Faithlife Sermons

Cualidades de un líder visionario

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 7,561 views
Notes
Transcript

Cualidades de un líder visionario

 

Jueces 6:12-16

Introducción

1. Los jueces de Israel, líderes de transición entre la conquista y la monarquía, fueron por naturaleza visionarios, que vieron lo que Dios quería hacer y le creyeron. Esta época de los jueces nos habla de una fase dentro de la historia de Israel, en la que los israelitas, debido a su infidelidad espiritual a Dios, fueron víctimas de pueblos circunvecinos que los oprimieron (Jueces 2:11-15).

2. Uno de estos insignes visionarios fue Gedeón. Los israelitas habían permanecido por siete años bajo la opresión de los madianitas; y gracias al liderazgo de Gedeón, lograron vivir cuarenta años en paz y con bendición.

3. La mayoría de nosotros queremos conocer los planes que Dios tiene para nuestras vidas, pero no siempre estamos seguros de cómo encontrarlos. A veces malentendemos que la dirección de Dios vendrá a nosotros como caída del cielo, que no tendrá nada que ver con lo que estamos haciendo ahora.

4. Pero si siempre estamos mirando a nuestro alrededor buscando la próxima tarea que Dios nos quiera asignar, corremos el riesgo de arruinar aquello en lo que estamos trabajando en este momento.

5. Afortunadamente, la Biblia nos señala un tipo de dirección que no pone en peligro nuestros proyectos actuales. En las descripciones que hace la Biblia de cómo Dios guió a mucha gente, podemos ver que a menudo el llamado de Dios llega cuando la gente está completamente inmersa en el desafío del momento. Un buen ejemplo de esta clase de dirección se ve en la vida de Gedeón. O. T. Veamos pues, cómo es un líder visionario.

I. QUE ES INTEGRO POR SU EJEMPLO (Versiculos 11-12).

1. Gedeón era un hombre que tenía una visión limitada, pero estaba comprometido con ella. Su reto era obtener comida para su familia aun cuando los hostiles invasores estaban haciendo prácticamente imposible el crecimiento, la recolección y la preparación del alimento.

2. Gedeón era un hombre de recursos. Dio al lagar un doble propósito al convertirlo en un piso hundido para trillar. Carecía de ventilación para soplar el desperdicio, pero al menos estaba oculto de los madianitas.

3. De repente, tiene lugar la llegada del ángel, se hizo claro que el Señor pretendía salvar a Israel una vez más y que su instrumento escogido en esta ocasión era Gedeón, cuyo llamamiento siguió el mismo modelo del de Moisés en Exodos 3.

4. Aquí el mensaje es claro: Gedeón iba a ser usado por Dios para salvar a Israel de los madianitas, como Moisés fue usado para salvar a Israel de los egipcios. El Dios del éxodo ha venido al rescate de Israel una vez más.

5. Vea usted el saludo: “El Señor es contigo, oh tú el más valeroso de los hombres” (VTA). Cuanto me recuerda el saludo del ángel a María.

6. El Antiguo Testamento registra varias apariciones del ángel de Jehová: Génesis 16:7; 22:11; 31:11. Éxodos 3:2; 14:19; Jueces 2:1; 13.3; Zacarias 3:1–6. No se sabe si es el mismo ángel el que apareció en cada caso. El ángel que se menciona aquí parece estar separado de Dios en un lugar (6:12) pero como el mismo Dios en otro lugar (6:14). Esto ha llevado a que muchos crean que el ángel fue una aparición especial de Jesucristo previa a su misión en la tierra como lo registra el Nuevo Testamento.

7. Además es posible que como mensajero especial de Dios, el ángel tuviera autoridad para hablar por Dios. En cualquiera de los casos, Dios envió a un mensajero especial para transmitir un mensaje importante a Gedeón.

