

EXÉGESIS Gn 37.21-36

Resumen:
Génesis 37:19–21 RVR60
19 Y dijeron el uno al otro: He aquí viene el soñador. 20 Ahora pues, venid, y matémosle y echémosle en una cisterna, y diremos: Alguna mala bestia lo devoró; y veremos qué será de sus sueños. 21 Cuando Rubén oyó esto, lo libró de sus manos, y dijo: No lo matemos.
Continuamos
Génesis 37:21 RVR60
21 Cuando Rubén oyó esto, lo libró de sus manos, y dijo: No lo matemos.
Cuando Rubén oyó esto..” - Rubén es el hijo mayo y es responsable de todos sus hermanos y en realidad de todo lo que acontece delante de su padre. Ser el primogénito físico tiene beneficios y tiene grandes responsabilidades.
Los hermanos de Rubén no tienen ningún temor de matar a su propio hermano.
¡Algunos creyentes no tienen temor de grandes actos criminales! Algunos creyentes no tienen temor del pecado, ni del grande ni del pequeño.
..lo libró de sus manos, y dijo: No lo matemos.” - Rubén está dispuesto a actuar. Aunque está en el grupo de hermanos que desprecian o aborrecen a José, él no cree que la muerte sea el camino a seguir.
Este hombre parece ser el héroe que todos estuviésemos esperando que aparezca en esta triste y lamentable escena. ¿Cuántos padres no quisiera que el hijo mayor o uno de sus hijos al menos, no defiendan a sus hermanos o los libren de situaciones de muerte? ¿Cuántos padres no quisiera que uno de sus hijos actúe sabiamente?
Parece ser que Rubén es el héroe en esta parte, pero lamentablemente no lo es. Su justicia y sabiduría es la humana y esto se manifiesta a continuación:
Génesis 37:22 RVR60
22 Y les dijo Rubén: No derraméis sangre; echadlo en esta cisterna que está en el desierto, y no pongáis mano en él; por librarlo así de sus manos, para hacerlo volver a su padre.
Y les dijo Rubén: No derraméis sangre, echadlo en esta cisterna que está en el desierto..” - Si había alguien que podía estar en contra de José era Rubén. José aparentemente estaba quitándole con la túnica y el favor de su padre la primogenitura, pero Rubén parece ser el único misericordioso con José. Aún así, si bien se destaca por esto, su misericordia se queda a la mitad.
Rubén tiene una alta moral contra el homicidio pero no contra el pecado. Rubén puede darse cuenta que matar a su hermano está mal pero no puede darse cuenta del gran desastre de sugerencia que acaba de dar. ¡Nunca se salva del pecado con otro pecado!
Él estaba salvando a su hermano de una situación trágica a otra que no parecía tan mala cuando él como mayor podía haber salvado a su hermano de la situación de muerte a una situación de respeto, vida y corrección que se necesitaba en la relación de sus hermanos con José.
"..para hacerlo volver a su padre.” - Las intenciones de Rubén son buenas, pero uno no se manifiesta al mundo por las intenciones sino por sus actos. Rubén quería realmente que José vuelva con su padre, era su responsabilidad. Tal vez al haber dormido con la mujer de su padre, este hombre ya conocía los extremos de la irreverencia a su padre y es posible que esté movido a no permitir otro acto como este. Pero nuevamente, las intenciones nunca van más allá de “intenciones”.
Génesis 37:23 RVR60
23 Sucedió, pues, que cuando llegó José a sus hermanos, ellos quitaron a José su túnica, la túnica de colores que tenía sobre sí;
..cuando llegó José a sus hermanos..” - Aquel joven de 17 años al no haber encontrado a sus hermanos en el lugar de pastoreo podría haber regresado a casa, pero su amor, preocupación por su padre y hermanos hizo que siga en busca de ellos, pero ahora, él estaba caminando hacia lo que parecería ser su muerte.
