Faithlife Sermons

Corazones sensibles a Dios

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 1,031 views
Notes & Transcripts

Corazones sensibles a Dios

Isaías 46

Introducción: Cuando ve a una persona por primera vez, ¿en qué se fija?  Quizás usted es como Sherlock Holmes el detective de la ficción inglesa, quien podía observar muy bien… “Noto que trabaja como costurero, que estuvo hace poco en la India, que habla hebreo, y que ha tenido roces con su esposa esta mañana”.  Si usted no es casado, quizás mira si hay un anillo de matrimonio.  A veces intento adivinar la edad de las personas.  “Parece tener 32 años, 15 años, 64 años…”  Como ese programa en televisión “10 años menos”.  Ponen a la persona en una vitrina y tienen que adivinar la edad.  Después de varias cirugías y tratamientos, lo vuelven a hacer y la gente adivina generalmente 10 años menos.  A veces trato de adivinar de qué parte de Colombia es la persona.  De la costa, de Cali, de Bogotá, de Medellín, de Villavo, etc. 

Una pregunta mucho más importante que la primera “¿en qué se fija?” es ¿qué ve Dios en nosotros? 

1 Samuel 16:7  porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón.

El problema de corazones duros: Isa. 45:9; 46:3, 12 (NVI – “obstinados de corazón”); 48:1, 4 (La ilustración aquí es de un buey obstinado que resiste el yugo).

·         La triste realidad es que muchas veces somos iguales.  Sabemos lo que Dios quiere que hagamos y lo resistimos.  Las palabras más tristes que un pastor puede escuchar son las siguientes: “Yo sé que quiere Dios conmigo pero voy a seguir mi propio camino”...

·         A veces la dureza de nuestro corazón no es tan obvia.  Venimos a la iglesia.  Decimos que seguimos a Dios.  Pero al fin y al cabo tenemos nuestros planes.  Nuestra agenda.  Y Dios está para ayudarnos.  ¿Cuántas veces hemos dicho “ayúdame con esto Señor” en vez de ¿qué quieres que yo haga Señor?

·         En contraste, Salmo 51:17  “Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios”.

Así que, necesitamos corazones sensibles a Dios.  Maleables, contritos, humillados.

·         El texto nos da 3 razones por las que debemos tener corazones sensibles.

 

I.                    Porque él nos lleva – v. 1-4

 

A.     Los dioses falsos son una carga – v. 1-2

 

1.      Bel y Nebo eran dioses de Babilonia.  Bel era el dios principal de Babilonia y Nebo era su hijo.  Nombres -- Nabucodonosor, Nabuzaradán, Nabusazbán; El rey Belsasar

2.      Varios estudiosos han criticado la Biblia porque supuestamente no entiende la realidad del culto a los otros dioses.  “Obviamente las imágenes y los ídolos no eran los dioses mismos, sino que los representaban.  En cambio la Biblia no reconoce esta distinción”.  Pero aquí vemos que sí la Biblia reconoce que en la mente de los babilonios sus dioses no eran sus imágenes (v. 1). 

3.      La Biblia reconoce que hay una realidad de los falsos dioses (en la mente de las personas), pero finalmente no hay ninguna realidad porque los dioses no tienen poder para hacer nada (v. 2).

4.      ¿Cuál es el problema con el uso de una imagen o un ídolo si finalmente hay un solo Dios?  El problema más grande es pensar que podemos construir a Dios a nuestra manera y pensar que ese dios existe. 

5.      Por ejemplo, la gente dice que la Virgen “me ayudó con tal cosa”.  Ingrid Betancourt dijo,  "Para mí la Virgen de Guadalupe, de Lourdes, la de Fátima, es la misma Virgen, pero para nosotros la Virgen de Guadalupe es la nuestra. Yo estoy segura que ella estuvo acá para ayudarnos".  Decir esto es construir una realidad que no tiene ninguna base bíblica. 

6.      Si mi fe no está puesta únicamente en Dios por medio de Cristo, mi “dios” es una carga.  En MN hay un área de la naturaleza especialmente preservada para ir en canoa.  Es hermosa.  526.000 hectáreas.  1.900 km de rutas para canoas.  2.000 sitios para camping.  La primera vez que entré tenía unos 10 años.  Me tocó llevar dos maletas (una en la espalda y otra en el pecho).  Nos tocaba llevar la canoa y en el recorrido más largo de tierra (1.6 km) me caí y no pude pararme.  Había miles de garrapatas (esos arácnidos que chupan la sangre) y empezaron a cubrirme.  Empecé a llorar pero no pude hacer nada.

·         Si estamos creyendo en dioses falsos (o nosotros mismos), nuestros dioses son como estas maletas. 

·         Aplicación: Evaluémonos… ¿será que he construido un dios que no es el verdadero?  ¿a mi imagen? 

 

B.      El Señor lleva las cargas – v. 3-4

 

1.      Escrito para Israel, pero podemos aplicarlo a nosotros también.

2.      El Señor creó la nación de Israel (43:1) en Abraham (41:8-9) y la sostuvo desde su nacimiento. 

3.      El contraste con los falsos dioses es impresionante.  Ellos son una carga, mientras que el Señor lleva las cargas y nos lleva a nosotros.

