Faithlife Sermons

19 La Sanidad Divina Milagrosa

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 526 views
Notes & Transcripts

LA SANIDAD DIVINA MILAGROSA

Nuestra pregunta para este estudio es esta:  ¿El don de sanidad que estaba entre los dones espirituales de la era del Nuevo Testamento ha continuado hasta esta época?  ¿Está Dios sanando milagrosamente ahora como lo hizo en la época del Nuevo Testamento?  ¿Hay hombres hoy día sobre quienes Dios ha conferido el «don de sanidad» como fue conferido en la época del Nuevo Testamento y mencionado por Pablo en .1 Cor. 12:4,9?  En este pasaje de la escritura los dones fueron conferidos sobre los primeros Cristianos  por el poder del Espíritu Santo y ejercidos a través de ellos.  Aun cuando había «diversidad de dones» (v.4), todos ellos eran obrados por el mismo Espíritu.  Mencionados en este pasaje están los dones de:  (1) sabiduría, (2) ciencia, (3) fe, (4) sanidades, (5) hacer milagros, (6) profecía, (7) discernimiento de espíritus, (8) lenguas, (9) interpretación de lenguas.  Usted notará que los «dones de sanidades» son sino uno de los poderes milagrosos especiales dados por el Espíritu Santo.  ¿Está este don existiendo ahora y están los hombres ejercitando tal poder ahora por la voluntad de Dios?

Será imposible arribar a una correcta concepción de lo que la Biblia enseña sobre este tema sin primero llegar a una correcta concepción de la enseñanza de la Biblia sobre el tema del Espíritu Santo, Su misión, y Su obra.

El Espíritu Santo es una Persona

La Biblia enseña que el Espíritu Santo es una persona.  Al Espíritu Santo le es atribuido por las escrituras: vida, pensamiento, voluntad, acción, individualidad, carácter, e influencia.  Cualquier cosa que sea atribuida a la personalidad de Dios y de Cristo es también afirmada del Espíritu Santo.  En el Antiguo Testamento Jehová era una pluralidad de personas.

Génesis 1:26, «Entonces dijo Dios:  Hagamos al nombre a nuestra imagen.»

Génesis 3:22, «Y dijo Jehová Dios:  He aquí el hombre es como uno de nosotros.»

En la obra de la creación estuvo presente el Espíritu Santo.

Génesis 1:2, «Y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.»

En el Nuevo Testamento Jehová es revelado como Dios, el Padre, Dios, el Hijo, y Dios, el Espíritu Santo.  De todos los tres se habla en igualdad.

Mateo 28:19, «Por tanto, id, y hacer discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.»

Romanos 15:30, «Pero os ruego, hermanos, por nuestro Señor Jesucristo y por el amor del Espíritu, que me ayudéis orando por mí a Dios.»

.2 Corintios 13:14, «La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros.  Amén.»

Las escrituras del Nuevo Testamento atribuyen personalidad al Espíritu Santo.  Pablo declara en .1 Tim. 4:1 que el Espíritu «habla.»  Jesús dijo que cuando el Espíritu venga «dará testimonio» (Juan 15:26).  Pablo dice que el Espíritu Santo «nos ayuda en nuestra debilidad» e «intercede» por nosotros (Rom. 8:26).  Todo esto evidencia que el Espíritu Santo es una persona, exactamente como Dios es una persona y Cristo es una persona.  El Espíritu es la tercera persona en una Deidad trina revelada a nosotros en el Nuevo Testamento.

La Obra del Espíritu en la Redención        

Las mismas escrituras nos enseñan que el Espíritu Santo en la redención de la humanidad es la obra de la revelación divina.  Dios originó, Cristo procuró, el Espíritu reveló.  Cuando Jesús seleccionó, enseñó, y entrenó a Sus apóstoles para ser Sus embajadores entre las naciones de la tierra, les prometió el Espíritu Santo para guiarlos en su obra de hacer conocido Sus decretos divinos.  Aquellas promesas están registradas para nosotros en:

Juan 14:16 - «Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre:  el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará con vosotros.»

