Faithlife Sermons

El Siervo del Señor y su llamado

Jeremías  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 4 views

Llamado de Dios

Notes
Transcript

Introducción

Jeremías 1.1 NBLH
Palabras de Jeremías, hijo de Hilcías, de los sacerdotes que habitaban en Anatot, en la tierra de Benjamín,
A lo largo de la historia Dios llamaba a hombres con un propósito en especial y por un motivo específico, tal fue el caso de Jeremías.
Jeremías 1.5 NBLH
“Antes que Yo te formara en el seno materno, te conocí, Y antes que nacieras, te consagré; Te puse por profeta a las naciones.”
,
Jeremías 1.16 NBLH
Y Yo pronunciaré Mis juicios contra ellos Por toda su maldad, porque Me abandonaron, Ofrecieron sacrificios a otros dioses Y adoraron la obra de sus manos.
2.
Vamos a ver un poquito de contexto en donde Jeremías fue llamado:
Pueblo en pecado():
2 Reyes 21.1-
2º Reyes 21.1–7 NBLH
1 Manasés tenía doce años cuando comenzó a reinar, y reinó cincuenta y cinco años en Jerusalén. El nombre de su madre era Hepsiba. 2 Hizo lo malo ante los ojos del Señor, conforme a las abominaciones de las naciones que el Señor había desposeído delante de los Israelitas. 3 Porque reedificó los lugares altos que su padre Ezequías había destruido; levantó también altares a Baal e hizo una Asera (deidad femenina), como había hecho Acab, rey de Israel, y adoró a todo el ejército de los cielos y los sirvió. 4 Edificó además altares en la casa del Señor, de la cual el Señor había dicho: “En Jerusalén pondré Mi nombre.” 5 Edificó altares a todo el ejército de los cielos en los dos atrios de la casa del Señor. 6 Hizo pasar por fuego a su hijo, practicó la hechicería, usó la adivinación y trató con adivinos y espiritistas. Hizo mucho mal ante los ojos del Señor, provocándolo a ira. 7 Colocó la imagen tallada de Asera (deidad femenina) que él había hecho, en la casa de la cual el Señor había dicho a David y a su hijo Salomón: “En esta casa y en Jerusalén, que he escogido de entre todas las tribus de Israel, pondré Mi nombre para siempre.
El pueblo hizo lo malo delante de Dios: idolatría, Hechicería, etc.

Dios escoge desde antes de nacer

Jeremías 1.
Jeremías 1.5 NBLH
5 “Antes que Yo te formara en el seno materno, te conocí, Y antes que nacieras, te consagré; Te puse por profeta a las naciones.”
Dios nos ha escogido a cada uno de nosotros desde el vientre con un propósito y este es llevar el mensaje a toda nación de que él vive y viene pronto a traer juicio que vela sobre su palabra para cumplirla, tal cual dice el verso 11 y 12:
Jeremías 1.11–12 NBLH
11 Vino entonces a mí la palabra del Señor: “¿Qué ves tú, Jeremías?” “Veo una vara de almendro,” respondí. 12 “Bien has visto,” me dijo el Señor, “porque Yo velo sobre Mi palabra para cumplirla.”
Pero muchas veces vamos a rehusar ese llamado y vamos a poner todo tipo de excusas a Dios, pero él siempre va a tener una contra respuesta porque te quiere usar y hacer cumplir el propósito que tiene para ti:
Jeremías 1.7 NBLH
7 Pero el Señor me dijo: “No digas: ‘Soy joven,’ Porque adondequiera que te envíe, irás, Y todo lo que te mande, dirás.
Jeremías 1.

El llamado no será fácil

Cumpliendo el llamado del Señor vamos a sufrir, porque muchas veces esto implica denunciar lo que no está bien:
Jeremías 1.9–10 NBLH
9 Entonces el Señor extendió Su mano y tocó mi boca. Y el Señor me dijo: “Yo he puesto Mis palabras en tu boca. 10 Mira, hoy te he dado autoridad sobre las naciones y sobre los reinos, Para arrancar y para derribar, Para destruir y para derrocar, Para edificar y para plantar.”
Jeremías 1.9 NBLH
9 Entonces el Señor extendió Su mano y tocó mi boca. Y el Señor me dijo: “Yo he puesto Mis palabras en tu boca.
Jeremías 1.16 NBLH
16 Y Yo pronunciaré Mis juicios contra ellos Por toda su maldad, porque Me abandonaron, Ofrecieron sacrificios a otros dioses Y adoraron la obra de sus manos.
Tendremos que enfrentar batallas en medio del cumplimiento de nuestro llamado, porque Dios nos dio la autoridad para arrancar, derribar todo aquello que no está correcto inclusive si eso implica ir en contra de los representantes de él en la tierra:
Jeremías 1.18 NBLH
18 Yo te he puesto hoy Como ciudad fortificada, Como columna de hierro y como muro de bronce Contra toda esta tierra: Contra los reyes de Judá, sus príncipes, Sus sacerdotes y el pueblo de la tierra.

La promesa de Dios a sus siervos

En medio de las circunstancias adversas que podamos pasar a la hora de cumplir con nuestro llamado, Dios estará siempre con nosotros:
Jeremías 1.8 NBLH
8 No tengas temor ante ellos, Porque contigo estoy para librarte,” declara el Señor.
Jeremías 1.8-
Jeremías 1.8–10 NBLH
8 No tengas temor ante ellos, Porque contigo estoy para librarte,” declara el Señor. 9 Entonces el Señor extendió Su mano y tocó mi boca. Y el Señor me dijo: “Yo he puesto Mis palabras en tu boca. 10 Mira, hoy te he dado autoridad sobre las naciones y sobre los reinos, Para arrancar y para derribar, Para destruir y para derrocar, Para edificar y para plantar.”
No debemos temer a la hora de cumplir con lo que Dios nos pide porque él nos ha dado la autoridad para hacerlo y su protección estará con nosotros, aunque se nos venga el mundo encima, al igual que con Jeremías, Dios nos dice hoy:
Jeremías 1.19 NBLH
19 Pelearán contra ti, pero no te vencerán, Porque Yo estoy contigo,” declara el Señor, “para librarte.”
Related Media
Related Sermons