Faithlife Sermons

Dos Errores No Hacen Un Correcto.

Incertidumbre: La Fe de Jacob   •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 203 views
Notes
Transcript

Dos Errores No Hacen Un Correcto.

La semana pasada tuvimos un tiempo con dos padres de nuestro ministerio aqui en CCS En Espanol
Julio Rios 2 ninas y dos varones
Emilio Martinez nina recien nacidad
Fue una bendicion de servir con estos hombres, padres y esposos
La semana antepasada: Gracia a Gracia con Nuestro Dios
La Gracia de Dios Detiene mi Carrera v. 1-7
Jacob y Esau se Encuentran v. 1-11
Jacob is un hombre roto- No hay salida y no hay donde correr v.1-2
La Gracia de Dios Dice que Yo Tengo Suficiente v. 8-11
Jacob insiste que Esau accepte sus regalo
La Gracia de Dios Marca el Ritmo de Mi Viaje v. 12-20
Jacob y Esau se separan otra ves v. 12-20
La GRACIA de Dios te rompe, para bendecirte.
La GRACIA de Dios te inclina para levantarte.
La GRACIA de Dios corre hacia ti, te abraza y te asegura que todo estará bien!
La GRACIA de Dios te bendice al darte a luz en la familia eterna de Dios.
Y hoy estaremos en Genesis 34, Y este capitulo es un poco dificil para escuchar, pero esta ultimas semanas en nuestra nacion an sido dificil, y solo atraves de la palabra de Dios podemos buscar reconcilio.
DINA ES VIOLADA
Un principe local viola a Dina y despues quiere casarse con ella.
Genesis 34:1–4 RVR95BTO
1 Dina, la hija que Lea había dado a luz a Jacob, salió a ver a las hijas del país. 2 Y la vio Siquem hijo de Hamor, el heveo, príncipe de aquella tierra; la tomó, se acostó con ella y la deshonró. 3 Pero su alma se apegó a Dina, la hija de Lea; se enamoró de la joven y habló a su corazón. 4 Entonces dijo Siquem a Hamor, su padre: —Tómame por mujer a esta joven.
La única hija de Jacob, y podemos suponer, por lo tanto, el cariño de la madre y el amor de la familia, y sin embargo, no les demuestra ni alegría ni crédito; porque esos niños rara vez demuestran ser los mejores o los más felices que se complacen más. Ahora se calcula que tiene quince o dieciséis años cuando ocasionó tantas travesuras.
Dina la hija de Lea: Este capítulo contiene uno de los sucesos más vergonzosos de la historia de Israel. Las sugerencias de homilética de Leupold de este capítulo nos dan una idea de esto: “Bien nos podemos preguntar si cualquier hombre con discernimiento jamás ha sacado el texto para su sermón de este capítulo…puede ser evaluado por la mente madura y podría ser tratado sacando provecho ante una clase bíblica para hombres. Pero no podemos arriesgarnos a dar sugerencias homiléticas.”
Cuando la biblia muestra sus líderes y héroes con tanta verdad, terrible y sin excusas, podemos estar seguros que es un libro de Dios. Los hombres no escriben así de sí mismos, ni de sus antepasados.
Salió…a ver a las hijas del país: Recuerden, Jacob había traído su familia a un lugar donde Dios no quiso que estuvieran. Al parecer Dios lo había dirigido hacia Bet-el (Genesis 31:13), y este tiempo que pasó en la ciudad de Siquem le hizo mucho daño a su familia.
Genesis 31:13 RVR95BTO
13 Yo soy el Dios de Bet-el, donde tú ungiste la piedra y donde me hiciste un voto. Levántate ahora y sal de esta tierra; vuélvete a la tierra donde naciste”.
Jacob escogió un lugar para vivir por todas las razones equivocadas. Él quiso estar cerca de la ciudad (Génesis 33:18), aunque la ciudad era pecadora. Dios lo llamó a Bet-el, La elección mala de Jacob del lugar en donde vivir expuso su familia a influencias malas.