Juan 14:26 - «Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas y os recordará todo lo que yo os he dicho.»

Juan 16:7 - «Pero yo os digo la verdad:  Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuere, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré.  Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.  De pecado, por cuanto no creen en mí; de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado.  Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar.  Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.»

Las mismas palabras en que Jesús describe la misión del Espíritu Santo en estas promesas identificó que Su obra en la redención es esa de la revelación.  Nótelas:  «enseñar,» «recordar,» «convencer,» «guiar,» «hablar,» «hacer saber.»  Esto removerá la idea de que la obra del Espíritu Santo es misteriosa.

La promesa de que el Espíritu vendría sobre los apóstoles para guiarlos y traerles  remembranza fue cumplido en el primer Pentecostés después de la resurrección de Jesús de entre los muertos.  El registro de este cumplimiento es encontrado en los capítulos uno y dos del libro de Hechos de los Apóstoles.  En el primer capítulo leemos de la historia de la ascensión de Jesús de regreso al Dios del cielo.  El había comisionado a los apóstoles a predicar el arrepentimiento y el perdón de los pecados en Su nombre comenzando en Jerusalén pero les había instruido para que esperaran en la ciudad de Jerusalén por la venida del Espíritu Santo.  Mientras esperaban seleccionaron a Matías para tomar el lugar de Judas.  El último versículo del capítulo uno dice, «y fue contado con los once apóstoles.»  Continuando la lectura en el capítulo dos el registro dice, «Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos.  Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.  Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.»  Este fue el cumplimiento para los apóstoles de Cristo de la promesa que les hizo de otro Consolador para guiarlos a toda la verdad y de permanecer con ellos cuando él se hubiera ido.  El Espíritu fue prometido a los apóstoles y el Espíritu cayó sobre ellos como el lenguaje del pasaje lo mostrará.  Unicamente aquellos sobre quienes el Espíritu cayó hablaban y únicamente hablaron aquellos sobre quienes vino el Espíritu.  «Y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.»  El versículo 14 nos dice que, «Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz.»  Luego siguió el primer sermón del evangelio convenciendo a los Judíos de la crucifixión del Hijo de Dios.  De esta manera empezó la predicación del arrepentimiento y el perdón de los pecados en al nombre de Jesús bajo la influencia y guía del Espíritu de Dios.

Escuchamos a Pablo diciendo:  «Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual» (1 Cor. 2:12-13).  Esta fue la obra del Espíritu en la revelación divina — que los hombres sepan — las cosas libremente dadas a nosotros por Dios — en las propias palabras escogidas por Dios — a través de la guía y dirección del Espíritu sobre los apóstoles.  Esta revelación, no obstante, no fue dada toda en un día.  Fue «renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá» (Isa. 28:10,13).  A medida que se acumuló y creció, la mente de Dios fue revelada hasta ser completada enteramente y la revelación fue perfecta y todo lo que Dios quería que los hombres supieran  de manera que pudieran ser salvos ha sido  hecha conocida.  En esta forma, el Espíritu de Dios guió a los apóstoles a toda la verdad y les trajo remembranza de todas las cosas que Jesús les había dicho de manera que pudieran decirla a los demás.  Pablo declaró que podemos entender las cosas reveladas a él por medio de leer lo que escribió (Efe. 3:3-4).  En consecuencia, por la buena providencia de Dios a través de la preservación de los escritos de los apóstoles de Cristo y los hombres inspirados del período del Nuevo Testamento tenemos acceso en el Nuevo Testamento a «toda la verdad.»  Esta es la obra del Espíritu.  El Espíritu nos ha dado «la perfecta ley, la de la libertad» (Sant. 1:25), la «Unidad de la Fe» fue llevada a cabo (Efe. 4:13), y «lo perfecto» ha venido (1 Cor. 13:10).  Como Pedro expresó el asunto:  «Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia» (2 Ped. 1:3).

