Faithlife Sermons

21 Ha Venido Lo Perfecto 1 Cor 13_8_13

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 327 views
Notes & Transcripts

¿Ha Venido "Lo Perfecto"?

Una Exposición de .1 Corintios 13:8-13

PREFACIO

Una comprensión de .-1 Cor. 13:8-13 es importante para un entendimiento del propósito y duración de los dones espirituales.  Otro pasaje vital en compañía de esta línea es Efesios 4:7-16.  Pero este no ha sido tan controversial desde que, entre otras cosas, éste claramente específica que los apóstoles continuarían junto con otros funcionarios de los dones espirituales y que esto vendría a acabarse con la unidad del evangelio.  Por otro lado, 1 Corintios 13 ha sufrido como el patio de recreo del titulado carismaticismo que busca justificar sus experiencias con la citación de un texto Bíblico.  Es la convicción de éste escritor que los dos pasajes son enteramente armoniosos.  La Palabra de Dios no se contradice a sí misma.

Importa poco cuánto tiempo una lista de nombres ilustres  puedan ser  citados para apoyar una posición dada sobre algún punto de doctrina, a demás nosotros en la iglesia de Cristo, encontrándonos así mismos en la pequeña minoría sobre tales temas como la naturaleza de la iglesia y el propósito y forma del bautismo, seríamos forzados a conceder que la mayoría siempre está en lo correcto.  Buscando explicar 1 Corintios 13 muchos, incluyendo notables comentaristas, han confiado más en la suposición que en la exégesis Bíblica.

No es el propósito de este tratado copilar un reporte de los pensamientos de otros, sino estudiar el texto mismo.  Una exposición completa, exacta y perfecta puede ser producida únicamente como resultado de la exégesis cuidadosa combinada con la lexicografía y la investigación Bíblica de las palabras claves.  En vista de estos sentimientos, un estudio que implique los tecnicismos de las palabras Griegas y Hebreas también como otras consideraciones gramaticales, parece lo mejor para presentar el material en una manera tan simple como sea posible.  Por tanto, he guardado las referencias a un mínimo y las he citado en forma abreviada en el texto mismo.

A menos que de otra manera sea indicado, las citaciones Bíblicas son de la Versión Reina-Valera de 1960.

Gary Workman

Septiembre 27, 1971

EL CONTEXTO

Los estudiantes del Nuevo Testamento son sabedores de que muchos Cristianos poseyeron dones espirituales durante el período Bíblico que comenzó con el establecimiento de la Iglesia (Hechos 2).  Jesús había profetizado estos dones en Marcos 16:17-18.  Son declarados como una realidad en Marcos 16:20; Hechos 2:1-4: Hechos 2:16-18; Hebreos 2:3-5 y un número de otros pasajes.

Pablo enumeró nueve de tales dones en .-1 Cor. 12:4-11.  Luego explicó cómo funcionaban estos dones en la iglesia en ese tiempo (v.28).  Luego declaró que los dones de «profecía», «lenguas», y «ciencia» se acabarían o cesarían (1 Cor. 13:8) y que esto sucedería «cuando venga lo perfecto» (v.10).  La pregunta que estamos buscando contestar en este tratado es si sí no esa cosa «perfecta» ya ha venido y por consiguiente, si los dones espirituales han cesado.

Como al principio, deberíamos comprender que el pasaje que estamos examinando en detalle (1 Cor. 13:8-13)  se encuentra en medio de una sección que está tratando con los dones espirituales.  Pablo inició el tema en .-1 Cor. 12:1 y lo termina en .-1 Cor. 14:40.  El propósito principal del capítulo 12 es mostrar que los dones están diversificados entre los miembros (véanse los versículos .-1 Cor. 12:11,29-31).  Luego mueve su tema a un punto más allá por medio de decir:  «Mas yo os muestro un camino aun más excelente» (v.31).  Con estas palabras introduce la calidad del amor en el capítulo 13 como un contraste con los dones espirituales.

En el capítulo .1 Cor. 13:1-3, el escritor inspirado señala que el amor en la vida Cristiana es más importante que tales dones espirituales como las lenguas, la profecía, la ciencia, la fe, la cual es mencionada como representativa de la totalidad de los dones enumerados en el capítulo previo.  Esta «ciencia» no es la ciencia ordinaria, sino ese don espiritual que Pablo enumeró en .1 Cor. 12:8.  De igual manera, esta «fe» no es esa que todo Cristiano debe tener como resultado de oír la Palabra de Dios (Rom. 10:17), sino ese don sobrenatural de la fe que podría permitir a una persona mover montañas (Mat. 17:20; 21:21).  

El Versículo 8

Después de la descripción de las varias características del amor en los v.4-7, Pablo explica luego que tal amor es superior a los dones espirituales porque el «amor nunca deja de ser» (v.8) mientras que los dones estaban para «acabarse» o «cesar».  Notaremos la diferencia entre «cesar» (Griego: pauomai) y «acabar» (katargeo).

Acabar.  La palabra katargeo es definida (por Kittel’s Theological Dictionary of the New Testament) como:  «Condenado a la inactividad», «destruir», «quitar de la esfera de la actividad».  En el sentido religioso significa «hacer completamente inoperativo».  Nótese estos ejemplos:

(1) La muerte está para ser quitada — katargeo - ( 2 Timoteo 1:10; Com. BHR; .1 Cor. 15:26).

(2) Hemos sido desligados (liberados) — katargeo — de la ley (Rom. 7:6).

(3) La misma antigua ley fue quitada — katargeo — por Cristo (2 Cor. 3:14)  en Cristo (Efe. 2:15).

La palabra tiene que ver con la actividad de una cosa.  Por ejemplo, no es el contenido declarado de la antigua Ley lo que fue quitado.  Este aún podía ser leído en los días de Pablo (2 Cor. 3:14) y en los nuestros.  Pero su actividad o eficacia se fue.

Cesar.  La palabra «cesar» - pauomai - significa «detenerse a sí mismo» (Léxico Arndt-Gringrich).  Esta palabra es aplicada a las lenguas, pero no a las profecías y a la ciencia.  Las lenguas debían detenerse por sí mismas mientras que las profecías y la ciencia habrían de ser acabadas (quitadas o abolidas).  Como ejemplo de esta distinción leemos que los sacrificios de la antigua ley no podían cesar - pauomai - (Heb. 10:2).  Ellos no pudieron completar su tarea por cuya razón hubieron de ser abolidos - katargeo - (Efesios 2:15), reemplazados por Jesús  «habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados» (Heb. 10:12).  Podríamos hacer además esta observación:  En contraste con los sacrificios del Antiguo Testamento, el sacrificio de Jesús tiene eficacia permanente.  Sin embargo, lo hecho por estos ha terminado.  «Han cesado de ofrecerse» (Heb. 10:2) porque «esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo» (Heb. 7:27) de modo que «no hay más ofrenda por el pecado» (Heb. 10:18).  Su tarea de ofrecerse a sí mismo ha sido consumada - ha cesado - mientras que los efectos continúan.  Resumamos este contraste:  Los sacrificios del Antiguo Testamento no podían cesar pero fueron quitados; el sacrificio de Jesús ha cesado pero no ha sido quitado porque este no será reemplazado.  Sus efectos son para siempre.