Genesis 33:18 RVR95BTO
18 Después Jacob, cuando regresaba de Padan-aram, llegó sano y salvo a la ciudad de Siquem, que está en la tierra de Canaán, y acampó delante de la ciudad.
c. Salió…a ver a las hijas del pueblo: El deseo de Dina de hacer esto es entendible pero no es sabio. Es obvio que Jacob no se aseguró de que tuviera la supervisión adecuada. Dejar que se socializara en una ciudad pagana pecadora fue una falla grande de parte de Jacob y Lea.
“Mujeres jóvenes sin compromiso eran consideradas caza legal en las ciudades de aquel tiempo, la promiscuidad no solo era común sino era parte de el mismo sistema religioso.” (Morris)
“Este suceso sirve para ilustrar que tan bajo habían caído los estándares morales entre los canaanitas. Cualquier mujer no acompañada podía ser violada, y en las transacciones que siguen, ni el padre ni el hijo sienten la necesidad de pedir perdón o disculparse por la que había pasado.” (Leupold)
iii. ¡Pero intenta decir esto a una jovencita como Dina! Los jóvenes lo quieren todo, y lo quieren ahora mismo. Es casi imposible hacer que vean los beneficios de esperar para ciertas cosas hasta que maduren.
d. Siquem hio de Hamor, el heveo, principe de aquella tierra; la tomo, se acosto con ella: La falta de atención y protección de Jacob era parte del problema en esta tragedia. Su propio compromiso hizo que le fuera más difícil contradecir a sus propios hijos y guiarlos como debiera haber hecho
Los hijos de Jacob sabían que había dicho a su hermano Esaú que iría al sur con él, pero que, en vez de eso, había ido al norte. Ellos vieron sus áreas de compromiso y los usaron para justificarse en sus propios compromisos.
e. la tomo, se acosto con ella y la deshonro, (violo): En cuanto al hombre que se llamaba Siquem, su alma se apego a Dina, y aun le hablo amablemente. Aun asi no podemos decir que la amo porque la violo.
Era un amor del alma que Siquem tenía por Dina, no un amor espiritual y piadoso. Él la amaba por lo que podía ser y lo que le podía dar, no por lo que él podía ser y dar a ella. Su corazón se ve en las palabras: “Tómame por mujer a esta joven.” Era un amor del alma tipo “consígueme”.
Es posible que un hombre sea atraído a una mujer y que sea amable con ella por razones que tienen poco o nada que ver con el amor. En su deseo de conectarse de manera romántica con un hombre, muchas veces a las mujeres se les olvida esto.
2. La falta de ira de Jacob; el enijo de Simeon y Levi
Genesis 34:5–7 RVR95BTO
5 Se enteró Jacob de que Siquem había deshonrado a Dina, su hija. Sus hijos estaban con su ganado en el campo, y calló Jacob hasta que ellos regresaran. 6 Mientras tanto, Hamor, el padre de Siquem, se dirigió a Jacob para hablar con él. 7 Los hijos de Jacob regresaron del campo cuando lo supieron; se entristecieron los hombres y se enojaron mucho, porque se había cometido una ofensa contra Israel al acostarse con la hija de Jacob, lo que no se debía haber hecho.
Los hijos de Jacob, cuando se enteraron de la lesión causada a Dinah, mostraron un gran resentimiento, influenciado quizás más por celos por el honor de su familia que por un sentido de virtud. Muchos están preocupados por la vergüenza del pecado que nunca pone de corazón la pecaminosidad del mismo. Aquí se llama locura en Israel (v. 7), según el lenguaje de los tiempos posteriores; porque Israel aún no era un pueblo, sino solo una familia. Nota,
La impureza es necedad; porque sacrifica el favor de Dios, la paz de conciencia, y todo el alma puede fingir que eso es sagrado y honorable, en una base y lujuria brutal.
