Faithlife Sermons

Falsas Doctrinas

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 88 views
Notes & Transcripts

FALSAS DOCTRINAS

 

A. Doctrinas de la Iglesia Católica Romana.

 1.- Los siete sacramentos.

      (a)- El bautismo.

            Su propósito: quitar el pecado original.

               Su acción: rociamiento (la inmersión es admitida como primi­tiva, pero no es esencial).

            Sus sujetos: adultos e infantes.

      (b)- La confirmación.

            Su propósito: confirmar y proteger al individuo.

      (c)- La penitencia.

            Su propósito: conseguir perdón de pecados cometidos des­pués del bautismo.

      (d)- La extremaunción.

              Su propósito: ungir con óleo sagrado, acto hecho por el sa­cerdote a los fieles que se hallen en

            peligro inminente de muerte.

      (e)- Los órdenes sagrados.

          -- Su propósito: dar poder y gracia a los sacerdotes para ejercer sus deberes sagrados.

      (f)- El matrimonio.

           -- El privilegio paulino: el matrimonio, ejecutado fuera de los reglamentos de la Iglesia

            Católica, puede anularse según .1 Cor. 7 (por ejemplo, el católico que se casa con una persona

          no católica, puede divorciarse de ella y luego casarse con una católica).

          - Ninguna causa justificable para el divorcio (aparte de la causa men­cionada arriba).

          - El Papa puede "anular" o declarar inválidos ciertos matri­monios.

      (g)- La misa.

2.- Los trece sacramentales.

      Se dice de los remedios aplicados por la Iglesia Católica para perdonar los pecados veniales (Larousse) .

      (a)- La señal de la cruz.

       (b)- Las ocho clases de la cruz (escultura).

      (c)- El crucifijo (la efigie o imagen de Cristo en la cruz).

       (d)- El agua bendita (para limpiar y preservar, figuradamente).

       (e)- Las vestiduras (llevadas para aumentar la devoción).

      (f)- La vía de la cruz (con sus estaciones).

      -- Estas estaciones son realizadas con meditaciones e imagi­naciones.

      -- Las indulgencias concedidas a los que pasan por estas esta­ciones, viendo los cuadros con meditaciones.

      -- Puesto que es imposible para muchos hacer una peregri­nación a Palestina, con el propósito de sustituirla, se han pintado cuadros en los locales de la Iglesia Católica.

      (g)- El rosario (59 cuentas ensartadas: 6 grandes, "Padres Nues­tros", y 53 más pequeñas, "Ave María").

      -- La oración dirigida a la "Madre de Dios".

      (h)- El escapulario es un pedazo de tela que llevan sobre el hábito ciertos religiosos. Es un objeto de piedad, compuesto de dos pedacitos de paño, reunidos con cintas, que se lleva sobre el pecho y las espaldas (Larousse).

       (i)- Los sagrados óleos (óleum sanctum, para el bautismo, sanc­tum chrisma; óleum infirmorum, para enfermos; etc.).

       (j)- Las velitas (la grasa representa el cuerpo de Cristo, el pá­bilo su alma; y la lumbre su naturaleza divina).

       (k)- Las campanas.

       (l)- Las medallas.

       (m)- El incienso, las cenizas, las palmas (recuerdos).

3.- El calendario católico.

      (a)- Las fiestas.

       -- Las cambiantes en cuanto a fecha fija, son: la pascua; la cuaresma (40 días de ayuno antes de la pascua); el día de la ascen­sión (40 días después de la pascua); el día de Pentecostés.

       -- Las fijas en cuanto a la fecha: la navidad, el día de la cir­cuncisión (1 de enero, o sea ocho días después del nacimiento de Jesús); la epifanía o día de los reyes (6 de enero), la purificación (22 de febrero, celebrando la purificación ceremonial de la virgen).

      (b)- Los días festivos.

      Son días señalados, no por ley o decreto de Dios, sino por de­creto de la Iglesia Católica, y son aproximadamente 10. Los prin­cipales son: Pentecostés, Corpus Christi, La Asunción, Todos los Santos, Todas las Almas, La Inmaculada Concepción.

       (c)- La semana santa.

4.- Libros católicos.

       (a)- La Biblia.

      -- Contiene los libros apócrifos, o no canónicos.

      -- La Versión Vulgata de Jerónimo, 320-340 d. de J. C.; una versión latina, aprobada y autorizada por el concilio de Trento, (1545-1562).

      -- Muchas traducciones y versiones arbitrarias.

      -- La Versión Douay (resultó de la presión que fue ejercida so­bre la Iglesia Católica durante la Reforma Protestante).

      (b)- Los libros litúrgicos.

      -- El misal (contiene el orden y el modo de la misa).

      -- El breviario (contiene el rezo u oficio divino, para cada día).

       -- El libro de oficio divino (oraciones escritas que son leídas por el sacerdote una vez cada 24 horas).

      -- El ritual (libro que contiene el orden de las ceremonias sagradas).

5.- Servicios católicos.

      (a)- La comunión, observancia de la doctrina de la transubstan­ciación, y recepción del sacramento de la Eucaristía.

      (b)- La misa (sacrificio del cuerpo y sangre de Jesucristo que hace el sacerdote en el altar).

      (c)- La letanía (de la voz latina "lite"- oración).

      (d) La música instrumental con coros.

B. Doctrinas disputadas y sobresalientes del catolicismo.

       1.- La supuesta infalibilidad del Papa.

      (a) Mat. 23:9. Este pasaje condena la práctica de usar títulos religiosos, como "padre".

      (b) Ef. 4:11. (No hay lugar para "Papa" en esta lista).

       (c) Mat. 16:13-18. No dice Jesús que Pedro es el fundamento de la iglesia. En el texto griego Pedro es "petros", y piedra es "petra". Son dos cosas distintas. .-1 Cor. 3:11 hace bien clara la verdad de que Jesucristo es el único fundamento.

      (d)- Mat. 18:18. Lo que Jesús dijo a Pedro en Mat. 16:18 lo dijo en Mat. 18:18 a todos sus apóstoles.

      (e)-Jn. 20:23. Estas palabras fueron dichas a todos los após­toles.

      (f)- Mat. 20:25-27. Esta enseñanza de Jesús condena la idea de papado.

      (g)- .1 Ped. 1:1. Pedro se llama apóstol, no Papa; 5:1 dice, "también anciano", no "El príncipe de los Apóstoles".

      (h)- Hech. 8:14. Pedro fue enviado a Samaria; el Papa no es en­viado por nadie a ninguna parte.

      (i)- Hech. 15:19. Jacobo, no Pedro, presidió la reunión de los apóstoles y ancianos en Jerusalén.

      (j)- .1 Cor. 9:5. Pedro era hombre casado. El Papa tiene que permanecer soltero.

      (k)- Gál. 2:11-14. Pablo resistió cara a cara a Pedro, pero nadie se atreve a hacer esto al Papa.

 

       2.- Confesión auricular.

      (a)- Hech. 8:22. Es a Dios a quien se debe pedir perdón.

      (b)-.1 Jn. 2:1,2. Nuestro abogado es Jesucristo, y no el hombre.

      (c)- Heb. 4:14-18. Jesucristo es nuestro Sumo Sacerdote para llevar nuestras peticiones a Dios.

      (d)- Sant. 5:16. "Confesaos vuestras faltas unos a otros", no al sacerdote católico.

      (e)-Todo cristiano es sacerdote, y no uno solo que se llame "del clero".

       3.- El celibato del clero. (Celibato quiere decir permanecer soltero).

       (a)-..1 Tim. 4:1-3. El prohibir casarse es doctrina apóstata.

      (b)-.1 Cor. 9:5. Este pasaje refuta la falsa interpretación católica de Mat. 19:27, que según ellos prueba que Pedro dejó a su esposa, después de ser ordenado Papa.

      (c)-.1 Cor. 7:2. El matrimonio es para evitar la fornicación.

      (d)-.1 Tim. 3:2; Tito 1:6. El obispo tiene que ser hombre casado.

       4.- La transubstanciación y la misa. La palabra "transubstanciación" significa "Cambio de la substancia del pan y del vino en la del cuerpo y sangre de Jesucristo, en la Eucaristía" (Larousse).

      (a)- Mat. 26:26. Cristo no estaba muerto cuando comió el pan ("su cuerpo"). ¿Se comió a sí mismo?

      (b)- Jn. 10:9. Es un caso de lenguaje figurado; así también con la frase "este es mi cuerpo". Nótese también Mat. 5:13, 14; Jn. 15:1;. 1 Cor. 10:4.

      (c)-.1 Cor. 11:26. En la celebración de la cena del Señor, todos deben comer y también beber, y no solamente los sacerdotes.

       5.- La penitencia: Pena que impone el Confesor al penitente. Ejemplos de ella son el ayuno y la maceración.

      En el arrepentimiento y confesión de pecado, el católico recibe absolución; es decir, la pena eterna le es perdonada. Pero el sa­cerdote puede demandar la penitencia, o sea, una pena temporal, algo que hacer para el perdón de la pena temporal.

      (a)- La distinción entre el arrepentimiento y la penitencia es doctrina católica, la cual es desconocida en el Nuevo Testamento.

      (b)- Hech. 2:38 está erróneamente traducido en la Versión Torres Amat, la Biblia Católica. Allí dice, "haced penitencia", pero la misma palabra griega (METANOEO) en esa versión está bien tra­ducida en Apoc. 2:5, donde dice "arrepiéntete" en la Biblia Católica. Esto indica falta de consecuencia y es evidencia de tra­ducción arbitraria.

      (c)- Hech. 8:22. El arrepentimiento y la oración son los requisi­tos para alcanzar el perdón. La Biblia no habla nada acerca de "hacer penitencia".

       6.- El purgatorio: purgatorio es el nombre dado al supuesto lugar donde las almas de los justos, no completamente purificadas, aca­ban de purgar sus faltas, estando en mucho sufrimiento.

      (a)-  Luc. 16:26. El destino del muerto no puede ser cambiado.

      (b)-  Heb. 9:27. Lo único que sigue a la muerte es el juicio final.

      (c)-  Ecles. 9:10. Las actividades del hombre terminan en la muerte.

      (d)-. 2 Cor. 5:6-8. Al morir, el justo se encuentra presente al Señor.

      (e)-. 2 Tim. 4:7,8. Lo que Pablo esperaba al morir no era sufri­miento, sino corona.

       7.- Reliquias, imágenes y santos. La reliquia es parte del cuerpo de algún cristiano, u objeto que le perteneció o sirvió para su mar­tirio, que se conserva piadosamente. La imagen es representación de alguna cosa, o persona, en pintura, escultura, dibujo, o fo­tografía. Los llamados santos son personas que según la Iglesia Católica merecieron en el cielo especial recompensa, y cuyos nombres son invocados.

      (a)- Antiguo Testamento: Ex. 20:4,5;. 2 Crón. 14:5; Deut. 4:16.

      (b)- Nuevo Testamento: Rom 1:23-25; Hech. 17:24-29; Apoc. 22:8,9; Mat. 12:47-49; Luc. 11:27,28; .1 Cor. 1:1,2 (Los santos a los cuales Pablo se dirige en esta carta eran los cristianos vivos de Corinto). En la muerte se llaman "espíritus de los justos hechos perfectos", Heb. 12:23);. 1 Tim. 2:5.

C.- Doctrinas populares del “protestantismo”.

1. La observancia del sábado.

       A. Dios reposó el séptimo día de toda Su obra, pero la ley que ordenaba la observancia del sábado le fue dada a Israel después de su salida de Egipto (Nehemías  9:13,14).

       B. Fue dada solamente a los israelitas, (Éxodo  34:27,28; Deuteronomio. 5:1-3;)

       C. (Deuteronomio. 5:15) dice por qué esta ley fue dada.

       D. "Diez mandamientos" y "pacto" son términos sinónimos

             (Éxodo  34:27,28; Deuteronomio. 9:9-11).

           Los sabatistas hacen distinción entre ellos para afirmar que el "pacto" se pasó, pero que los Diez

           Man­damientos no pasaron.

       E. La pena por la violación de esta ley  (Éxodo. 35:2; Núm. 15:32-36).

           (Si la observancia del sábado   todavía es obligatoria, ¿por qué la pena no?).

           Los sabatistas insisten en que el sábado era guardado desde la creación porque el sábado se

           menciona en el libro de Génesis. Se olvidan ellos que Génesis fue escrito por Moisés 2500 años

           des­pués de la creación. Era día de Dios, y solamente de El, por 2500 años.

           Los sabatistas insisten en que la ley de Moisés fue dividida en tres partes:

           (1)- La ley judicial, (2)- la ley ceremonial, y (3)- la ley moral.

           Ellos afirman que las partes ceremonial y judicial fueron las que quitó Cristo al morir en la cruz, y

           que la parte llamada moral todavía sigue en vigencia, siendo ésta los Diez Mandamientos.

           La palabra de Dios no hace tal distinción. (Lucas. 2:22-24) usa estas tres frases alternativamente:

           "la ley de Moisés", "la ley del Señor", y sencillamente "la ley". Considérense (Ef. 2:11-16;

           .2 Corintios 3:6-18; Romanos 7:1-7) De ninguna manera era la observancia del sábado una ley

           moral, pero sí una ley positiva y divina.

       El Pacto Antiguo (incluyendo la observancia del sábado fue quitado.

       1. Profecía, (Oseas 2:11;) – Cumplimiento, (Col. 2:14-16; Efes. 2:11-16)

       2. Profecía, (Amós 8:4-9;) --Cumplimiento, (Mateo. 27:45; Lucas. 23:44,45)

       3. Se prometió un Nuevo Pacto: (Jeremías 31:31-34; Hebreos. 8:6-13;. 2 Corintios. 3:3-13)

       4. La ley fue un ayo: (Gálatas 3:24,25) Esto indica lo temporal de la tarea de la ley de Moisés.

       5. La ley fue cumplida por Cristo: (Lucas. 24:44; Mateo. 5:17,18; Hebreos. 10:9,10)

       6. Los Salmos forman parte de la ley: (Juan. 10:34 Salmos 82:6; Juan 15:25 más Salmos 69:4;)

       7. Si parte de la ley es guardada, toda la ley tiene que guardarse. (Gálatas 5:2-5; Mateo 5:18,19)

       8. La observancia del sábado era parte de lo que Pablo llama una "sombra de lo que ha de venir".

           Esa sombra no era la reali­dad y fue quitada. Véase (Col. 2:14-17)

II. La sanidad divina.

A. La proposición:

       1. Todos admitimos que Cristo y los apóstoles hacían milagros.

       2. No es cuestión de poder de parte de Dios.

       3. No es cuestión de oración por los enfermos.

       4. No es cuestión del carácter de Dios.

       5. Estamos de acuerdo en que Dios tiene parte muy especial y esencial en la sanidad.

       6. Los testimonios de sanidad de los hombres no pueden servir como factor en este estudio.

           (La verdad no es determi­nada por testimonios contradictorios de hombres, sino por la Palabra de

           Dios, Juan. 17:17).