Así mismo, las lenguas no tuvieron reemplazo.  Era una «señal» (Marcos 16:17) a los incrédulos (1 Cor. 14:22), acompañando y confirmando las profecías y la ciencia revelada (Heb. 2:3-4) mientras estaban siendo predicadas por la inspiración divina (Marcos 16:20).  Eran poderosas para completar permanentemente su tarea y cesaron.  Sin embargo, la eficacia de su testimonio continúa.  Tales «señales...se han escrito para que creáis» (Juan 20:30-31).  Las profecías y la ciencia habían de ser quitadas por medio reemplazarlas con «lo perfecto».  En el mismo momento, las lenguas, como una señal acompañante, cesarían.

El Versículo 9

En el versículo 9 Pablo declara la razón de por qué estos dones debían ser quitados, explicando:  «Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos».  Pablo usa las palabras «en parte» tres veces en esta sección.  «En parte» es contrastado con «lo perfecto» en el versículo 10 y con el prefijo traducido «perfectamente» en el v.12 (este prefijo no aparece en las versiones corrientes, pero si se encuentra en el original Griego, véase «Nuevo Testamento Interlineal Griego-Español, por Francisco Lacueva, .1 Cor. 13:12, Pág. 693).  «En parte» - ekmerous - simplemente significa «en parte, no del todo» (Kittel’s TDNT).  Entre tanto que Pablo conocía en ese momento la voluntad de Dios «parcialmente» a través de sus dones espirituales, más tarde sería conocida perfecta o completamente cuando todas las partes fueran puestas juntas.  Una persona dotada (con dones) era aún un miembro únicamente aparte o individual - ek merous- .1 Cor 12:27.  Su don no era completo en sí mismo.  «Cada miembro» - merous- trabaja para edificar el cuerpo de Cristo (Efe. 4:16).

Por consiguiente, los dones capacitaban a cada persona dotada en saber y enseñar únicamente una parte de la revelación designada por Dios al hombre.  Su revelación siempre hubo de venir «mandamiento tras mandamiento,... renglón tras renglón,... línea sobre línea,... un poquito allí, otro poquito allá» (Isaías 28:10).  Ninguno estaba habilitado para la revelación de todo.  Pero estos dones fueron progresando hasta un completamiento y a causa de naturaleza parcial, cesarían cuando «lo perfecto» viniera.  Eso venidero marca el fin de ellos, puesto que ya no serían más necesarios.

El Versículo 10

«Lo Perfecto» definido.  Para un completo entendimiento del pensamiento de Pablo aquí, debemos comprender que la palabra Griega traducida «perfecto» - teleios - significa:  «Traído a su fin, terminado, no faltando nada necesario para la perfección» (Léxico de Thayer); «habiendo logrado el fin o propósito, completo, perfecto» (Léxico Arndt-Gringrich), «terminado, completo» (Concordancia de Young).  Cuando se refiere a las personas, la palabra significa «completamente crecido, adulto, maduro» (Arndt-Gringrich, Thayer).  Estas varias definiciones de la palabra podrían ser resumidas como completo, acabado o maduro.

Ahora, lo que tenemos en .1 Corintios 13:10 es un adjetivo sin un sustantivo.  Si Pablo hubiera incluido  el sustantivo en el texto, nunca hubiera habido alguna dificultad en el entendimiento del significado.  Pablo dijo exactamente (literalmente del Griego):  «Lo perfecto...»  Por tanto, muchos han preguntado:  «¿Lo perfecto de qué?  Bueno, eso es lo que debemos delinear fuera del contexto.  Y si somos observadores y estamos atentos, no habrá gran dificultad en hacer eso.  ¡Pero debemos dejar que la Biblia defina los términos!  Debemos comprender que Pablo escribió en su lenguaje (Griego), no en el nuestro (Español).  No podemos esperar que la palabra «perfecto» en el Pequeño Larousse tenga una definición exacta de la palabra de Pablo.  En lugar de eso, debemos beneficiarnos nosotros mismos de los léxicos Griegos de las palabras del Griego del Nuevo Testamento.  Esto hemos hecho en el parágrafo de arriba.

Hay algunos que afirman que «lo perfecto» únicamente puede venir al fin del mundo.  Por consiguiente, ha sido sugerido que Jesús, cuando venga de nuevo, es «lo perfecto».  Una examinación del Griego en .1 Corintios 13:10 revelará que esto no puede ser verdad.  Porque éste es un artículo neutro el cual modifica al adjetivo «perfecto» y que nos dice que «lo perfecto»  es también neutro.  Jesucristo es masculino y siempre es referido por términos masculinos.  Nunca es hablado de El como una cosa sino como una persona.  El es «él que», no «lo que».  Por consiguiente, «lo perfecto» no puede ser Jesús o alguna otra persona.

Otros, comprendiendo que «lo perfecto» no es una persona, han sugerido que lo perfecto es el estado de existencia en el cielo.  Sus argumentos son que las cosas en este mundo y en esta vida no son perfectas y que por esta razón no se puede referir a cualquier cosa a este lado del día del juicio.  La mentira en esta línea de pensamiento es que uno está arguyendo de una suposición (proposición tomada sin prueba) - y esa suposición es una definición falsa de la palabra traducida «perfecto».  No importa cómo alguien hoy día pudiera usar la palabra Española «perfecto» en su propio vocabulario.  Lo que importa es cómo es usada la palabra en la Escritura.

«Lo Perfecto»Completamente en el uso del Nuevo Testamento.  Observemos cuidadosamente como esta misma palabra - la palabra Griega teleios es usada y traducida en otros pasajes en el Nuevo Testamento:

(1) Jesús nos mandó a no hacer acepción de personas, en el amor a nuestros amigos y en la aversión a nuestros enemigos (Mat. 5:44-47) sino a ser completos o «perfectos» - teleios - como nuestro Padre celestial (v.48) en el amor a los amigos y enemigos del mismo modo.

(2) Jesús dijo que el joven rico podía ser «perfecto» - teleios - si lo deseaba (Mat. 19:21).