Esta locura es más vergonzosa en Israel, en una familia de Israel, donde Dios es conocido y adorado, como lo fue en las tiendas de Jacob, con el nombre del Dios de Israel. La locura en Israel es realmente escandalosa.
Es bueno tener el pecado estampado con un mal nombre: la impureza se llama aquí proverbialmente locura en Israel, 2 Sa. 13:12. Dinah se llama aquí la hija de Jacob, por advertir a todas las hijas de Israel, que no se traicionan a esta locura.
2 Samuel 13:12 RVR95BTO
12 Ella entonces le respondió: —No, hermano mío, no me fuerces, pues no se debe hacer así en Israel. No cometas tal infamia.
calló Jacob hasta que ellos regresaran. Aquí Jacob muestra una gran falta de enojo. El parece tomar la vergüenza de su hija muy calmado. Su abnegación a hacer lo correcto en cuanto a su familia, va a animar a dos de sus hijos a que hagan algo, algo pecaminoso como respuesta.
Cuando las cabezas que Dios ha puesto no toman el liderazgo apropiado, crea un hueco, que muchas veces se llena de manera pecaminosa.
Los hijos de Jacob… se entristecieron los hombres y se enojaron mucho, En esta cultura, los hermanos tenían una responsabilidad más grande que el padre para proteger a su hermana. Ellos “protegerían” el honor de Dina en maneras no sabías y pecaminosas.
3. Hamor y Siquem buscan arreglar el matrimonio de Dina
Genesis 34:8–12 RVR95BTO
8 Hamor habló con ellos, y les dijo: —El alma de mi hijo Siquem se ha apegado a vuestra hija; os ruego que se la deis por mujer. 9 Emparentad con nosotros, dadnos vuestras hijas y tomad vosotros las nuestras. 10 Habitad con nosotros, porque la tierra estará delante de vosotros; morad y negociad en ella, y tomad en ella posesión. 11 Siquem dijo también al padre y a los hermanos de Dina: —Halle yo gracia en vuestros ojos y os daré lo que me pidáis. 12 Aumentad a mi cargo mucha dote y regalos, que yo os daré cuanto me pidáis; pero dadme la joven por mujer.
Emparentad con nosotros, dadnos vuestras hijas y tomad vosotros las nuestras. Ésta era un reto muy grande para Jacob y su familia. Relaciones intermatrimoniales irresponsablemente con los canaanitas podría ser especialmente dañino para esta familia con su destino en el plan redentor de Dios.
daré lo que me pidáis. Es probable que Hamor y Siquem pensaron que estaba siendo generosos pero su manera de negociar el matrimonio insultó a Dina y a su familia aún más con su actitud de “solo nombra tu precio.” Ellos actuaron como si el dinero y matrimonio podía quitar su vergüenza.
4. El basta de Simeon y Levi: Todos los hombres de Siquem debian ser circuncidados.
Genesis 34:13–17 RVR95BTO
13 Los hijos de Jacob respondieron a Siquem y a Hamor, su padre, con palabras engañosas, por cuanto había deshonrado a Dina, hermana de ellos. 14 Les dijeron: —No podemos hacer esto de dar nuestra hermana a hombre incircunciso, porque entre nosotros es abominación. 15 Pero con esta condición os complaceremos: que os hagáis como nosotros, y se circuncide entre vosotros todo varón. 16 Entonces os daremos nuestras hijas, y tomaremos nosotros las vuestras; habitaremos con vosotros y seremos un pueblo. 17 Pero si no nos prestáis oído en lo de circuncidaros, tomaremos nuestra hija y nos iremos.
se circuncide entre vosotros todo varón. 16 Entonces os daremos nuestras hijas, Hamor y Siquem aceptaron una demanda tan extrema porque la circuncisión no solo se practicaba entre los israelitas—otras gentes antiguas también tenían la costumbre. Así sabían de la costumbre por los rituales de otras naciones
porque entre nosotros es abominación. Simeón y Leví tienen intenciones malas con este plan. Pero las cubren con sus palabras espirituales, y usan a Dina como cobertura para el mal que pretendieron hacer.
