Faithlife Sermons

.- EL ORDEN PRODUCE SEPARACION

LA GENETICA DEL ORDEN DE DIOS  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 5,564 views

Entendiendo como opera el orden de Dios

Notes
Transcript
Orden es separación; el orden separa lo que no es de lo verdadero. Hace la diferencia entre luz y tinieblas, entre la noche y el día.
Dios dijo… “y vio Dios que la luz era buena…” la tierra estaba desordenada y vacía, envuelta en tinieblas, y Dios envía la luz y Su espíritu se movía sobre la faz de las aguas.
La palabra “faz” es hebreo /rostro o cara/ mientras el rostro de Dios se manifestaba haciendo las cosas, el Espíritu de Dios se movía sobre las aguas. Aquí hay dos palabras, nos habla de agua y nos habla de faz. No es lo mismo, es el rostro de Dios que estaba posicionado para hacer todo lo que Él quería hacer.
Las tinieblas cubrían el abismo, mientras el espíritu de Dios se movía sobre las aguas.
El orden es el primer proceso creativo, porque lo corriente, surge de la nada, es decir el desorden. Cuando hay orden es cuando Dios empieza a operar. El desorden siempre traerá vacío, así era como estaba la tierra. En el desorden no hay creatividad, no hay obediencia, no hay nada.
Cuando queremos que algo sea ordenado, se necesita un esfuerzo. El desorden viene por no hacer nada. Cuando una casa esta desordenada, es porque el dueño de esa casa no hace nada. El desorden no exige esfuerzo. El orden es todo lo contrario.
Sin orden no hay poder creativo, no hay milagros y no hay vida de Dios.
Déjame preguntarte algo…Cuando tu ordenas tu casa, la arreglas cuando va alguien a visitarte, o la mantienes siempre ordenada? Tu casa debe estar ordenada, para que te sientas cómodo y placido en ella. Es terrible vivir en una casa desordenada y con mal olor.
En el primer lugar donde se aprende acerca del orden, es en la casa. Hay gente ordenada por naturaleza. Los que son desordenados no les gusta recibir órdenes. El que no nació por naturaleza ordenado, debe adquirir el orden en su vida, pues es indispensable, para vivir una vida satisfactoria y en victoria.
La Biblia dice, que el que no sabe administrar su casa, no puede administrar las cosas de Dios. Donde comienza el orden? Antes que nada en la casa. Cuando se habla de orden, no se habla de lo material, sino de la forma de trabajar, y en la cotidianidad. Necesitamos hacer las cosas ordenadamente.
Cada persona para desarrollar una vida de orden, necesita tener fuerza de voluntad para hacer lo que tiene que hacer.
La responsabilidad de los padres
Un adulto responsable y ordenado, lo es porque desde pequeño fue inculcado a ser de esa manera. Para que un niño sea educado en el orden debe ver a sus padres haciendo lo mismo. El ejemplo del orden es lo que incentiva a otros a ser ordenado. En un lugar donde no hay normas, y el desorden reina, todos los miembros de esa familia actuaran de la misma forma.
El orden es en todas las cosas de la vida
Cuando comiences algo para Dios, termínalo, no lo dejes a la mitad. Cuando te comprometas para Dios, empieza y llega hasta el final. Coloca en orden tu vida, tu casa, tu relación con Dios, tu trabajo, tus finanzas y cada área que te rodee.
Cuando entendemos que cada cosa tienen un orden y debe estar en su lugar es cuando se empiezan a ver las cosas de la manera que son. Así es el mundo espiritual; cuando una persona se convierte a Cristo empieza la transformación de su vida, y lo primero que deberá pasar es que empezara a colocar en orden lo que estaba desordenado.
El desorden trae caos, anarquía, rebelión y confusión. Siempre el desorden produce retraso en lo que se quiere establecer, pues todo se demora más en desarrollarse. Si no hay orden hay rebelión. La nueva era no quiere que el hombre se organice pues le venden la idea, que el mismo sea su propio dios, y le hacen creer que él lo puede lograr todo solo. Esas mismas cosas pueden suceder en la Iglesia. Cuando llega alguien desordenado, y se le habla de orden, de respeto y sujeción a la autoridad, prefieren irse porque no se quieren ordenar ni someter a Dios y Su Palabra.
Quien es el que define el orden?