(3) Pablo dijo que su predicación era de sabiduría entre los que habían alcanzado «madurez» - teleios - (1 Cor. 2:6).

(4) Pablo arguyó a los Corintios a ser «maduros» - teleios - en lugar de niños (1 Cor. 14:20).

(5) En Efesios 4:13 leemos que el cuerpo de Cristo debe ser edificado a un «varón perfecto» - teleios.

(6) Cuando Pablo escribió a los Filipenses 3:15) que algunos de los Cristianos eran «perfectos» - teleios.

(7) Epafras oró para que los Colosenses permaneciesen «perfectos» - teleios - en lo que Dios requiere (Col. 4:12).

(8) Los Hebreos fueron regañados por no haber progresado en el aspecto del alimento sólido de la Palabra de Dios la cual, dijo el escritor inspirado, es para los que han alcanzado «madurez» - teleios-, describiéndolos como aquellos que tienen sus sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal (Heb. 5:14).

(9) Santiago describió la ley de la libertad como la «perfecta»  - teleios - ley (Sant. 1:25).

Todos estos nueve ejemplos se refieren a lo aquí y ahora.  Por consiguiente, algunas cosas así son «perfectas» - en el significado Bíblico de esa palabra como maduro o completo.  Nosotros, como Cristianos, no tenemos que esperar hasta llegar alcanzar el cielo para ser «perfectos» en el sentido Bíblico de esta singular palabra.  En efecto, como se ve en ocho de los ejemplos anteriores, ¡se espera que seamos exactamente eso!

Por tanto, si vamos a tener un verdadero entendimiento del pensamiento en .1 Cor. 13:10, debemos sacar de nuestras mentes que la palabra teleios - traducida «perfecto» - signifique exento de pecado o el sano estado del cielo.  Debemos ser personas maduras en esta vida adhiriéndonos a una ley madura.

«Lo perfecto» en el contexto.  Ahora vamos a mirar los versículos 9 y 10 juntamente, en vista de que juntamente exponen una declaración y un pensamiento.  Seremos capaces de comprender el pensamiento mucho más fácilmente si hacemos nuestra propia traducción y cambio de la palabra «perfecto» en el v.10 a la palabra «completo» (en vista de que este es su significado).  El versículo 9 menciona algo que es parcial y el v.10 algo que es completo.  «Lo perfecto» es lo completo de lo que es «en parte».  ¿Pero qué era en parte?  No necesitamos averiguar por medio de algún antecedente falaz (mentiroso) de «perfecto» o por medio de alguna interpretación imaginativa y privada de la declaración en el contexto inmediato.  Lo tal es innecesario puesto que Pablo define su asunto en esta misma declaración.  Nótese el . 1 Cor.13:9 «Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos».  Pablo no está escribiendo acerca de las limitaciones colocadas sobre el entendimiento humano de la perplejidad de la vida y el destino eterno.  Estaba escribiendo acerca de los dones espirituales del conocimiento y la profetización de la voluntad de Dios - ¡la proclamación del evangelio por inspiración divina!

En ese momento o tiempo del escrito de Pablo, el evangelio aún no había proclamado completamente.  El conocimiento y profetización eran únicamente «en parte».  Pero la inspiración divina miraba hacia adelante, a un acabamiento.  Había un día por venir cuando no sería revelado más conocimiento de los misterios de Dios y no más profecías reveladas a causa de que toda la revelación designada por Dios sería completada.  Por tanto «cuando venga lo perfecto», estos dones espirituales de profecía, lenguas y ciencia se acabarían y cesarían para siempre.  Esto fue destinado para que se cumplieran dentro del tiempo de vida de los apóstoles de Jesús porque él mismo había profetizado que el Espíritu Santo los guiaría a «toda la verdad» (Juan 16:13).  Antes de que el último apóstol muriera, toda la verdad que Dios determinó revelar al hombre había sido entregada.  Esta no sería dada repetidamente por inspiración a través de los siglos de la dispensación Cristiana porque esta «ha sido una vez dada a los santos» (Judas 3).  «Lo perfecto» había de venir cuando el apóstol Juan sentara la pluma del Apocalipsis y terminara «las palabras de la profecía» (Apoc. 22:18-21).

El Versículo 11

Una ilustración.  En el v.11 Pablo utiliza una ilustración elaborada sobre el hecho de lo que él ya ha declarado.  Esto es acerca de un niño convirtiéndose en un hombre y enfatiza el contraste entre la infancia y la madurez.  Exactamente como un niño deja atrás su infancia, sus caminos limitados de pensamiento y acción, para convertirse en un varón maduro y desarrollado, del mismo modo también el Cristiano dejará atrás «lo que era de niño» lo de los dones espirituales limitados para procurar el «camino aun más excelente» (1 Cor 12:31) consistiendo de la fe, la esperanza y el amor (1 Cor. 13:13).  Un niño piensa, siente y habla como niño porque no tiene aún el conocimiento para pensar, sentir y hablar al nivel de un adulto.  Pero aprende.  Y como aprende, su infancia es transformada en madurez y lo que era de niño es «dejado.

Del mismo modo con el Cristiano:  «Serán todos enseñados por Dios» (Juan 6:45).  Lo mismo que la Ley Mosaica era un «ayo para llevarnos a Cristo» (Gál. 3:24), del mismo modo también los dones espirituales eran temporales, eran una medida ocasional para llevarnos a la madurez.  Y exactamente como «ya no estamos bajo el ayo» de la antigua ley desde que esta fue traída al acabamiento en Cristo, de esta manera también ya no estamos más bajo la tutela de los dones espirituales en vista de que llegaron al completamiento en la plenitud de la revelación de la voluntad de Dios.  La revelación completa ha sido dada ahora y hecha disponible, invalidando y cancelando lo que era en parte.

Algunas veces aquellos que profesan tener dones espirituales hoy día dirán que los dones les permitieron  tener una madurez más allá de la que habían experimentado previamente.  No intentaremos negar que han sido inmaduros, pero negaremos que el uso de cualquier don real o imaginado produzca tal madurez.  La iglesia en Corinto tenía más hablantes en lenguas, por ejemplo, que cualquier otra hasta donde tenemos registrado.  Sin embargo esta era una iglesia desunida con facciones, pleitos, fornicación, escepticismo y borrachera en la cena del Señor.  No nos maravillemos de lo que Jesús dijo:  «La generación mala y adúltera demanda seña» (Mat. 12:39).  Pablo dijo que los Corintios no eran espirituales sino carnales (1 Cor. 3:1), como «niños en Cristo», y que su uso excesivo de las lenguas era además evidencia de ser «niños en el modo de pensar» o «niños de mente» (1 Cor. 14:18-20).

