Faithlife Sermons

Bernabé

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 26 views
Notes & Transcripts

Bernabé

Hechos 4:36-37

            En la Biblia hay personas que aparecen y desaparecen tan pronto como aparecieron en escena; como por ejemplo Matías, el discípulo que fue seleccionado para ocupar el lugar de Judas. Otros tuvieron un gran impacto en la iglesia pero sus nombres no son tan recordados como los de Pedro o Pablo. Uno de estos héroes de la fe que poco se menciona por los cristianos es Bernabé.

            La primera vez que vemos a Bernabé es cuando Lucas lo usa como ejemplo de aquellos que vendían sus propiedades y entregaban el dinero de la venta a los apóstoles para que ellos ayudaran a los pobres de la congregación. Lucas nos dice que Bernabé vendió una herencia que tenia y trajo el producto de la venta y lo puso a los pies de los apóstoles. Lucas inmediatamente narra la historia de Ananias y Safira que tratan de aparentar que imitaban a Bernabé; y como Dios castigó su hipocresía. Lucas nos informa que la traducción del nombre de Bernabé es hijo de consolación.

            La segunda vez que Lucas menciona a Bernabé es después de la conversión de Pablo. Pablo llega a Jerusalén y trata de unirse a los discípulos, pero todos  le tenían miedo, no creyendo que fuera discípulo. “Entonces Bernabé, tomándolo, lo trajo a los apóstoles y les contó como Saulo había visto en el camino al Señor, el cual le había hablado, y como en Damasco había hablado valerosamente en el nombre de Jesús.” En otras palabras, fue Bernabé que le abrió las puertas de la iglesia a Pablo; fue el que arriesgo su reputación dando su recomendación por aquel que había perseguido a la naciente iglesia.

            La tercera vez que se menciona a Bernabé es cuando por motivo de la persecución después de la muerte de Esteban los discípulos fueron esparcidos, y algunos entraron en Antioquia y hablaron a los griegos abriendo el evangelio a personas no judías. Al oír esto los apóstoles enviaron a Bernabé. “Este, cuando llego y vio la gracia de Dios, se regocijo y exhorto a todos a que con propósito de corazón permanecieran fieles al Señor. Después fue Bernabé a Tarso en busca de Saulo; y cuando lo hallo, lo llevo a Antioquia. A los discípulos se les llamo cristianos por primera vez en Antioquia por el ejemplo de Bernabé y Pablo. Fue aquí que empezó el ministerio a los gentiles. “Entonces Pablo y Bernabé, hablando con valentía, dijeron. --- A vosotros, a la verdad, era necesario que se os hablara primero la palabra de Dios; pero puesto que la desecháis y no os juzgáis dignos de la vida eterna, nos volvemos a los gentiles.” La verdad es que sino hubiera sido por Bernabé, Pablo fuera un discípulo tan desconocido como Matías.

            El rompimiento de Bernabé y Pablo fue cuando Pablo invita a Bernabé a visitar a las iglesias que ellos habían fundado. Bernabé quería que llevaran consigo a Juan, el que tenia por sobrenombre Marcos, pero a Pablo no le parecía bien llevar consigo al que se había apartado de ellos desde Panfilia y no había ido con ellos a la obra. Hubo tal desacuerdo entre ambos, que se separaron el uno del otro; Bernabé; tomando a Marcos, navego a Chipre, y Pablo, escogiendo a Silas, paso por Siria y Cilicia, animando a las iglesias.

            Pablo olvidó la gracia que uso Bernabé con el cuando nadie lo quería cerca. El rehúsa usar esa misma gracia con el joven Marcos. Pablo se olvida que Dios es un Dios de perdón y de segunda oportunidades. De esa manera Pablo demuestra la arrogancia de la santidad. En cambio Bernabé no cambia, sigue siendo un hijo de consolación. Bernabé sigue dando gracia y amor a todos los rechazados, incluyendo a un joven sin experiencia como Marcos. Luego Pablo desde la cárcel reconoce su error al escribirle a Timoteo diciendo: “Toma a Marcos y tráele contigo, porque me es útil para el ministerio.” La fama la recibió Pablo, el ejemplo lo dio Bernabé.

            Esa es la historia de Ocilia Paseiro, el nombre lo recibió el pastor Morgado; el ejemplo me lo dio la hermana Ocilia. Yo llegue a Estados Unidos cuando tenía 13 años y fui a vivir con Ramón, Rosario, Juan e Isidro; una familia que conocía por primera vez. Estaba en una tierra extraña, con gente extraña, y visitando por primera vez en mi vida una iglesia. Dios tuvo misericordia de mi y puso en mi vida a la iglesia Grace y a una hija de consolación, como la hermana Ocilia.

Mi llamado al ministerio ordenado fue en Quinipet durante un servicio de oración a cargo de Ocilia; que ni siquiera estaba en el programa oficial. Porque Jeremías y Ezequiel también fueron llamados durante ese servicio creció en mí la duda y pedí confirmación a Dios la cual fuera a través de Ocilia; confirmación que recibí dos años después através de mi hija de consolación. En los momentos difíciles del ministerio, cuando dudaba de mis habilidades, de mi llamado y aun de la gracia de Cristo; fue el recuerdo de esas experiencias que me consolaron y me permitieron seguir firme en mi llamado.

Hoy no pido que Dios te bendiga, porque Dios te ha bendecido siendo una bendición a tantos otros. Solo pido que algunos de tus hijos espirituales lleguen algún día a ser también hijos e hijas de consolación. Que Dios te premie viendo el fruto de tus esfuerzos. Sembraste con lágrimas, espero que la cosecha traiga una sonrisa a tu rostro. Gracias a Dios por ti y por tu obediencia a tu padre celestial. Nosotros hoy solo podemos agradecer a Dios por ti. Yo no puedo pagar lo que has hecho por mi, pero si se que Dios tiene preparada para ti la corona que también recibirán todos los que imiten tu ejemplo.

Related Media
Related Sermons