El lugar de peligro no era el campo, el largo viaje, los pueblos agresivos extranjeros, sino que eran sus propios hermanos.
“..quitaron a José su túnica, la túnica de colores que tenía sobre sí;..” - Todo el plan era por esto. José no podía ser aquel que fuese identificado como por “encima de ellos”. La túnica, el símbolo de la preferencia del padre, túnica de nobleza distinta a la de los hermanos era el conflicto. Nunca podrían inclinarse o servir a José.
Quitarle la túnica de colores es:
Despojarle de ser el favorito y del amor de su padre.
Despojarle de toda posibilidad de estar con su padre.
Despojarle de su posición de autoridad que representaba la túnica.
Despojarle de toda posiblidad de que su sueño se cumpliese.
Despojarle de ser hijo y heredero de la casa de Jacob.
Y en este último fracasaron. Aunque todos los puntos estaban mal o eran resultado de obras perversas del corazón, el último “despojarle de ser hijo y heredero de la casa de Jacob” fue el que los convertía en “rebeldes a los planes de Dios” Y entonces, tendrían que enfrentar los propósitos divinos.
¿Será que algún día vamos a darnos cuenta que el Señor es SEÑOR, que es DIOS más grande que todos nosotros? ¿Será que algún día vamos a reconocer que no podemos contra los propósitos buenos, santos y justos del Señor? Qué equivocados estaban los hermanos de José y qué equivocados estamos nosotros muchas veces.
Génesis 37:24 RVR60
24 y le tomaron y le echaron en la cisterna; pero la cisterna estaba vacía, no había en ella agua.
El acto de maldad es llevado adelante por los hermanos. José es tomado y echado en el pozo o cisterna. La cisterna está vacía, no hay posibilidad de que José pueda ahogarse. La providencia del Señor finalmente estaba al control de toda la situación.
Aunque José es el que está en el pozo, no es José quien requiere urgentemente la ayuda de Dios, sino son los hermanos que no comprenden nada acerca del Dios a quien su padre sirve.
José, el inocente José, es tomado y sobre él se manifiesta la justicia y obras torcidas de sus hermanos y de la envidia.
No olvidemos que en nuestros actos también se manifiestan lo recto o torcido de nuestros corazones.
Génesis 37:25 RVR60
25 Y se sentaron a comer pan; y alzando los ojos miraron, y he aquí una compañía de ismaelitas que venía de Galaad, y sus camellos traían aromas, bálsamo y mirra, e iban a llevarlo a Egipto.
"Y se sentaron a comer pan..” - Parece que la preocupación es el hambre más que su hermano. Estos hombres están tan tranquilos como si no hubiese remordimiento en sus corazones ni por José ni mucho menos por su padre Jacob.
A veces actuamos de formas sorprendentes. A veces nuestros actos gritan también que no tenemos ningún temor de los ojos santos de Dios que nos ve. Estos hombres no pueden ver a Dios, pero sí ven a una compañía de viajeros:
“..y he aquí una compañía de ismaelitas que venía de Galaad y sus camellos traían aromas, bálsamo y mirra, e iban a llevarlo a Egipto”. - Estos son mercaderes, pero que aparte de productos también en el Antiguo Oriente había comercio con los esclavos o tráfico de esclavos. Estos están pasando cerca y están en dirección a Egipto.
Génesis 37:26 RVR60
26 Entonces Judá dijo a sus hermanos: ¿Qué provecho hay en que matemos a nuestro hermano y encubramos su muerte?
Esta es la segunda persona que aparece en escena o es mencionado en esta porción. Judá el cuarto hijo.