Dios en todo lo que Él ha creado. En una casa, el orden lo define el hombre. En una escuela, el director y en una Iglesia es el Pastor. Si una persona no respeto la orden y se rebeló contra lo que se estableció, hay desorden. Donde está el orden hay bendición. Por eso hay que erradicar, toda semilla de rebelión, que comienza con la murmuración, la crítica, y el desorden. Como se ordena una casa, una vida, o una Iglesia?, cuando se tiene revelación de quien es Dios y que Él está en todas partes.
Génesis 2:19
Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre.
Dios crea todas las cosas en orden, y le transfiere al hombre parte de esa genética de orden. Dios le dice Adán que les coloque nombre a los animales, para que cuando llame al león, el león acuda al llamado. En el mundo espiritual pasa lo mismo, el nombre de las cosas tiene un gran significado, y se debe saber cómo se opera en el orden espiritual. Cuando un creyente conoce los rangos espirituales y sabe cuál es la diferencia entre un ángel, arcángel, serafín o querubín, entiende que cada uno tiene un diseño y una categoría espiritual. Cada uno ocupa un lugar que no puede ser tomado por otro. Cuando se conoce como funciona cada cosa en el mundo espiritual, se entiende que cada una tiene un lugar y un sitio.
Los demonios no quieren que se les conozca por su nombre porque se debilitan ante el libertador que es Jesucristo. Cuando se llama un espíritu por su nombre específico, y no por el nombre genérico, ellos se tienen que irse en el Nombre de Jesús porque se les descubre y se les echa fuera por la unción del Espíritu Santo. Cuando una persona esta cautiva y atormentada por un espíritu, y este es descubierto y echado fuera, ellos tienen que obedecer porque saben que esa orden fue dada en el Nombre de Jesús, Quien vino a deshacer todas las obras del diablo, y hacer libre a las personas de la potestad de satanás y esto es cuando hay una separación de luz y tinieblas y las personas son libres por la virtud de Cristo, y la unción de liberación lo ordena. Pero no se puede hacer libre a una persona sino se le da la orden en el Nombre de Jesús para que lo que lo ata, sea echado fuera y salga de ella.
El poder del Nombre
Cuando un niño nace, sus padres le colocan un nombre; ese niño será identificado por esa marca de ese nombre, que le colocaron. Lo que vemos en la Biblia es que Dios le entrega la paternidad de los nombres que Él había creado a Adán. Tú le pones nombre a algo que Dios te da la autoridad para hacerlo para que se establezca un orden.
Génesis 2:20
Y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo; más para Adán no se halló ayuda idónea para él.
Cuando Dios ve que Adán le puso nombre a todas las cosas, se dio cuenta que Adán no tenía a nadie idóneo para él, y por eso vio que había que ordenar su vida, y entonces dijo, “no es bueno que el hombre este solo”.
Si no hubiera sido importante la idea de un padre o una madre, no hubiera traído a Jesús en un hogar con un padre y una madre. Dios nos enseña que para que algo funcione, debe ser puesto en el orden que El ya estableció. El orden de la humanidad no es orden, es desorden. Cuando entras en el orden que la Palabra establece, Dios comienza a bendecirte.
Génesis 3:20
Y llamó Adán el nombre de su mujer, Eva, por cuanto ella era madre de todos los vivientes.
Quien le puso nombre a Eva? Adán le puso nombre a su esposa. Todo procede del orden de un mismo Dios, el hombre no puede tener la mujer debajo de sus pies, para no pisotearla; Dios la tomo y la saco cerca de su corazón.
Fuimos creados por Dios de acuerdo a Su orden, y a Su semejanza. Cuando volvemos al inicio, a recuperar la verdadera identidad, se entra en el orden. La violencia quita la identidad en el hombre, pero el orden lo hace entender quién es el en Cristo.
Desde que la persona nace, Dios da una orden, y cuando comienza a crecer y desarrollarse evidentemente el enemigo lo lleva a un estado de desorden. Por eso es que el Espíritu Santo, comienza a encaminar esa vida. Si no se acepta esa orden se vive en desorden. Es maravilloso sentir que se vive en una vida ordenada y que no es acusado por satanás, en medio de la noche.
Cuando el hombre rompe el esquema de pobreza mental y sometimiento espiritual a lo que el enemigo quiere hacer con él, se despierta al orden de Dios para ser hecho a Su imagen y semejanza. Lo primero a Quien se debe someter es a Dios. Hay que llegar al orden preestablecido por Dios. Cada uno puede ser mejor cada día, cuando se ama profundamente el orden de Dios.
Related Media
Related Sermons