Inicia 08/31/2008

Los dones espirituales subjetivamente no produjeron espiritualidad en las vidas de aquellos que estaban dotados.  Este no era el propósito de los dones.  Cuando Jesús «dió dones a los hombres» (Efesios 4:8), fue así para que el evangelio pudiera ser proclamado correctamente a través de los apóstoles y otros maestros divinamente ayudados (Efesios 4:11) y que por medio del oír de esto, los santos pudieran ser perfeccionados y edificado el cuerpo de Cristo (Efesios 4:12).  De esta manera, por medio de la ayuda de los dones los Cristianos fueron protegidos del error doctrinal (Efesios 4:14) (1 Cor. 12:8-9;.2 Pedro 1:20-21;) y capacitados para hablar la verdad (Efesios 4:15).  El uso de los genuinos dones espirituales era una señal de niñez.  La madurez debía llegar con el final de los dones.

El Versículo 12

En el v.12 Pablo explica además que la razón por la qué estos dones estaban en existencia entonces, pero que más tarde serían quitados, era a causa de que en ese tiempo o momento («ahora» - Griego arti - significa el presente inmediato) únicamente podían «ver en un espejo oscuramente».  Más tarde serían capaces de ver «cara a cara».  Una distinción tal es otra forma de declarar la diferencia entre el conocer «en parte» y el conocer «plenamente» así como está indicado en la segunda parte del v.12.  El cambio ocurriría en ese tiempo «cuando venga lo perfecto».

Cara a Cara.  Posiblemente la forma más provechosa de acercamiento al v.12 es considerar primero lo que significa «cara a cara».  Hay algunos que dicen que Pablo está hablando aquí acerca de la perspectiva de ver nosotros a Dios cara a cara - literal y realmente - y que esto no puede ocurrir antes del día del juicio.  Posiblemente esta interpretación del lenguaje de Pablo fue la que engendró estas palabras en el coro de un himno bien conocido:  «En presencia estar de Cristo, ver Su rostro que será...»  Pero nótese que Pablo no está diciendo que vamos a ver a Dios cara a cara, mucho menos que esto va a ocurrir en el cielo.  Cualquiera que pudiera ser el privilegio de los santos en el cielo, ese no es el asunto de que está tratando Pablo.  Pablo está escribiendo acerca de como en ese tiempo algo que pudieran estar viendo oscuramente en un espejo, más tarde se volvería más claro.  No mencionó tampoco a Dios o el cielo en esta conexión.  Pero aún si hubiera declarado o inferido a «Dios» como el objeto de su visión, esto no implica al cielo como el lugar del cumplimiento.  Veamos como la expresión «cara a cara» es usada en otra parte de la Biblia.

(1) En Génesis 32:30 Jacob, después de luchar con el ángel, dijo:  «Vi a Dios cara a cara».  Jacob no vio a Dios ni real ni literalmente porque «A Dios nadie le vió jamás» (Juan 1:18).  Pero Jacob vió a Dios representativamente.  En ver y escuchar al ángel, tuvo un encuentro íntimo y directo con la manifestación y revelación de Dios.  De manera que para ver a Dios «cara a cara» no se necesita estar en su real presencia.  La expresión no es usada en un sentido literal.

(2) Deuteronomio 34:10 dice de  «Moisés, a quien haya conocido a Jehová cara a cara».  En Exodo 33:11 dice que «hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero».  Pero nótese que en el v.20 Dios dice a Moisés:  «No podrás ver mi rostro; porque no me verá hombre, y vivirá».  Y en el v.23 dice:  «Verás mis espaldas; mas no se verá mi rostro».  Por tanto, Moisés no vió a Dios «cara a cara» en una forma literal.  La expresión indica una comunión inmediata y directa con Dios la cual Moisés mientras estaba en la tierra tuvo el privilegio.

(3) En  Deuteronomio 5:4-5 Moisés le dice a los Israelitas que en conexión con la entrega  de la ley «Cara a cara habló Jehová con vosotros en el monte».  Sin embargo la narración de ese evento dado en Exodo 19:21 dice que Dios le dijo a Moisés:  «Desciende, ordena al pueblo que no traspase los límites para ver a Jehová, porque caerá multitud de ellos»   El pueblo realmente no vió  la cara de Dios«No subieron al monte» (Deut. 5:5), pero recibieron un claro entendimiento de Su voluntad.  «Mas a excepción de oír la voz, ninguna figura visteis» (Deut. 4:12), dijo Moisés.  Y Dios le dijo que dijera al pueblo:  «Vosotros habéis visto que he hablado desde el cielo con vosotros» (Exodo 20:22).  Este fue el privilegio del pueblo ¡en la tierra durante esta vida!

De esta manera entendemos que aún ver a Dios «cara a cara» simplemente indica una clara recepción de Su voluntad.  El léxico de Thayer comentando sobre .-1 Corintios 13:12, dice que la expresión significa «discernir perfectamente Su naturaleza, voluntad, propósitos» - eso es, en cuanto a lo que Dios ha revelado como tal.  Estas personas de Israel tuvieron esa experiencia.  Dios les dijo a los Israelitas en los Diez Mandamientos que clase de Dios es El y cuáles son Sus mandamientos.  Y Pablo dice que estos mandamientos «Vinieron con gloria, tanto que los hijos de Israel no pudieron fijar la vista en el rostro de Moisés a causa de la gloria de su rostro» (2 Cor. 3:7).  Pero continua diciendo que «mucho más abundará en gloria el ministerio de justificación (la ley de Cristo)» (2 Cor. 3:9).  Moisés hubo de poner un velo sobre su rostro resplandeciente (2 Cor. 3:13) y un velo figurativo estaba colocado sobre los corazones del pueblo (2 Cor. 3:14-15), indicando que sus  «mentes estaban endurecidas» o su entendimiento estaba limitado.  «Por tanto», dice Pablo, «nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen» (2 Cor. 3:18).  En otras palabras, ¡nuestro entendimiento puede ser aún más claro que el de ellos!

Ver en un espejo oscuramente.  Pablo dice que ellos «veían por espejo, oscuramente» en ese tiempo, pero que más tarde la imagen se volvería más clara - «cara a cara».  «Ver en un espejo» es a menudo una figura de discurso que significa «recibir revelación de Dios».  Esta era la función de los profetas en los tiempos del Antiguo Testamento.  En Números 12:6 Dios dice:  «Cuando haya entre vosotros profeta de Jehová, le apareceré en visión, en sueños hablaré con él».  Continúa diciendo:  «No así a mi siervo Moisés... cara a cara hablaré con él, y claramente, y no por figuras» (Números 12:7-8).  La palabra Hebrea para «espejo» - marah- es la misma palabra que significa «visión» como un medio de recibir revelación de Dios.  Ver una visión era ver figurativamente en un espejo.  Es esta palabra «espejo» la que se encuentra en Números 12:6 (y en otros diez pasajes) traducida  «visión».  Virtualmente la misma palabra (pero con diferente puntuación vocal) - mareh- es encontrada en el versículo 8 traducida «manifiestamente» o «claramente».  Los rabinos en los escritos Midráticos siempre tomaban la palabra en este versículo para  indicar «espejo» en un sentido figurativo (Véase Kittel’s TDNT, I, 178 y Sig.).  Dicen que los  profetas vieron a Dios en espejos nublados, pero que Moisés lo vió en uno claro.