8. La trilla era el proceso de separar los granos de trigo de la capa inservible llamada barcia. Esto se hacía normalmente en un área grande, a menudo en una colina, donde el viento podía llevarse la barcia ligera cuando el granjero lanzaba al aire el trigo golpeado.

9. Sin embargo, si Gedeón hubiera hecho esto, hubiera sido un blanco fácil para las bandas de asaltantes que invadían la tierra. Por lo tanto, se vio forzado a trillar su trigo en un lagar, un hoyo que probablemente se encontraba oculto y en el que no se sospecharía que guardaba la cosecha un granjero.

10. Veamos el saludo: “Varón esforzado y valiente.” El ángel señaló las cualidades de Gedeón como líder lleno del poder de Dios, así como su noble condición dentro de la comunidad, pese a sus manifestaciones de modestia (v. 15).

11. Cualquiera de nosotros puede decir que está con Dios, ¿pero estará Dios con él o con ella? ¿Podremos realizar algo para Dios si este no está con nosotros? El líder visionario camina con Dios y Dios camina con él (Gn 5.22). Necesitamos estar saturados del poder de Dios para ser líderes eficaces. A Dios le interesa más lo que somos que lo que hacemos.

12. La visión que Dios tenía de Gedeón era la de un creyente fuerte. Su espíritu era varonil. Hombres y mujeres de una sola pieza son los que Dios está buscando. El ministerio no se ha hecho para “gallinas”, es para “águilas”. ¡El líder visionario siempre es esforzado; hace más de lo que puede! ¡Nunca se rinde! ¡Nunca dice que no puede! ¡Nunca sale huyendo! Sino que ve el problema y lo enfrenta, no sólo sino con el Señor.

13. El mundo está lleno de cobardes, cobardes de hacer la voluntad de Dios, cobardes de vivir vidas que agraden a su Creador. En las congregaciones hay muchos cobardes, cobardes que sujetan al temor y que se paralizan ante las dudas. En el liderazgo y en el ministerio para Dios y de Dios, los cobardes no tienen lugar. Sino los valientes y esforzados.

II. QUE TIENE COMO RECURSO A DIOS (Versiculos 13-14).

1. Gedeón preguntó acerca de los problemas a los que se enfrentaban él y su nación y acerca de la aparente falta de ayuda por parte de Jehová. Lo que él no sabía era que el pueblo había traído calamidades sobre sí cuando decidió desobedecer y rechazar a Dios.

2. Cuán fácil es pasar por alto nuestras responsabilidades y culpar a Dios y a los demás por nuestros problemas. Desafortunadamente, esto no resuelve nuestra situación. No nos acerca a Dios, sino que nos lleva al borde de la rebelión y la reincidencia.

3. Cuando surgen los problemas, el primer lugar donde debemos mirar es dentro de nosotros. Nuestra primera acción debería ser la confesión a Dios de los pecados que hayan podido crear los problemas.

4. Mientras el ángel del Señor le aseguraba que Dios estaba a su lado, Gedeón sentía que Jehová había abandonado a Israel en vista de las actuales circunstancias. Y ante las interrogantes se le dice: “Ve con esta tu fuerza, soy Yo quien te envía. Si Jehová está con nosotros, quién contra nosotros.

5. Aunque Dios le dijo que estaba con él, declara: «Ah, Señor mío, si Jehová está con nosotros». Los hombres y mujeres que Dios llama siempre piensan bien de los demás, nunca se ven superiores a nadie. No compiten espiritualmente para ganarles a otros.

6. A Dios le hizo dos preguntas y una afirmación en el v 13. Esto parecía ser el clamor del pueblo: “¿Por qué nos ha sobrevenido todo esto? ¿Y dónde están todas sus maravillas que nuestros padres nos han contado? Y ahora Jehová nos ha desamparado, y nos ha entregado en mano de los madianitas”.