       7. La cuestión fundamental: ¿Enseña la Biblia que los mila­gros (no de sanidad solamente sino de cualquier clase) y los dones espirituales iban a continuar hasta el fin del mundo, o solamente hasta el fin de la época apostólica?

B.- Unos pasajes que deben estudiarse bien:

       1. Hebreos. 13:8. Este texto trata del carácter de Cristo, y no de sus medios para hacer las cosas.

       2. Mateo  28:20. Este texto no dice nada acerca de milagros. Cier­tamente El está con sus apóstoles

        hasta la fecha (por medio de las escrituras de los apóstoles).

      3. Isaías 53:4,5. De este pasaje muchos concluyen que la sanidad del cuerpo es parte

           integral de la expiación o propiciación de Cristo, tanto como de la salvación del alma.

          (a) Mateo 8:16,17 es el cumplimiento de (Isaías 53:4;) pero (Isaías 53:5) es citado por Pedro

               (1 Pedro. 2:24) después de la crucifixión. (Isaías 53:5) la última parte, dice "Y por su llaga

               fuimos nosotros cu­rados". Este pasaje no se refiere, como muchos afirman, a la cu­ración del

               cuerpo físico, y en conexión con los milagros de Cristo (Mateo 8:16,17). El versículo 5 no es

            citado en Mateo (sino solamente el 4). Pero Pedro aplica el versículo 5 a la muerte de Cristo

            (1 Pedro 2:24).

          (b)  La expiación, la reconciliación, la propiciación, estas palabras todas tratan del efecto

            redentor de la muerte de Cristo.(.1 Pedro. 2:24;. 1 Jn. 2:2; Hebreos. 9:26-28; 10:10-12)

              Tuercen las Escrituras los que dicen que la propiciación de Cristo incluye la sanidad física de

            todo creyente.

          (c) Cristo no murió por nuestras enfermedades físicas. Murió en expiación por el pecado.

            (Isaías 53:10;. 1 Corintios 15:3;. 1 Pedro 1:18,19; Hebreos 9:26-28; 10:10-12)

          (d)  Esta doctrina falsa enseña que todo creyente debe es­perar la sanidad de su cuerpo enfermo.

                ¿Qué tal Pablo? (2 Corintios 12:8,9; ¿Timoteo? .1 Timoteo 5:23; y ¿Trófimo?

              .2 Timoteo 4:20. ¿No eran ellos creyentes? ¿No estaban reconciliados con Dios?

          (e) Si Cristo murió para salvar el alma y también para sanar el cuerpo, ¿cae de la gracia el

                creyente que se enferma?

         (f)  La consecuencia completamente anti bíblica de esta doc­trina es que en todo caso la

              enfermedad del individuo es causada por el diablo.

 

C.- ¿Por qué solamente el milagro de sanidad?

       1.- Marcos 16:17-20 menciona otras señales aparte de sanar en­fermos (tomar en las manos serpientes, beber cosa mortífera sin que cause daño, hablar lenguas desconocidas).

       2.- Mateo 10:5-8. Cristo mandó a los apóstoles en esta forma: "sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios". ¿Se levantan muertos hoy? ¿Por qué no? ¿Hablan los "curanderos" nuevas lenguas, lenguas que nunca estudiaron? (Hechos 2:8).

D. ¿Se incluye el cuerpo físico en la propiciación de Cristo?

       1.- Definición de la palabra "propiciación": quiere decir ex­piación, satisfacción, u ofrenda favorable.

            Lleva la idea de miseri­cordia, pues el sacrificio de Cristo en la cruz da ocasión a Dios de mostrar

            misericordia al pecador. Ahora Dios le puede cubrir sus pecados.

       2.- Si se incluye el cuerpo en la propiciación, entonces:

           (a)- el cuerpo es sanado cuando el alma es perdonada.

           (b)- el alma no es perdonada hasta que el cuerpo sea sanado.

           (c)- el cuerpo defectuoso indica una alma pecaminosa.

           (d)- las enfermedades e imperfecciones del cuerpo son el resultado del pecado.

           (e)- son cristianos solamente los perfectos de salud.

       3.- La profecía --- el cumplimiento

            a. Isaías. 53:4 el cuerpo --- Mateo. 8:17

            b. Isaías. 53:5 el alma --- .1 Pedro. 2:24

 

E.- Textos de prueba examinados.

Marcos 16:8-20

       1. El Orador – Jesús.

       2. Los oyentes --- los apóstoles

       3. El tema --- la incredulidad, la gran comisión y las creden­ciales

       4. Las limitaciones --- la fe

       5. Las credenciales --- cinco señales

       6. El resultado --- Marcos 16:20; Hebreos 2:4, Romanos 10:16-18

       Nótese:

       El pasaje arriba mencionado (Marcos 16:8-20), ilustra la verdad de que Cristo se dirigió, no a todo

       cristiano, sino a sus apóstoles solamente, amonestándoles a causa de su incredulidad.

       Con tal que tuvieran fe, les seguirían esas señales. Este texto no trata de otra cosa.

      ¿A quiénes fueron prometidas estas señales (milagros)?

       No a todos los que profesan ser  "creyentes".

      1. A los apóstoles (los versículos *14,15,19,20). Cristo se dirigía directamente a ellos. Les había

          reprochado por su incredulidad respecto a Su resurrección (el versículo 14). Tendrían que creer

        para que Dios obrara por ellos en las referidas señales.

     2. A otros, porque Cristo cambia de la segunda persona plural (vosotros) a la tercera plural

        (a los que creen).

          (a)- ¿Quiénes son estos creyentes? No todo creyente recién bautizado. En Hechos 8:12 vemos

          que hombres y mujeres de Samaria creyeron y fueron bautizados, pero que por un tiempo no

          habían recibido el Espíritu Santo (los versículos Hechos 8:15-17). Habían recibido el "don del Espíritu Santo" fueron bautizados en agua (Hechos 2:38), pero solamente por la imposición de manos apostólicas "se daba el Espíritu Santo" (8:18). (El "don del Espíritu Santo" no es, pues, la misma cosa que "dones espirituales").

      (b)- La frase "a los que creen" se limita a cristianos sobre los cuales los apóstoles impusieron las

           manos para impartirles dones. Véanse también (Hechos 19:1-6 y .2 Timoteo 1:6;) Esto fue por un tiempo limitado y según el propósito de los milagros; a saber, la confirmación de la Palabra que

           estaba siendo revelada (Marcos 16:20).

      (c)- Sin la imposición de manos apostólicas, los samaritanos, los efesios, y Timoteo, nunca habrían

         recibido estas señales.

     (d)- Estas señales no fueron prometidas a todo creyente en todo tiempo.

          La prueba está en la sencilla observación de que todo creyente hoy en día no las puede hacer.

            Ni todo pentecostal afirma que puede hacer las cinco señales, y muchos de éstos no profesan

         tener ninguna de ellas; no obstante, afirman que son creyentes.

      (e)-Si una de estas señales (el hablar nuevas lenguas) es para todo creyente en todo tiempo,

          entonces son para él ¡todas estas señales! ¿Es justo con este pasaje el glosólogo? Los glosólogos

          tienen reuniones para ejercer el don de "nuevas lenguas"; ¿por qué no las tienen para el don de

         "beber cosas mortíferas"?

     (f).Estas señales eran para confirmar la Palabra (v.20). Cuando la Palabra fue confirmada, entonces estas señales cesaron. Cristo prometió ayudar a los apóstoles con estas señales "en todas partes" (v.20). el evangelio llegó a predicarse "en toda la creación debajo del cielo" (Colosenses 1:23). Para entonces ya no eran necesarias las señales, pues ya habían confirmado la Palabra en todas partes.

Hebreos 13:8.
¿Ha cambiado Dios?

      1. El hombre fue hecho de polvo.

      2. El maná del cielo.

      3. Ananías y Safira.

      4. La murmuración de María.

      5. La murmuración de Israel.

      6. El Antiguo y El Nuevo Testamentos.

      Con respecto a Hebreos 13:8, debemos tener presente que Dios ha cambiado Sus medios de tratar las cosas, aunque Su carác­ter no ha cambiado. Por ejemplo: (1) Dios en el principio hizo al hombre del polvo, pero no lo hace de la misma manera hoy en día; (2) los mentirosos Ananías y Safira fueron muertos instantáneamente, pero hoy no es así con todos los mentirosos; hágase la misma aplicación a las demás cosas mencionadas arriba.

F.- Silogismos.- (El silogismo es un "Argumento que consta de tres proposiciones: la mayor, la menor y la conclusión, deducida la úl­tima de la primera por medio de la segunda. Ej.: Todos los hom­bres son mortales (mayor), tú eres hombre (menor), entonces, eres mortal (conclusión)".

      Por ejemplo:

      1. 2 más 2 equivalen a 4 --- verdad.

      2. 3 más 1 equivalen a 4 --- verdad.

      3. 2 más 2 equivalen a 3 más 1 --- verdad.

      Proposiciones de la misma clase dan como resultado una con­clusión de la misma clase:

      1.- Dios hizo al hombre del polvo – verdad (manera).

      2. Dios no cambia --- verdad (carácter).

      3. Por lo tanto, el hombre es hecho del polvo hoy en día ---falso.

          Aunque la proposición mayor y la menor son de verdad, la con­clusión es falsa,

          porque tratan de dos cosas distintas: tratan de manera y de carácter.

          En esto se ve la astucia de ciertos "argumentos".

      1. Nada hay imposible para Dios – verdad (poder).

      2. Dios puede hacer hombres de las piedras (Mateo 3:9) ---verdad (poder).

      3. Conclusión: Dios hace hombres de las piedras hoy --- falso (promesa).

      La conclusión es falsa porque trata de promesa (Dios no promete hacer tal cosa), mientras que la proposición mayor y la menor tratan de poder. Tiene poder para hacerlo pero no es su voluntad.

      1. Dios no cambia – verdad (carácter).

      2. Dios hacía milagros en tiempos bíblicos – verdad (medios).

      3. Dios hace milagros en la actualidad – falso.

      ¡Podemos ver que la conclusión es falsa! Esta es la manera de argumentar de las personas que afirman la doctrina de la sanidad divina. Si la conclusión del último silogismo es verdad, también son verdad las conclusiones de los silogismos anteriores.

G. Referente a los milagros de Cristo:

      1. La autoridad para ellos era Dios.----------- Hechos 10:38.

      2. Las condiciones eran varias.

           a. La fe del paciente -------------------------Mateo 9:27-30.

           b. La fe de otros ------------------------------Mateo 9:1, 2; 8:5-13.

           c. Ninguna fe ---------------------------------Juan 11:43,44.

       3.- Ellos mostraron poder sobre:

           a. La naturaleza ------------------------------Lucas 4:30; Mateo.8:23-27.

           b. Las enfermedades -------------------------Mateo 8:14,15; 12:10-13; Lucas. 22:50,51.

           c. Los demonios ------------------------------Mateo 8:16.

           d. La materia ---------------------------------Mateo 15:32-38.

       4.- Su propósito era:

           a. Probar la divinidad de Jesús -------------Hechos. 2:22.

           b. Probar Su poder ---------------------------Mateo 9:1-6.

           c. Producir fe ---------------------------------Juan 20:30, 31.

 

H.- Referente a los milagros de los apóstoles.

       1.- La autoridad para ellos era Cristo --- Marcos 16:8-29; Mateo 10:1-8.

       2.- La condición era: la fe de los apóstoles, nada más  Mat. 17:14-20; Mar. 16:8-20; Hech. 3:1-16.

       3.- Ellos mostraron poder sobre:

              a. Los demonios --- Mateo 10:1-8 (también sobre enfermos y la muerte)

            b. El estado de otro --- Hechos 5:1-10; 13:6-12.

            c. La naturaleza --- Marcos 16:17-20; Hechos 28:1-5.

       4.- Su propósito era:

            a. Servir de credenciales de autoridad – Lucas 24:47-49; Hechos. 1:8.

            b. Indicar la inspiración del mensaje - Juan 14:26; 16:13-15.

            c. Dar testimonio --- Juan 15:26, 27; Hechos 1:8; 2:1-4.

            d. Confirmar la palabra --- Marcos 16:20; Hebreos 2:1-4.

            e. Producir fe --- Hechos. 13:9-12.

       5.- Iban a cesar --- .1 Corintios 12:31; 13:8-13; Ef. 4:11.

 I - Referente a los milagros de la iglesia primitiva.

       1.- La autoridad para ellos era la imposición de manos de los apóstoles.

            -- Romanos 1:11; Hechos 8:13; 19:6.

       2.- El requisito para hacerlos era la fe de los obreros

            -- Hechos 6:6-8; 8:6; 7:13; Efesios 4:11-16;. 1 Corintios 12:28-29; Santiago 5:13-17.

       3.- En naturaleza eran como en el caso de los milagros de los apóstoles -- Hechos 6:8; 8:6,7.

       4.- Su propósito era:

            a. Edificar a la iglesia --- Efesios. 4:11-16;. 1 Corintios. 14:3; 4:12.

            b. Producir fe --- .1 Corintios 14:22-25.

            c. Servir de credenciales --- Hechos 8:5-13.

            d. Confirmar la palabra --- Hechos 8:5,6.

       5.- Iban a cesar --- .1 Corintios 13:8-10; Ef. 4:11-16; Santiago 1:25.

J. Las supuestas sanidades divinas de hoy.

       1. La autoridad para ellas no es ninguna.

       2. El requisito para hacerlas siempre es la fe del paciente. Cuando no se puede obrar una

           sanidad "milagrosa", se afirma que se debe a que el paciente no tuvo fe. ¡Que conveniente!.

       3. Ellas muestran que aparte de algunos casos de alivio mental y temporal, son fraudes y engaños

           sostenidos por testimonios de hombres.

       4.- Su propósito es levantar colectas y ganar miembros para las iglesias que participan en

           las campañas.

III.- La salvación por la fe sola.

      A.- Esta doctrina es enseñada por casi toda denominación protes­tante. - Algunas denominaciones aceptan el rociamiento en lugar de la inmersión; algunas creen que el hijo de Dios no puede caer de la gracia, y otras que sí puede; pero la doctrina de la salvación por fe solamente, es aceptada por casi todas ellas.

       B.- Todo el mundo acepta todo pasaje que enseña la importancia de la fe.

