Faithlife Sermons

Misericordia de David Mefi-boset

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 56 views

De la Desesperanza a la Restauracion

Notes
Transcript
Handout

I. Introducción:

Tenemos al Rey David en búsqueda de cumplir la promesa hecha a Jonathan hijo de Saul, buscando realizar el pacto que hizo a su amigo Jonathan, en no olvidar ni quitar su nombre en la casa de David. 1 Samuel 20.14-15.
Ahora que David había llegado a ser rey no olvidó su pacto con Jonathan y comenzó a investigar como podría cumplir su promesa.
Por medio de un siervo llamado Siba, David viene a conocimiento sobre la existencia de Mefi-boset hijo de Jonathan. 2 Samuel 9.1-4.
Mefi-boset era lisiado a causa de una caída mientras su nodriza huía por la muerte de Saul. Incapacidad que lo llevo al anonimato, a la soledad, al rechazo y a ser preso de su incapacidad. Falto de estima, carente de amor, olvidado por todos. 2 Samuel 4.4.
Hoy cuantos y cuantas nos estaremos sintiendo como Mebi-boset lisiados (as), olvidados (as), sin sentido, pensando que no tenemos valor ni importancia. Arrastrados por la incertidumbre y en temor por las circunstancias de la vida.
Otros y otras se cayeron de los brazos de alguien que en vez de caminar con nosotros (as) y protegernos corrieron y nos lastimaron dejándonos caer. Dejándonos en el suelo, sin fuerzas, desprotegidos y sin posibilidades.
?Se siente usted en esta mañana como Mefi-boset ? Les tengo buenas nuevas de esperanza en esta mañana.
Asi como el Rey David se interesó en cumplir su promesa, hoy el Rey soberano Jesucristo esta atento y dispuesto a tener misericordia y extender su favor sobre ti.

II. Promesas V 5

Entonces envio el rey David y le trajo de la casa de Maquir hijo de Amniel, de Lodebar. v 5.
Lo envio a buscar Lodebar, que es un lugar de dolor, miseria, tristeza, oscuridad, soledad y desesperanza, un estado espiritual de los despojados de fe. Tierra arida, un lugar inhóspito.
Un lugar tan desesperanzador donde sus habitantes no tenían comunicación con el resto de Israel, zonas oscuras y dolorosas para el ser humano.
Mefi-boset jamas penso que alguien le buscaria en aquel lugar , pero, llega Siba y le trae frente al Rey David.
Imaginense amados y amadas los pensamientos que habrán invadido a Mefi-boset, “?porque a mi?, ?para que me manda a llamar el Rey?,
A mi que soy un real desconocido y sin importancia llamándome el Rey. Mefi-boset hasta pudo pensar que le matarian. Por que en esos tiempos era comun eliminar a todo aquel que representara amenaza al trono.
En su razonamiento y condición humano no existia motivo alguno para ser procurado y mucho menos entrar a la casa del Rey.
Mefi-boset tubo que sentir temor, pasar tantos anos olvidado y de repente ser solicitado nada mas y nada menos que por el Rey. Muchos habrán sido los pensamientos de Mefi-boset pero jamas hubiera pensado que alcanzaría la compasión y misericordia, todo menos eso.

III. Humildad V 6

Mefi-boset al entrar a la sala del palacio y ver al Rey David, aun sin conocer cuales eran los motivos de estar alli, reconoce la presencia del Rey y “se postro sobre su rostro e hizo reverencia V6 .
Este hombre reconoce ante quien esta y sin importar el desenlace de esa visita se postra. El rey David le llama por su nombre y su respuesta es “he aqui tu sirvo”. Su incapacidad fisica no fue obstaculo para reconocer a su Rey.
Hermanos y hermanas pensemos en las ocasiones que nos encontramos en dificultades y solo vemos lo que puede ocurrir y hasta pensamos que sabemos lo que ha de ocurrir.
Estemos apercibidos, que nuestra limitación no nos confunda y no podamos identificar frente a quien estamos y nos llama. Que nuestra incapacidad no nos quite la agudeza de escuchar. La gran necesidad amados y amadas en estos tiempos es escuchar, hablamos y no escuchamos.
Este hombre no penso en lo que ocurriría, este hombre reconoció frente a quien estaba. Que diferentes fueran las cosas si ante la adversidad primero reconocemos quién es nuestro Rey y en vez de arrodillarnos ante el problema nos postramos ante nuestro Padre, le reconocemos y depositamos nuestra vida en El. Aleluya!
Que podamos responder aqui esta tu siervo Senor, reconozco tu grandeza, reconozco tu amor, reconozco tu poder, reconozco tu majestad, reconozco que Tu eres mi Rey. Tu eres mi Rey!

