Faithlife Sermons

“Bienaventurados Los Humildes” Poseyendo La Tierra Mateo 5:5 RVR 1960

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 831 views
Notes
Transcript
“Bienaventurados Los Humildes”
“Bienaventurados Los Humildes”
Poseyendo La Tierra
Mateo 5:5 RVR 1960
Matthew 5:5 RVR60
5 Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.
Matthew 5:5
Bienaventurados los humildes, pues ellos heredarán la tierra.
Bienaventurados los humildes, pues ellos heredarán la tierra.
Pienso que la más importante pregunta que podemos preguntar de toda bienaventuranza es:
¿Cómo se Relaciona la Humildad con Dios?
Esta pregunta tendría que ocupar el primer lugar en nuestras mentes porque, si no tenemos una respuesta, no seremos capaces de cumplir el objetivo de nuestro Señor en este sermón. Él dijo en el versículo:
Matthew 5:16 RVR60
16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.
“Así brille vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas acciones y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.”
“Así brille vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas acciones y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.”
Jesús pronunció el Sermón del Monte para que su Padre obtuviera la gloria por cómo vivían los discípulos. Su objetivo era crear un estilo de vida en sus discípulos que recordara a la gente la importancia de Dios. Así que, si las personas son humildes simplemente porque siempre han sido desanimadas como niños porque sus padres nunca levantaron la voz o porque tienen un metabolismo especial, entonces, ¿cómo puede la humildad recordar la gloria de Dios?
A Jesús no le interesa simplemente reformar los modales o transformar las personalidades. La primera petición del Padre Nuestro, que es el centro de este sermón, es, “¡Santificado sea tu nombre!” Ésta fue la pasión de la vida de nuestro Señor. Por lo tanto, es la pasión por nosotros. Y nos deberíamos preguntar ¿Cómo se relaciona la humildad con Dios? ¿De qué forma el hecho de llegar a ser humilde y ser humilde favorece la santificación del nombre de Dios?
Al contestar a esta pregunta, de hecho, descubriremos que la humildad es algo muy hermoso, aunque puede ser muy doloroso.
Una Alusión al Salmo 37
Tal vez el mejor punto de partida esté en el Salmo 37, ya que es casi cierto que esta bienaventuranza es una cita o una alusión al Salmo 37:11,
Psalm 37:11 RVR60
11 Pero los mansos heredarán la tierra, Y se recrearán con abundancia de paz.
que dice, “Los humildes poseerán la tierra, y se deleitarán en abundante prosperidad.”
En el Antiguo Testamento en griego las palabras del Salmo 37:11 son casi idénticas a las de Mateo 5:5, que dice, “Los humildes heredarán la tierra.” Y la palabra que en griego y en hebreo corresponde a “tierra” en el sentido de “país” quiere decir también “tierra” en el sentido de “planeta.”
En el Antiguo Testamento en griego las palabras del Salmo 37:11 son casi idénticas a las de Mateo 5:5, que dice, “Los humildes heredarán la tierra.” Y la palabra que en griego y en hebreo corresponde a “tierra” en el sentido de “país” quiere decir también “tierra” en el sentido de “planeta.”
Vamos a tratar de entender lo que quiere decir ser humildes en este Salmo y cómo se relaciona esto con Dios.
Los Humildes que Esperan en el Señor
Observa el paralelo entre el versículo 11 y el versículo 9. El versículo 11 dice: “Mas los humildes poseerán la tierra.” El versículo 9b dice: “mas los que esperan en el SEÑOR poseerán la tierra.”
Concluiría, entonces, que primero los humildes son personas que esperan en el Señor. Pero
¿qué significa esperar en el Señor?
Tenemos una imagen de los que esperan en el Señor, es decir los humildes, si leemos los versículos 5–8.
Psalm 37:5–8 NVI
5 Encomienda al Señor tu camino; confía en él, y él actuará. 6 Hará que tu justicia resplandezca como el alba; tu justa causa, como el sol de mediodía. 7 Guarda silencio ante el Señor, y espera en él con paciencia; no te irrites ante el éxito de otros, de los que maquinan planes malvados. 8 Refrena tu enojo, abandona la ira; no te irrites, pues esto conduce al mal.