      1. La Biblia enseña la salvación por la fe. Hech. 16:31; Rom. 5:1, 2; Jn. 3:16, 36; Rom. 3:22-26; Ef. 2:8,9.

       2. Pero la Biblia no enseña la salvación por la fe sola.

      C.- Esta Doctrina fue Originada por Martín Lutero. Combatiendo la falsa doctrina de la Iglesia Católica Romana que somos salvos por obras solamente (obras que dicha iglesia especificara), Lutero cayó en el otro extremo, al abogar por la doctrina de la salvación por la fe sola.

       D.- Una frase mal entendida.

      1. Muchos entienden mal el uso de la palabra "obras" o la frase "las obras", en las escrituras de Pablo y en las de Santiago.

      2. Por ejemplo, Ef. 2:8,9 dice que somos salvos por la fe y no por obras. Santiago 2:24 dice que somos salvos por obras y no por la fe sola.

       E.- Hay tres clases de obras.

      1. Las obras de Dios. Jn. 6:28,29 revela que aun la fe es obra de Dios. Ciertamente no excluye Pablo esta obra en Ef. 2:8,9. Cuando Dios manda y el hombre obedece, el hombre está obrando las obras de Dios.

      2. Las obras del hombre se refieren a "las obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho" (Tito 3:5) en lugar de obedecer al evangelio de Cristo. Ciertamente nosotros no podíamos y no podemos hacer nada por nosotros mismos para proveer un plan de salvación y un salvador. El hombre no puede salvarse solo; no puede morir por sus propios pecados y no puede de ninguna forma merecer la salvación y justificación de Dios. Somos salvos por la gracia de Dios y no por nuestros méritos.

       3. Las obras de la ley de Moisés. Rom. 4 hace referencia a es­tas obras. Rom. 3:20 lo aclara. Abraham es su ejemplo principal, porque Abraham fue justificado y él vivió antes de la ley de Moisés.

       F.- La fe que salva es fe obediente.

       1. Muchas veces el término “fe” indica la fe que salva y el término “creyente” se refiere al cristiano, al salvo. Cuando leemos acerca de un creyente salvo, es un creyente obediente.

       2. Los romanos creyeron, Rom. 13:11, pero también obe­decieron al evangelio, Rom. 6:3,4; 6:18.

       3. Los efesios creyeron y obedecieron, Hech. 19.

       4. Crispo y los corintios, Hech. 18:8;. 1 Cor. 1:2; 6:9-11.

       5. El carcelero, Hech. 16:30-34.

       6. Los demás casos de conversión, Hech. 2, 8, 9, 10.

       G.- La fe que no salva. Jn. 12:42.

       H.- Las dos clases de fe: la viva y la muerta, Sant. 2:14-16;. 2 Tes. 1:3.

       1.- La fe salva cuando la persona obedece; Heb. 11, Enoc, Noé, Abraham, etc.

       J. La gracia y la fe.

        K- La gracia‑

       1. La actitud de Dios para con nosotros. La gracia sola no salva. Tito 2:11-14.

       2.- La fe es nuestra parte para con Dios. La fe sola no salva, sino que guía a aceptar el evangelio y a obedecerlo, Mar. 16:16; Hech. 2:38.

IV.- El "modo" del bautismo.

      Muchos predicadores afirman que "el modo" de bautizar no im­porta. En esto manifiestan su ignorancia. Dicen que el ro­ciamiento, el derramamiento, y la inmersión, son tres modos de bautizar.

      Vamos a hacer algunas preguntas:

      ¿Puede alguno correr andando? ¿Puede alguno cantar estando callado? ¿Puede alguno andar parado? Estos infinitivos (correr, andar, parar, cantar, callar) son acciones distintas.

       Ahora bien, la palabra "bautizar" es un verbo (infinitivo) en que se define una acción específica y que quiere decir "sumergir". ¿Puede algún ministro sumergir a alguien en agua, rociando sobre él un poco de agua? ¿Puede alguna mujer lavar las vasijas con nada más rociar agua sobre ellas?

       Así vemos que rociar, derramar y zambullir son verbos distintos y describen acciones distintas. Todos los doctos admiten libre-mente que bautizar significa zambullir o sumergir. Es imposible pues sumergir o zambullir, derramando o rociando. Por lo tanto, los que hablan de los "modos de bautizar", hablan con términos contradictorios. No hay modos de bautizar, excepto los modos o maneras de zambullir y sumergir.

      Por ejemplo, una persona puede correr para delante o para atrás. De cualquier manera estará corriendo; puede bautizar (sumergir, zambullir) para delante o para atrás, pero de todos modos estará bautizando.

      Rociar un líquido es una acción específica; derramarlo indica otra acción diferente; y sumergir algo en un líquido, es todavía otra acción diferente; pero ¡no son modos de la misma acción!

 

Un contraste interesante:

Pasaje                                                 bautismo bíblico                            inmersión                 aspersión

                                                                  requiere                                  requiere                   requiere

Hech 8:36                                                                    agua                                              sí                             

Mar 1:5                                                                    en agua                                              sí                                 no

Hech 8:38                                                   descen. al agua                                              sí                                 no

Juan 3:23                                                         mucha agua                                             sí                                 no

Hech 8:38                                                     subir del agua                                             sí                                 no

Col 2:12                                                               sepultura                                              sí                                 no

Heb 10:22                                                     cuerpo lavado                                              sí                                 no

Rom 6:4,5                                                   forma de resur.                                             sí                                 no

 

Citas decisivas de distintos eruditos:

      1. F. Brenner (católico): "Por trece siglos fue administrado el bautismo general y ordinariamente por la inmersión de un hombre en agua; y solamente en casos extraordinarios fue el rociamiento o el derramamiento. Estos métodos fueron puestos en duda y aun prohibidos".

      2. Martín Lutero (fundador de la Iglesia Luterana): "Por esta razón quisiera yo que los bautizados fueran completamente sumergidos en agua conforme el significado de la ordenanza... que sin duda fue instituida por Cristo".

      3. Juan Calvino (fundador del presbiterianismo): "La misma palabra 'bautismo' significa sumergir, y es cierto que la inmersión era la práctica de la iglesia primitiva".

      4. Juan Wesley (metodista): "Somos sepultados con él, refi­riéndose esto a la manera antigua de bautizar por la inmersión".

V.- La posibilidad de apostasía (la perseverancia)

       Una observancia inicial: no es cuestión de lo que haga o no haga el hijo de Dios, sino de lo que pueda hacer. Si las Escrituras afirman que el hijo de Dios puede caer de la gracia y así perderse, no es necesario presentar ejemplo o caso de alguien que haya caído de la gracia.

       La proposición es ésta: la apostasía es posible. Uno de los pun­tos cardinales de Calvino (el calvinismo) es la perseverancia de los santos (la imposibilidad de la apostasía). Hay varias iglesias que propagan esta enseñanza, entre ellas las distintas iglesias bautistas.

       Una observación importante: los bautistas, etc., tratan de evadir la proposición, citando muchos pasajes que enseñan la promesa de Dios de proteger al creyente y salvarle, etc. ¡Estos pasajes no tienen nada que ver con la proposición! La cuestión no tiene que ver con la parte de Dios, sino con la parte del cristiano. Todos admitimos que Dios ha hecho y hará Su parte; el punto está en que si el cristiano puede dejar de hacer la parte que le corresponde a él.

Dos pasajes favoritos de los bautistas:

       1. Juan 10:27, 28. ¡Este pasaje no toca la proposición! Enseña que Dios hará su parte, no dejando que alguna fuerza exterior arrebate a las ovejas (a los seguidores de Cristo). La proposición es que si puede la oveja dejar de seguir a Cristo.

       El ver. 27 dice que las ovejas siguen a Cristo. ¿Se les fuerza a seguirle? Los bautistas dicen que no, y con razón. Entonces, si le siguen por su propia voluntad, pueden dejar de seguirle por su propia voluntad también. Cristo protege a las ovejas que le sigan.

       2. Romanos 8:35, 38, 39. ¡Tampoco este pasaje toca la proposición! Trata de la protección de Dios, al no permitir que fuerzas exteriores (como la persecución, las armas, etc.) nos aparten de Él. Para que este pasaje sirva a los intereses de la doc­trina bautista, debe ser incluida la propia voluntad del cristiano, diciendo el pasaje que Dios no permite que ni la propia voluntad del cristiano le aparte de Él.

       A.- Pasajes usados para afirmar la imposibilidad de la apostasía.

          1. -.1 Jn. 3:3;3:9 más Rom. 4:8; Heb. 12:6-8. Algunos bautistas afirman que en la

              conversión la naturaleza del hijo de Dios es transformada de tal manera, y que es purificado el

              espíritu para ya no poder pecar, que si peca, es su cuerpo (carne) lo que será cas­tigado aquí en

              esta vida.

          2. Tito 1:2 más .1 Juan 3:9. Se nos dice que si quitamos las palabras "no puede" a

              .1 Juan 3:9, entonces

              podemos quitarlas a Tito 1:2, y de esta manera afirmar que Dios puede mentir. (La verdad

              es que .1 Jn. 3:9 no se refiere a una imposibilidad absoluta de pecar, como tampoco en

              .1 Cor. 10:21; Hech. 4:20, etc., se habla de una imposibilidad absoluta).

          3. Juan 6:47, tiempo presente.

          4. Juan 6:39, 40.

          5. Juan 11:26, si el cristiano fuera al infierno, sería eso la muerte espiritual.

          6. Perseverancia: Filipenses 1:6. El hijo de Dios no puede pecar (en espíritu),

              Mateo 7:18; Romanos 14:4; Juan 10:27,28; Juan 14:15;. 1 Juan 5:4.

          7. Juan 5:24 más .1 Timoteo 4:8. Vida eterna ahora y para siempre.

          8. Col. 3:3 más Ef. 2:1.

          9. Mateo 7:21, 22, "nunca os conocí", no os aprobé.

       10. Jn. 17:15, una oración del Señor. Sus oraciones siempre fueron oídas por Dios (Jn. 11:42); por lo tanto, Dios guarda a los suyos.

      11. Heb. 10:39, los verdaderos creyentes no se retiran a la perdición.

       12. Jn. 3:7, en la conversión el creyente recibe una nueva natu­raleza (una que no peca en espíritu).

      13. Jn. 10:4, 5.

       14. -.1 Ped. 1:23, la palabra del Señor permanece, y el creyente es nacido de esa palabra; por lo tanto, él permanece.

       15. Rom. 9:16; 4:16

       16. Rom. 8:14.

       17. -1 Cor. 1:18.

       18. Sal. 37:24.

       19. -1 Cor. 10:13.

       20. -2 Tim. 1:12.

       21. Sal. 89:32, 33. Un hijo de Dios puede apartarse del servicio de Dios y ser castigado, pero no será echado en el infierno.

B.- Refutaciones.

       1. Una Observación General: Los bautistas, etc., no distinguen entre la promesa de Dios de vida eterna y el hecho de tenerla en realidad. Los pasajes que hablan de tener la vida eterna ahora (como Jn. 5:24) se refieren a la promesa de vida eterna. La promesa se puede tener ahora, pero la vida eterna en realidad no es poseída ahora, ¡de otra manera los que la tuvieran no morirían!

       Nótese .1 Jn. 2:25; Luc. 18:30;. 1 Tim. 4:8. En Josué 6:2, dice Dios a Josué, "Mira yo he entregado (tiempo presente perfecto) en tu mano a Jericó... Luego al seguir las instrucciones y obedecerlas los israelitas tomarían la ciudad de Jericó. Dios le había dado la ciudad a Josué en promesa. Josué tuvo que obedecer las instruc­ciones para que la promesa llegara a ser realidad.

       Dios promete a sus hijos vida eterna, y se la da en promesa. Para obtenerla en realidad, hay que seguir sus mandamientos fielmente hasta la muerte. Las promesas de Dios son condi­cionales. Véanse Jos. 1:6;7:12; también Apoc. 2:7,11,17,26; 3:5,12,21.

       2. Una observación general: algunos bautistas hacen distinción entre los pecados del espíritu y los del cuerpo, diciendo que el cris­tiano no puede pecar con su espíritu (1 Jn. 3:9). Si peca, es con su cuerpo, el cual castigará Dios (Heb. 12:6). Pero el espíritu no peca, y por eso no se puede perder.

       ¡Ellos pueden decir que Ananías y Safira fueron salvos! Dicen que la muerte física fue el castigo para su carne, pero que sus almas fueron salvas por la doctrina de la perseverancia. Sin embargo al mentir ellos no pecó su carne, sino el hombre interior (Hech. 5:4).

       La carne peca, siendo dirigida por el corazón (Mat. 15:18, 19). En .1 Cor. 5:9, 10 encontramos la fornicación y la avaricia men­cionadas en la misma conexión. Así la Escritura no hace distinción entre pecado de carne y pecado de espíritu o corazón. .1 Tes. 5:23; .2 Cor. 7:1. El pecado es pecado y la paga del pecado es muerte, Rom. 6:23.

       3.- Pasajes Que Refutan Esta Falsa Doctrina.

       (a)-  Luc. 9:26.

       (b)-  Jn. 8:51; 15:1,6.

       (c)-  Hech. 1:24, 25.

       (d)- .1 Cor. 8:11; 9:27; 10:12; 11:29; 15:1,2.

       (e)-  Gál. 5:4.

       (f)- .1 Tim. 1:19; 4:1; 5:8, 11, 12; 6:10.

       (g)-  Heb. 2:1,2; 3:12; 4:1; 6:4-6; 10:39; 12:15.

       (h)- .2 Ped. 1:10, 11; 2:20-22; 3:17.

       (i)- .1 Jn. 2:24.

       (j)-  Apoc. 2:19.

       (k)- Jos. 5:6.

VL- La santificación completa. (La segunda obra de la gracia).

      A.- Proposición: Las Escrituras enseñan que después de ser per-donados los pecados pasados, el creyente en Cristo Jesús busca la segunda obra de gracia, que es la completa santificación lograda en el bautismo en el Espíritu Santo.

       “La completa santificación es la voluntad de Dios para todo creyente, y debe ser buscada fervientemente al andar en obedien­cia a la Palabra de Dios". (The Pentecostal Evangel, de las Asam­bleas de Dios). Heb. 12:14;. 1 Ped. 1:15; .1 Tes. 5:23, 24; Mat. 5:48; Ef. 1:4; 5:26, 27; Col. 1:25, 29.

       B. Definición de la palabra "santificación".

       Quiere decir "separación o dedicación" ¡No indica perfección moral absoluta! (La perfección de que habla la Biblia, refiriéndose al hombre, es una perfección relativa, porque no seremos perfec­tos en sentido absoluto hasta que estemos con Dios).