En otra ocasión esta medida irresistible o bautismal del Espíritu Santo fue dada y fue a la casa de Cornelio, el primer Gentil converso.  Usted lee acerca de esto en el capítulo diez del libro de Hechos.  El bautismo del Espíritu Santo vino en esta ocasión para dar evidencia de que los Gentiles eran aceptos de Dios bajo los mismos términos que los Judíos.  Escuche a Pedro sobre esto, Hechos 15:7-9 - «Y después de mucha discusión, Pedro se levantó y les dijo:  Varones hermanos, vosotros sabéis cómo ya hace algún tiempo que Dios escogió que los gentiles oyesen por mi boca la palabra del evangelio y creyesen.  Y Dios, que conoce los corazones, les dio testimonio, dándoles el Espíritu Santo lo mismo que a nosotros; y ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos, purificando por la fe sus corazones.»  Estos son los únicos dos casos de bautismo del Espíritu Santo sobre el registro en la Palabra de Dios.  No hay más.  Reto a cualquiera que produzca otro.  Unicamente dos veces el bautismo del Espíritu Santo ocurrió en cumplimiento de la promesa de Cristo.  Se encuentran en Hechos 2 y Hechos 10 — sobre los apóstoles en el día de Pentecostés y sobre la casa de Cornelio.  Cada vez para un propósito especial — sobre los apóstoles para la obra de la revelación divina — y sobre la casa de Cornelio para «dar testimonio» de que Dios «ninguna diferencia hizo» entre el Gentil y el Judío.  Esto nunca ocurrió nuevamente.  En cada uno de estos casos esta experiencia fue asistida por una señal milagrosa, y solamente una señal milagrosa, la habilidad de hablar en otras lenguas o idiomas.  Esta experiencia no está siendo repetida  hoy día y no  lo ha sido desde los días del Nuevo Testamento.  Sirvió su propósito y nunca será repetido.  No necesitamos el bautismo del Espíritu Santo hoy día por cualquiera de las razones en que fue dado en el Nuevo Testamento.  La revelación divina ya ha sido hecha y completada.  Unicamente necesitamos creer al testimonio de la palabra de Dios para saber que no hay «diferencia» entre Judío y Gentil.

Señales Confirmando la Palabra

Otra misión del Espíritu Santo en la obra de la revelación divina fue la de confirmar la palabra predicada con las «señales que la seguían.»  Jesús prometió esto:

Marcos 16:15-20 - «Y les dijo:  Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.  El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.  Y estas señales seguirán a los que creen:  En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.  Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios.  Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían.»

Pablo declara que esta obra de confirmación fue hecha.

Hebreos 2:1-4 - «Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos.  Porque si la palabra dicha por medio de ángeles fue firme, y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución, ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande?  La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron, testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad.»

Estos milagros y señales siguieron a la predicación de la Palabra de Dios en los días del Nuevo Testamento para confirmar el mensaje como mensaje de Dios.  Las cosas siendo reveladas era un mensaje nuevo.  Ellas habían de ser confirmadas como la Palabra de Dios para que pudieran ser aceptadas por fe en Dios.  En .1 Corintios 2:1-5 Pablo dice del propósito de estos milagros y maravillas:

«Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría.  Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado.  Y estuve con vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres sino en el poder de Dios.»

En consecuencia, estos milagros que acompañaron la revelación de la Palabra de Dios eran para producir fe en Dios y en el mensaje revelando Su voluntad.  Nuestra fe hoy día necesita estar en la palabra de Dios de esta manera confirmada y no en el testimonio de los hombres.  Demasiadas personas quieren confiar en sus testimonios y no en la Palabra de Dios.  Usted debiera estar siempre advertido de tal cosa.  Coloque su fe únicamente en lo que la Palabra de Dios dice.  La palabra de Dios no necesita ser confirmada hoy día — solamente necesita ser creída.

La Morada del Espíritu Santo

Pedro declara en Hechos 5:32 que «nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le obedecen.»  En Hechos 2:38 él prometió a aquellos que se arrepintieran y se bautizaran en el nombre de Jesucristo para el perdón de los pecados, «y recibiréis el don del Espíritu Santo.»  Note que este no es los «dones» del Espíritu Santo.  Hechos 3:19, una pasaje paralelo, idéntico con Hechos 2:38 en su significado, identifica para nosotros lo que el «don del Espíritu Santo» en Hechos 2:38 significa.  Nos dice, «Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio.»