Si Rubén el primogénito se había revelado contra su padre al haber tomado a la mujer de su padre, y si los dos siguientes hijos Simeón y Leví estaban con las manos manchadas con sangre para ser los primogénitos. La voz de Judá tenía que ser la de un digno siguiente primogénito. Judá dice:
“..¿Qué provecho hay en que matemos a nuestro hermano y encubramos su muerte?” - Un breve y muy corto respiro en esta historia terrible para Jacob nos hace pensar por un momento que Judá será aquel candidato a primogénito que representará correctamente la voz de su padre, pero no fue así. Si bien sus palabras son de no matar a su hermano, nuevamente la justicia humana se manifiesta en otro hijo de Jacob.
Esta es la idea de Judá:
Génesis 37:27 RVR60
27 Venid, y vendámosle a los ismaelitas, y no sea nuestra mano sobre él; porque él es nuestro hermano, nuestra propia carne. Y sus hermanos convinieron con él.
"..vendámosle a los ismaelitas..” - La idea de Judá tampoco representaba a la de su padre.
Hagamos un paréntesis en esto. Muchas veces tampoco nuestras voces representan a nuestro padre o no dan testimonio de que lo conocemos.
.. no sea nuestra mano sobre él, porque él es nuestro hermano, nuestra propia carne..”- Judá quiere vender a su hermano. Si bien es algo bueno que no está de acuerdo en matar a su hermano, como que realmente tiene el anhelo de salvarlo, sus obras están determinadas por la justicia humana y no por los actos correctos. Judá tampoco tiene el valor de enfrentar a sus hermanos para librar de todo mal a José.
“..Y sus hermanos convinieron con él.. “ - ¡Gracias a Dios que no somos hermanos de Rubén, Judá y tampoco de ninguno de los otros que están presentes! Todos están en acuerdo para el mal. Rubén y Judá en el fondo querían salvar a José, pero no tenían el valor de hacerlo.
Si era vendido por esclavo, entonces José nunca sería su señor. No habría más sueños, no habría que soportar más cómo él iba creciendo a los ojos de su padre.
¡Qué difícil es tener comunión para las cosas buenas, pero qué fácil es compartir y tener comunión para lo malo!. José acaba de ser sentenciado por sus hermanos a irse lejos de la casa de su padre y según sus hermanos, esto será para siempre.
Señor, ¿Dónde estás en situaciones como está? ¿Dónde estás en situaciones injustas? Podrían ser preguntas que nos lleven a pensar que no hay Dios sobre estas cosas. ¿Por qué callas cuando hay tanta injusticia?
Génesis 37:28 RVR60
28 Y cuando pasaban los madianitas mercaderes, sacaron ellos a José de la cisterna, y le trajeron arriba, y le vendieron a los ismaelitas por veinte piezas de plata. Y llevaron a José a Egipto.
Hay una relación estrecha entre los madianitas y los ismaelitas, y a veces se los menciona juntos como en esta oportunidad.
“..sacaron a José de la cisterna, y le trajeron arriba, y le vendieron a los ismaelitas por veinte piezas de plata..” - Los hermanos de José se deshacen de él. El valor son 20 piezas de plata. Es un alto precio, ahora si estarían sacando “provecho” como había dicho Judá. Veinte siclos o piezas de plata son como dos años de salario en esta época. Algunos escritos de Hamurabi, literatura de la época detallan esto.
Los mercaderes no tardan en aceptar a un joven de 17 años, en la cúspide de la juventud como un excelente esclavo al cual podrán vender a un buen precio.
Y llevaron a José a Egipto..” - José fue vendido como esclavo. Su túnica y todos sus derechos le fueron quitados y está rumbo a Egipto donde será vendido como esclavo y nunca más podrá regresar a casa. Al menos en la mente de los hermanos esto será así.
Génesis 37:29 RVR60
29 Después Rubén volvió a la cisterna, y no halló a José dentro, y rasgó sus vestidos.
Rubén no había tenido el valor suficiente como hermano mayor para actuar en el momento oportuno y ciertamente o humanamente ya era tarde.