7. Dios le responde (v.14). Dios no está interesado en cuán fuertes somos, sino en la disposición de poner nuestra fuerza a su servicio. Más que nuestra fuerza, Dios quiere nuestra voluntad, es decir, nuestra entrega total tanto a él como a su propósito. Porque Él es nuestro gran recurso. Dice el Sal. 138:8 “Jehová cumplirá su propósito en mí.”

8. Dios le asegura el éxito a Gedeón “salvarás a Israel de la mano de los madianitas.” Era un instrumento en las manos del Señor. Hermanos aprendamos y aceptemos ser instrumentos en las manos de Dios. La iglesia lo necesita, el mundo lo reclama.

III. QUE TIENE SU CONFIANZA EN DIOS (Versiculos 15-16).

1. Gedeón estaba sorprendido por lo que Dios le había pedido que hiciera. Él no quería meterse en una tarea para la cual no se sentía preparado.

2. El ángel tuvo que vencer tres objeciones antes de que Gedeón estuviera convencido: la responsabilidad que sentía Gedeón por el bienestar de su familia, las dudas que tenía acerca del llamado mismo, y los sentimientos de incapacidad para realizar la tarea.

3. Sin embargo, una vez que se convenció, obedeció con gusto, con ingenio y rapidez. Dedicó esos rasgos de personalidad al Dios de su pueblo, con el que ahora tenía una relación personal. «¡Ciertamente yo estaré contigo!» le dijo Dios a Gedeón, y prometió darle la fuerza que necesitaba para vencer la oposición.

4. A pesar de este llamado claro y de la promesa de fortalecerlo, Gedeón puso varias excusas. Vio sólo sus limitaciones y debilidades. No le fue posible ver cómo Dios podría trabajar por medio de él.

5. Como Gedeón, hemos sido llamados para servir a Dios en formas específicas. Aun cuando Dios nos promete las herramientas y fuerzas que necesitamos, a menudo también ponemos excusas. Pero recordarle a Dios nuestras limitaciones solo implica que Él no sabe todo acerca de nosotros o que ha cometido un error al evaluar nuestro carácter. No desperdicie el tiempo dando excusas, mejor aprovéchelo haciendo lo que Dios quiere.

6. La clave de toda misión depende de la comisión de Dios. En la pregunta que le hace a Gedeón, «¿no te envío yo?» se percibe que Dios quería que la visión se cimentara en Gedeón, y que en su corazón se reafirmara: «Yo iré, porque Dios me envía a mí» (Jue 6:16). Esa seguridad de que Dios está con aquel a quien llama y comisiona, permite a esa persona actuar para Dios (Jn 15:5).

Conclusión

1. Un líder con visión es aquel que es íntegro por su ejemplo, tiene en Dios su recurso y tiene en Dios su confianza. A creyentes dispuestos, Dios da visiones poderosas.

2. A Dios no le interesa los cobardes para el ministerio. La humildad conduce a ponernos al nivel de los demás. La disposición es la llave que abre la puerta del servicio a Dios.

3. Dios utiliza gente común. Dios utiliza toda clase de personas para llevar a cabo su obra, ¡gente como usted y como yo! Jacob un mentiroso; José un esclavo; Moisés pastor en exilio y asesino; Gedeón un campesino; Jefté hijo de una prostituta; Ana una ama de casa; David un niño pastor y el más joven de la familia; Esdras un escriba; Ester una esclava; María una campesina; Mateo un cobrador de impuestos; Lucas un médico griego; Pedro un pescador. Dios nos utiliza a pesar de nuestras limitaciones y fracasos

4. Si usted puede identificar sus propias debilidades con las de Gedeón, ¿podrá hacerlo también con sus ansias de servir? Recuerde a Gedeón como un hombre que obedeció a Dios al dedicar su atención a la tarea que tenía a la mano. Luego ponga toda su atención para creer que Dios lo preparará para el mañana cuando este llegue. ¡Cuánto necesitamos de líderes visionarios!

Related Media
Related Sermons