Otros pasajes prometiendo esta morada del Espíritu para guiar a los Cristianos a los tiempos de refrigerio de la presencia del Señor son:

Efesios 2:22 - «En quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.»

Romanos 8:9-14 - «Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros.  Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.  Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia.  Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.  Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne; porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.  Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.»

Gálatas 5:22 - «Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.»

La evidencia de la posesión del Espíritu de Dios hoy día es vista no en los poderes milagrosos para sanar, hablar en lenguas, u otras señales sino más bien en la justicia y santidad en vida y en carácter.  Esos son los frutos del Espíritu.  Únicamente el hombre que lleve esos frutos tiene el Espíritu.  En otro pasaje Pablo nos dice cómo recibimos el Espíritu.  No es en una experiencia milagrosa como muchos afirman sino más bien por el «oír con fe» (Gál. 3:2).  El Espíritu de Dios nos guía hoy día a los tiempos de refrigerio que proceden de la presencia de Dios a través de la enseñanza de la Palabra de Dios y de nuestra recepción de esa enseñanza por la fe.  La buena voluntad para obrar de acuerdo con la Palabra de Dios es evidencia de que el Espíritu lo está guiando.

La Naturaleza de los Milagros de Jesús

Juan 3:34 nos dice que Jesús poseía el Espíritu sin medida — eso es, sin limitación.  El texto dice: «Pues aquel que Dios ha enviado, habla las palabras de Dios; porque no le da Dios el Espíritu con medida» (Versión Moderna).  Un análisis de los milagros ejecutados por Cristo mientras estaba aquí en la tierra revela que ellos caen dentro de las siguientes clasificaciones:

1. Demostró su poder sobre la naturaleza en la calma de la tempestad.  Mat. 8:26.

2. Demostró su poder sobre el mundo de los demonios — por tanto, sobre el diablo al arrojar demonios.  Mat. 8:16.

3. Demostró su poder sobre las cosas materiales por medio de multiplicar los panes y los peces y alimentar a cinco mil hombres además de las mujeres y los niños.  Mat. 14:15-21.

4. Demostró su poder sobre las enfermedades por medio de sanar la lepra (Mat. 8:2-3) y sobre toda enfermedad y dolencia.  Mat. 9:35.

5. Demostró su poder sobre la muerte por medio de resucitar a Lázaro de entre los muertos.  Juan 11.

Los modernos sanadores milagrosos no harán lo que Jesús hizo, sin embargo, lo llevarán a usted a que piense que tienen el mismo poder y que Jesús está sanando a través de ellos.  ¿Si Jesús está haciendo la sanidad ahora, ¿por qué El no sana ahora como lo hizo entonces?

El Propósito de los Milagros de Cristo

Los milagros de Cristo fueron ejecutados para demostrar que El podía perdonar pecados.  Esto es evidenciado por Mateo 9:6 - «Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dice entonces al paralítico):  Levántate, toma tu cama, y vete a tu casa.»

Jesús también ejecutó sus milagros para probar que fue enviado por Dios y que era el Cristo.

Juan 5:36 - «Mas yo tengo mayor testimonio que el de Juan; porque las obras que el Padre me dio para que cumpliese, las mismas obras que yo hago, dan testimonio de mí, que el Padre me ha enviado.»

Juan 10:25 - «Jesús les respondió:  Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ellas dan testimonio de mí.»

Juan 10:36-38 - «¿Al que el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís:  Tú blasfemas, porque dije:  Hijo de Dios soy?  Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis.  Mas si las hago, aunque no me creáis a mí, creed a las obras, para que conozcáis y creáis que el Padre está en mí, y yo en el Padre.»

Si es posible que tengamos milagros hoy día para estos propósitos, entonces necesitamos a Jesús aquí para que los ejecute y no nadie más.  Pero no necesitamos milagros para estos propósitos.  Tenemos el testimonio divino registrado y preservado para nosotros en la Palabra de Dios para este propósito y todo lo que necesitamos hacer es creer a ese testimonio.