..y no halló a José dentro, y rasgó sus vestidos..” - Debe haber mucha frustración, tal vez culpa en Rubén y rasga sus vestidos. Esta es una señal de gran dolor y profunda tristeza, pero también era una señal de luto. Rubén comprende que ya no volverá a ver a su hermano y mejor dicho, su padre no volverá a ver a su hijo amado.
Génesis 37:30 RVR60
30 Y volvió a sus hermanos, y dijo: El joven no parece; y yo, ¿adónde iré yo?
Rubén sabe que nuevamente ha fallado como hermano mayor. Es el segundo gran error que la Biblia muestra de Rubén. El primero tomar la mujer de su padre y el segundo perder a José.
Génesis 37:31 RVR60
31 Entonces tomaron ellos la túnica de José, y degollaron un cabrito de las cabras, y tiñeron la túnica con la sangre;
La mentira prosigue a la acción perversa. Ahora todos tienen que participar en el engaño a su padre. Para esto toman la túnica de José y van a utilizarla como justificativo de una prenda encontrada con sangre, como atribuyendo a un animal salvaje la sangre que ellos habían pensado derramar.
Jacob no creería esta versión a no ser que vea la túnica de su amado José.
Génesis 37:32 RVR60
32 y enviaron la túnica de colores y la trajeron a su padre, y dijeron: Esto hemos hallado; reconoce ahora si es la túnica de tu hijo, o no.
"..Esto hemos hallado..” - Los hermanos se presentan como limpios delante de Jacob. El objetivo es tratar de convencer a Jacob de que su hijo José es quien ha muerto pero sin decirle que ellos han participado o que tuvieron algo que ver.
Génesis 37:33 RVR60
33 Y él la reconoció, y dijo: La túnica de mi hijo es; alguna mala bestia lo devoró; José ha sido despedazado.
..la túnica de mi hijoes; alguna mala bestia lo devoró..” - Jacob cree a sus hijos. Por lo general nadie dudaría de una noticia tan grande, dramática y triste que recibes de tus hijos. Por otro lado, Jacob está tan triste que no puede descubrir el fraude que acaban de hacerle sus hijos.
Lo triste es que todo esto se vuelve a repetir. Jacob muchos años antes, había engañado a su padre Isaac vistiéndose de Esaú y ahora sus hijos lo engañaban con las vestiduras de su hijo José. El mal y el pecado siempre generan consecuencias.
..José ha sido despedazado.” - José su hijo amado, ha sido devorado por alguna bestia y Jacob no podría quitar esta imagen de su cabeza.
Génesis 37:34 RVR60
34 Entonces Jacob rasgó sus vestidos, y puso cilicio sobre sus lomos, y guardó luto por su hijo muchos días.
"..rasgó sus vestidos..” - La máxima señal de luto había sido manifestada. Pero también se había manifestado la insensibilidad de todos los hijos de la casa de Jacob, de la “descendencia bendecida, escogida”.
Tal vez su padre se está echando la culpa de por qué envió a su hijo solo, en semejante situación de peligro, y es algo que no puede soportar. Pero el pecado ha enceguecido a los hijos y ellos si pueden soportar el pecado.
Génesis 37:35 RVR60
35 Y se levantaron todos sus hijos y todas sus hijas para consolarlo; mas él no quiso recibir consuelo, y dijo: Descenderé enlutado a mi hijo hasta el Seol. Y lo lloró su padre.
Los hijos de Jacob ahora pretenden consolarlo. Los criminales ahora son consoladores. Ni uno solo tiene el valor para decir la verdad a su padre y en todo caso tratar de rescatarlo de Egipto. Es más fácil ver a su padre en gran dolor que decir la verda y afrontar el repudio del resto de sus hermanos.
Los hijos de Jacob, cambián o se comportan según los ojos que los ven. Esto se llama hipocrecía. A 104 Km de distancia de su padre, ellos pueden ser asesinos, traficantes de esclavos, de su propio hermano y cuando están a metros de su padre ellos son “consoladores”.