5) Encomienda al SEÑOR tu camino, confía en El, que El actuará;
6) hará resplandecer tu justicia como la luz, y tu derecho como el mediodía.
7) Confía callado en el SEÑOR y espérale con paciencia; no te irrites a causa del que prospera en su camino, por el hombre que lleva a cabo sus intrigas.
8) Deja la ira y abandona el furor; no te irrites, sólo harías lo malo.
¿Cómo son estas personas que, de acuerdo con el versículo 11, son humildes y, de acuerdo con el versículo 9, esperan en el Señor?
Pues bien, el versículo 5 dice que encomiendan su camino al Señor y que confían en el Señor. El versículo 7 dice que confían callados en el Señor y no se irritan a causa de los que prosperan en su camino. El versículo 8 dice que dejan la ira y abandonan el furor.
Un Retrato de los Humildes
Ahora vamos a intentar resumirlo todo para crear un retrato de los humildes.
1. Confían en Dios
Lo primero que hacen los humildes es confiar en Dios (versículo 5b). Creen que actuará a su favor y los sostendrá cuando los demás estén en su contra. La humildad de la Biblia tiene raíces en la confianza profunda de que Dios está a lado de ti y no en tu contra.
2. Encomiendan al Señor Su Camino
Luego, los humildes encomiendan su camino al Señor (versículo 5a). La palabra hebrea que indica “encomendar” significa literalmente “rodar.” Los humildes han descubierto que Dios es digno de confianza, por eso rodan su “camino”,— sus asuntos, sus problemas, sus relaciones, su salud, sus temores, sus frustraciones, rodan todas estas cosas sobre el Señor. Admiten que ellos solos, son incapaces enfrentarse con con la complejidad y las presiones y los obstáculos de la vida, y creen que Dios puede y quiere apoyarlos y guiarlos y protegerlos.
3. Confían Callados en el Señor y Esperan en Él
Luego, de acuerdo con el versículo 7a, los humildes confían callados en el Señor y esperan en Él con paciencia. Primero, descubren que pueden confiar en Dios. Luego, segundo, le encomiendan su camino a Él. Y luego, tercero, esperan callados con paciencia las obras de Dios en sus vidas.
Esto no quiere decir que se convierten perezosos. Significa que dejan de tener preocupaciones. Gozan de una especie de tranquilidad estable que procede de la confianza en que Dios es todopoderoso, en que Él tiene sus asuntos bajo su control, y que Él es misericordioso y en que hará que todo salga bien. Los humildes tienen una silenciosa estabilidad con respecto a sus vidas en medio de la agitación.
4. No se Impacienten a Causa de los Impios
Su cuarta característica (versículo 7b) es que no se impacienten a causa de los impios que prospera en su camino. O, como dice el versículo 8, abandonan el furor.
Su familia y su trabajo y sus vidas se encuentran el las soberanas manos de Dios; ellos confían en Él, esperan callados en Él con paciencia para ver cómo operarán su poder y su benevolencia.
Por lo tanto, el retrato que hemos hecho hasta ahora de la humildad, basado en el paralelismo bíblico más cercano (en el Salmo 37:11) a la tercera bienaventuranza, es que empieza confiando en Dios. Esto, luego, encomienda el camino al Señor, confiando en que utilizará su poder y su misericordia para hacer nuestro bien. Entonces, espera en silencio y con paciencia el resultado. Y, finalmente, esto no deja paso a la ira y las preocupaciones al enfrentarse con las oposiciones y los obstáculos.
Así que ya está claro, en el Salmo 37, nos enseña que la humildad tiene mucho que ver con Dios. Consiste en sentirse tranquilamente libre de la ira que nos tiene preocupados y está basado en la confianza en Dios, en encomendar todos nuestros caminos a Dios y esperar en Dios con paciencia. La humildad tiene mucho que ver con Dios.
Ahora vamos a añadir a nuestro retrato uno ejemplo bíblico más de la humildad.
