Faithlife Sermons

Estudio 1ra de Pedro: Introducción - Elegidos por Dios

Estudio de la 1ra epístola de Pedro  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 1 view

Estudio adaptado y modificado del libro "Primera carta del apóstol Pedro: El cristianismo práctico, en medio de la prueba" - Abel Flores Acebedo

Notes
Transcript

Lección 01: Notas preliminares

CONTEXTO DEL LIBRO

Mientras Pedro escribía esta epístola, ya se estaban acumulando los siniestros nubarrones del primer gran estallido de persecución oficial instigada por el demente emperador Nerón. Como necesitaba chivos expiatorios para desviar las sospechas de los habitantes de que él había iniciado el gran incendio de julio del 64 d.C. que devastó a Roma, Nerón culpó a los cristianos, a quienes ya había percibido como enemigos de Roma debido a que no adorarían sino a Cristo. Como resultado los recubrieron de cera y los quemaron en la hoguera, los crucificaron, y los arrojaron a las bestias salvajes… Fue consecuencia de la persecución de Nerón que tanto Pedro como Pablo murieron martirizados. Sin embargo, antes de morir, Pedro escribió esta magnífica epístola para los creyentes cuyo sufrimiento se intensificaría pronto. a los largo de los siglos los cristianos asediados se han beneficiado del consejo sabio y de las amables y alentadoras palabras de consuelo del apóstol. (John MacArthur, Comentario del Nuevo Testamento, 1 Pedro (2017): 14).

Nerón quemó vivos a cristianos utilizándolos como antorchas para alumbrar sus jardines en la noche. Él mató a otros cristianos de maneras igualmente crueles (p. ej., que sirvieran de comida a los animales salvajes mientras que, al mismo tiempo, entretenían al público).

DATOS DEL AUTOR

Era un pescador (Mr. 1:16–20).
Se convirtió en discípulo mediante el testimonio de su propio hermano (Jn. 1:40–42).
El Señor mismo le dio el nombre de Pedro (Mt. 16:16–18).
Era un líder nato y se convirtió en líder de los doce Apóstoles (Mt. 19:27; Mr. 8:29; Hech. 1:15–16; 2:14).
Negó públicamente a Cristo en la crucifixión, pero luego se arrepintió amargamente (Mt. 26:69–75).
Tuvo una entrevista privada con el Señor resucitado (1 Cor. 15:5; Jn. 21:7, 15–21).
De acuerdo con la tradición, fue crucificado de cabeza en Roma bajo el imperio de Nerón alrededor del año 68 d. C.

PROPÓSITOS DE LA CARTA

Para alentar y fortalecer a los creyentes a estar firmes ante el ataque de la persecución en su contra (1 P. 5.12).
Para reforzar la gloriosa verdad de que el creyente es sólo un peregrino en la tierra (1 P. 1:1–4; 1 P. 2:11).
Texto a estudiar:
1 Pedro 1.1–2 RVR60
Pedro, apóstol de Jesucristo, a los expatriados de la dispersión en el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia,elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas.

¿A QUIENES ESTÁ DIRIGIDA ESTA CARTA?

“A los expatriados de la dispersión” (v.1) en cinco provincias romanas “Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia” (Hoy Turquía). Y a todos los creyentes en Cristo. Las congregaciones consistían sobre todo de gentiles. (1 P. 1.14, 18; 2.9-10; 4.3-4). Es decir, la epístola se dirige a creyentes gentiles esparcidos.

I. LA CONDICIÓN DE LA ELECCIÓN

(...expatriados 1:1)
Cuando se habla de “La condición de la elección” no se está hablando de que nosotros debemos cumplir un requisito para ser elegidos. Esto no es así porque la elección no depende de nosotros sino de Dios, él decide a quién elegir y a quién no (Juan 15.16). Al decir “La condición de la elección” estamos diciendo que la condición para ser llamado “elegido” es que reconocer que nuestra patria no es terrenal, sino celestial (expatriados, designa a quienes son residentes temporales, o a quienes son extranjeros o refugiados). Así como Simon Kistemaker lo menciona:

No sienten que el mundo sea su hogar, porque su permanencia en la tierra es transitoria (1 P. 2:11). Su ciudadanía está en los cielos (Fil. 3:20). Por ende, al ser los elegidos de Dios, viven en esta tierra como exiliados y residentes temporales.