       C. Ejemplos bíblicos de cosas santificadas.

       1. El monte Sinaí, Ex. 19:23.

       2. El tabernáculo, su altar y vasos, Ex. 40:9, 10.

       3. Una casa particular, Lev. 27:14.

       4. Una tierra o campo, Lev. 27:16, 17.

       5. Una reunión, Joel 2:16.

       6. El sábado, Neh. 9:14.

       Pregunta: ¿Eran estas cosas "perfectas"? ¿Puede haber monte perfecto? ¿O una tierra perfecta? ¿O una tienda perfecta? Así se ve que la palabra "santificar" no significa perfeccionar, sino separar o dedicar para cierto uso.

       En Ex. 13:2, leemos "santifícame todo primogénito, cualquiera que abre matriz entre los hijos de Israel, así de los hombres como de los animales: mío es". Según la definición de los "santificacionistas" (los que propagan la doctrina de la santifi­cación completa), esto significaría hacer perfectos a todo infante y a todo anima ¡borrando su "naturaleza adámica" con que nacieron! ¡Esto es absurdo! Pues este mandamiento es el de sepa­rar o dedicar el infante o el animal para el servicio de Dios. No tiene nada que ver con la perfección moral.

       D. - Consideraciones.

       1. .-1 Ped. 3:15 ¿Quiere decir este versículo que debemos limpiar a Dios de todo pecado original?

       2. Jn. 17:17. Si somos santificados en el bautismo en el Espíritu Santo, luego se equivocó Cristo al decir que somos santificados por la palabra de Dios.

       3.- Hech. 20:32.

       (a)- los hijos de Dios reciben la herencia.

       (b)- los santificados reciben la herencia.

       (c)- por lo tanto, los hijos de Dios son los santificados.

       4.- Hech. 26:18.

       (a)- los santificados reciben la herencia.

       (b)- los perdonados reciben la herencia.

       (c)- por lo tanto, los perdonados son los santificados.

       5.- .-1 Cor. 1:2.

       (a)- se dirigió Pablo a la iglesia de Corinto.

       (b)- se dirigió a los santificados.

       (c)- por lo tanto, la iglesia estaba santificada.

       6.- .-1 Cor. 3:3.

       (a)- la iglesia de Corinto estaba santificada.

       (b)- la iglesia de Corinto llegó a ser carnal.

       (c)- por lo tanto, los santificados pueden llegar a ser car­nales.

       7.- .-1 Cor. 7:1.

       (a)- la iglesia de Corinto estaba santificada.

       (b)- fue exhortada a limpiarse de toda inmundicia de carne y del espíritu.

       (c).- por lo tanto, los santificados pueden necesitar limpieza de espíritu.

       8. Todos los hombres pecan (1 Reyes 8:46; Ecles. 7:20;. 1 Jn. 1:8). Dicen los santificacionistas que el santificado no puede pecar, porque su naturaleza adámica le fue quitada en el bautismo en el Espíritu Santo.

       9. Jn. 17:17 más .1 Ped. 1:22. Nuestra obediencia a la palabra de Dios nos purifica, o santifica (es decir, nos purifica de la man­cha del pecado y nos separa para el servicio de Dios). Un supuesto bautismo en el Espíritu Santo no limpia de nada. La sangre de Cristo nos limpia (1 Jn. 1:7).

       10. Pedro fue bautizado en el Espíritu Santo (Hech. 2), pero después fue reprendido por el apóstol Pablo por su pecado (Gál. 2:11-13). Así vemos que alguien bautizado en el Espíritu Santo puede pecar.

       11. El apóstol Juan fue bautizado en el Espíritu Santo, y des­pués escribió: "si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para que nos perdone..." (1 Jn. 1:9).

       12. Isa. 35:8, 9. Este pasaje es usado a veces por los santifica­cionistas. Cristo es el camino, Jn. 14:6. El que está en Cristo está salvo.- 2 Tim. 2:10. Pero el salvo, el cristiano, aunque se halla en el camino que es Cristo, puede cesar de andar en ese camino.

 

VII.- Las revelaciones especiales.

       A. ¿Por qué Algunas Iglesias Pretenden Tener Revelaciones Espe­ciales (Modernas)?

       Es que ellas no aceptan la Biblia como la revelación completa, suficiente, y final de la voluntad de Dios para el hombre.

       B. Admitimos libremente que en tiempos antiguos (la Biblia lo re­gistra) los hombres recibieron revelaciones especiales (Heb. 1:1). Pero insistimos en que el mismo Sagrado Volumen nos dice que tales revelaciones especiales iban a cesar cuando "lo que es per­fecto" viniera en la forma del Nuevo Testamento completo. -1 Cor. 13:9,10; .2 Tim. 3:16,17.

       C.- Es evidente que casi toda iglesia denominacional acepta la Biblia solamente en parte, rechazando ciertas porciones de ella. Algunos ministros afirman que la persona puede salvarse independiente-mente de ella. Además, algunos cuerpos religiosos justifican su misma existencia al decir que sus fundadores recibieron una o más revelaciones de Dios. Estos han escrito libros que -- según ellos --tienen la misma autoridad que tiene la Biblia. Todo este asunto tiene su base en la palabra de ellos de que recibieron dichas revelaciones.

       D.- Una pregunta importantísima:

      A tales grupos y a sus ministros o miembros se les hace esta pregunta: ¿Por qué les dio Dios estas revelaciones especiales y personales? Se dirige esta pregunta a personas que siguen a tales personas como: Mary Baker Eddy (La Ciencia Cristiana), José Smith (Los Mormones), Ellen White (Los Adventistas del Séptimo Día), y Carlos Russell (Los Testigos de Jehová).

       E.- Habrá contestación en una de estas formas:

      1. Dios lo hizo para cambiar lo que ya reveló en la Biblia.

      Refutación: .2 Jn. 9; Gál. 1:8, 9; .1 Cor. 3:6. Estos pasajes mues­tran claramente que las enseñanzas de los mormones, de la Cien­cia Cristiana, de los testigos de Jehová, de los adventistas, etc. (cuya existencia depende de estas nuevas revelaciones y cambios en la Palabra de Dios) propagan un fraude. Los pasajes Rom. 16:17; y .2 Ped. 2:2 describen estas falsas enseñanzas.

      2. Dios lo hace o lo hizo para que el hombre interpretara correctamente las Escrituras. Estas revelaciones sirven de "clave".

      Refutación: Esto es un insulto para Dios, inculpándole de flaqueza. -2 Tim. 3:16, 17 dice que las Escrituras nos pueden hacer perfectos. Ef. 3:3,4 declara que las Escrituras se pueden entender.

       F.- Conclusión.‑

       La verdad es que tales grupos religiosos no pueden establecer o probar sus creencias y prácticas peculiares con la Biblia. Por eso tienen que menospreciarla para hacer lugar para la revelación falsa, en la cual tiene apoyo su sistema. Estas supuestas revela­ciones representan otra forma de incredulidad y de ateísmo.

VIII.- El gobierno eclesiástico.

       A. El gobierno específico según el Nuevo Testamento. Hech. 20:28; .1 Ped. 5:1-3; Fil. 1:1; Hech. 14:23. Las iglesias de Cristo no están encerradas en los espirales del eclesiasticismo, sino que son grupos autónomos e independientes de jerarquías. Los ancianos u obis­pos, no son diocesanos, sino congregacionales. No hay una plurali­dad de iglesias (congregaciones) bajo un solo obispo, sino una plu­ralidad de obispos que apacienta una sola iglesia, Hech. 14:23.

       B. Los requisitos para ser obispo (obispo, o anciano: es el mismo individuo).

       1. Buen carácter – .1 Tim. 3:2, 3; Tito 1:6-8;

…irreprensible… decoroso… templado… prudente… hospedador... no dado al vino… no pendenciero… no codicioso de ganancias deshonestas… no soberbio… no avaro… amador de lo bueno… no litigioso…

       2. Apto para enseñar .1 Tim. 3:2; Tito 1:9.

       3. Que gobierne bien su propia casa, .1 Tim. 3:6.

       4. Hombre de edad y de experiencia, .1 Tim. 3:6.

       5. De buena reputación ante los de afuera, .1 Tim. 3:7.

       (Observación: La Biblia Católica, Versión Torres Amat, alista los requisitos arriba dados y les nombra "virtudes sacerdotales", como si los obispos descritos en la Biblia fueran del estilo del sa­cerdote católico. El sacerdocio del cual habla el Nuevo Testamento está constituido de todos los miembros de la iglesia de Cristo. Es un sacerdocio espiritual, no literal- .1 Ped. 2:5-9).

       C.- Tres términos que describen el mismo oficio.

       Hay tres términos empleados en el Nuevo Testamento para de-signar a los que son responsables por la supervisión de los miem­bros de las distintas congregaciones. Estos tres términos expresan un pensamiento distinto, pero se refieren al mismo oficio.

       Estos son: presbítero (o anciano), obispo y pastor. Con estos términos no son representados tres personajes diferentes, ni dis­tinción de oficio. Al usar la palabras "presbítero" o "anciano", el autor estuvo pensando en la idea de edad y de experiencia; "obispo", en una persona que "mira sobre" la iglesia para cuidarla o dirigirla; "pastor", en la figura de un rebaño, la iglesia, y el pastor que lo cuida o pastorea.

       Observación: Puesto que el término "pastor" se refiere al mismo oficio como los términos "obispo" y "anciano", el predicador o ministro ¡no es el pastor! A menos que sea el predicador obispo (es decir, uno de los obispos de la iglesia local), es erróneo lla­marle el pastor, porque el pastor es obispo.

       De cualquier manera, no puede ser el pastor, porque siempre tiene que haber una pluralidad de pastores (obispos o ancianos) en la congregación.

       D. - Un pasaje decisivo.- .1 Ped. 5:1-4.

       En este pasaje se emplean, en la voz griega, las palabras de las cuales tenemos la traducción de "ancianos", "obispos", "pastores" y "clero". Vamos analizando el pasaje, recordando que Pedro se dirige a los mismos individuos, no a distintos.

       "A los ancianos (en la voz griega, PRESBUTEROS), que están entre vosotros, yo anciano también (voz griega sUMPRESBUTEROS; así que Pedro no tenía ninguna supremacía) con ellos y testigo de las aflic­ciones de Cristo, que soy también participante de la gloria que ha de ser revelada: apacentad (pastoread, en griego) la grey (de la misma palabra griega como pastorear) de Dios que está entre vosotros, teniendo cuidado (griego, el episcopado, o sea el obis­pado) de ella, no por fuerza sino voluntariamente; no por ganan­cia deshonesta, sino de un ánimo pronto; y no como teniendo señorío (jerarquía) sobre las heredades (en voz griega, palabra que viene traducida "clero") del Señor, sino siendo dechados de la grey".

       Así vemos que Pedro se dirige a los ancianos y que los llama pastores y obispos. Es el mismo oficio. También notarnos algo que extraña a muchos: los ancianos (obispos, pastores) cuidan a la congregación, las heredades o clero del Señor. La congregación es el clero, ¡no los que la cuidan!

       Hoy en día es al contrario. Los hombres han hecho muchos cambios.

      E.- La jerarquía romana conforme al patrón del gobierno antiguo de Roma.

       El gobierno romano:

       1. emperador                        

       2. senado 

       3. gobernador imperial

       4. gobernador provincial

       5. civitas

       6. gente común

       Jerarquía de la Iglesia Católica Romana:

       1. papa

       2. concilio

       3. patriarca

       4. metropolitano

       5. obispo

       6. seglares

IX. El alma dormida (inconsciente) en la muerte.

       A. Esta doctrina afirma que en la muerte el alma no siente o sabe nada. Usando muchos pasajes concernientes al cuerpo, los falsos maestros los aplican al alma.

       Algunos de éstos son: 1 Rey. 1:21 más Jn. 11:11; Sal. 146:3,4; Ecles. 9:5, 10; Job 8:9.

       B. Pasajes que afirman la conciencia del alma en la muerte. –

       -- Ecles. 12:7, "El espíritu se vuelve a Dios que lo dio".

       -- Mat. 22:32. "Dios no es Dios de muertos, sino de los que viven", refiriéndose esto a Abraham, a Jacob y a Isaac, ya muertos.

       -- Mat. 17:1-8, la transfiguración.

       -- Luc. 16:19-31, Lázaro y el rico.

       -- .2 Cor. 5:6-8; Fil. 1:21-23, ausentes del cuerpo, presentes con el Señor.

       C.- Los “testigos de Jehová” afirman que el hombre es totalmente mortal.

       - Pero véanse los siguientes textos: Mat. 26:28; 10:28; .2 Tes. 5:23; 2 Cor. 7:1.

 

 

X.- Sólo Jesús.

       A. Iglesias que afirman esta doctrina: La Iglesia Pentecostal Unida, la Iglesia del Primogénito, y Las Asambleas Pentecostales de Jesu­cristo.

       B. Proposición.- Jesús solo constituye la Deidad. El bautismo debe ser administrado solamente en el nombre de Jesús.

       C. Textos De “Prueba”.- Jn. 10:30; 14:8, 9; Deut. 6:4; Isa.. 43, 44, 45; Col. 2:9; Job 13:8, 10 etc.

       D. Es en realidad doctrina del anticristo, pues niega "al Padre y al Hijo". (1 Jn. 2:22).

       E. Refutaciones.

        1. Gén. 1:26; 3:22; 11:6, 7. El nombre de Dios es plural.

       2. El Padre primera persona (Heb. 1:5, "yo").

       -- El Hijo segunda persona (Heb. 1:5, "tú").

       -- El Espíritu Santo, tercera persona (Jn. 16:13, "él").

       3. Jn. 14:16, Yo (Jesús), el Padre, y el Consolador.

       4. .1 Jn. 5:7, 8.

       5. Salmos 2:1, 2 (Hech. 4:25-27). Jehová y Su ungido (Cristo).

       6. Ef. 4:5, 6. Un Señor y un Dios.

       7. Heb. 9:24, Cristo en la presencia de Dios.

       8. .1 Cor. 15:24, 28, Cristo entregando el reino al Padre.

       9. Hech. 7:55, Cristo a la diestra de Dios.

       10. Jn. 17:21, Cristo enviado por Dios.

       11. Mat. 6:9-13, Cristo en la tierra, orando a Dios en el cielo.

       12. Mat. 17:5, la voz del cielo, "este es mi Hijo amado..."

       F.- Bautismo en el nombre de Jesús (Hech. 2:38; 8:16; 10:48; 19:5).

       Afirman ellos que estos pasajes indican que al bautizar, se pro­nuncie solamente el nombre de Jesús (por ejemplo, "te bautizo en el nombre de Jesús"). La verdad es que el bautizar en el nombre de Jesús no es pronunciar ciertas palabras, como teniendo la fór­mula en sí cierta virtud, sino hacer el acto en el nombre de Jesús; es decir,  por la autoridad de Jesús. Y según la autoridad de Jesús, Mat. 28:19, el bautismo es en el nombre del Padre y del Hijo, y del Espíritu Santo.