Pablo dice que los cristianos de su día estaban mirando en tal espejo nublado.  «Oscuramente» es literalmente «en un enigma».  Esta palabra «enigma» significa «una figura» o «imagen confusa» (Léxico Arndt-Gingrich).  Esta es la contraparte Hebrea de esta palabra que es encontrada en Ezequiel 17:2 («Hijo de hombre, propón una figura, y compón una parábola a la casa de Israel») y también en Números 12:8 donde ésta ha sido traducida «por figuras».  Cuando los profetas de Israel miraron en un espejo de revelación divina, este era un espejo nublado - un enigma.  Experimentaron una visión oscura, escuchando y hablando de Dios y de Su voluntad.  ¡No así con Moisés!  El también miró en el espejo de revelación divina, pero no hubo «lenguajes oscuros», ni enigmas, ni dichos oscuros.  Su espejo era claro.  De esta manera podemos traducir correctamente la primera parte de Números 12:8 como:  «Cara a cara hablaré con él, aun (en) un espejo, pero no en pronunciamientos oscuros».

«Cara a cara» en el pasaje anterior es el equivalente de «cara a cara» en los pasajes previamente mencionados con respecto a Moisés.  Este versículo es el fondo del cual Pablo escribe el lenguaje de .-1 Cor. 13:12.  De esta manera su significado es:  «Ahora vemos en un espejo oscuramente, más entonces veremos en un espejo claramente», o «Exactamente ahora miramos en un espejo oscuro, mas entonces lo perfecto lo veremos en uno claro».  Lo perfecto no quita el espejo.  Quita el enigma de modo que la imagen no continúe apareciendo oscura sino «cara a cara».

En .-2 Cor. 3:18 Pablo dice eso, que lo que todos nosotros vemos en el espejo es «la gloria del Señor», una «imagen», y que somos transformados a esa imagen a través de la obra del Espíritu.  La gloria que debía seguir a los sufrimientos de Cristo fue proclamada por los profetas en los tiempos del Antiguo Testamento, pero sus profecías eran oscuras (1 Pedro 1:11).  Estos hombres inquirieron y diligentemente indagaron v.10  Sus espejos estaban nublados.  Pero Pedro dice que estas glorias «ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo» v.12

Por tanto, acorde a Pedro, el espejo de la revelación de Dios estaba en proceso de volverse claro.  Esta es una revelación Cristiana y «en las cuales anhelan mirar los ángeles» (1 Pedro 1:12).  O, como Pablo lo coloca en .2 Cor. 4:6 - «Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para la iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo».  ¡Jesucristo ha venido!  Y ahora, cuando miramos  en el espejo de la revelación divina, es su faz la que vemos, su voluntad que ha sido revelada, su ley que ha sido establecida.  Y debemos mirar a esa ley perfecta, la ley de la libertad, y perseverar en ella (Santiago 1:25).

No nos maravillemos de que Santiago use la ilustración de un espejo.  Este es un término que indica la voluntad de Dios.  No estamos simplemente para considerar nuestro rostro natural en un espejo (Sant. 1:23), sino que debemos «recibir con mansedumbre la palabra implantada» v.21 por medio de mirar en el espejo de la ley de la libertad v.25

Conocer plenamente.  La segunda parte del v.12 continúa diciendo:  «Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido».  La palabra Griega usual para «conozco» era ginosko.  Esta es la palabra que Pablo usa en la primera parte de este párrafo.  La palabra por sí misma no indica cuán bien uno conoce algo.  Pero Pablo añade  las palabras «en parte» de manera que el lector esté seguro de entender  que el conocimiento de Pablo era parcial en ese tiempo.

En contraste, Pablo va más allá para decir que más tarde (después de que venga lo perfecto) conocerá «perfectamente» [Aunque la palabra perfectamente no aparece en la Versión Reina-Valera, si aparece en el original Griego, véase el N.T. Interlineal Griego-Español, .-1 Cor. 13:12; Pág. 693].  La palabra Griega traducida «conoceré como fui conocido» (o «conoceré perfectamente») es teleios (oración presente).  Esta es una composición de la palabra «conocer» la cual Pablo exactamente ha usado.  Esta es la misma palabra excepto que la preposición epi es añadida como prefijo.  El significado es hecho más intenso un poco más de manera que algunas traducciones añaden la palabra «perfectamente» para mostrar la diferencia.  Otras palabras que los traductores modernos han usado para enfatizar esta diferencia son «claramente» y «completamente».  El Nuevo Testamento del Siglo Veinte traduce el versículo:  «Hasta ahora mi conocimiento es incompleto, pero luego conoceré en plenitud, como he sido conocido perfectamente».  El Nuevo Testamento de la Comunidad de Taizé dice:  «Ahora conozco imperfectamente; entonces conoceré cabalmente, con la perfección con que fui conocido».

Los lectores de la Versión Reina-Valera no tendrían razón para notar alguna distinción, pero los lectores de traducciones subsecuentes lo harían.  Tomando nota especial del hecho de que Pablo dice que va a «conocer perfectamente», algunos han argumentado fuertemente que uno nunca  puede conocerse perfectamente en esta vida.  Por tanto, concluyen que Pablo está escribiendo acerca del tiempo cuando este mundo habrá de arrastrarse a un cierre y todos los fieles estarán en el cielo recibiendo una completa revelación de todas las cosas.  Algunas traducciones se han tomado la libertad de añadir la palabra «Dios» en el v.12.  La Versión Dios Habla Hoy traduce:  «...del mismo modo que Dios me conoce a mí».  La Biblia al Día lo traduce:  «Mis conocimientos son ahora vagos, borrosos, pero en aquel día lo veré con la misma claridad con que El me ve el corazón».  La Biblia Latinoamérica lo vierte:  «...entonces le conoceré a  él como él me conoce a mí».  Tales traducciones tan sueltas como estas han dado además de eso, seguridad y confianza a aquellos que colocan la esperanza de Pablo en el cielo.  Deberíamos enfatizar que esta es una adición inexcusable a las Sagradas Escrituras al colocar la palabra «Dios» o «El» en el versículo.  ¡Esta simplemente no está ahí!  ¡Y cualquiera que lo coloque en esta interpretación, no está traduciendo!  Pablo no dice una cosa acerca de conociendo cualquier cosa tan bien como Dios le conoce a él, mucho menos que el iba a conocer a Dios tan bien.  Tal idea fue la mentira del Diablo a Eva (Gén. 3:5), pero ¡en ninguna parte prometido por Dios!

