Faithlife Sermons

Descuido (2)

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 45 views

La evasión de los deberes o responsabilidades, ya sea a Dios o a otras personas. Las consecuencias de tal descuido son a menudo graves.

Notes
Transcript

Los israelitas a veces descuidaron sus obligaciones religiosas

Se olvidaron de apoyar a los levitas

Deuteronomio 14.27 RVR95BTO
»No desampararás al levita que habite en tus poblaciones, porque no tiene parte ni heredad contigo.
Ver también ;

Descuidaron el templo

Nehemías 13.11 RVR95BTO
Entonces reprendí a los oficiales diciéndoles: «¿Por qué está la casa de Dios abandonada?». Después los reuní y los puse en sus puestos.
Ver también ;

Tal negligencia les mereció el juicio de Dios

2º Crónicas 29.6–9 RVR95BTO
Porque nuestros padres se han rebelado y han hecho lo malo ante los ojos de Jehová, nuestro Dios; porque le dejaron, apartaron sus rostros del tabernáculo de Jehová y le volvieron las espaldas. Y aun cerraron las puertas del pórtico, apagaron las lámparas y no quemaron incienso ni sacrificaron holocausto en el santuario al Dios de Israel. Por tanto, la ira de Jehová ha venido sobre Judá y Jerusalén, y los ha entregado a turbación, espanto y burla, como veis vosotros con vuestros ojos. Por eso nuestros padres han caído a espada, y nuestros hijos, nuestras hijas y nuestras mujeres fueron llevados cautivos.

Los israelitas a veces descuidaron sus obligaciones sociales

Se olvidaron de asegurar la justicia para los pobres

Isaías 5.7 RVR95BTO
Ciertamente la viña de Jehová de los ejércitos es la casa de Israel, y los hombres de Judá, planta deliciosa suya. Esperaba juicio, y hubo vileza; justicia, y hubo clamor.
Ver también ; ;

Sus líderes descuidaron sus responsabilidades

Isaías 56.10–12 RVR95BTO
Sus guardianes son ciegos, todos ellos ignorantes; todos ellos son perros mudos, que no pueden ladrar; soñolientos y perezosos, aman el dormir. Esos perros voraces son insaciables, y los pastores mismos no saben discernir: todos ellos siguen sus propios caminos, buscando cada uno su propio provecho, cada cual por su lado. Ellos dicen: “¡Venid, tomemos vino, embriaguémonos de sidra; y el día de mañana será como este, o aun mucho más excelente!”».
Ver también ;

Dios castigó su descuido

Sofonías 1.12–13 RVR95BTO
»Acontecerá en aquel tiempo que yo escudriñaré a Jerusalén con linterna y castigaré a los hombres que reposan tranquilos como el vino asentado, los cuales dicen en su corazón: “Jehová ni hará bien ni hará mal”. Por tanto, serán saqueados sus bienes y sus casas asoladas; edificarán casas, mas no las habitarán, plantarán viñas, mas no beberán de su vino.
Ver también

Descuido en el NT

Advertencias contra el descuido

1 Timoteo 4.14 RVR95BTO
No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio.
Ver también ; ;

Ejemplos de descuido

Descuidar la salvación

Hebreos 2.1–4 RVR95BTO
Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos. Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución, ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron, testificando Dios juntamente con ellos, con señales, prodigios, diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad.

Descuidar el culto público

Hebreos 10.25 RVR95BTO
no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

Sodoma descuida a los pobres

Ezequiel 16.49 RVR95BTO
Esta fue la maldad de Sodoma, tu hermana: soberbia, pan de sobra y abundancia de ocio tuvieron ella y sus hijas; y no fortaleció la mano del afligido y del necesitado.

Descuidar a las viudas

Hechos de los Apóstoles 6.1–4 RVR95BTO
En aquellos días, como crecía el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, que las viudas de aquellos eran desatendidas en la distribución diaria. Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: —No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios para servir a las mesas. Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete hombres de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. Nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la Palabra.
Related Media
Related Sermons