IV Compasión y Restauración V 7

La humildad de Mefi-boset apela a la compasión del Rey. El Rey pone su mirada en el y le llama por su nombre, le reconoce.
Le devuelve la estima humana, el rey no ve a un lisiado, ve a un hombre digno de compasión, devolviéndole su dignidad de ser humano, de hijo de Dios.
Ya Mefi-boset no es llamado “el lisiado” no, ahora es llamado por su nombre, devolviéndole su identidad en el amor y la misericordia de Dios.
Quizas al igual Mefi-boset hoy te han puesto muchos nombres, pero hoy quiero decirte hno y hna que eres llamado por tu verdadero nombre, hijo e hija de Dios.
Hoy te llaman por tu nombre y te dicen “no tengas temor por que yo a la verdad hare misericordia contigo”. Recibe el mensaje de confianza y seguridad que te ofrece el Senor esta manana.
El temor ya no te acosa mas ahora te cubre la seguridad de tu Padre Celestial.
Hare misericordia contigo por amor a tu padre. Por amor a nuestro Padre recibiremos la restauracion personal, emocional, fisica y espiritual.
Mefi-boset no merecia nada era un total desconocido pero ha recibido el acto de gracia y misericordia por amor a su padre.
Has entrado a la casa de tu Rey, donde te pondrán vestiduras nuevas y seras llamado por tu nombre. La restauración no es parcial ni a medias, NO, ES COMPLETA.
“Te devolvere todas las tierras de Saul”, todo lo que era tuyo te devolvere, lo que te fue arrebatado te lo entrego y con ganancias. Eres restaurado (da). ya no te conocerán mas por el impedido (a) ahora tu identidad esta en el Rey de Reyes y Senor de Senores.
La promesa de Dios es restaurarte y restituirte en el lugar que te pertenece. Lugar que nada en este mundo puede comprar ni igualar, solo Dios puede colocarte donde correspondes y darte el valor y la identidad en El.
“Y tu comeras siempre en mi mesa” Que privilegio el olvidado es ahora recordado, no solo te devolvere lo que te pertenece sino que tambien tendras lugar en mi mesa. Aleluya! Te sentaras en la mesa no por derecho sino por que alcanzaste misericordia del Rey. Tu lugar en la mesa es para siempre.
Termino Lodebar, termino la soledad, termino la incapacidad, termino la frustración, termino el anonimato, termino la miseria, todo eso termino, porque has sido llamado y llamada a sentarte a la mesa con el Rey.
Mefi-boset no seria mas un mendigo a la puerta del palacio sino uno de ellos, reconocido por su nombre y sentado en la mesa del Rey.
La incapacidad de Mefi-boset era tan profunda que aun luego de escuchar el acto de misericordia y gracia de Dios en humildad pregunta “?Quien es tu sirvo para que mires a un perro muerto como yo? V 8
Su carencia de valor lo hace comparase con un animal ni siquiera vivo, con un animal muerto. No podia ver que la bendicion habia llegado a su vida, que no habra mas escaces ni sufrimeinto puesto que ya ha sido restaurado y restituido en la casa del Rey.
Conclusion
Amados y amadas el mensaje de esta manana con este pasaje es uno que alienta la esperanza, la misericordia y fidelidad de Dios.
En primer lugar, el Senor cumple sus promesas, El ha prometido estar con nosotros hasta el fin.
Segundo, nuestra identidad en Dios no depende de nuestra situación actual, depende de reconocer quien es nuestro Rey.
Tercero, la restauración de Dios es completa y para siempre. Cuando el Senor toca nuetras vidas todo cambia, somos llamados por el mas hermoso nombre Hijo e Hija, tenemos una identidad en Cristo Jesus y aquello que nos lastimo y nos tiro al suelo a Lodebar termino. Ya no hay soledad porque Dios esta contigo donde quiera que vallas, no hay limitación porque ahora eres llamado y llamada por tu nombre no por tu limitación o incapacidad.
Al ser restaurado (a) tienes valor propio, sabes donde perteneces y el lugar que ocupas.
Related Media
Related Sermons