Faithlife Sermons

Depravación total

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 111 views
Notes & Transcripts

Depravación total

Doctrina se define como enseñanza, palabra usada en el nuevo testamento, es la agrupación de enseñanzas de una materia a lo largo de las Escrituras utilizando la Teología Sistemática

Definición:

Depravación: Viciar, corromper, hacer lo malo, perversión de la conducta. Indica algo pervertido o torcido.

En la Biblia se reconoce como: la capacidad del hombre para entregarse al mal.

Depravación total: describe la calidad moral del ser humano no regenerado

En la actualidad la gente dice que el hombre más malo tiene algo de bueno el más bueno tiene algo de malo. La Biblia enseña otra cosa.

Es cualidad del hombre, debido al pecado de Adán, ser controlado por el pecado en todas las áreas de su vida, mostrando ser incapaz de buscar por sí mismo a Dios

Ro. 3.11[1] No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios.

La Biblia da evidencia de esta doctrina. Toda área del hombre está afectada por su naturaleza pecaminosa:

(1) Área intelectual

a) Intelecto cegado 2 Co. 4.4 en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios

b) mente reprobada Ro. 1.28 Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no conviene.

c) entendimiento entenebrecido Ef. 4.18 teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón.

 (2) Área emocional

a) Emociones degradadas Ro. 1.21 Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.

Ro. 1.24 Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos.

Ro. 1.26 Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza.

Ti. 1.15 Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas.

La Biblia nos enseña que, aunque el hombre está totalmente depravado, no señala que sea tan malo como puede llegar a ser, y se debe considerar que es extensivo a todo ser humano.

Existen muchas referencias en la Biblia que nos muestran la calidad del ser humano depravado, en el AT:

Gn. 6.5 Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.

Gn. 6.10-11 Y engendró Noé tres hijos: a Sem, a Cam y a Jafet. Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia

Jue. 2.19 Mas acontecía que al morir el juez, ellos volvían atrás, y se corrompían más que sus padres, siguiendo a dioses ajenos para servirles, e inclinándose delante de ellos; y no se apartaban de sus obras, ni de su obstinado camino.

1 Rey.19.10 El respondió: He sentido un vivo celo por Jehová Dios de los ejércitos; porque los hijos de Israel han dejado tu pacto, han derribado tus altares, y han matado a espada a tus profetas; y sólo yo he quedado, y me buscan para quitarme la vida.

Neh. 9.28 Pero una vez que tenían paz, volvían a hacer lo malo delante de ti, por lo cual los abandonaste en mano de sus enemigos que los dominaron; pero volvían y clamaban otra vez a ti, y tú desde los cielos los oías y según tus misericordias muchas veces los libraste, etc.

En el NT: Ro. 3.23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.

Ro. 5.12-14 Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. 13Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado. 14No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir.

1 Jn. 5.19 Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno.

Mt. 15.19 Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.

Jn 3.19-20 Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas.

Sólo para dar idea de algunas.

El pecado entró en el mundo poco después de la creación Gn. 3.9-11 Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú? 10Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí. 11Y Dios le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses? Nos habla de la caída de Adán y Eva, que al desobedecer a Dios corrompieron su naturaleza y en ella, estando representados todos los seres humanos “en los lomos de Adán” He. 7.9-10 “Y por decirlo así, en Abraham pagó el diezmo también Leví                                                                                 , que recibe los diezmos;  porque aún estaba en los lomos de su padre cuando Melquisedec le salió al encuentro” espiritualmente “heredamos” su naturaleza corrompida. En el mismo capítulo del Génesis se nos hace notar que Adán cayó y se deformó su naturaleza y, como representante nuestro, nos “hereda” esa naturaleza que hace que el ser humano esté manchado y cometa pecado desde su propia naturaleza, nadie tiene que ser impulsado para hacer el mal, se sale de nosotros mismos, me doy cuenta de ello cuando recuerdo que de chico dije mi primer “yo no fui” mentiroso.

El proceso inicia con la caída, que ya vimos en Gn. 3, que nos narra el momento cuando el hombre es engañado por el Diablo, se confirma en Ro. 5.12-21 12Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. 13Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado. 14No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir.

15Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo. 16Y con el don no sucede como en el caso de aquel uno que pecó; porque ciertamente el juicio vino a causa de un solo pecado para condenación, pero el don vino a causa de muchas transgresiones para justificación. 17Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.

18Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida. 19Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos. 20Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia; 21para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro.

Esta cita nos aclara y amplía el conocimiento de la depravación humana y hasta donde lo lleva. Luego la Escritura nos muestra que la humanidad entera cayó en esa condición: Gn. 6.5, 11 Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha… y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Es un hecho que el mal está en el hombre mismo y particular en el corazón Je. 17.9 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?

Implicaciones prácticas

La doctrina de la depravación nos enseña “que nada que haga el hombre ganará algún favor o consideración de Dios en lo que concierne a la salvación”[2]

La importancia de ésta doctrina estriba en que debemos de considerar nuestra relación con el pecado por nuestra naturaleza caída, reconociendo que el hombre, por sí mismo, no tiene ninguna capacidad para librarse de su pecado ni de su naturaleza pecaminosa que le lleva a cometer toda clase de actos contra Dios. Esto me hace pensar en la Gracia de Dios y su perdón, y la necesidad que tengo de ser fiel a su obra salvadora y de hacer las obras de arrepentimiento para las que he sido destinado.

Un punto de vital importancia es: ¿Sabes tú a ciencia cierta si realmente perteneces al grupo, el de aquellos que reconocen su depravación y corrigen su vida? O eres de los que no reconocen su pecado y viven confiados en la supuesta bondad de un dios tonto que perdona todo lo que todo ser humano es sin importar que no acepte su responsabilidad ante Él.


----

[1] Todas las citas están tomadas de la Biblia Reina Valera Revisada (1960)

[2]Ryrie, C. C. (2003). Teologı́a básica (319). Miami: Editorial Unilit.

Related Media
Related Sermons