Ellos se sintieron justificados porque los hombres de Siquem habían tratado a su hermana como prostituta (Génesis 34:31), pero ellos prostituyeron la señal del pacto de Dios para su propios propósitos asesinos.
5. Hamor y Siquem convencen a los hombres de la ciudad a seguir con el plan.
Genesis 34:18–24 RVR95BTO
18 Parecieron bien sus palabras a Hamor y a Siquem hijo de Hamor. 19 Y no tardó el joven en hacer aquello, porque la hija de Jacob le había agradado. Él mismo era el más distinguido en toda la casa de su padre. 20 Entonces Hamor y su hijo Siquem fueron a la puerta de su ciudad y hablaron a los hombres del lugar, diciéndoles: 21 —Estos hombres son pacíficos con nosotros; que habiten, pues, en el país y comercien en él, porque la tierra es bastante ancha para ellos; nosotros tomaremos sus hijas por mujeres y les daremos las nuestras. 22 Pero solo con esta condición consentirán estos hombres en habitar con nosotros para que seamos un pueblo: que se circuncide todo varón entre nosotros, como ellos son circuncidados. 23 Su ganado, sus bienes y todas sus bestias serán nuestros; solamente convengamos con ellos, y habitarán con nosotros. 24 Obedecieron a Hamor y a su hijo Siquem todos los que salían por la puerta de la ciudad, y circuncidaron a todo varón, a cuantos salían por la puerta de su ciudad.
Parecieron bien sus palabras a Hamor y a Siquem hijo de Hamor. Aun ante el sacrificio que obviamente estaba involucrado, Hamor y Siquem estaban contentos con el plan. Más allá de la atracción que Siquem obviamente tenía por Dina, sin duda estaban felices de empezar mezclar con una familia tan grande, rica, e influenciada.
u ganado, sus bienes y todas sus bestias serán nuestros Es increíble lo que harán los hombres para mujeres y riquezas. Una ciudad entera de hombres se somete a la circuncisión para que nosotros tomaremos sus hijas por mujeres, su ganado, sus bienes y todas sus bestias serán nuestros.
SIMEON Y LEVI DESTRUYEN LA CIUDAD DE SIQUEM
La matanza de los hombres de la ciudad de Siquem
Genesis 34:25 RVR95BTO
25 Pero sucedió que al tercer día, cuando ellos sentían el mayor dolor, dos de los hijos de Jacob, Simeón y Leví, hermanos de Dina, tomaron cada uno su espada, fueron contra la ciudad, que estaba desprevenida, y mataron a todo varón.
cuando ellos sentían el mayor dolor...tomaron cada uno su espada, fueron contra la ciudad, que estaba desprevenida, y mataron a todo varón. Esto no solamente era una acción brutal y engañosa, sino que también avergonzó el pacto de Dios de la circuncisión. Seguramente, con esta acción inteligente de engaño violento, Simeón y Leví se mostraron ser los hijos de Jacob con un ambiente amargado y llena de competición en el hogar.
sentían el mayor dolor “la circuncisión, si no fue hecha con mucha precisión, podría ser muy incapacitante, especialmente después de dos o tres días.” (Kidner)
“La osadía con que cumplieron su plan malvado muestra la dureza de sus corazones (en inglés dice que ‘vinieron con osadía’).” (Barnhouse)
2. Rescatan a Dina y saquean la ciudad
Genesis 34:26–29 RVR95BTO
26 A filo de espada mataron a Hamor y a su hijo Siquem, y tomando a Dina de casa de Siquem, se fueron. 27 Los hijos de Jacob pasaron sobre los muertos y saquearon la ciudad, por cuanto habían deshonrado a su hermana. 28 Tomaron sus ovejas, vacas y asnos, lo que había en la ciudad y en el campo, 29 y todos sus bienes; llevaron cautivos a todos sus niños y sus mujeres, y robaron todo lo que había en las casas.
