Faithlife Sermons

Oración de M. Lutero por su ministerio

Illustration  •  Submitted
0 ratings
· 90 views
Notes & Transcripts

La manera como afrontamos la tarea de predicar debería ser con un corazón contrito, con humildad y quebrantados. El reformador, Martín Lutero, oró así:

Oh Señor Dios, querido Padre celestial, en verdad soy indigno del oficio y ministerio que debo hacer para tu gloria y para nutrir y servir a esta congregación. Pero ya que Tú me has designado para ser un pastor y maestro, y tu gente está necesitada de enseñanza e instrucción, oh, sé Tú mi ayudador y permite que tus santos ángeles me ayuden. Luego, si te agrada en que se logre cualquier cosa a través de mí, a Ti sea la gloria y no para mí o para la alabanza de los hombres; concédeme por Tu gracia pura y Tu misericordia, un entendimiento correcto de Tu Palabra, la cual yo también diligentemente pueda llevarla a cabo. Oh Señor Jesucristo, hijo del Dios Viviente, Tú, Pastor y Obispo de nuestras almas, manda tu Espíritu Santo para que trabaje conmigo, sí, que obre en mí para desear y hacerlo a través de tu divina fuerza de acuerdo a tu buena voluntad. Amén.

He aquí un hombre cuya alma era humilde.


Fuente: Montoya, A. (2003). Predicando con pasión (52). Grand Rapids, Michigan: Editorial Portavoz.

Related Media
Related Illustrations