Faithlife Sermons

La clave para vivir

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 1 view

En estos dos versiculos encontramos la clave para vivir la vida cristiana con éxito.

Notes
Transcript

LA CLAVE PARA VIVIR

Colosenses 2.6–7 NTV
Por lo tanto, de la manera que recibieron a Cristo Jesús como Señor, ahora deben seguir sus pasos. Arráiguense profundamente en él y edifiquen toda la vida sobre él. Entonces la fe de ustedes se fortalecerá en la verdad que se les enseñó, y rebosarán de gratitud.

INTRODUCCIÓN:

En una oportunidad estaba ayudando a mi hijo Jony a hacer una cuna para Naomí, para mi nietita; y estabamos queriendo hacer un agujero en una madera y estabamos usando una broca, que es una mecha redonda y hueca y viene de diferentes tamaños, y en el medio viene con una mecha mas pequeña que sirve como guía. Yo le dije vamos a sacar la mecha mas pequeña, porque nos molesta para hacer el agujero, se la sacamos, y cuando quisimos hacer el agujero, la broca se iba para un lado y para otro como loca. No la podíamos controlar, así que tuvimos que poner la mecha guía para poder hacer el agujero con éxito y así fue.
Esto me hizo reflexionar en cuanto a nuestras vidas como cristianos, tenemos todo para vivir la vida como cristianos, pero muchas veces no tenemos éxito.
Creo que muchas veces nos quedamos varados, dando vueltas en las mismas cosas sin avanzar. Nos quedamos con que “ya recibimos al Señor” y listo, ahora hay que esperar a ver que hace el Señor.
Pero en realidad me gusta mucho la comparación que hace el apostol Pablo con la vida cristiana, como si fuera una carrera, en la que hay que avanzar, entrenarse, disciplinarse, para correr y ganar.
No basta con “recibir” a Jesús, debemos seguir sus pasos.
Colosenses 2.6 NTV
Por lo tanto, de la manera que recibieron a Cristo Jesús como Señor, ahora deben seguir sus pasos.

DESARROLLO:

1. Arraigarse.

“Arráiguense profundamente en él”...
Arraigarse es echar raíces y profundas.
Como dijimos anteriormente, no basta con “recibir al Señor” como si por hacer una oración mágica todo va a cambiar.
Recibir al Señor es lo primero, lo mas elemental, pero es el comienzo de algo mucho mas profundo, esto sería todavía la superficie.
Efesios 3.17 NTV
Entonces Cristo habitará en el corazón de ustedes a medida que confíen en él. Echarán raíces profundas en el amor de Dios, y ellas los mantendrán fuertes.
Nosotros recibimos a Cristo, pero debemos confiar en cada paso que damos en lo que él nos enseñó.
Y esta confianza la obtenemos al tener una relación diaria de amor con él. En adoración, contemplación, a través de la lectura de la Biblia y la oración.
Él nos quiere hablar para mostrarnos como vivir, porque nos ama. Contra más avanzamos en nuestra vida cristiana, nos vamos pareciendo cada vez más a él y nos volvemos personas amorosas, cariñosas, comprensivas, pacientes, fuertes, estables emocionalmente. Con la claridad y la firmeza de saber a dónde estamos yendo.
Y de esto se desprende el siguiente punto...

2. Edificar la Vida.

“… y edifiquen toda la vida sobre él”
Justamente, en base a lo que venimos diciendo, edificar la vida sobre él significa que todo lo que hago en mi vida y las decisiones que tomo, lo hago en base a lo que él dice o enseña.
Mateo 7.24 RVR60
Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.
Es maravilloso, cuando uno de la teología, puede llevar una verdad o un principio espiritual, a la práctica.
Porque muchas veces conocemos hasta de memoria ciertos versículos bíblicos, pero nos cuesta mucho llevarlo a la práctica.
Por eso debemos entender que la vida cristiana no es mágica, no es por hacer ciertas oraciones, o algunos rituales místicos, etc. la vida cristiana es como una carrera que hay que ganar, o como una obra en construcción que hay que terminar.
1 Corintios 3.10–11 RVR60
Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica. Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.
Y en esta obra, como en todas, las construcciones, la base es lo más importante. Y la base de nuestras vidas cristianas no es nada más, ni nada menos que Jesucristo el Hijo de Dios.
Y el fundamento es echado, puesto, solidificado y fortalecido cuando nosotros creemos y ponemos nuestra confianza, nuestra fe, en sus palabras para ponerlas por obra.
Y de ahí se desprende el tercer y último punto...

3. Una fe fuerte en la verdad.

“…la fe de ustedes se fortalecerá en la verdad que se les enseñó”
La fe no es un sentimiento positivo, sino un estilo de vida, una decisión de vida. Una determinación de cómo vivir. Como dijimos lo que hace que nuestra fe sea fuerte y firme en primer lugar es recibir a Jesús y seguir sus pasos arraigados a él y edificando la vida en él.
Entonces recién ahí es donde aparece la victoria en nuestras batallas, en nuestras luchas y tentaciones.
1 Juan 5.4–5 NVI
porque todo el que ha nacido de Dios vence al mundo. Ésta es la victoria que vence al mundo: nuestra fe. ¿Quién es el que vence al mundo sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?
Si naciste de nuevo en Cristo, sos hijo e hija de Dios, y los hijos de Dios, tienen un arma poderosa para tener victoria ante el mundo, LA FE. La fe que declara que Jesús es el Hijo de Dios.
Cuando esta fe está fuerte tenemos victoria.
Muchos cristianos no pueden tener éxito o victoria en sus vidas, porque su fe es débil, no tiene una raíz profunda, no es suficiente, porque no se trabajó, no alcanza para hacer frente a las batallas de la vida.
Mateo 17.20 NTV
—Ustedes no tienen la fe suficiente —les dijo Jesús—. Les digo la verdad, si tuvieran fe, aunque fuera tan pequeña como una semilla de mostaza, podrían decirle a esta montaña: “Muévete de aquí hasta allá”, y la montaña se movería. Nada sería imposible.
Si bien podemos hacer como hicieron los discípulos del Señor y pedirle que aumente nuestra fe, creo que nuestra fe se va a hacer fuerte en la medida que nosotros sigamos a Jesús, arraígandonos en él y edificando al vida en sus enseñanzas.

CONCLUSIÓN:

Finalmente y para terminar… descubrimos según lo que hemos visto, que la clave para la vida es, arraigarse a él y edificar la vida sobre él y esto resultará en una fe fuerte, que nos lleve a estar siempre agradecidos.
“… y rebosarán de gratitud”
1 Corintios 15.57 RVR60
Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.
Related Media
Related Sermons