Que no se nos lleve con las opiniones personales, sino que recordemos que la Biblia define el término.  Si todos hicieran el esfuerzo por conseguir las definiciones Bíblicas de las palabras Bíblicas, nadie estaría argumentando que este versículo requiere el cielo para su cumplimiento.  La palabra epiginosko (traducida «conocer perfectamente» y «perfectamente conocido») usada de este modo en el Nuevo Testamento significa:  «Llegar a estar enteramente informado con», o «conocer totalmente...  correctamente... bien» (Léxico de Thayer).  Este significa «conocer exactamente, completamente, de principio a fin» (Léxico Arndt-Gringrich).  No siempre implica algo diferente en el significado que la simple palabra ginosko - «conocer».  De esta manera, está significa simplemente percibir,  entender, reconocer, u observar.

Decir que la palabra compuesta significa conocer algo correctamente no quiere decir que el usual ginosko pudiera indicar el conocimiento mezclado con el error.   Uno que simplemente tiene una opinión podría estar en lo correcto o no.  En contraste, uno que conoce tiene la seguridad de que se ha agarrado de la verdad (Véase Kittel’s TDNT, I, Pág. 690).  Sin embargo, uno que conoce (ginosko) algo podría tener o no un conocimiento completo o perfecto de su tópico,  mientras que uno que conoce bien (epiginosko) tiene el conocimiento completo o perfecto de cualquier tópico que esté bajo discusión.

Notemos como la palabra epiginosko («conocer perfectamente») es usada y traducida en otros pasajes en el Nuevo Testamento:

(1) Con respecto a los falsos profetas Jesús dijo en Mateo 7:16 - «Por sus frutos los conoceréis -epiginosko».

(2) Lucas dijo a Teófilo en Lucas 1:3-4 que le ha escrito «para que conozcas bien - epigiknosko- la verdad de las cosas en las cuales has sido instruido».

(3) Pablo dice en Romanos 1:32 que las personas impías que él menciona practican su pecado mientras «entienden -epiginosko- el juicio de  Dios».

(4) Pablo escribe en .-1 Cor. 14:37 - «Si alguno se cree profeta o espiritual, reconozca -epiginosko- que lo que os escribo son mandamientos del Señor».

(5) Timoteo fue instruido en .-1 Tim. 4:3 que los alimentos son «para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido - epiginosko - la verdad».

(6) Pedro escribe en.- 2 Pedro 2:21 que algunos después de «haber conocido - epiginosko - el camino de la justicia» se apartarían de él.

(7) En .2 Cor. 6:9 Pablo dice que él era «bien conocido» - epiginosko - por algunos.

(8) Pablo dijo a los Colosenses 1:6 que ellos «conocieron - epiginosko - la gracia de Dios en verdad».

(9) En Mateo 11:27 Jesús dice que aquellos que «conocen - epiginosko - al Padre» son «el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar».

La forma sustantiva de esta palabra (epignosis) es encontrada con él mismo uso.  Los Cristianos eran capaces de tener una epignosis (conocimiento completo o perfecto) de:  La voluntad de Dios (Col. 1:9), la verdad (1 Tim. 2:4), de Jesucristo (2 Pedro 2:20; Efe. 4:13), de ambos, de Dios y Cristo (2 Pedro 1:2).

Nótese que las Escrituras anteriores dicen que los Cristianos son capaces de hacerlo en la tierra durante esta vida.  Estos pasajes se refieren al conocimiento completo o perfecto en esta vida, no a algún grandioso conocimiento adquirido en el cielo.  Hoy día hay muchos declarando tener dones proféticos o espirituales.  Estos son los que argumentan fuertemente que uno puede «conocer perfectamente» en esta vida, sin embargo son ellos a los que Pablo realmente les manda a conocer perfectamente las cosas que él escribió (1 Cor. 14:37).

Pablo también dijo que «entendieran» o «conocieran perfectamente» (epignosko) las cosas que él escribió hasta el fin (2 Cor. 1:13), no ¡después del fin!  Además dijo que los Corintios entendían o conocían - epiginosko - tanto a él mismo como a Timoteo «en parte» - apomerous v.14  De esta manera es posible «conocer perfectamente» ¡algo que es «en parte»!  En efecto, el conocimiento completo o perfecto - epignosis - puede ser aumentado (Col. 1:10) de manera que la obtención de esto es dicho que es un proceso de renovación (Col. 3:10).

Aquellos que piensan que deberíamos continuar para tratar de obtener los dones espirituales y esperar hasta alcanzar el cielo para el conocimiento completo o perfecto, bien podría estar descrito en el lenguaje de Romanos 10:2 - «Tienen celo de Dios, pero no conforme a ciencia - epignosis».  Para la declaración de que uno no puede «conocer perfectamente» (en el sentido Bíblico de la palabra) durante esta vida ha sido demostrado que es una declaración que está enteramente sin base Escritura y fuera de armonía con las definiciones de esa palabra en el Nuevo Testamento.

El Versículo 13

El versículo 13 declara:  «Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor».

Ahora.  La palabra «ahora» (Griego: nuni) es normalmente un adverbio de tiempo, pero podría llegar a ser simplemente una conjunción cuando de («pero» o «y») es usada con esta.  En un caso tal, no tiene referencia a un elemento de tiempo sino que es usada estrictamente en un sentido lógico - para introducir un pensamiento más distante.  Pablo la usa en esta forma varias veces de manera correcta aquí en 1 Corintios (véase:  «más bien» - 1 Cor. 5:11; «mas ahora» - 1 Cor. 12:18; «ahora pues» - 1 Cor. 14:6; «mas ahora» - 1 Cor. 15:20).  Es por tanto, incierto colocar cualquier énfasis  temporal sobre «ahora» en nuestro versículo presente tan opuesto a algunos en otro tiempo.  Pablo  simplemente está introduciendo su próximo pensamiento - las cosas que permanecen en contraste con los dones temporales que iban a ser quitados.