       Si es pecado seguir las instrucciones dadas por Cristo en Mat. 28:19, ¿nos habrá guiado Cristo a un error?

I.- El premilennialismo. (El milenarismo).

       A. Definición del término: "Pre"= antes; "mile"= mil; "annus"= año. Esta doctrina en general afirma la segunda venida de Cristo antes del milenio, o sea del período de mil años. Durante el mile­nio reinará los mil años.

       B. El pensamiento principal. Para que la persona entienda el men­saje del libro de Apocalipsis, es preciso que tome nota de la frase en 1:1, que dice, se presenta en Apoc. 11, "... la significó..." (Ver. Moderna, y otras; así lo expresa el texto griego). Esto indica que el libro habla en signos, o sea símbolos y figuras. El Espíritu Santo le dice a Juan que el tema de su mensaje ha de ser presentado bajo símbolos y figuras.

       C. El plan de interpretación del libro Apocalipsis.

       Algunos sectarios modernos pretenden hallar en este libro refe­rencias a eventos históricos (por ejemplo, a la segunda guerra mundial, a Hitler, a la bomba atómica, a conflictos políticos entre el Israel moderno y los árabes, etcétera). Creen descubrir en las personas de Hitler, Castro, y otros el cumplimiento de ciertos pasajes de Apocalipsis. A todo esto decimos que es ridículo. Pre­guntamos:

 ¿de qué provecho habría sido para los pobres cristianos perseguidos del siglo primero el saber de eventos específicos y detallados en Europa, en Cuba, o en el Oriente Medio, muchos siglos después de su tiempo?

       El libro de Apocalipsis fue destinado a los creyentes del tiempo y de la época de Juan el apóstol, a fines del siglo primero de la era cristiana (aproximadamente 96 d. de J. C.). Este libro es la res-puesta de Dios a las oraciones y lágrimas de sufrimiento de los cristianos de Asia Menor, siglo primero. No obstante, es de igual importancia reconocer que este libro fue destinado a todo creyente en todo siglo, y hasta el fin de la presente dispensación cristiana. Fue dirigido a las iglesias de Asia. Había más de siete iglesias de Cristo en Asia, pero el número siete indica en las Es­crituras lo completo, lo entero. (Había una iglesia de Cristo en Colosas y otra en Hierápolis, Colosenses 1:2; 4:13, como también otra en Troas, Hechos 20:6). Las persecuciones sufridas en el siglo primero son típicas de los de todo siglo y época. La iglesia de Cristo sufre hasta la fecha. Además, la bendición es pronunciada para toda persona que lee la profecía de este libro (Apoc. 1:3; 22:18). Así vemos que es libro, como los demás del Nuevo Testamento, para la iglesia en todo siglo.

       Se le mandó a Juan escribir las cosas que había visto, que veía y que habían de venir (Apoc. 1:19). Sin duda, ya han sido cumplidas algu­nas de las cosas que Juan vio, y de ellas escribió, y algunas son fu­turas todavía, porque aún no viene el Señor la segunda vez.

       En 1:3 leemos, "porque el tiempo está cerca". Así es que el cumplimiento de los símbolos tuvo su principio muy pronto des­pués de ser registrados por Juan, pero esto no quiere decir que todo fue cumplido pronto. Los símbolos y sucesión de eventos necesitan un largo tiempo.

       Hay quienes interpretan este libro con una mira futurista, apli­cando todo, con excepción de los primeros tres capítulos, a even­tos que precederán inmediatamente a la segunda venida de Cristo. Los premilennialistas son de este grupo. Otros ven en este libro la historia continua de la iglesia desde el tiempo del primer siglo hasta el fin del tiempo. Estos creen que el libro trata del desarrollo histórico del Papado Católico Romano y del Protestantismo más tarde, como también de eventos históricos actuales. Un tercer grupo interpreta el libro con una mira pretérita, con la destrucción de Jerusalén (en el año 70 d. de J. C.) como punto culminante. Para los tales el libro tuvo que ser escrito antes del año 70, y todo se cumplió para esa fecha. Una cuarta interpretación considera el libro como una representación de fuerzas espirituales en el lugar de los eventos específicos en la historia. Para los tales hay en la historia de día en día una cierta filosofía para nuestra educación, la cual asegura que el bien siempre triunfa sobre el mal.

       El premilennialismo es obviamente falso (la posición futurista). La interpretación histórica continua no satisface las necesidades que tuvieron los santos afligidos del siglo primero a quienes primero fue dirigido el libro. La interpretación pretérita no tiene casi ninguna importancia para los lectores de hoy en día. La inter­pretación filosofía de la historia no da importancia a las circun­stancias históricas en que fue escrito el libro y que confrontaban aquellos cristianos a quienes primero fue escrito.

       Para interpretar bien este libro tenemos que ver en él una inter­pretación divina de los eventos de los primeros tres siglos de la era cristiana, pues estas cosas rodeaban al cristiano perseguido por la Roma pagana, y para consolar al cristiano perseguido se le revela cómo todo sería cambiado y luego la Causa de Cristo, y no la de Roma la perseguidora, sería la triunfante. Este libro animaba a aquellos (como a nosotros también) a vivir en vista de la eternidad, y no de las circunstancias del tiempo presente. Es para cristianos perseguidos de todo tiempo, pues como Dios hizo por aquellos de los primeros tres siglos, hará para los de todo tiempo si Le son fieles. Les vengará. Hay cosas todavía no cumplidas en el libro: la segunda venida de Cristo y el Juicio Final. Este libro, como los demás del Nuevo Testamento, fue escrito para suplir una necesidad de los santos de ese tiempo, pero tiene aplicación para los cristianos de todo tiempo que se encuentren bajo circun­stancias similares.

       D. Regla infalible.

       Cualquier teoría, idea o conclusión, tocante a Apocalipsis o a otro libro inspirado de la Biblia, es falsa si se basa en interpreta­ciones de pasajes figurados que contradicen declaraciones claras y sencillas de Cristo o de Sus apóstoles.

       Las figuras y símbolos embellecen el pensamiento, pero las palabras claras y sencillas declaran hechos o verdades. Cuando hay duda respecto a símbolos, las palabras claras y no simbólicas tienen que decidir. No partamos de lo oscuro y simbólico a lo que consideremos sea lo claro, sino que siempre comencemos con lo claro y literal y de allí interpretemos lo simbólico.

       Uno de los errores fundamentales de los materialistas (Testigos de Jehová, Adventistas, Pentecostales, etcétera) es el de tomar un texto "oscuro" (como 20:2), darle una interpretación literal y arbi­traria, y luego torcer todos los textos didácticos de las Escrituras para que concuerden con su interpretación del texto considerado oscuro. ¡No se nos olvide! El libro de Apocalipsis está de perfecto acuerdo con los demás libros de la Biblia, y tiene que ser interpre­tado sobre la base de la enseñanza clara, sencilla y literal de la Biblia.

       Este libro contiene el propósito de Dios concerniente a la histo­ria de la iglesia de Cristo.

       E.- El Apocalipsis es libro:

       1. de símbolos y apariencias.

       2. de estímulo y maravilla.

      3. que menciona guerras (pero la guerra siempre termina en paz para los santos. La palabra

            “guerra" usada nueve veces en Apocalipsis, y solamente siete en el resto del N. T).

      4. que menciona el trueno, pero siempre es seguido de ora­ciones.

      5. de premios, ambos buenos y malos.

      6. de optimismo (Dios siempre vence al Diablo, y el bien al mal).

      F.- Tocante a este reinado de mil años, preguntamos:

      1. ¿Dónde acontece? Respuesta: ¡No en la tierra! Tienen tronos y el trono de Cristo, y los de ellos, están en el cielo. Reinan "con Cristo". Juan vio almas reinando, no santos. Por "mil años" (el tiempo indefinido pero completo que en la mente de Dios durará hasta poco antes de volver Jesucristo) reinan estas almas. Después de la resurrección en el día final, los santos con sus cuerpos glorifi­cados en la resurrección reinarán para siempre (Apoc.22:5).

      2. ¿Cuál es la naturaleza o el carácter de este reinado? Respuesta: es un reinado por asociación. Por su ejemplo de fidelidad hasta la muerte, condenan a todos los hombres que no dedican sus vidas al Señor. Es de vivir con Cristo. Han muerto en el Señor (Apoc. 14:13). Ahora el Señor les da reposo (Apoc. 6:11). Su obra como cris­tianos es perpetuada en la tierra en la persona del que sigue su ejemplo y defiende la Causa por la cual ellos han muerto.

      3. ¿Quiénes participan en este reinado? Respuesta: sobre todo aquellos cristianos del tiempo de Juan que se describen en Apoc. 12:11. Su "un poco de tiempo" (6:11) había pasado. Secundariamente, participa todo cristiano que no recibe la marca de la bestia. En todo caso son almas, no cuerpos, las que reinan.

      G. Notas adicionales tocante a Apoc.20:1-6.

       1.- Juan el Bautista es llamado Elías (Mateo 11:12-14; 17:10-13), porque vino en el espíritu y poder de Elías (Lucas 1:17). En este sentido figurado se dice que Elías resucitó de los muertos, porque vivía en la persona de Juan el Bautista, quien mostraba el mismo espíritu y poder de Elías.

       Ezequiel representó la restauración de los judíos a su tierra como "subir de vuestras sepulturas", o sea una resurrección sim­bólica, o figurada (Ez. 37:12-14).

       Los que son viejos pueden "nacer otra vez" (Juan 3:3), y los que naturalmente viven (es decir, en la carne) pueden morir, ser sepul­tados, y resucitados, sin que cambien su estado natural (Rom. 6:4; Col. 2:12; 3:1).

       ¿Quién, pues, puede negar el uso de términos simbólicos, espe­cialmente en un libro que por naturaleza es simbólico?

       2.- Los premilennialistas a menudo dicen: "La Biblia claramente enseña que viviremos y reinaremos con Cristo en la tierra mil años". ¿Dónde lo enseña? preguntamos. "En Apoc. 20:1-6", res­ponden. (No hay otro texto en la Biblia que mencione un período de mil años en conexión con algún reinado). Ahora, vamos a exa­minar su afirmación. Este pasaje no menciona:

       (a)- la segunda venida de Cristo,

       (b)- una resurrección de cuerpos,

       (c)- un reinado en la tierra,

       (d)- el trono literal de David,

       (e)- Jerusalén o Palestina,

       (f)- la estadía de Cristo en la tierra.

       No obstante, todas las cosas dadas arriba son partes esenciales de la teoría del premilennialismo. Todas estas cosas son añadidas al pasaje por presunción humana. Apoc. 22:18 dice que Dios casti­gará al que añada a este libro.

       3.- ¿Literal o figurado? Sobre todo quieren literal los premilen­nialistas el período de mil años. ¿Es literal, pues, el resto del pasaje? (llave literal para abrir una puerta literal de un abismo li­teral, para meterle al diablo allí que tiene una cola literal que li­teralmente alcanza las estrellas, y luego literalmente arroja el ángel al diablo al abismo literal, y entonces cierra y sella literalmente la puerta literal, habiendo amarrado literalmente al diablo con una gran cadena literal). ¡Que los materialistas (pentecostales, adventistas, testigos de Jehová , algunos grupos bautistas etcétera) nos digan! ¿Son literales la bestia y la imagen, del versículo 4? ¡Que contesten!

       El premilennialismo es una mera teoría basada en una serie de interpretaciones especulativas.

       H. Proposiciones de los premilennialistas:

       1. Cuando venga Cristo la segunda vez, iniciará su reinado de mil años.     

       2. La raza carnal de Israel será restaurada a Palestina.

       3. Se restaurará el imperio romano.

       4. Los justos resucitarán para reinar con Cristo durante los mil años.

       5. Estará atado Satanás de manera literal durante el milenio.

       6. Reinarán la paz y la justicia absolutas en la tierra durante el milenio.

       7. Será desatado Satanás al final del milenio.

       8. Seguirá la batalla de Armagedón (Apoc. 16:16), los justos contra los injustos y serán destruidos los injustos.

       9. Entonces la resurrección de los muertos (injustos que quedaron en la tumba durante el milenio) y el juicio final.

 

 I. Puntos principales implicados en la discusión del premilennialismo:

       1. Reino. Los pasajes siguientes prueban que el reino es la igle­sia;

           Col. 1:13; Apoc. 1:6, 9; Heb 12:28;. 1 Tes. 2:12; Mar. 9:1 más Hech. 1:1-8; 2:1-4;11:15;

           Luc. 22:30 más .1 Cor. 11:22-27. Si la iglesia no es el reino, entonces la iglesia no debe

           observar la cena del Señor.

       2. Reinado. Mat. 16:18-20; Ef. 1:22, 23 más Col. 1:18; 1:13; Mat. 28:18-20;.1 Cor. 15;

           Cristo reinando; Ef. 3:8-11 la iglesia no es una cosa incidental ni secundaria, sino la

           agencia en los propósi­tos de Dios para propagar la verdad (1 Tim. 3:15).

       3. Tronos. Mat. 19:28; Tito 3:5; las únicas veces que se usa la palabra "regeneración"

           en el N.T.; Sant. 1:1, los cristianos son, es­piritualmente, las doce tribus de Israel.

           "Tronos" significan autori­dad: Jn. 20:22, 23; 17:20. "Iglesia" y "Reino" no son términos

           sinónimos (como "anciano", "obispo" y "pastor") pero se refieren a la misma gente.

       4. Reino Establecido.- Isa. 2:1-4; Joel 2:28; Mat. 3:1, 2; 4:17; 4:23; 10:7; 6:10; 10:5, 6;

           Mar. 1:15; 16:15, 16 más Mat. 28:19, 20; Luc. 24:46, significan "a todas las naciones,

           a todo el mundo". Nótese Luc. 23:50, 51, más Hech. 1:5-8. Luc. 19:11-27, fue a recibir un

           reino, reinaba sobre ellos,volvió habiendo recibido el reino. Hech. 8:12; Col. 1:13; Luc.1:32,33.

       5. Recompensas eternas para ambos: los buenos y los malos. Dan. 12:2, 3; Jn. 5:28,29;  

           Jn. 11:26- ; Rom. 14:10-12;. 2 Cor. 5:10; Mat. 25:41-46; Apoc. 20:21.

           Algunos premilennialistas afirman que no habrá recompensa eterna para los muertos inicuos.

 J.- Los premilennialistas, como grupo, enseñan que los judíos serán restaurados a Palestina antes

      de la segunda venida de Cristo y que también serán convertidos a Cristo. Pasajes usados por los

      premile­nnialistas y algunas refutaciones:

       1. Gén. 17:6-8. Puesto que los judíos no ocupan Palestina ahora, se dice que la profecía no

           ha sido cumplida. Pero nótese Jos. 21:44, 45 más Mat. 21:42-46.