4.      Cinco veces usa la palabra “yo” para decirnos muy enfáticamente que él es quien hace la obra y merece la gloria. 

Huellas en la arena por Mary Stevenson

Una noche tuve un sueño... soñé que estaba caminando por la playa con el Señor y, a través del cielo, pasaban escenas de mi vida.

Por cada escena que pasaba, percibí que quedaban dos pares de pisadas en la arena: unas eran las mías y las otras del Señor.

Cuando la última escena pasó delante de nosotros, miré hacia atrás, hacia las pisadas en la arena y noté que muchas veces en el camino de mi vida quedaban sólo un par de pisadas en la arena.

Noté también que eso sucedía en los momentos más difíciles de mi vida. Eso realmente me perturbó y pregunté entonces al Señor: "Señor, Tu me dijiste, cuando decidí seguirte, que andarías conmigo a lo largo del camino, pero durante los peores momentos de mi vida, había en la arena sólo un par de pisadas. No comprendo porque Tu me dejaste en las horas en que yo más te necesitaba".

Entonces, El, clavando en mi su mirada infinita me contestó: "Mi querido hijo. Yo te he amado y jamás te abandonaría en los momentos más difíciles. Cuando viste en la arena sólo un par de pisadas fue justamente allí donde te cargué en mis brazos".

Aplicación: En medio de las dificultades hay la tentación de olvidar que el Señor es quien nos sostiene.  No nosotros, no la familia, sino él mismo.  Esto debe motivarnos a tener un corazón sensible a él.

·         Pensemos en todo lo que tenemos.  En todo lo que hemos logrado.  ¿Quién nos llevó a este punto?  Dios. 

II.                  Porque nadie se compara con él – v. 5-9

 

A.     No hay otro Dios.

·        Isa. 44:6, 8

·        45:5-6, 18, 21, 22

·        Nuestro pasaje: 46:9

·        Ídolos modernos: el dinero, el placer, dios a mi manera – Jer. 2:13 (fuente de agua viva = la fuente de vida espiritual)  (Ilustración de mis suegros: pagaron el seguro médico por dos años.  Después mi suegra tuvo mis dos cuñadas, y presentaron el carnet del seguro y resulta que no tenían cobertera.  Había otra familia con el mismo apellido de Davis en la misión y mis suegros les habían pagado el seguro por dos años.

·        Puede pasarnos lo mismo en nuestra vida.  Pensamos que estamos invirtiendo en algo valioso y después nos damos cuenta de que era un saco roto, de que era una cisterna rota. 

·        ¿De quién es su vida?  Hablé la semana pasada con alguien que decía, “Antes Dios estaba para ayudarme a mí.  Tenía mi agenda y le pedía que bendijera mis planes.  Me di cuenta de que no es así.  Tenemos que rendirnos ante él y pedirle ¿qué quieres que yo haga?”  

 

B.      Él es infinito, no finito.

·         Contrastemos los ídolos (v. 7) con el Señor.

·         Es omnipresente, responde, libra de la tribulación.

·         Por cierto, no podemos comparar la esencia trina de Dios con un huevo, ni con el agua.

·         Tristemente no nos asombramos de la grandeza de Dios.  Una vez fui al Gran Cañón como niño.  Pensé, “Me parece un hueco grande”.  Otro bostezo antes de entrar al carro. 

·         A. W. Tozer escribió algo muy importante en su libro Conocimiento del Dios santo: “Lo que nos viene a la mente cuando pensamos en Dios es lo más importante de nosotros” (p. 1).  Más adelante dice: “La esencia de la idolatría consiste en abrigar sobre Dios pensamientos que son indignos de él” (p. 9). 

·         Leer v. 5 otra vez!

·         Himno irlandés: Oh Dios, Sé Mi Visión

Oh, Dios de mi alma Sé tú mi visión
Nada te aparte de mi corazón
Noche y día pienso yo en ti
Y tu presencia es luz para mí

Riquezas vanas no anhelo Señor
Ni el hueco halago de la adulación
Tú eres mi herencia tú mi porción
Rey de los cielos, tesoro mejor

 

III.                Porque él reina – v. 10-13

·         Su soberanía

 

A.     Los propósitos de Dios permanecen.

·         Capítulos 40-48 según un estudioso dicen más del poder de Dios para predecir lo que va a pasar que cualquier otro pasaje.  Son profecías de lo que iba a pasar con Israel cuando estaba en cautiverio en Babilonia. 

·         “consejo” = propósito

·         V. 11 – una profecía de Ciro, el rey persa que Dios usó para liberar a su pueblo

 

B.      Las decisiones del hombre hacen parte del plan eterno de Dios.

·         Algunos dicen que si Dios es soberano ¿por qué trabajar, orar, o hacer la obra de Dios? 

·         Nuestras acciones hacen parte del plan de Dios… pero eso no nos da excusa para no hacer nada. 

 

Conclusión: ¿Cómo está su corazón en esta mañana?

·         Yo sé cuando mi corazón empieza a endurecerse porque ando de mal genio, critico, no siento pasión por las cosas del Señor. 

·         La salvación es un cambio de corazón…  no solamente una decisión, una oración…

·         Ezequiel 11:19  Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne…

·         Dame tus ojos – Marcela Gandara

Related Media
Related Sermons