Permanecen.  En la lectura de este versículo acerca de permanecer la fe, la esperanza y el amor, algunos han brincado a la conclusión de que Pablo está diciendo que estas tres cosas existirán por siempre.  Debemos comenzar exactamente aquí porque si Pablo quiere decir que existirán hasta el día del juicio o por la eternidad, esto no cambia el significado de los versículos precedentes con los que ya hemos tratado.  En cualquier caso, lo perfecto viene antes del día del juicio y estas tres cualidades continuarán después que los dones espirituales finalicen.  Estamos convencidos, sin embargo, que un estudio cuidadoso del v.13 y pasajes referidos, sirven únicamente para fortalecer esa conclusión.

Continuemos observando el significado de los términos de Pablo.  La palabra Griega meno, traducida «permanecer», también ha sido traducida en otros pasajes del Nuevo Testamento como «continuar», «morar», «quedar», «detenerse», etc.  Esta palabra necesariamente no significa «continuar desde ahora hasta la eternidad».  Decir que algo o alguien permanecerá no es decir cuánto tiempo será la permanencia.  Por ejemplo, uno podría «permanecer» (meno) una hora (Mateo 26:38,40), un día (Hechos 21:7), dos días (Juan 4:40), unos pocos días (Juan 2:12), muchos días (Hechos 9:43), tres meses (Luc. 1:56), o dos años (Hechos 28:30).

Por tanto, no hay implicación en la palabra «permanecer» con respecto a cuánto tiempo sería esto.  Exactamente podría ser por poco mientras pasan los siete reyes de Apoc. 17:10.  Podría ser hasta el regreso de Cristo tal como El lo mencionó en Juan 21:22-23.  O esto podría ser perpetuo como en el caso de la posesión eterna de los Cristianos (Heb. 10:34).  Pablo le dijo a los Filipenses que estaba seguro que él se «quedaría» con ellos (Fil. 1:25), pero su permanencia terminaría cuando él debería «partir y estar con Cristo» (Fil. 1:23).

Cuando la palabra «permanecer» o «quedarse» significa perpetuamente, las palabras «por siempre»  están usualmente conectadas como en Hebreos 7:24; .1 Pedro 1:25 y .1 Jn 2:17.  Esto no es siempre el caso, pero a menudo lo es.  Y a no ser que haya una clara declaración dada en las Escrituras de que el tema bajo discusión existirá por siempre, deberíamos ser cuidadosos en no decir que lo será.  La Nueva Biblia Inglesa presume demasiado cuando traduce nuestro actual pasaje:  «...hay tres cosas que permanecen por siempre...»  Las palabras «por siempre» ni son declaradas ni están implicadas en el contexto.  Deberíamos bien recordar esta advertencia:  «No añadas a sus palabras para que no te reprenda, y seas hallado mentiroso» (Prov. 30:6).

La idea es que algo o alguien permanece en cualquier esfera que esté bajo discusión.  En .1 Corintios 13:1-8 las cualidades y dones de los Cristianos en esta vida están bajo discusión.  (Nótese que los v.1-8 abarcan el mal, el sufrimiento, etc.).  El cielo ni aún es mencionado.  Pablo toma la Cristiandad tal como existe en este mundo y pone de manifiesto una distinción entre los dones temporales y las cualidades permanentes, entre eso que iba a existir por algún tiempo y luego se acabaría y lo que iba a existir a través de la dispensación entera.

La fe, la esperanza y el amor.  Para determinar si la fe, la esperanza y el amor sobrevivirán todas en la segunda venida, necesitamos salirnos de nuestro actual pasaje y examinar la enseñanza de las Escrituras en general.  Pablo es un apasionado de la combinación de la fe, la esperanza y el amor.  Esta tríada (tres en combinación) es encontrada de nuevo en .-1 Tes. 1:3; 5:8 y Col. 1:4-5.  En .1 Tes. 1:3 no son exactamente estas virtudes, sino también sus productos los que son mencionados:  «...la obra de vuestra fe, el trabajo de vuestro amor y la constancia de la esperanza».  Es evidente que este pasaje no implica nada más allá de este mundo en vista de que más allá de esta vida «nadie puede trabajar» (Juan 9:4), este será un lugar en el que los hombres «descansarán de sus trabajos» (Apoc. 14:13) y en el que los resueltos habrán «corrido la carrera» (Hebreos 12:1).  .1 Tes. 5:8 y Col. 1:4-5 están de igual manera interesados con nuestra morada Cristiana.

Podría ser seguro que el amor existirá en el cielo porque «Dios es amor; y el que permanece en el amor, permanece en Dios» (1 Jn 4:14).  Además, Pablo habla de aquellos que aman a Jesús con amor «incorruptible» (Efe. 6:24).  En lugar de «inalterable», la fraseología es literalmente «en incorrupción» (Griego:  en aphtharsia).  «Incorrupción» es eso que se aplica únicamente a lo que transciende de la muerte a la vida eterna (Rom. 2:7) - «cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción» (1 Cor. 15:54).  En resumen, no hay absolutamente nada, incluyendo la muerte, que «nos pueda separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro» (Rom. 8:39).

Por otro lado, tanto la fe como la esperanza están confinadas a limitadas a esta dispensación.  La fe personal, subjetiva, residiendo en el corazón del creyente, fue aprovechada por los piadosos del pasado (por ejemplo, Abraham - Heb. 11:8) también como aquellos en la dispensación Cristiana.  Entre tanto que «la fe» - el evangelio, el nuevo pacto - hace su aparición con Jesús (Gál. 3:23) y está aquí para permanecer (Judas 3), la fe personal mira más allá a un cumplimiento.  Esta mira al futuro.  Esta es «la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve» (Heb. 11:1).  Está dirigida hacia el perdón de los pecados (Hechos 10:43), la justificación (Hechos 13:39), la salvación (2 Tim. 3:15), la vida eterna (1 Tim. 1:16).  Esta es «para preservación del alma» (Heb. 10:39).

Entre tanto que vivimos en este mundo «andamos por fe, no por vista» (2 Cor. 5:7).  Esta fe abarca el creer, la obediencia, la confianza, la esperanza, y la fidelidad hasta que «aquel día» llegue (1 Tim. 1:12) cuando todas las promesas de Dios lleguen a la verdad.  Luego la fe desaparecerá de la vista.

De igual manera, la esperanza está limitada a este mundo.  El objeto de nuestra esperanza es «lo que está... en los cielos» (Col. 1:5) - la «herencia... reservada en los cielos para vosotros» (1 Ped. 1:4), las moradas en la casa de nuestro Padre están listas y esperando por nuestro arribo (Juan 14:2).  Pero la esperanza personal, subjetiva en el corazón Cristiano es una cosa de esta vida, no de la siguiente.  Como la fe, esta mira al futuro.  Abarca expectación, confianza y paciencia del acto de esperar.  Es la confianza de que todas las promesas de Dios (Hechos 26:6) terminarán en cumplimiento (Hechos 26:7).  Esa esperanza que está establecida en Dios (1 Tim. 4:10) y fundamentada en Cristo (1 Tes. 1:3), anticipa:  Salvación (1 Tes. 5:8), el retorno de Cristo (1 Ped. 1:13), la liberación de la corrupción terrenal (Rom. 8:21), la resurrección (Hechos 24:15), la gloria (Col. 1:27), el ver y ser como El (1 Jn 3:2-3) y la vida eterna (Tito 1:2).