       2. Zac. 12:10. Los premilennialistas afirman que veremos esa tierra cuando vuelva Cristo la segunda

           vez, pero nótese Jn. 19:37 más Zac. 14:4. Hech. 1:11 no dice: dónde volverá, sino cómo.

           .1 Tes. 4:17 dice dónde volverá: en las nubes.

       3. Job 19:25, 26; Job vivió siglos antes de la primera venida de Cristo y sus palabras se refieren

          a ella. ¿Por qué insistir en que Job ignoraba la primera venida de Cristo y que hablaba

          de la segunda?

       4. Rom. 11:26, 27. El premilennialismo afirma que todos los judíos serán salvos. Luego,

           ¿qué de los judíos muertos cuando Cristo venga la segunda vez? Según el premilennialismo,

           ¡solamente los muertos justos serán resucitados! ¿Qué habrá de los judíos que murieron rebeldes

           a Cristo?

      5. Mat. 25:31. "cuando venga en su gloria, entonces..." Según el premilennialismo,  

          la palabra "entonces" significa el tiempo en que ha de comenzar el reinado de Cristo.

         Sin embargo el contexto aclara que entonces habrá juicio, no reinado de unos mil años.

         Cristo va a juzgar en su trono, y no a reinar. (El premilennialismo afirma dos tronos de Cristo:

         el trono de gloria, durante el milenio; y el trono de juicio al fin del milenio. Pero Cristo

         está sentado en Su trono, Su único trono, ahora. Es trono de gloria, porque está ahora en Su gloria

         y está sentado en su trono. Jn. 17:5, .1 Ped. 1:21; Hech. 2:30).

        Otra cosa. Jer. 22:24-30 es profecía inspirada. Cristo es del linaje de Jeconías (Mat. 1:11).

        Si Cristo se sienta en algún trono en Jerusalén, se contradirá esta profecía.

        Estúdiense bien: Heb. 12:2; Ef. 1:20-23; Col. 3:1.

 

XII.- La música instrumental mecánica.

       Lo que dicen las Escrituras respecto a la música en la iglesia:

       1. Mateo 26:30    ___________  "hubieron cantado"

       2. Hechos 16:25    __________  "cantaban himnos"

       3. Romanos 15:9, ___________ "cantaré a tu nombre"

       4. Corintios 14:15 ___________ "cantaré"

       5. Efesios 5:19 _____________  "cantando... en corazones"

       6. Colosenses 3:16 __________  "cantando... en corazones"

       7. Hebreos   2:12 ___________  "te alabaré"

       8. Hebreos 13:15 ___________  "fruto de labios"

       9. Santiago  5:13 ___________  "cante alabanzas"

       Proposición:

      "La música instrumental mecánica en el culto es espiritual", o "las Escrituras autorizan el

      uso de música instrumen­tal mecánica en el culto de la iglesia".

   A.-Argumentos afirmativos:

       1. La palabra griega "psallo" implica instrumento mecánico.

          Refutación: Implica instrumento, pero no especifica cuál. El N.T. especifica qué instrumento

          ha de usarse: es el corazón. La palabra griega "baptizo" implica un elemento en que sumergir,

          pero no lo especifica. Puede haber bautismo en agua, en el Es­píritu Santo, en aflicciones, etc.

          Hechos 10:47 especifica el elemento: el agua.

          Refutación: Si la palabra "psallo" implica instrumento mecánico, es imposible hacer lo que

         significa "psallo" sin usar ins­trumento, y así todo individuo tendría que tocar un instrumento.

     2. El diapasón es instrumento mecánico, y se usa en las iglesias de Cristo.

         Refutación: No es instrumento mecánico de música. El instru­mento mecánico de música

         produce una sucesión de tonos de melodía. Es cierto que el diapasón da un tono, pero también

         un martillo contra un yunque produce un sonido o tono singular. ¿Son el martillo y el

         yunque instrumentos mecánicos?

     3. El instrumento mecánico es una ayuda, como la muleta o el bastón ayuda a la persona a andar.

         Refutación: El que anda con bastón o sin él siempre anda. El que canta himno y toca instrumento

         está haciendo dos cosas dis­tintas.

     4. Apocalipsis 15:2.

         Refutación: el versículo 1 enseña que todo esto era señal de algo. En Apocalipsis 14:2 nótese la

         palabra "como" (palabra que intro­duce una semejanza, pero no la cosa misma).

     5. Romanos 14, y libertad de conciencia. (Con esto creen tener autoridad para introducir

         el instrumento mecánico en el culto).

         Refutación: Romanos 14, en cuanto a comer carne, trata de cosas de opinión, y no de la fe

         (doctrina). Léanse .1 Cor. 8; 9:22; 10:23-33; .1 Tim. 4:3, 4. En cuanto a qué comer, Dios

         no ha especificado. Por eso hay libertad, aunque no la debemos usar para ofender a otro.

         En cuanto a la música en el culto de la iglesia, es cuestión de doctrina, y en esto no hay

         libertad. Dios ha especificado.

     6. El silencio de las Escrituras. Las Escrituras no prohíben el uso de instrumentos mecánicos

         de música.

         Refutación: ¿Levantan ellos una colecta el primer día de la semana? ¿Por qué no levantan

         una cada día? La Biblia guarda silen­cio tocante a estos medios de recoger dinero todos los

         días de la semana.

          Refutación: (2 Crón. 26:16). No le fue prohibido a Uzías en tan­tas y cuantas palabras quemar incienso.

          Pero Dios había especifi­cado a los levitas para esto. El era el rey, pero no levita. Los Salmos autorizan

         e ilustran el uso de instrumentos mecánicos.

     7. Los Salmos autorizan e ilustran el uso de instrumentos mecánicos.

         Refutación: Si los Salmos autorizan instrumentos mecánicos en el culto de la iglesia hoy,

         autorizan sacrificios de animales, etc. Véase (Salmos 66:13-15;) etc.

     8. (2 Crónicas 29:25) Mandamientos de Dios.

         Refutación: Esto no sirve de autoridad para la iglesia de la dis­pensación cristiana.

         De cualquier modo, el mismo capítulo tam­bién menciona el quemar perfumes, holocaustos,

         etc. ¿Han de ser introducidas estas cosas en la iglesia del Señor hoy en día?

     9. El instrumento musical es como el baptisterio, o los him­narios, etc. Son nada más conveniencias.

         Refutación: Cuando alguno canta con himnario, nada más canta. Cuando alguno es bautizado

        en un baptisterio, o en un río, o en un canal, etc., es bautizado, nada más. Pero cuando alguno

        canta y también toca, hace dos cosas, y no una. Si tocar y cantar son una sola cosa, también

         bailar y cantar son una sola cosa. ¿Quién lo admitirá?

   10. (Apocalipsis 5:8; 14:1-4; 15:2) Habrá arpas en el cielo.

         Refutación: Si las arpas de Apocalipsis 5:8 son literales, ¿lo son los siete cuernos del

         Cordero (Cristo)? ¿Quiénes son las vírgenes en Apocalipsis 14:4? ¿Qué dijo la voz de las muchas

         aguas y la del trueno? Debemos ver que estas cosas son figuradas.

B. - Argumentos negativos:

       1. El movimiento de la restauración se inició a principios del siglo XIX (1800-1804). Cerca del año 1869 algunos hermanos comenzaron a usar instrumentos mecánicos de música. ¿De dónde consiguieron esta práctica? Ellos de las denominaciones protes­tantes, y las denominaciones de la iglesia Católica Romana, y ésta última de los paganos.

       2. La ley de exclusión. - Esta ley prohíbe cualquier cosa no in­clusa en el mandamiento específico. Ejemplos: Gén. 6:14, cualquier otra clase de madera quedaba prohibida por la ley de exclusión. .2 Rey 5:10-12, los ríos de Abana y Farfar fueron exclui­dos por la ley de exclusión, pues el río Jordán fue especificado.

       3.- Dos clases de mandamientos: los genéricos y los específicos. (Por ejemplo: "árbol" es genérico; "pino" es específico).

       (a)- En el mandamiento que dice, "id por todo el mundo" la manera de ir no está especificada; por lo tanto podemos ir en carro, a pie, etc.

       (b)- En el mandamiento que dice, "predicad el evangelio" lo que se ha de predicar sí está especificado; es el evangelio. Por lo tanto no tenemos derecho de predicar otra cosa.

       .1 Sam. 15:22

       4.- Cuando Dios especifica algo en su palabra, lo que no ha mandado queda prohibido. Lev. 10: 1,2. Esto contesta al argu­mento que dice: el uso de instrumentos mecánicos de música no está prohibido.

       5.- Algunos debatistas afirman que es bíblico usar los instrumentos mecánicos de música, pero que también lo es el no usarlos.

       a- Es bíblico bautizar; ¿es bíblico no bautizar?

       b.- Es bíblico tomar la cena del Señor. ¿Es bíblico no tomarla?

       c.- Es bíblico cumplir con la colecta; ¿es bíblico no cumplir con ella?

       d.- Con la misma lógica examinemos su argumento: Es bíblico usar los instrumentos mecánicos de música; ¿es bíblico no usarlos?

XIII.- El diezmo.

       El diezmo era parte de la ley de Moisés. Lev. 27:30. Cantidades específicas confirmaban la naturaleza legal de ese antiguo pacto. El diezmar era sombra de la perfecta ley de Cristo de contribuir a la obra del Señor con parte de nuestra prosperidad. El diezmar no es parte del nuevo pacto, como tampoco lo es el guardar el sábado, o el quemar incienso, cosas que también eran sombra de la perfecta ley de Cristo.

       La iglesia apóstata de Roma, revivió la práctica de diezmar, y en el tiempo de la Gran Reforma Protestante casi todas la iglesias la aceptaron. Por lo tanto, hay algunas iglesias de éstas que siguen la práctica. Su única autoridad se halla en la ley enclavada en la cruz por Cristo.

       Según Gál. 3:9,10, los que dependen de alguna cosa que fue obra de la ley de Moisés, están bajo maldición. Sí quieren guardar un mandamiento de la ley de Moisés, deben guardar toda la ley (Gál. 5:3).

       El Señor ha especificado respecto a la colecta, y el que va más allá de lo que está escrito (1 Cor. 4:6; .2 Jn. 9), ignora la ley de Cristo.

Lo que dicen las Escrituras:

       1. El primer día de cada semana,    .1 Corintios 16:1, 2.

       2. Con propósito de corazón,          .2 Corintios 9:7.

       3. No con tristeza o por necesidad, .2 Corintios 9:7.

       4. Con alegría,                              . 2 Corintios 9:7.

       5. Con abundancia, liberalidad,      .2 Corintios 9:6.

       6. Con sacrificio,                           Lucas 21:3, 4;. 2 Samuel 24:24.

       7. El dar es una bendición,             Hechos 20:35.

       8. No robemos a Dios,                    Malaquías 3:8-10.

XIV.- El rito de lavar los pies.

       El acto de lavar los pies nunca ha sido acto religioso, sino doméstico. Era acto que se hacía al entrar en una casa particular, en las partes desiertas y a causa de costumbres locales basadas en la clase de calzado. (1 Sam. 25:41). Era tarea humilde, y para ello había siervos que lavaban los pies a los visitantes, o el anfitrión lo hacía con mucha humildad. En Luc. 7:36-44, una mujer lavó los pies de Jesús, y Simón fue reprendido por Jesús, por no haber provisto agua para ese acto de hospitalidad.

       Los judíos tenían que purificarse para comer la pascua (Jn. 11:55). Jesús y sus discípulos se habían bañado antes de llegar al aposento (Jn. 13:10). Pero se ensuciaron sus pies de polvo en el camino, y por eso fue necesario el lavamiento de ellos. Para en­señarles una lección muy necesaria sobre la humildad (véanse Luc. 22:24; Mar. 10:37, 41; Mat. 20:21, 24, 25). Cristo sencillamente hizo uso de una costumbre necesaria (por causa de los caminos sin pavimento y las sandalias abiertas) para enseñarles una lección importante. Les lavó los pies (Jn. 13:5).

       Después de la institución de la cena del Señor, se menciona el lavar los pies una sola vez en el N.T., en .1 Tim. 5:10. El contexto muestra y prueba que el acto de lavar los pies era deber domés­tico, y no acto de culto. ¿Es el criar hijos acto de culto? ¿Es el practicar la hospitalidad acto de culto? ¿Es el socorrer a los afligi­dos acto de culto? Si no, tampoco lo es el lavar los pies de los santos.

       Las iglesias que practican el rito de lavar los pies, ¡en realidad no los lavan! Llegan los miembros a la asamblea con los pies limpios y perfumados, y allí no son lavados sino solamente mojados un poco en una ceremonia exterior. Cristo lavó los pies sucios de ellos, mientras ellos discutían respecto a quién era el mayor.

       Lavarse las manos es un acto bueno; pero como rito y culto, es vano (Mat. 15:1-9). Igualmente sucede con el lavamiento de los pies.

XV.- El modernismo.

       El Modernismo (liberalismo clásico, racionalismo - opuesto a supernaturalismo, o fundamentalismo) no es una denominación, sino una escuela de pensamiento. Las características sobresalientes del modernismo son:

       1. En general se propaga la doctrina del ateísmo (o deísmo).

       2. Algunos modernistas son panteístas.

       3. Algunos son creyentes en la "evolución" aunque no son ateos.

       4. Aceptan a Dios cuando la Biblia concuerda con los concep­tos de ellos.

       5. Manifiestan alta estima por la Biblia pero de una manera muy crítica.

       6. Tienen a Jesús en alta estima, pero como hombre nada más. Hablan del "camino de Jesús", queriendo decir con esto un evan­gelio social (obras para aliviar los sufrimientos humanos).

       7. Le llaman a Jesucristo "Señor", pero no se sujetan a él como Señor.

       8. Dicen que Jesucristo era "divino", pero según ellos todo hombre puede ser divino en el mismo sentido que Cristo. Según ellos, Jesús era hombre, nada más.

       9. Hablan de la resurrección, la inspiración, etc., sin usar esas palabras bíblicamente. De esta manera engañan a muchos.

       10. Se jactan de tener la Nueva Ciencia y que los fundamentalistas son ignorantes y nada progresistas.

       11. Niegan todo lo sobrenatural.

       12. Sus escuelas de divinidad (seminarios) niegan la divinidad de Jesús.

       13. Rechazan todo lo que contradiga su lógica y razonamiento.

       Seis doctrinas del Nuevo Testamento rechazadas por el mo­dernismo.