Ojalá que nosotros seamos los mismos, buenos creyentes en todo lugar, en todo momento, en toda situación. No vivimos para los ojos de los hombre y no medimos distancias, los ojos de nuestro Padre Celestial están cerca todo el tiempo.
Génesis 37:36 RVR60
36 Y los madianitas lo vendieron en Egipto a Potifar, oficial de Faraón, capitán de la guardia.
A pesar de la triste historia. José está en las manos del Señor. Fue vendido como esclavo a Potifar un alto oficial, que cuidaba la casa del Faraón.
Pero a partir de esta situación Dios va a seguir obrando y al control de todo para salvar a la casa de Jacob y en realidad al mundo entero preservando la simiente del Salvador.

MEDITEMOS EN LA PALABRA

Este pasaje tan terrible de la Escritura revela muchas cosas y muchos principios bíblicos se pueden extraer de esta porción. A manera de aplicación:

Las buenas intenciones no son actos de justicia. El creyente no se queda en las buenas intenciones sino busca que sus obras glorifiquen al Señor.

El caso de Rubén y de Judá muestran un amor a medias. Muestran buenas intenciones pero que carecen de valor y firmeza para concretarse en obras de justicia.
Hay personas, aún creyentes que confundimos las cosas. Nos molesta el homicidio, nos molesta el abuso sexual, nos molestan los asaltos a los ancianos y consideramos estos como grandes males, pero ¿qué hay de otros grandes males que hemos hecho pequeños males en nuestra vida?
No se miden las obras por la justicia ni por la vara o regla del hombre, sino por la de Dios. Rubén y Judá tienen este conflicto. La solución no estaba en cambiar un pecado por otro, sino en hacer lo que era correcto.
Esto es un problema serio en la esfera cristiana. Nuestros estándares de pecado son por algún motivo todos los que nunca creemos que vamos a cometer como el asesinato, violencia descontrolada, pero no pensamos que vivimos pecando con cosas muy pequeñas como el desperdicio del tiempo, lo que uno mira en redes sociales, la falta de ayuda en casa a los padres o ancianos, la tranquilidad o pasividad en el ministerio o la falta de uno. Lo poco que cumplimos con los propósitos de evangelizar el mundo como lo encomendó el Señor a todos nosotros.
También hemos visto que el pecado puede enceguecer de tal forma que hace sentirse a los criminales como consoladores. Todo a partir de la envidia.
Proverbios 27:4 RVR60
4 Cruel es la ira, e impetuoso el furor; Mas ¿quién podrá sostenerse delante de la envidia?
Dice también la Palabra
Efesios 2:10 RVR60
10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.
Las obras de justicia no se miden con los parámetros de los hombres. El creyente debe medirlas según las exigencias de la santidad de Dios.
El pecado de los hijos puede causar gran dolor al corazón de Dios, al corazón de los padres como en el caso de Jacob y puede hacer mucho daño. Nosotros estamos llamados a hacer buenas obras, Él las preparó de antemano. ANDEMOS EN ELLAS!
Las buenas intenciones no son actos de justicia. El creyente no se queda en las buenas intenciones sino busca que sus obras glorifiquen al Señor.
Hay algo importante en la historia de José que no podemos pasar por alto. Su aplicación nos lleva a la adoración:

Jesucristo a semejanza de José fue rechazado, vendido por plata, traicionado y sufrió bastante a causa de sus hermanos y fue utilizado por el Señor para salvación a su pueblo.

José es un “tipo” de Cristo. En la Biblia se encuentran mucho significado tipológico. Es decir un personaje o acontecimiento manifiesta lo que vendrá en el futuro con el Salvador. Esto sucede muchas veces en la Biblia. Hay mucha semejanza de lo que sucede a José que viene a ser una pequeña sombra de lo que pasará en el futuro con Cristo.
José fue rechazado por sus hermanos y Cristo es el gran rechazado por la humanidad. José es rechazado por el pueblo escogido, y Cristo será crucificado en Israel, la casa de Jacob.
