Faithlife Sermons

¡NO TEMAS!

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 10 views
Notes
Transcript

SIN TEMOR

Mateo 25.25 NTV
Tenía miedo de perder su dinero, así que lo escondí en la tierra. Mire, aquí está su dinero de vuelta”.
Mateo 25.25 NTV
Tenía miedo de perder su dinero, así que lo escondí en la tierra. Mire, aquí está su dinero de vuelta”.
Mateo 25.26 NTV
»Pero el amo le respondió: “¡Siervo perverso y perezoso! Si sabías que cosechaba lo que no sembré y recogía lo que no cultivé,
Mateo 25.27 NTV
¿por qué no depositaste mi dinero en el banco? Al menos hubiera podido obtener algún interés de él”.
Mateo 25.26 NTV
»Pero el amo le respondió: “¡Siervo perverso y perezoso! Si sabías que cosechaba lo que no sembré y recogía lo que no cultivé,
Mateo 25.27 NTV
¿por qué no depositaste mi dinero en el banco? Al menos hubiera podido obtener algún interés de él”.
Apocalipsis 21.8 NTV
»Pero los cobardes, los incrédulos, los corruptos, los asesinos, los que cometen inmoralidades sexuales, los que practican la brujería, los que rinden culto a ídolos y todos los mentirosos, tendrán su destino en el lago de fuego que arde con azufre. Ésta es la segunda muerte».
Salmo 46.2 NTV
Por lo tanto, no temeremos cuando vengan terremotos y las montañas se derrumben en el mar.
Salmo 46.3 NTV
¡Que rujan los océanos y hagan espuma! ¡Que tiemblen las montañas mientras suben las aguas! Interludio
Salmo 112.7 NTV
Ellos no tienen miedo de malas noticias; confían plenamente en que el Señor los cuidará.
Salmo 112.8 NTV
Tienen confianza y viven sin temor, y pueden enfrentar triunfantes a sus enemigos.
Josué 2.11 NTV
¡No es extraño que nuestro corazón esté lleno de temor! A nadie le queda valor para pelear después de oír semejantes cosas. Pues el Señor su Dios es el Dios supremo arriba, en los cielos, y abajo, en la tierra.

TEMOR. La primera mención del temor en la Biblia se relaciona con la desobediencia de Adán. Al pecado siguió el conocimiento del desagrado de Dios y del temor a su juicio (Gn. 3:10). El temor es en sí mismo parte del castigo del pecado (Lv. 26:17; Dt. 28:25, 66). El temor egoísta descalifica para el deber (Jos. 2:11) y afecta rápidamente a otros (Dt. 20:8). El hombre que en la parábola recibió un talento fracasó en usarlo porque tenía temor (Mt. 25:25). Los temerosos («cobardes» en la RV60) se encuentran entre los que serán excluidos del cielo (Ap. 21:8). La necesidad de valor en el servicio del Señor se enfatiza repetidamente (Jos. 1:7, 9; Jer. 1:8; Ez. 2:6). El temor es conquistado por la fe (Sal. 46:2; 112:7). Por otra parte, el uso más característico del término temor, cuando se asocia con Dios, es para indicar un temor solemne y reverencial. El «temor de Dios» es, en efecto, una definición de la verdadera religión en el AT. Es el principio de la sabiduría (Sal. 111:10), el secreto de la justicia (Pr. 8:13), posibilita el guardar los mandamientos de Dios (Ec. 12:13) y distingue a las personas de las que Dios se agrada (Sal. 147:11). Es un don otorgado por el Espíritu que reposa sobre la vara del tronco de Isaí (Is. 11:2, 3). Aunque en el NT se hace un contraste entre el espíritu de esclavitud y el de adopción (Ro. 8:15; Ef. 3:12), este temor no está ausente. Controla el andar del cristiano, consciente del consuelo del Espíritu Santo (Hch. 9:21); estimula al servicio honesto (Col. 3:2) y anima a seguir la santidad (2 Co. 7:1). Ni el temor reverencial y la adoración que surgen de la comprensión de Dios como de su amor santo, excluyen el temor que es la reacción lógica ante la conciencia de su desagrado. Jesús aconsejó a sus discípulos que tuvieran temor a aquel que tiene el poder de imponerles el castigo final por el pecado (Lc. 12:4, 5). Pablo también los exhorta a ocuparse de su salvación de manera que se preocupen de evitar el mal y a ser aceptados por Dios (Fil. 2:12; Ef. 6:5, 6).

Related Media
Related Sermons