Juan 20:30-31 - «Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro.  Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.»

Los Milagros Obrados Por Los Apóstoles

Cuando Jesús eligió a los doce para su apostolado, les dio poderes milagrosos.

Mateo 10:5-8 - «A estos doce envió Jesús, y les dio instrucciones, diciendo:  Por camino de gentiles no vayáis, y en ciudad de samaritanos no entréis, sino id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel.  Y yendo, predicad, diciendo:  El reino de los cielos se ha acercado.  Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia.»

Estos poderes milagrosos dados a los doce eran señales de su oficio apostólico.

.2 Corintios 12:11-12 - «...porque en nada he sido menos que aquellos grandes apóstoles, aunque nada soy.  Con todo, las señales de apóstol han sido hechas entre vosotros en toda paciencia, por señales, prodigios y milagros.»

Analizando los milagros obrados como señales del oficio apostólico encontramos que los apóstoles tenían estos poderes:

1. Curaron toda clase de enfermedades.  Marcos 6:13; Hech. 19:11-12.

2. Arrojaban demonios.  Marcos 6:13.

3. Impartieron poderes milagrosos a otros por medio de imponer sus manos.  Pedro y Juan en Samaria fueron un caso.

Hechos 8:14-18 - «Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había recibido la palabra de Dios, enviaron allá a Pedro y a Juan; los cuales, habiendo venido, oraron por ellos para que recibiesen el Espíritu Santo; porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente habían sido bautizados en el nombre de Jesús.  Entonces les imponían las manos, y recibían el Espíritu Santo.  Cuando vio Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero.»

4. Tenían poder sobre la muerte.  Demostraron esto por medio de resucitar muertos.  Pedro resucitó a Dorcas de la muerte (Hechos 9).  Pablo revivió a un joven que había caído de la ventana en Troas (Hechos 20).

5. Tenían poder para pronunciar una maldición sobre aquellos que se ponían en su camino.  Ananías y Safira fueron muertos inesperadamente por tratar de engañar a Dios (Hechos 5).  Elimas fue cegado por Pablo (Hechos 13:10-11).

Sólo una examinación muy limitada y parcial de los días actuales — a los así llamados sanadores, revelará que no tienen los poderes que los apóstoles tenían.  Ni se atreven aún a intentar la sanidad que los apóstoles hicieron.  Estos profesados sanadores de los días modernos intentan únicamente ciertos casos y ordinariamente precipitadamente rechazarán a cualquiera que tenga una confrontación seria con ellos especialmente si esto es algo visible.

El Propósito de Estos Milagros Obrados Por Los Apóstoles

Los milagros obrados por los apóstoles sirvieron a un propósito divino.  No fue por propaganda o propósitos de promoción que hicieron lo que hicieron.  No fue para una campaña de recolección de dinero o para crear excitación, sino que los propósitos servidos estaban en armonía con la voluntad divina.  Veamos cuáles eran 

1. Dios dio testimonio a los apóstoles por medio de los milagros que obró a través de ellos que el testimonio de ellos era verdadero.

Hebreos 2:4 - «Testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad.»

2. Por estos milagros que hicieron, Dios confirmó la palabra predicada por ellos.

Marcos 16:19-20 - «Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios.  Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían.»

3. Estos milagros fueron ejecutados por los apóstoles para que aquellos que los escucharan predicar no colocaran su fe «en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios» (1 Cor. 2:5).

4. Estos milagros eran señales o evidencia de su oficio y autoridad apostólica en el reino de Dios.

.2 Corintios 12:11-12 - «Con todo, las señales de apóstol han sido hechas entre vosotros en toda paciencia, por señales, prodigios y milagros.»

Romanos 15:19 - «Con potencia de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios; de manera que desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de Cristo.»

Hechos 2:43 - «Y sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles.»

En vista de que aquellos que aparentan estar comprometidos en la sanidad divina hoy día no llenan el oficio apostólico y no están comprometidos en la obra de la revelación divina, no  podrán ser capaces de demostrar los poderes demostrados por los apóstoles y ciertamente no necesitamos decirle que no los pueden hacer.

