Faithlife Sermons

Sermón sin título (3)

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 2 views
Notes
Transcript
1 Juan 5.18 RVR60
Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca.
El creyente verdadero puede tener plena seguridad de que, como ha sido liberado del poder del maligno y del pecado, no volverá a la vida de pecado si no que será guardado por Dios.
El creyente verdadero puede tener la plena seguridad que no volverá a la vida de pecado .
La razón de esto es que el Señor le guarda.
Consecuencia de esto es que el Maligno no le tocará.
Es decir que el creyente es liberado del dominio del maligno de modo que no volverá a vivir esclavizado al pecado.
1 Juan 5.19 RVR60
Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno.
El creyente verdadero puede tener la seguridad de que pertenece a Dios a diferencia del mundo, que está sometido al poder del maligno.
EL creyente ha sido liberado de ese poder y ahora está en el reino de Dios.
(RVR60)
13el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo,  
(RVR60)
2en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia,  
1 Juan 5.20 RVR60
Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna.
Desarrollo de discurso:
Tenemos la seguridad que el Hijo de Dios ha venido.
Tenemos la seguridad de que nos ha dado entendimiento para conocer al Dios verdadero.
Y tenemos la certeza de que estamos en el Dios verdadero.
Es decir , estamos en su Hijo Jesucristo.
Este Jesucristo es el verdadero Dios
Y Este Jesucristo es la vida eterna.
El creyente verdadero tiene la seguridad de que el Señor ha obrado en él para conocerle, de modo que conoce al verdadero Dios, al verdadero Cristo y no cree en un Cristo falso, no está ya bajo el engaño de los falos maestros.
La labor de Jesús es revelarse y revelar a Dios a los suyos. Y al creer en él tenemos la seguridad de conocer al Dios verdadero.
(RVR60)
3Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.  
(RVR60)
6He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu palabra.  
(RVR60)
18A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.  
1 Juan 5.21 RVR60
Hijitos, guardaos de los ídolos. Amén.
Esta es la parte final de esta carta y el apóstol ordena a apartarse de la idolatría. Es decir, después de todo lo dicho acerca de los falsos creyentes y los falsos maestros, el apóstol nos ordena a apartarnos de toda creencia en un Jesucristo falso.
La idolatría es creer en un Dios, o un Jesucristo diferente al que se revela claramente en las Escrituras. Es creer o tener un concepto de Dios no basado en su revelación si no con forme a enseñanzas de hombres, como el caso de los falsos maestros de los que trata Juan en esta carta, o conforme a mis propios deseos, pensamientos, es creer en un Dios hecho a nuestra semejanza.
(RVR60)
4No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.  
(RVR60)
23y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.  
(RVR60)
9porque ellos mismos cuentan de nosotros la manera en que nos recibisteis, y cómo os convertisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero,
10y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera.
1 Juan 5.18–21 RVR60
Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca. Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno. Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna. Hijitos, guardaos de los ídolos. Amén.
Aplicaciones.
BOSQUEJO:
Related Media
Related Sermons