A filo de espada mataron a Hamor y a su hijo Siquem Seguramente, se justificaron en este homicidio y robo diciendo que ellos y su hermana habían sido deshonrados, pero claramente, el castigo no es justo para el crimen.
robaron todo lo que había en las casas. Simeón y Leví probablemente pensaron que Dios había bendecido sus planes asesinos con gran éxito.
3. La reaccion de Jacob
Genesis 34:30–31 RVR95BTO
30 Entonces dijo Jacob a Simeón y a Leví: —Me habéis puesto en un grave aprieto al hacerme odioso a los habitantes de esta tierra, el cananeo y el ferezeo. Como tengo pocos hombres, se juntarán contra mí, me atacarán, y me destruirán a mí y a mi casa. 31 Pero ellos respondieron: —¿Acaso tenía él que tratar a nuestra hermana como a una ramera?
Me habéis puesto en un grave aprieto al hacerme odioso a los habitantes de esta tierra Tristemente, Jacob solo está preocupado con sí mismo. No hay preocupación por la justicia de Dios o la muerte y saqueo de inocentes. Éste es Jacob y no Israel que está actuando.
“¡Jacob! Tú te trajiste sobre ti estos problemas. Pasaste tu naturaleza engañadora a tus hijos. Les pusiste un ejemplo constante de engaño. Ellos te oyeron mentir a Esaú en Peniel e ir al noroeste después de que él haya ido al sureste. Ellos vieron tu interés en los llanos llenos de pasto cuando te acampaste en Siquem. No dijiste nada cuando Dina fue violada…Habla a Dios de tus propios pecados antes de hablar a estos jóvenes de los suyos.” (Barnhouse)
¿Acaso tenía él que tratar a nuestra hermana como a una ramera? Simeón y Leví tenían razón en que Dina había sido tratada como ramera. Pero, su reacción era pecaminosa.
Cuando Jacob estaba al punto de morir, él profetizó sobre cada uno de sus 12 hijos. Esto es lo que dijo de Simeón y Leví: Simeón y Leví son hermanos;
Genesis 49:5–7 RVR95BTO
5 »Simeón y Leví son hermanos; armas de maldad son sus armas. 6 En su consejo no entre mi alma, ni mi espíritu se junte en su compañía, porque en su furor mataron hombres y en su temeridad desjarretaron toros. 7 Maldito sea su furor, que fue fiero, y su ira, que fue dura. Yo los apartaré en Jacob, los esparciré en Israel.
Vio a Simeón y Leví por quienes eran, pero los reprendió muy, muy tarde.
La palabra profética de Dios a través de Jacob se mostró verdadera. Dios sí dividió las tribus de Simeón y Leví, y las esparció en Israel. Pero, importantemente, la manera en que pasó con cada tribu era diferente. La tribu de Simeón, por su falta de fidelidad, era disuelta como tribu, y la tribu de Simeón fue absuelta en el área tribal de Judá. La tribu de Leví también fue esparcida, pero por su fidelidad durante la rebelión de becerro de oro (Éxodo 32:26-28), la tribu fue esparcido como una bendición entre toda la nación de Israel. Ambas fueron esparcidas, pero una como bendición y la otra como maldición.
Exodus 32:26–28 RVR95BTO
26 se puso a la puerta del campamento y dijo: —Quien esté de parte de Jehová, únase a mí. Y se unieron a él todos los hijos de Leví. 27 Él les dijo: —Así ha dicho Jehová, el Dios de Israel: “Que cada uno se ciña su espada, regrese al campamento y vaya de puerta en puerta matando cada uno a su hermano, a su amigo y a su pariente”. 28 Los hijos de Leví hicieron conforme a lo dicho por Moisés, y cayeron del pueblo en aquel día como tres mil hombres.
Related Media
Related Sermons