       1. La plena inspiración de las Escrituras.

       2. El nacimiento de Jesús de una virgen.

       3. La divinidad de Jesús.

       4. La reconciliación obrada en la muerte de Jesucristo.

       5. La resurrección corporal de Jesús.

       6. La segunda venida visible de Cristo.

       Debe recordarse que el modernismo es un movimiento que se ha adentrado en muchas iglesias protestantes. Se puede ver que es un sistema que eleva la sabiduría humana. Una característica de una iglesia carcomida por el modernismo, es que no predica un mensaje distinto sino denominacional; no debate ni contiende por nada. Ignora completamente las palabras de Pablo a Timoteo:

       "Reten la forma de las sanas palabras que de mi oíste" (2 Tim. 1:13).

La iglesia verdadera 

       ¡Qué contraste encontramos entre las varias iglesias estudiadas en este tratado y la iglesia verdadera revelada en la Biblia!

       La diferencia básica entre la iglesia de Cristo y las iglesias hu­manas es que éstas simplemente no aceptan las Escrituras como la única autoridad y aquella sí.

       Jesús dijo, "Edificaré mi iglesia" (Mat. 16:18), y esa promesa fue cumplida el día de Pentecostés (Hech. 2). Desde aquella fecha ha existido la iglesia de Cristo. Pablo habla de "la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre" (Hech. 20:28).

       Hay una sola iglesia. Como hemos presentado en este estudio, los hombres han establecido muchas iglesias, pero Cristo dijo, "edificaré mi iglesia", una sola iglesia. Pablo habla de "la iglesia, la cual es su cuerpo" (Efes. 1:22,23), "un cuerpo" (Efes. 4:4).

       Cristo es su Fundador y Fundamento. Este tratado presenta datos acerca de varias iglesias fundadas por hombres y mujeres. Es necesario entender y recordar que tales iglesias pertenecen a sus fundadores -- son de ellos -- como la iglesia de Cristo pertenece a El.

       Cristo es su única Cabeza, Col. 1:17,18. Cristo tiene toda potes­tad, Mat. 28:18. No hay otra cabeza. El Papa de Roma es cabeza de la Iglesia Católica Romana. La Iglesia Mormona tiene su presi­dente, y los "Testigos" del Atalaya tienen el suyo. Toda iglesia hu­mana tiene su gobierno humano y leyes humanas que desprecian a Cristo como Cabeza exclusiva de la iglesia. Los líderes religiosos tienen concilios, convenciones, sínodos, etc. en los cuales formulan leyes para sus iglesias, pero los que aceptan a Cristo por Cabeza de la iglesia no hacen caso de los reglamentos de los hombres (Mat. 15:8,9; Col. 2:22,23).

       Las Escrituras son su guía perfecta y adecuada, .2 Tim. 3:16,17. La iglesia de Cristo no acepta ningún credo humano. No acepta la autoridad del Papa, ni tampoco los artículos de fe de los varios credos protestantes. "Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios" (1 Pedro 4:11).

       La iglesia verdadera distingue entre el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento.

 La iglesia fiel de Cristo cree, acepta como inspirado, estudia y predica el Antiguo Testamento, pero reconoce también que Cristo lo cumplió y nos dio el Nuevo Testamento. La ley de Moisés era la ley de Dios para los israelitas y duró unos mil quinientos años. Esa ley sirvió de ayo para llevarlos a Cristo (Gál. 3:24). Contenía tipos, sombras y figuras o símbolos (Col. 2:17; Heb. 8:5; 9:9; 10:1, etc.) para educar y preparar el pueblo de Israel para la venida de su Mesías (Cristo). Pero la ley, los profetas y los salmos fueron cumplidos por Cristo (Luc. 24:44; Hech. 2:16; 13:27, etc.).

       Por lo tanto, la iglesia de Cristo no introduce en su culto y práctica las siguientes cosas:

 el sacerdocio especial (como el de Aarón y sus hijos bajo la ley de Moisés), el diezmo (que era para sostener a la tribu de Leví), el guardar el sábado (día en que los israelitas recordaron su liberación de Egipto, Deut. 5:15), el uso de instru­mentos de música (que Dios autorizó para los israelitas, .2 Crón. 29:25), el quemar incienso, etc.

      El culto de la iglesia de Cristo.

        Jesús nos dice que debemos ado­rar "en espíritu y en verdad" (Juan 4:24) El culto de la iglesia de Cristo debe agradar a Dios y no a nosotros mismos. Para saber lo que Dios quiere tenemos que escuchar lo que El nos dice en las Escrituras:

         (1)  El quiere que cantemos himnos (Efes. 5:19; Col. 3:16).

          (2) El tocar instrumentos de música era parte del culto de los is­raelitas que también incluía el ofrecer

               sacrificios de animales, el quemar incienso, etc.

         (2) Orar a Dios, conforme a sus ins­trucciones (1 Jn 3:22; 5:14).

         (3) Predicar y enseñar la Palabra de Dios.

         (4) Participar de la cena del Señor el primer día de la semana (Mat. 26:28; Hech. 20:7).

          (5) Recoger una ofrenda el primer día de la semana para los hermanos necesitados (1 Cor. 16:1,2;.

                2 Cor. 9:6-9), y para evangelizar (Fil. 4:15,16; 2 Cor. 11:8).

 El plan de salvación. (1) Para ser salvo y ser añadido a la iglesia (Hech. 2:47) es necesario oír el evangelio (Rom. 10:17). En todos los casos de conversión mencionados en Hechos de Los Apóstoles – sin excepción alguna – la gente tuvo que oír el evangelio.

            (2) Es necesario creer el evangelio (Jn. 3:16, 36).

            (3). Al oír el evangelio y creerlo, debe haber un amor profundo por Dios, un corazón lleno de gratitud y un ferviente deseo de hacer Su voluntad (Mat. 22:37, 38, “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento”; Juan 14:15, “Si me amáis, guardad mis mandamientos

            (4) Con esta actitud pecadores preguntan, “¿Qué haremos?” y la respuesta es: “Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”, (Hech. 2:37, 38).

 La iglesia de Cristo verdadera enseña y practica la verdad sobre el bautismo.

 Las denominaciones humanas practican algo llamado "bautismo", pero no respetan la enseñanza bíblica sobre el asunto. El bautismo bíblico es

(1) la inmersión en agua (una sepultura, Rom. 6:4; Col. 2:12); "descendieron ambos al agua, Felipe y el

     eu­nuco, y le bautizó. Cuando subieron del agua..." (Hech. 8:38).

(2) No es para infantes, sino para creyentes penitentes (Mar. 16:16; Hech. 2:38).

(3) Es para el perdón de pecados (Hech. 2:38; 22:16). Nos salva (1 Ped. 3:21). El único texto en el Nuevo

     Testamento que habla de la fe sola dice "Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras,

      y no solamente por la fe" (Sant. 2:24).

(4) Es para entrar en el cuerpo de Cristo, que es la iglesia. Hech. 2:47, "Y el Señor añadía cada día a la

     iglesia los que habían de ser salvos"; .1 Cor. 12:13, "bautizados en un cuerpo". Es para entrar en Cristo:

      "todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos" (Gál. 3:27). El bautismo

      no es, pues, como afir­man muchas iglesias, simplemente "una seña externa de una gracia interna". Más

      bien, es un mandamiento del Señor que debemos obedecer para obtener Su perdón.

La santidad. El nuevo cristiano se esfuerza por llevar una vida santa. "Como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo" (1 Ped. 1:15,16). La palabra "santo" significa simplemente "apartado del mal". Al convertirnos en cris­tianos "crucificamos" la vida pasada (Rom. 6:4-7; Gál. 2:20; 5:14). Llegamos a ser nuevas criaturas (2 Cor. 5:17).

       Cristo es el Salvador de su cuerpo, la iglesia. Efes. 5:23. Por lo tanto, es necesario obedecer al evangelio y ser añadido a la iglesia del Señor.

    Su gobierno. En este tratado se han observado las varias formas de gobierno centralizado de las iglesias humanas. La iglesia ver­dadera es el reino de Cristo, una monarquía. El es el Rey y los cris­tianos somos los ciudadanos de su reino. El es el Buen Pastor y somos sus ovejas.

       Cada congregación es autónoma; es decir, se gobierna sola bajo Cristo. Cristo gobierna su iglesia a través de las Escrituras del Nuevo Testamento, y cada congregación es independiente.

       Cada iglesia tiene sus propios ancianos (Hechos. 14:23;. 1 Pedro. 5:2, 3) y diáconos (Filipenses. 1:1). Los ancianos se llaman obispos y pastores (Hechos. 20:17,28), porque tienen la supervisión de la iglesia de la cual son miembros y la cuidan como los pastores cuidan sus rebaños. Siem­pre debe haber dos o más ancianos en cada iglesia, porque la Bi­blia no habla del "pastor" de la iglesia.

       Cada iglesia hace su propia obra. Las iglesias (congregaciones) de Cristo (Romanos. 16:16) no deben obrar a través de instituciones (escuelas para predicadores, otros institutos, clínicas, asilos para niños o ancianos, casas editoriales, etc.). No deben seleccionar ni aceptar alguna iglesia para que ésta sirva como su "iglesia patroci­nadora", como si fuera la matriz o agencia central de todas las demás iglesias. Los ancianos u obispos de los cuales la Biblia habla no sirven como mesa directiva de los proyectos de tales institu­ciones o iglesias especiales. Los que practican este error imitan los gobiernos de las denominaciones ya mencionados en este tratado.

       Predica el evangelio espiritual y no el evangelio social. Una dife­rencia muy grande entre la iglesia verdadera y las iglesias humanas tiene que ver con su definición del evangelio. La iglesia verdadera de Cristo predica el evangelio que salva el alma, y el evangelio so­cial predicado por las denominaciones promueve asuntos terre­nales y temporales, tales como los derechos de varios grupos, las necesidades físicas, la justicia política, etc. Por lo tanto, establecen escuelas de todo nivel, hospitales y clínicas, asilos para niños, an­cianos y otros, y tienen muchísimos proyectos que según sus promotores son "buenas obras". Para ellos la "salvación" más impor­tante es la del cuerpo y la vida terrenal. Casi no se oye nada de la redención del alma y muchas iglesias no quieren oír la palabra "sangre". Pero la iglesia verdadera predica a Cristo y a éste crucifi­cado (1 Cor. 2:2) y todos los textos que hablan de la sangre de Cristo y de la necesidad de la redención del alma (Hech. 20:28;. 1 Ped. 1:18, etc.).

       La obra principal de la iglesia de Cristo es la evangelización.

    .1 Tim. 3:15, ".. la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad". 1 Tes. 1:8, "Porque partiendo de vosotros ha sido divulgada la palabra del Señor". Cristo estableció su iglesia para que practicara Su enseñanza y para que la predicara al mundo entero. Jesús dijo a sus apóstoles, "Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será conde-nado" (Mar. 16:15,16). El libro de Hechos de Los   apóstoles registra cómo los apóstoles y las iglesias establecidas por ellos evange­lizaron al mundo. Pablo habla del "evangelio que habéis oído, el cual se predica en toda la creación que está debajo del cielo" (Col. 1:23). Ese evangelio que él predicó y que ellos oyeron no fue un evangelio social, sino el evangelio que "es poder de Dios para sal­vación a todo aquel que cree" (Rom. 1:16). A los efesios Pablo dice, "En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa" (Efes. 1:13).

La Copa
Por Wayne Partain

Introducción:

A. Algunos hermanos afirman que no es correcto servir la cena del Señor en copitas individuales. Dicen que toda la congregación tiene que participar de un solo pan y de una sola "copa" (recipiente).

B. No se toman la molestia estos hermanos de explicar cómo lo habrán hecho los miles de hermanos de Jerusalén. También hoy en día hay congregaciones grandes para las cuales sería sumamente difícil practicar lo que estos hermanos enseñan.

1. Si tales congregaciones tuvieran que participar de un solo pan y beber el fruto de la vid de un solo recipiente, tendrían que usar un recipiente tan grande que ni siquiera dos hermanos pudieran cargarlo, y ¿cómo podrían los miembros participar de él?

2. Además, una iglesia compuesta de dos mil miembros necesitaría unas cinco horas aproximadamente para celebrar la cena si cada miembro participara en diez segundos.

3. Desde luego, si Jesús lo requiriera, tendríamos que hacerlo de alguna manera, pero esta enseñanza no tiene base alguna en las Escrituras.

C. Dicen los hermanos que se oponen a las copitas que la palabra "Copa" (Mat, 26:27 significa el recipiente y el fruto de la vid y, por eso, prohíben el uso de copitas.

D. Afirman que el Hno. G. C. Brewer introdujo esta práctica en la iglesia en este siglo y que es, por lo tanto, una invención humana. Ellos no pueden probar esta afirmación, pero este punto es insignificante porque al usar copitas la iglesia simplemente obedece el mandamiento de celebrar la cena en una manera ordenada (1 Cor. 14:40). El uso de copitas está autorizado en el mandamiento de beber el fruto de la vid, como el bautisterio está autorizado por el mandamiento de bautizar, o el predicar por radio está autorizado el mandamiento de predicar el evangelio, o los himnarios son autorizados por el mandamiento de cantar, etc.

E. Los hermanos que se oponen a las copitas dicen que "debemos hacer exactamente lo que Jesús hizo, es decir, tomar una copa y todos beber de ella". Al estudiar Luc. 22:17-20 aprendemos que Jesús tomó la copa y dijo: "Tomad esto, y REPARTIDLO entre vosotros" y luego "tomó el pan y dio gracias y lo partió y les dio" y, por último, "tomó la copa". El orden fue: (1) tomar a copa para que se repartiera entre los apóstoles (es imposible partir y servir el recipiente); 2)tomar el pan; y (3) tomar la copa. Por lo tanto, los que
usamos copitas hacemos exactamente lo que Jesús y los apóstoles hicieron.

F. Estos hermanos insisten en que no hay mandamiento ni ejemplo lo ni inferencia necesaria para autorizar el uso de copitas. En primer lugar, contamos con autorización genérica para el uso de copitas en el mandamiento de celebrar la cena. Los hermanos que se oponen a las copitas no son consecuentes, porque ellos no se oponen a la predicación por radio, ni al uso de un bautisterio, ni al uso de himnarios, etc.) que también son simplemente medios o métodos autorizados por los mandamientos de predicar, bautizar, cantar, etc. Son medios de llevar a cabo el mandamiento.

I. El error básico de esta doctrina:
A. Citan Luc. 22:20 para probar que el recipiente simboliza el nuevo pacto. Dice el texto: "Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre". Para los hermanos que se oponen a las copitas el recipiente es tan sagrado como el fruto de la vid. Ellos creen que cuando bendicen la copa, bendicen dos cosas: el recipiente (un utensilio sólido) y su contenido (un elemento líquido).

B. Por lo tanto, enseñan que hay tres símbolos en la cena del Señor. (1) El pan simboliza el cuerpo de Cristo; (2) el fruto de la vid simboliza su sangre; y 3) el recipiente del fruto de la vid simboliza el nuevo pacto o el Nuevo Testamento.