Los Poderes Milagrosos Distribuidos Entre los Primeros Discípulos

Previamente le hemos señalado de 1 Corintios 12 que los varios poderes milagrosos obrados fueron distribuidos a los primeros Cristianos por el Espíritu.  Pero leamos el pasaje:

.1 Corintios 12:1-11 - «No quiero, hermanos, que ignoréis acerca de los dones espirituales.  Sabéis que cuando erais gentiles, se os extraviaba llevándoos, como se os llevaba a los ídolos mudos.  Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo.  Ahora, bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo.  Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo.  Y hay diversidad de operaciones, pero Dios que hace todas las cosas en todos, es el mismo.  Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho.  Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu.  A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas.  Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.»

Hay solamente dos de estos poderes dados a los cristianos por el Espíritu en el primer siglo que los hombres tratan de imitar ahora.  Son los más fáciles de fingir y falsificar.  Son las lenguas y las sanidades.  ¿Porque declaran públicamente poseer únicamente dos de estos poderes milagrosos sin el resto?  Si los hombres hoy día pueden sanar como los apóstoles y los primeros Cristianos sanaron, ¿por qué no pueden ejecutar el resto de los milagros también como ellos?  ¿Por qué sólo ha continuado la sanidad?  ¿No ve usted que si uno de estos poderes ha sido continuado no hay razón para que el resto no pueda ser obrado también?  ¿Por qué no la profecía? ¿Por qué no el poder de discernir los espíritus de los hombres?  ¿Por qué no el hablar en lenguas e interpretarlas?  ¿Por qué no la palabra de sabiduría como fue especialmente impartida por el Espíritu en los días del Nuevo Testamento?  Si tenemos uno ahora, deberíamos tenerlos todos y la ausencia de alguno evidenciaría la no existencia de ninguno ahora.

Entonces otra cosa:  Estos milagros de los días del Nuevo Testamento no estaban limitados a los predicadores.  Fueron distribuidos entre los Cristianos en general.  ¿Por qué debiera Dios sanar únicamente a través del predicador ahora.  ¿El no lo hizo en esa forma en los días del Nuevo Testamento?  Hoy día hay predicadores, desfilando arriba y abajo del país declarando públicamente que sanan como se hizo en los días del Nuevo Testamento.  Grandes campañas son llevadas a cabo, las personas vienen de todas partes para ser sanadas, miles de dólares en dinero son contribuidos a estos declarados sanadores y sin embargo no hay nada en el Nuevo Testamento que empiece a observarse como tal campaña.  En cada iglesia hubo individuos Cristianos que estaban dotados para sanar al enfermo y esto no tuvo que hacerlo el predicador.  Ningún predicador que tuviera el poder jamás lo uso para conseguir dinero en una campaña tal como ha sido hecho aquí.  Tales campañas suenan a falsedad desde todo ángulo cuando las compara con la historia y enseñanza del Nuevo Testamento.  Los milagros de los días del Nuevo Testamento fueron generalmente distribuidos entre los Cristianos — un poder milagroso obrado para cada individuo Cristiano.  Quizás Dios no dio tal poder únicamente a los predicadores entonces porque sabía que ellos harían una confusión de esto.

El Propósito de Estos Poderes Milagrosos

No somos dejados en la obscuridad con respecto al propósito de estos poderes milagrosos distribuidos por el Espíritu entre los primeros Cristianos.  Eran para:

1. Confirmar la Palabra que estaba siendo revelada. 

Marcos 16:20 - «Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían.»

