Faithlife Sermons

SUFRIMIENTO DE DIOS

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 4 views
Notes
Transcript

Oseas fue el profeta que más entendió el sufrimiento de Dios, pues tuvo que casarse con una mujer que le fue infiel y lo abandonó. Esta experiencia tan difícil y triste lo llevó a entender cómo se siente Dios cuando la gente lo rechaza y no lo ama. De esta manera Oseas sintió la misma compasión que Dios sentía por el pueblo de Israel.

1

OSEAS 1.2

Ve y cásate con una prostituta,

y ten hijos con ella,

porque los israelitas me abandonaron,

y se comportaron como las prostitutas».

OSEAS1.8

Cuando Gómer dejó de darle pecho a Lo-ruhama, volvió a quedar embarazada; pero esta vez tuvo un hijo. 9 Entonces Dios le dijo a Oseas:

«A este niño lo llamarás Lo-amí,

que quiere decir “no-mi pueblo”.

Porque los israelitas ya no son mi pueblo

y yo he dejado de ser su Dios.

10 (2.1) Pero un día los del reino de Israel

volverán a ser como la arena del mar,

que no se puede contar.

»Cuando llegue ese día,

ya no volveré a decirles:

“Ustedes no son mi pueblo”;

al contrario, les diré:

“Ustedes son mi pueblo,

porque yo soy el Dios de la vida

OSEAS 2.2

Dios también dijo:

«Para mí, Israel fue como una esposa,

pero me fue infiel

y ya no tengo nada que ver con ella.

¡Así que ustedes, israelitas,

preséntenla ante los jueces!

¡Que deje de portarse como una cualquiera!

¡Que deje de complacer a sus amantes!

OSEAS 2.3

Si no lo hace, la desnudaré;

¡la mostraré tal como vino al mundo!

¡La rechazaré,

y no volveré a tener hijos con ella!

4 (6) No tendré compasión de sus hijos,

porque esos hijos no son míos.

Israel se comporta

como una desvergonzada!

Todo el tiempo anda diciendo:

“Voy a buscar a mis amantes,

pues ellos son los que me dan

todo lo que me hace falta:

me alimentan, me visten,

me perfuman y me divierten”.

OSEAS 2.11

Voy a ponerles fin

a sus fiestas de cada semana,

de cada mes y de cada año;

¡ya no volverá a alegrarse!

OSEAS 2.13

Yo soy el Dios de Israel,

y les juro que así lo haré.

OSEAS 3.1

Dios volvió a decirme:

«Oseas, tu esposa te es infiel:

tiene un amigo que es su amante.

También los israelitas me son infieles,

pues adoran a dioses falsos

y comen de las ofrendas que presentan.

Sin embargo, ve y ama a tu esposa,

así como yo amo a los israelitas».

Related Media
Related Sermons