1. Heb. 9:20, "Esta es la sangre del pacto que Dios os ha mandado". El antiguo pacto (el Antiguo Testamento) fue ratificado o confirmado con sangre. Heb. 9:15-22 explica esto y se basa en Ex. 24:8; Lev. 8:15,19; 16:14-16.

2. Igualmente el nuevo pacto (el Nuevo Testamento) fue ratificado o confirmado con la sangre de Cristo.

3. De esto hablan Mat. 26:28; Mar. 14:24; Luc. 22:20;. 1 Cor. 11:25. El lenguaje de Lucas y Pablo dice la misma cosa que dicen Mateo y Marcos. "Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre" equivale a "esto es mi sangre del nuevo pacto". Afirmar que Lucas y Pablo dan significado al recipiente cambia y corrompe el simbolismo de la cena del Señor y pervierte las Escrituras (2 Ped. 3:16). ¿Cómo podía un mero recipiente -- un cáliz o un vaso de alguna clase -- simbolizar el Nuevo Testamento? Tal pensamiento choca con todo aspecto del concepto bíblico de ratificar pactos con sangre.

4. La única diferencia entre la expresión de estos escritores es el orden de las palabras. Dicen Mateo y Marcos: "esto es mi sangre del nuevo pacto", mientras que Lucas y Pablo dicen, "Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre". Es muy obvio que los cuatro escritores inspirados dicen la misma cosa, hablando del fruto de la vid y no del recipiente.

5. El orden de palabras es muy importante en algunos textos. Por ejemplo, la Deidad de Jesucristo en Juan 1:1, 2 por el orden de las palabras (el predicado nominativo aparece primero). Pero en Rom. 10:9, 10 Pablo no enseña dos conceptos conflictivos al poner la confesión primero en el ver, 9 y la fe primero en el ver. 10.

C. El error de los hermanos opuestos a las copitas no es cuestión, pues, del método de servir la cena, de usar solamente una copa o varias copitas. Si así fuera, sería cuestión de opinión, porque no importa si se usa una copa o varias.

1. Pero el error de estos hermanos no es asunto de opinión sino de doctrina, porque ellos cambian el simbolismo de la cena del Señor y esto es un grave error.

2. Según el Nuevo Testamento hay solamente dos elementos de simbolismo (el pan y el fruto de la vid), pero según los hermanos que se oponen a las copitas hay tres elementos (el pan, el fruto de la vid y el recipiente del fruto de la vid).

D. Al participar de la cena los cristianos meditan con gratitud en el cuerpo y sangre de Jesús, pero sería absurdo meditar en el recipiente del pan o del fruto de la vid.

E. POR LO TANTO, NO PUEDE HABER COMUNIÓN CON ESTOS HERMANOS PORQUE ELLOS CORROMPEN EL SIMBOLISMO DE LA CENA DEL SEÑOR.

II. ¿Qué es la copa?
A. Los hermanos que se oponen a las copitas definen la palabra, "copa" como el recipiente y su contenido. Por lo tanto, según esta teoría el beber la copa requiere que se beba tanto el recipiente como su contenido. Si se bebe solamente el contenido (el fruto de la vid) no se bebe el recipiente, entonces no se bebe "la copa" según esta doctrina falsa. Nadie puede beber el recipiente; por lo tanto, la consecuencia ineludible de esta teoría falsa es que nadie puede beber la copa del Señor.

B. Es importante aclarar que no negamos que Cristo tomó un recipiente en sus manos, porque es imposible tener un líquido en las manos si no está en algún recipiente, pero negamos con todo énfasis la enseñanza de los hermanos que se oponen a las copitas, porque Cristo no bendijo ningún recipiente. No tienen significado alguno el platillo en que se sirve el pan, ni el recipiente del jugo de la vid, ni la mesa en que se ponen estos elementos. Esta doctrina es en extremo absurda y sirve para destruir el simbolismo de la cena del Señor y, por ende, este acto de culto y, desde luego, otro resultado de esta doctrina falsa es que causa división en la iglesia.

C. El texto mismo explica el significado de la palabra "copa". Mat. 26 :27-29 dice: "Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: bebed de ella todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados. Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre".

1. Jesús tomó la copa (el recipiente que contenía el fruto de la vid ), pero no dio gracias por el recipiente sino por el fruto de la vid, porque dijo, "no beberé más de este fruto vid, hasta, etc."

2. ¿Qué es la copa según Jesús mismo? Es el fruto de la vid.

C. Jesús y Pablo, (1 Cor. 10:16; 11:25) usan la palabra copa", empleando la figura llamada "metonimia" que, según Larousse, significa una "figura de retórica que consiste en designar una cosa con el nombre de otra, cuando están ambas reunidas por alguna relación, ...por ejemplo) respetar las canas de uno".

1. Todos saben que la palabra "copa" indica el contenido (lo que está en la copa), y el que dice "me voy a tomar una copa" quiere decir que va a tomar el líquido que está en la copa.

2. Dice Larousse (después de definir copa como vaso): "El líquido que cabe en ella".

D. La copa es la que debería ser bendecida, repartida y bebida. Por lo tanto, no se refiere al recipiente, sino a su contenido, el fruto de a vid.

III. La copa se bendice:
A. -1 Cor. 10:16: "La copa de bendición que bendecimos, ¿No es la comunión de la sangre de Cristo?"
B. La palabra "bendecir" (1 Cor. 10:16) Equivale a "dar gracias", Mat. 26:27; Mar. 14:23; Luc. 22:17.
C. Bendecimos o damos gracias no por un recipiente, sino por el fruto de la vid.
D. Pablo dice a los corintios (1 Cor. 11:26-29) que la participación de la cena del Señor puede ser una bendición o una maldición, pero no por usar o no usar copitas, sino por no discernir el cuerpo y la sangre de Cristo. Pablo dice que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor", pero no habla de ser "culpado del recipiente", por no discernir el nuevo pacto. El apóstol Pablo jamás hubiera dicho una cosa tan fuera de razón.

IV. La copa se reparte:
A. Luc. 22:17, "Y habiendo tomado la copa, dio gracias, y dijo: Tomad esto, y repartidlo entre vosotros".
B. La palabra "repartir' viene de DIAMERIZO, Literalmente significa "dividir" y así se traduce en Luc. 1:17, "todo reino dividido".
1. ¿Cómo se puede "repartir" o "dividir" el recipiente?
2. ¿Les mandó Jesús a los apóstoles a dividir el recipiente y luego beberse los pedazos?

V. La copa se bebe:
A. 1 Cor. 10:21, "No podéis beber la copa, del Señor, y la copa de los demonios".
B. 1 Cor. 11:26, "Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis copa..."
C. ¿Se bebe el recipiente, o el líquido que está en el recipiente?

VI. Otros ejemplos de la figura llamada "metonimia":
A. Recuérdese que la metonimia es la "figura de retórica que consiste en designar una cosa con el nombre de otra, cuando están ambas reunidas por alguna relación... (por ejemplo) respetar las canas de uno".
B. Heb. 13:4, "Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla". Todos reconocen que la palabra "lecho" se usa para indicar lo que sucede en el lecho (el acto sexual); es decir, que no se cometa fornicación. La palabra griega es la sencilla palabra Koite (cama), pero la palabra "cama" se refiere a lo que se practica en la cama. Es interesante observar que en Rom. 9:10 la misma palabra --cama-- significa la concepción, porque se traduce "concibió").

C. En muchos textos se emplea esta figura, al poner el efecto por la causa:
    1. Luc. 2:30, "han visto mis ojos la salvación". Simeón vio al niño Jesús, pero dijo que había visto la salvación

        (Cristo es la Causa y la salvación es el efecto). Sus ojos vieron la Causa, pero dijo que vio el efecto.
   2. Juan 11:25, "Yo soy la resurrección y la vida". Cristo es la causa la resurrección es el efecto, pero dice

       "Yo   soy la resurrección". El es la Causa de esta gran bendición, pero dice que es efecto mismo.
   3. -.1 Cor. 7:16: "¿qué sabes tú, oh mujer, si quizá harás salvo a tu marido?" Aunque Cristo es el único

       Salvador, la mujer fiel bien puede ser la causa indirecta de la salvación (efecto) del marido.

D. También al revés es verdad esto, porque en muchos textos la causa se pone por el efecto.
    1. -.1 Tes. 5:19, "no apaguéis al Espíritu", es decir, no menospreciéis los dones del Espíritu. (Nadie puede

         literalmente apagar al Espíritu). Al decir esto Pablo tenía en mente los dones (el efecto de la obra del

         Espíritu, pero dice simplemente "Espíritu' (la causa).
    2. -.1 Cor. 14:12 dice, "anheláis dones el griego dice, "anheláis espíritus", (véase La Biblia de las Américas; la

          palabra "dones" aparece en letra cursiva para indicar que no está en el griego, y en el margen dice, "Lit.

          espíritus". Es otro caso de poner la causa por el efecto: anhelaban dones espirituales que son el efecto u

          obra del Espíritu.
     3. Efes. 5:18, "llenos del Espíritu", es decir, de los frutos del Espíritu, Gál. 5:22, 23.

E. Ejemplos semejantes a Mat. 26:28.
    1. Deut. 18:5: "Benditas serán tu canasta", es decir, la cosecha. (Es la misma figura: la palabra canasta

         significa el contenido de la canasta.)
    2. Sal. 23:5: "Aderezas mesa delante de mí?", es decir, una mesa llena de bendiciones. (La palabra "mesa"

         significa lo que está sobre la mesa.) ¿Quién no ha usado la palabra "mesa" para dar a entender la

         "comida" servida sobre la mesa?
    3. .1 Cor. 10:21, "no podéis participar de la mesa del Señor", es decir, de la cena del Señor.
    4. Jer. 49:12-- un texto paralelo a .1 Cor. 11:26-- "los que no estaban condenados a beber el cáliz".
    5. .2 Cor. 5:21, "Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado", es decir, el sacrificio por el pecado.
    6. Gál. 6:14, "Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo", es decir, en la

         muerte de Jesús (dice cruz para hablar de lo que sucedió en la cruz).
    7. En estos textos es muy obvio que un nombre se usa en lugar de otro nombre porque hay alguna relación

         obvia entre los dos.

F. Hay muchísimos ejemplos de esta figura y de otras figuras de retórica en las Escrituras. Jesús nos ha

     entregado muchas enseñanzas por medio de sus parábolas, que son lenguaje figurativo. Por lo tanto, no

     debe haber confusión cuando la Biblia habla de "repartir" y "beber" la "copa" cuando quiere decir repartir y

     beber el fruto de la vid.

G. La palabra "copa" viene de la palabra POTERION que aparece treinta y tres veces en el Nuevo Testamento y

     la definición de la palabra es simplemente "Un vaso para beber".
    1. Sin embargo, la palabra "copa" se usa solamente cuatro veces para significar "un vaso literal para beber"

        (Mat. 10:42; Mar. 7:4, 8; 9:41).
    2. Por lo tanto, ¡la palabra se usa en sentido figurativo veintinueve veces! ¿Cómo se puede saber si la

        palabra se usa en sentido literal o en sentido figurativo? Por el contexto. Es muy obvio en los cuatro

        textos citados arriba que la palabra POTERION significa literalmente un vaso para beber, pero es

        igualmente obvio en todos los demás textos que la palabra se usa en sentido figurativo.
   3. Por ejemplo, en el mismo capítulo 26 de Mateo 26:39,42; ¿Puede alguno dudar que la palabra se usa en

        sentido figurativo?

VII. "Bebed de ella todos":
A. Los hermanos que se oponen a las copitas insisten porfiadamente en que este texto demanda que todos los participantes de la cena beban del mismo recipiente (que lo toquen con sus labios). Creen que el pronombre "ella" se refiere al recipiente.

B. Pero Cristo se refiere al fruto de la vid, el contenido del recipiente, y no se refiere al recipiente mismo.

1. Los hermanos que se oponen a las copitas creen que todo participante tiene que tocar con los labios a un mismo recipiente, pero no pueden probar tal afirmación. En primer lugar el texto no lo enseña y, además de eso, es un absurdo. (¿Miles de hermanos tocando con sus labios a un solo recipiente?)

2. La palabra "copa" se refiere a la fuente, la provisión, y no al recipiente. ¿Qué tomamos cuando tomamos la copa? Dice Cristo, "el fruto de la vid " (Mat. 26:29).

C. Luc. 22:17-20 revela que la copa se repartió (se dividió) entre les apóstoles:
1. Ver. 17: "Y habiendo tomado la copa, dio gracias, y dijo: Tomad de esto, y repartidlo entre vosotros. Los apóstoles habían de repartir o dividir "la copa".

a. Dicen los hermanos opuestos a las copitas que repartieron la copa al tomarla, pero Jesús emplea dos palabras: El dice "tomad" y repartidlo".

b. El tomar y el repartir no son una sola acción, sino dos acciones distintas.

c. Por lo tanto, cuando el Señor Jesús dijo que repartieran la copa, no hemos de creer que empezaran a beber del mismo recipiente.

d. Al contrario, cada apóstol vació una porción del fruto de la vid en su propio vaso, según la costumbre de los judíos al celebrar a pascua, y no la tomaron de inmediato porque participaron del pan antes de participar de la copa. Repartieron el fruto de la vid en sus propios vasos para estar listos a participar de él después de comer el pan.

2. Ver. Luc.22:19, "Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí'.

3. Entonces, ver. Luc.22:20, "De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa..." Es obvio, pues, que el orden fue así: (1) repartieron el fruto de la vid en sus vasos individuales pero no lo
tomaron todavía; (2) participaron del pan; y (3) participaron del fruto de la vid.

4. De otro modo, si aceptamos la doctrina de los hermanos que se oponen a las copitas (es decir, si "repartir" significa "beber"), entonces los apóstoles bebieron una porción del fruto de la vid, después participaron del pan, y luego volvieron a participar del fruto de la vid. Según esta teoría, comieron el pan una vez y bebieron el fruto de la vid dos veces.

D. Juan 4:12 dice que Jacobo "nos dio este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y sus ganados".

1. Cuando Jacobo y sus hijos bebieron de ese pozo, ¿tenían que tocar al pozo con sus labios?

2. La expresión "beber de él" significa beber de esa provisión o fuente (el contenido del recipiente). Cristo quería que todos los apóstoles bebieran el fruto de la vid; por eso dijo, "Bebed de ella todos". Pero no tuvieron que tocar con sus labios a un solo recipiente para cumplir con este mandamiento.

E..1 Cor. 9:7: "¿Quién apacienta el rebaño y no toma de la leche del rebaño?" Si se toma leche de un vaso, ¿no se "toma de la leche del rebaño"? O, ¿Es necesario que se toque con los labios la fuente de la leche?

Related Media
Related Sermons