El Nuevo Testamento no había sido escrito.  La revelación de la verdad divina estaba siendo dada gradualmente, «un poquito allí, otro poquito allá» (Isa. 28:10,13), y a medida que era dada, Dios la confirmó como mensaje divino por medio de estas «señales que la seguían» a aquellos que creían.  Ellos no podían volverse al Nuevo Testamento y probar que lo que predicaban era la verdad como yo puedo hoy día porque ellos no lo tenían entonces.  Tuvieron que establecer que su predicación era la verdad de Dios en otra forma.  Dios proveyó para eso por medio de darles estos poderes milagrosos.  Todo lo que usted necesita ahora para ratificar la verdad a cualquier hombre que cree que la Biblia es la palabra de Dios es girar y leer lo que la Biblia dice.  Si él no acepta eso, no creerá no importando que milagro usted pudiera obrar.  El está exactamente en la misma posición que el hombre rico en Lucas 16, Abraham le dijo con respecto a sus hermanos, «Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos» (v.31).  Si usted no cree que Jesucristo es el Hijo de Dios, si usted no respeta la autoridad apostólica, su usted no está deseando colocar su fe en la Biblia y su testimonio, entonces usted no se convencerá si alguno se levantare de los muertos.  La Palabra de Dios ha sido confirmada.  Fue confirmada por estos milagros que están registrados en sus páginas.  Tenemos el testimonio de que ellos fueron hechos.  Debemos creer que ese testimonio es verdad.  Su testimonio ha soportado la prueba de diecinueve siglos y ninguno de los milagros que Dios obró a través de Cristo, los apóstoles, o los primeros Cristianos jamás ha sido probado ser falso.  Entonces para que pobres  hombres mezquinos lleguen y nos digan que debemos tomar su testimonio, colocar nuestra fe en ellos y en su poder, de ser convencidos por lo que ellos pueden hacer ahora, no es nada corto de insulto a nuestra inteligencia y fe y blasfemia a la Palabra de Dios y su poder.  Su fe permanecerá en la Palabra de Dios y no en el testimonio del hombre.

Cuando el testimonio ha sido una vez confirmado por un juramento o en otra manera aceptable o legal no necesita ser hecho de nuevo.  Un testigo que jura una vez en la corte no se necesita que jure de nuevo sino que sobre esa confirmación puede completar su testimonio y permanecerá.  Un instrumento una vez notarizado acorde a la ley no necesita ser notarizado una y otra vez.  Un cheque una vez certificado no necesita ser certificado de nuevo.  La palabra de Dios una vez confirmada no necesita confirmación nuevamente.

2. Un segundo propósito para que estos milagros fueran dados en los días del Nuevo Testamento fue para edificar a la iglesia.

.1 Corintios 14:26 - «Hágase todo para edificación.»

Aquí Pablo estaba discutiendo los dones espirituales.  Los capítulos 12,13 y 14 de Primera de Corintios fueron dados a causa de una discusión de ellos.  Pablo especifica que la iglesia debía estar establecida en la fe — edificada y fortalecida en la convicción y confianza por estos milagros.  Nuevamente tenemos el testimonio de la palabra de Dios ya confirmada por los milagros incuestionables e innegables para fortalecer nuestra fe.  Si usted confirmara a la iglesia hoy día, enseñe a la iglesia la palabra de Dios.

3. Las lenguas eran por señal al incrédulo.  -1 Cor. 14:22.

4. La profecía para el creyente.  -1 Cor. 14:22.

De esta manera, ambos, el creyente y el incrédulo fueron provistos de lo necesario en el plan de Dios por estos milagros para producir y fortalecer la fe en Su palabra - la palabra siendo predicada por los apóstoles y profetas en el período del Nuevo Testamento.  Ciertamente no necesitamos estas señales hoy día, ya sea creyente o incrédulo, para convencernos de que la Biblia es la palabra de Dios divinamente revelada.

5. Estos milagros fueron con el propósito de establecer el orden de Dios y el respeto por él en los corazones de los hombres.  El correcto respeto por la autoridad divina y el gobierno de la iglesia de Dios depende de esto.

Efesios 4:7-8 - «Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo.  Por lo cual dice:  Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres.»

Efesios 4:11 - «Y él mismo constituyó a unos apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros.»

Efesios 4:14 - «Para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error.

En consecuencia, aprendemos que la genuinidad de los milagros de los días del Nuevo Testamento fueron con el propósito de proteger a la iglesia del Señor contra los contrabandistas y falsos maestros.  Una comparación de los milagros de sanidad en los días del Nuevo Testamento con los falsos declarados sanadores de los días actuales servirá ahora para protegernos contra los hombres que «para engañar emplean con astucia las artimañas del error.»