Todas estas cosas serán cumplidas completamente en el gran día del regreso de Cristo.  Sin embargo, no las vemos exactamente y es por esto por lo que debemos tener esperanza.  «Pero la esperanza que se ve, no es esperanza» (Rom. 8:24).  En lugar de eso «esperemos lo que no vemos» (Rom. 8:25).  La esperanza es nuestra actitud hacia el futuro cuando el objeto no está todavía presente.  Abarca constancia (Rom. 15:4), guardar (Gál. 5:5), esperanza (Fil. 1:20), aguardando (Tito 2:13) y asirse (Hebreos 6:18).

Pero la esperanza llegará a un fin.  No continuará por siempre.  Como es señalado en Kittel’s TDNT:  «La fe y la esperanza llevan la marca de esta defectuosa era o dispensación», y «ambas están inequívoca y naturalmente aplicadas por Pablo a esta actual dispensación».  A causa del carácter temporal de pistis (fe) y elpis (esperanza)... sólo el amor es visto que no continua siendo de este mundo sino que se extiende a la futura dispensación» (TDNT, I, 50-51).  Debemos «retener firmes hasta el fin la confianza y el gloriarnos en nuestra esperanza» (Heb. 3:6).  Debemos mostrara «la misma solicitud hasta el fin, para la plena certeza de la esperanza» (Heb. 6:11).  Ese es el momento cuando la esperanza junto con la fe se convierte en realidad, se avista, y se posee.

Como con el conocer y el profetizar, esto no es ni el contenido ni las consecuencias de la fe y la esperanza, las cuales deben llegar a un fin pero en lugar de la acción.  Cuando la eternidad se descubra esto ya no será más un asunto de fe sino de vista,  no será ya más un asunto de esperanza sino de cumplimiento.

El mayor de ellos es el amor.  En el v.7 Pablo había dicho que el amor sufre, cree, espera y soporta todas las cosas - eso es, ¡todas las cosas en esta vida!  Esto es así porque en el cielo no tendremos más de eso.  No habrá muerte, mañana, llanto, o pena para llevar, porque «las primeras cosas pasaron» (Apoc. 21:4).  No habrán bendiciones sin realizar  en las cuales creer, todas ellas se habrán cumplido.  No habrán esperanzas de lo que se espera, porque todas ellas se habrán recibido.  No habrán tentaciones o dificultades que debamos soportar porque se irán, y el sufrimiento llegará a su fin, y seremos final y completamente salvos (Mateo 10:22).

Sin embargo, aún cuando todo este termine, el «amor nunca de ser» (1 Cor. 13:8).  Otros elementos defectuosos en esta era o dispensación son transitorios.  En el fin todos ellos serán absurdos.  Pero mientras que la fe y la esperanza son las únicas respuestas humanas, el amor es también una cualidad divina.  En vista de que nos convertimos en «participantes de la naturaleza divina» (2 Pedro 1:4) y eventualmente «seremos semejantes a él» (1 Jn 3:2), el amor continuará.  El amor es la única fuerza vital del Cristiano para tener un futuro en el mundo más allá.  Esto es por qué, aunque han habido grandes dones espirituales, el amor es el «más excelente» (1 Cor. 12:31).  Y aunque hay otras grandes fuerzas directoras de Dios en el corazón Cristiano, Pablo puede decir: «El mayor de ellos es el amor».

Resumen

Tanto la razón para la existencia de los dones espirituales como el de la ocasión para su fin están claramente declarados en 1 Corintios 13.  No es el pasaje ambiguo que algunos han pensado que es.  Lo siguiente es un resumen de lo que hemos aprendido en este estudio:

(1) Las lenguas iban a «cesar» en su actividad, pero su efecto induciente continuaría.  Terminaría su actividad pero no su eficacia.

(2) Las profecías y la ciencia, como representantes de todos los dones, se «acabarían»  como dones espirituales porque serían reemplazadas por la plenitud de la revelación de la voluntad de Dios.  Existieron para proveer la revelación de Dios a los hombres parte por parte.  Terminaron puesto que lo parcial dió lugar a lo completo cuando la revelación de Dios fue terminada.

(3) El  adjetivo traducido «perfecto» nunca es usado para describir algo después de esta vida sino que siempre es usado de las personas y las cosas aquí y ahora.

(4) «Lo perfecto» es el completamiento de la ciencia y la profecía de la voluntad de Dios.  Este completamiento de la revelación del Nuevo Testamento fue cumplido dentro del tiempo de vida de los apóstoles de Jesús tal como lo profetizó.

(5) Los dones espirituales no producen madurez.  La ilustración acerca de un niño convirtiéndose en hombre, muestra que la madurez («lo perfecto») viene en esta vida antes de uno alcanzar un estado de impecabilidad.

(6) Las expresiones «ver... cara a cara» y «conocer perfectamente» nunca son usadas en la Biblia como descripciones de alguna bendición celestial para el pueblo de Dios.  Son expresiones de madurez terrenal entre tanto que la Palabra de Dios es claramente revelada y los Cristianos «entienden cuál sea la voluntad del Señor» (Efe. 5:17).  Como los enigmas del espejo oscurecido fueron quitados a través de la revelación adicional, la Palabra de Dios resplandece claramente - cara a cara - y los Cristianos fueron capacitados para conocer completa y perfectamente esa Palabra.

(7) En ninguna parte de la Biblia es dicho en algún momento que los cristianos tendrán fe o esperanza en el cielo.  Por el contrario, de ellos se dice que son en el presente substitutos para lo que se ha de ver.  Cuando «lo perfecto» vino, los dones espirituales cesaron y se acabaron.  En lugar de los dones temporales, estaban los elementos permanentes de la fe, la esperanza y el amor que continuaron.  Y un día cuando Jesús venga otra vez, la fe y la esperanza serán dejadas atrás como características de esta dispensación, mientras que el amor permanecerá por siempre.

Y ahora mientras esperamos ese gran día, busquemos y protejamos:  No lo incompleto sino lo completo, no las cosas de la niñez, sino las cosas de un varón, no lo oscuro sino lo claro, no lo parcial sino lo completo, no lo temporal sino lo permanente, no los dones espirituales sino la fe, la esperanza y el amor. 

Related Media
Related Sermons