José fue vendido por plata y Cristo también será vendido por plata. José fue traicionado por sus hermanos y Cristo también lo será.
José sufre bastante experimentando un gran dolor. La Escritura no nos dice en esta porción cuánto sufre José, pero Gn 42.21 mostrará cómo recordaban los hermanos de José esta escena y el dolor de José:
Génesis 42:21 RVR60
21 Y decían el uno al otro: Verdaderamente hemos pecado contra nuestro hermano, pues vimos la angustia de su alma cuando nos rogaba, y no le escuchamos; por eso ha venido sobre nosotros esta angustia.
José rogaba y sufría mucho. Cristo también sufría pero él tenía una misión especial en sujeción a su padre.
Isaías 53:7 RVR60
7 Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca.
El sufrimiento de José fue para salvación de la casa de Israel y el sufrimiento de Cristo fue para salvación a toda la humanidad.
En tipología, José es un tipo de Cristo. Esta porción nos muestra a un joven que sufre, pero nos conecta al sufrimiento de Cristo, a quien debemos agradecer enormemente por su preciosa salvación.
Lucas 24:25–26 RVR60
25 Entonces él les dijo: ¡Oh insensatos, y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho! 26 ¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas, y que entrara en su gloria?
Como aplicación:
Esta historia debe llevarnos a entregarnos por completo al Señor. José era utilizado por el Señor para salvar a su pueblo, es decir, para garantizar la continuidad de la via de su pueblo ante situaciones que vendrían después. José era utilizado para salvar la línea mesiánica del precioso salvador que vendría de la casa de Jacob.
Pero esto nos lleva a la última verdad de la Escritura del día de hoy:

La PROVIDENCIA de Dios se manifiesta en gracia a pesar de la condición terrible del hombre para salvación a la humanidad.

La casa de Jacob está muy contaminada, pero la gracia del Señor irá al rescate.
José sufre mucho, pero el Señor lo utilizará y lo sustentará para guardar la casa de Jacob su padre y un día la llegada del mesías por Judá.
En realidad, las acciones de los hermanos de José, que eran un desafío a la PROVIDENCIA de Dios y a sus propósitos de hacer un pueblo incluyendo a José, nunca estuvieron lejos o fuera del control del Señor. Esto es PROVIDENCIA. El Señor cuidaba a José desde los sueños que había tenido porque iba a utilizarlo para salvación.
Providencia: Que oportuno el paso de los mercaderes ismaelitas. Con seguridad que eso pensaban los hermanos de José pero en la PROVIDENCIA de Dios los mercaderes iban a estar en el lugar correcto en el momento correcto.
Palabras de José cuando vuelva a hablar a sus hermanos más adelante:
Génesis 50:20 RVR60
20 Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo.
El Señor estaba encaminando todo a bien. Esto es PROVIDENCIA DE DIOS Y en ella podemos descansar.
¿Aplicaciones? La Providencia de Dios nos debe llevar a reconocerlo a Él como Soberano, a entregarnos a sus manos, porque son manos seguras, a estar convencidos que Él tiene el control total de todas las cosas. Que si bien permite en libertad la acción humana y muchas veces la pecaminosa, al final nada podrá estar fuera de su control y la aplicación de su justicia en base a su santidad.
Dejemos la envidia y el aborrecimiento de los hermanos de José.
Busquemos al Señor y confiemos en Él como lo hará José.
Descansemos plenamente en la Providencia del Señor.
Vivamos vidas santas que alaben y glorifiquen a nuestro buen Dios.
Enseñemos en nuestras casas las maravillas que hace Dios.
Enseñemos en nuestras casas como José es un tipo de Cristo que anunciaba que un día iba a venir el SALVADOR y que padecería en nuestro lugar.
Anunciemos la gracia de Cristo en la salvación, vamos a orar.
Related Media
Related Sermons