Es por eso que podemos decir que:
Los creyentes estamos en la tierra temporalmente sólo como expatriados o peregrinos.
Los creyentes somos ciudadanos del cielo y nuestro hogar está en el cielo con Dios (Heb. 11:3; 1 P. 2:11).

II. EL ORIGEN DE LA ELECCIÓN

(…según la presciencia de Dios Padre 1:2a)
La elección es totalmente consecuencia del propósito soberano y de la gracia de Dios (2 Ti. 1.9). (John MacArthur, Comentario del Nuevo Testamento, 1 Pedro (2017): 28).
Los creyentes han sido elegidos para ser santos. Dios nos apartó de la vida de pecado y nos separó para vivir la nueva vida que Él ofrece (Ef. 1:4).
En cuanto a la presciencia, no se trata de que Dios tenga información con respecto a alguien, sino que Él quería establecer una relación con alguien. La presciencia de salvación entonces implica que Dios decide conocer a alguien para tener una relación íntima de salvación, escogiéndolo por consiguiente desde la eternidad pasada para que reciba su amor redentor.
Dios conoce a todo el mundo, pero Dios no tiene esa relación íntima con todos, sino sólo con sus escogidos (creyentes).

III. LA ESFERA DE LA ELECCIÓN

(…en santificación del Espíritu 1:2b)
Algo que debe quedar claro en la vida de los elegidos es que fueron elegidos en torno a la santificación del Espíritu. Esto es que, la santificación abarca todo lo que el Espíritu produce: fe, arrepentimiento, regeneración y adopción.
Cuando se habla de santificación estamos diciendo que el creyente es llamado a: separación, consagración y santidad.

IV. LOS EFECTOS DE LA ELECCIÓN

(…para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz. 1:2c)
La elección de Dios no es una elección vacía y sin ningún beneficio para el receptor de ella, sino que, según 1 Pedro 1:2b produce tres cosas: Obediencia, seguridad y ventajas.

Produce obediencia

La obediencia es el producto de la elección divina, de esto nos habla Efesios 2.10. La obediencia a Jesucristo es un equivalente o una característica del elegido o creyente. Los tesalonicenses habían demostrado esto (1 Ts. 1.2-10 )

Produce seguridad

La seguridad del creyente se encuentra en el hecho de que ha sido “rociado con la sangre de Jesucristo”, esto es que la sangre de Cristo es la sangre del pacto entre Dios y los hombres. Dios promete salvación y perdón (Asunto cumplido en Cristo) y exige del hombre obediencia.
Esta seguridad es eterna y no puede perderse. Aunque el creyente falle, si vuelve los pecados le son perdonados. La seguridad es consecuencia de la obediencia.

Produce ventajas

Las ventajas de haber sido elegidos por Dios son: Gracia y paz. Esta gracia y paz no quedan sencillamente ahí, sino que Pedro amplia diciendo “sean multiplicadas”. Cuando el creyente anda en obediencia la seguridad es puesta en evidencia y cuando estas dos cosas suceden las ventajas son los resultantes. La gracia del Señor y la paz son lo mejor que Dios puede ofrecer a los creyentes.

CONCLUSIÓN

Entender que hemos sido elegidos y amados por Dios con un amor eterno (Jer. 31.3), nos debe traer gozo al alma. Debemos comprender que hemos sido escogidos antes de la fundación del mundo (Ef. 1.4).
Esta doctrina presentada por el Apóstol Pedro nos anima y muestra que en medio de las adversidades nosotros (los elegidos de Dios) cuando reconocemos que somos pasajeros en esta tierra, que nuestra salvación y elección fue totalmente de Dios desde la eternidad, que la elección es real en nosotros por medio del Espíritu que recibimos y que es tan segura por el pacto de obediencia y perdón, nos permite entender que disfrutamos de gracia y paz multiplicadas.
Descansemos en la elección soberana en estos tiempo de angustia y recordemos que nuestra ciudadanía es celestial.
Related Media
Related Sermons