Faithlife Sermons

Leyes de Santidad y Justicia II

Doctrina  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 5 views

Reglas de ética y santidad para la convivencia en paz con Dios y con el prójimo.

Notes
Transcript

Leyes de Santidad y Justicia II

Habló Jehová a Moisés, diciendo: 2Habla a toda la congregación de los hijos de Israel, y diles: Santos seréis, porque santo soy yo Jehová vuestro Dios. Levítico 19:1–2.

Introducción

Iniciamos la semana pasada con estas leyes de santidad y justicia
Honrar a sus padres. v.3
Rechazar la idolatría. v.4
Ofrecer ofrenda y servicio de buena voluntad. v.5
Acordarse de los pobres. v.9-10
La honestidad, honradez. v. 11
Nos deshonrar el nombre de Dios. v. 12
Hoy continuaremos a partir del versículo 13

1. Es considerado con sus empleados

No oprimirás a tu prójimo, ni le robarás. No retendrás el salario del jornalero en tu casa hasta la mañana. Levítico 19:13.
Los jornaleros recibían su salario al final del día, lo vemos en la parábola de los obreros de la viña Mateo 20.
Las personas trabajan teniendo la esperanza de recibir su salario en el tiempo convenido, para cubrir sus necesidades. Dios aborrece retener el salario, no pagar en el tiempo pactado.
Dios rechaza la avaricia e injusticia de los patronos que prometen una cantidad de salario y no cumplen, eso es robar.
Existen excepciones, como en el caso del robo de la planilla, también que el empleado tenga deuda con el patrono.
Tambien debe haber justicia por parte del empleado. Siervos, obedeced a vuestros amos terrenales con temor y temblor, con sencillez de vuestro corazón, como a Cristo. Efesios 6:5.

2. No aprovecharse del hermano más débil

No maldecirás al sordo, y delante del ciego no pondrás tropiezo, sino que tendrás temor de tu Dios. Yo Jehová. Levítico 19:14.
Es común tener poca paciencia con aquellos que tienen alguna capacidad especial.
Algunos padres abandonan a sus hijos por eso.
Algunos no permitirían su compañía, hacen chistes, burlas de ellos, sabiendo que no puede oir, ver o comprender. No podemos participar ni siquiera con reirnos de los chistes contra ellos.
Otras personas los explotan, no pagandoles salarios dignos, incluso hasta esclavisandolos.
Esto es desagradable para Dios, Él los defiende. Deuteronomio 28:18 Maldito el fruto de tu vientre...

3. imparcial en sus tratos

No harás injusticia en el juicio, ni favoreciendo al pobre ni complaciendo al grande; con justicia juzgarás a tu prójimo. Levítico 19:15.
Tanto el rico como el pobre son nuestro prójimo, debemos amarlos por igual.
En nuestra sociedad se tiene el prejuicio de pensar mal del rico y quere favorecer al pobre, aunque puede ser un pensamiento noble, recordemos que el pobre también puede ser injusto.
El juez debe tener la sabiduría de Dios para no inclinarse por ninguno de los dos, sino que emita un juicio justo para glorificar a Dios. Pues al reino de los cielos no se entra por ser pobre o rico, sino por reconocer a Jesucristo como Señor y salvador.

4. Aborrecer el chisme

No andarás chismeando entre tu pueblo. No atentarás contra la vida de tu prójimo. Yo Jehová. Levítico 19:16.
Cuando alguien hace algo malo, y su hermano lo descubre, lo acusa de chismoso.
El chisme puede confundirse con revelar un delito.
El chisme es descubrir los secretos de alguien (sean verdad o no), con malas inteciones, para juzgarlo, burlarse, hacerle daño, humillarle o por simple necedad. Sin leña se apaga el fuego, Y donde no hay chismoso, cesa la contienda. Proverbios 26:20. La intención del chismoso muchas veces es creerse mejor o más justo, ahi está el problema de creerse justo en su propia opinión, proverbios 3:7.
Pero aquella persona que ve a su hermano actuar mal, va y lo reprende.
15Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. 16Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra. 17Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano. Mateo 18:15–17.
Cuando nos enteramos del mal proceder de alguien, debemos dar a conocer si es necesario, para no ser participe de su pecado, pero debemos hacerlo sin mala intención, con deseos de restaurar su vida.
Sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma, y cubrirá multitud de pecados. Santiago 5:20.
La diferencia con el chisme es la buena o mala intención.
Debemos ser muy prudentes y sabios: El que guarda su boca guarda su alma; Mas el que mucho abre sus labios tendrá calamidad. Proverbios 13:3.

Conclusión

Cumplir estos mandatos mantienen nuestra conciencia limpia, en paz y gozo, pues sabemos que agradamos a Dios y gozamos de sus bendiciones.
Consecuencias de la desobediencia
15Pero acontecerá, si no oyeres la voz de Jehová tu Dios, para procurar cumplir todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te intimo hoy, que vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzarán.
Deuteronomio 28:15.
Related Media
Related Sermons