La Humildad de Moisés
Numbers 12:1–9 RVR60
1 María y Aarón hablaron contra Moisés a causa de la mujer cusita que había tomado; porque él había tomado mujer cusita. 2 Y dijeron: ¿Solamente por Moisés ha hablado Jehová? ¿No ha hablado también por nosotros? Y lo oyó Jehová. 3 Y aquel varón Moisés era muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra. 4 Luego dijo Jehová a Moisés, a Aarón y a María: Salid vosotros tres al tabernáculo de reunión. Y salieron ellos tres. 5 Entonces Jehová descendió en la columna de la nube, y se puso a la puerta del tabernáculo, y llamó a Aarón y a María; y salieron ambos. 6 Y él les dijo: Oíd ahora mis palabras. Cuando haya entre vosotros profeta de Jehová, le apareceré en visión, en sueños hablaré con él. 7 No así a mi siervo Moisés, que es fiel en toda mi casa. 8 Cara a cara hablaré con él, y claramente, y no por figuras; y verá la apariencia de Jehová. ¿Por qué, pues, no tuvisteis temor de hablar contra mi siervo Moisés? 9 Entonces la ira de Jehová se encendió contra ellos; y se fue.
Lo que ocurre en los versos siguientes es que el Señor reprende a Miriam y a Aarón y vindica a su siervo Moisés.
Lo que ocurre en los versos siguientes es que el Señor reprende a Miriam y a Aarón y vindica a su siervo Moisés.
La Humildad Entre Oposición y Vindicación
¿Cuál es el elemento en este contexto (entre la amarga oposición y la vindicación de Dios) gracias al cual podemos definir humilde a Moisés? Creo que la respuesta es que humildad significa encomendar la causa de uno a Dios y no tener que defenderse solo. Exactamente donde esperaríamos que el texto nos diga qué dijo Moisés para disculparse con respecto a lo que le habían dicho Miriam y Aarón, el texto nos dice que fue el hombre más humilde sobre la faz de la tierra. Moisés no dice ni una palabra. En cambio, espera con paciencia en el Señor. No se irrita por estas palabras de crítica. Y Dios viene a defenderle.
La Humildad Evita la Venganza y de la Defensa
Romans 16:19–20 RVR60
19 Porque vuestra obediencia ha venido a ser notoria a todos, así que me gozo de vosotros; pero quiero que seáis sabios para el bien, e ingenuos para el mal. 20 Y el Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo vuestros pies. La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros.
Romans 16:19-20
Reina-Valera 1960 (RVR1960)
19 Porque vuestra obediencia ha venido a ser notoria a todos, así que me gozo de vosotros; pero quiero que seáis sabios para el bien, e ingenuos para el mal.
20 Y el Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo vuestros pies. La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros.
Así que podemos añadir lo siguiente a nuestro retrato de la humildad: no solamente confía en Dios, encomienda el camino a Dios, espera con paciencia en Dios y evita la ira; sino que también evita la venganza y la defensa. La humildad deja paso a la ira y deja su vindicación a Dios. La humildad es el poder de absorber las adversidades y las críticas sin irritarse.
La tranquilidad, la apertura y la vulnerabilidad de la humildad es una cosa muy hermosa y muy dolorosa. Está en contra de todo lo que somos por nuestra naturaleza de pecadores. Requiere una ayuda sobrenatural. Y esta ayuda está disponible y esta disponible en el Dios todopoderoso. ¡Asi que agradezcanmos a Dios!
Si en esta noche tú eres un discípulo de Jesucristo, si confías en Él, le encomiendan tu camino y esperas en Él con paciencia, Dios ya ha empezado a ayudarte y te ayudará más. La manera fundamental en que te ayudará es asegurar a tu corazón que tú eres un heredero junto con Jesucristo, y el mundo y todo lo que éste contiene es tuyo.
Romans 8:32 RVR60
32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?
¡Todas!
Reina-Valera 1960 (RVR1960)
32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?
No habrá ninguna cosa buena que no concederá a los que siguen su camino con rectitud. “Bienaventurados los humildes, pues ellos heredarán la tierra.”
¿cómo no nos concederá también con El todas las cosas? ¡Todas! No habrá ninguna cosa buena que no concederá a los que siguen su camino con rectitud. “Bienaventurados los humildes, pues ellos heredarán la tierra.”
Related Media
Related Sermons