¿Cómo Fueron Conferidos Estos Dones Milagrosos?

Jesús tenía el Espíritu sin medida.  Los apóstoles fueron dotados con los poderes milagrosos por el Señor cuando los nombró para su oficio apostólico.  Pero ¿cómo estos primeros Cristianos recibieron sus poderes milagrosos?  No necesitamos adivinar acerca de esto.  Podemos girar a la Biblia y ver:

Hechos 6:5-8 - «Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y el Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, y Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía; a los cuales presentaron ante los apóstoles, quienes orando, les impusieron las manos.  Y crecía la palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe.  Y Esteban, lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y señales entre el pueblo.»

Hechos 8:5-8 - «Entonces Felipe, descendiendo a la ciudad de Samaria, les predicaba a Cristo.  Y la gente, unánime, escuchaba atentamente las cosas que decía Felipe, oyendo y viendo las señales que hacía.  Porque muchos que tenían espíritus inmundos, salían éstos dando grandes voces; y muchos paralíticos y cojos eran sanados; así que había gran gozo en aquella ciudad.»

¿Quién era Felipe?  Era uno de los siete hombres sobre quienes los apóstoles impusieron sus manos en Jerusalén.  ¿Quién era Esteban?  Era uno de los siete hombres a quienes los apóstoles impusieron sus manos.  ¿Cómo obtuvieron ellos su poderes milagroso?  Por la imposición de las manos, por supuesto.  Pero lea de nuevo:

Hechos 8:14-18 - «Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había recibido la palabra de Dios, enviaron allá a Pedro y a Juan; los cuales, habiendo venido, oraron por ellos para que recibiesen el Espíritu Santo; porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente habían sido bautizados en el nombre de Jesús.  Entonces les imponían las manos, y recibían el Espíritu Santo.  Cuando vio Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero.»

Simón vio que por la imposición de las manos de los apóstoles estos poderes milagrosos eran conferidos.  Debiéramos ser capaces de ver claramente que esta es la forma en que esos dones milagros eran impartidos.  Pero escuche otro testimonio:

Hechos 19:6 - «Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas y profetizaban.»

¿De dónde vinieron estos poderes dados a estos Efesios?  ¿Por qué del Espíritu Santo?  Pero, ¿cómo fueron impartidos?  Claramente por la imposición de las manos de los apóstoles.  Pero escuche nuevamente al testimonio de la palabra de Dios.

.2 Timoteo 1:6 - «Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos.»

Cualquier cosa que fuera el don de Timoteo, él lo recibió por la imposición de las manos apostólicas.  Esta es la evidencia de la palabra de Dios en cuanto a cómo estos dones milagrosos de la era del Nuevo Testamento fueron impartidos a los Cristianos.  Nunca fueron dados en alguna otra forma sino por la imposición de las manos apostólicas.  Nunca vinieron en respuesta a una oración y reto a cualquiera a que señale un sólo caso en donde ellos vinieron en respuesta a la oración sin las manos apostólicas impuestas sobre ellos.  No puede y no lo presentará, y sin embargo predican y enseñan que tales dones como el don de sanidad vendrá en respuesta a la oración.  Esto no es cierto.  La palabra de Dios no enseña tal cosa.

Le pido a cualquiera de los modernos sanadores que nos de un sólo ejemplo Bíblico de algún Cristiano del Nuevo Testamento fuera de los apóstoles mismos, que recibiera el don de sanidad o algún otro don milagroso en alguna otra forma que no fuera por la imposición de las manos apostólicas.  Insisto en que no podrá encontrar el ejemplo de estos dones siendo impartidos en alguna otra forma.

¿De Cuánto Tiempo Fue la Duración de Estos Dones?

Si estos dones milagros fueron conferidos únicamente por la imposición de las manos de los apostólicas, entonces, cuando los apóstoles no continuaron más sobre la tierra para imponer sus manos sobre los demás, estos dones no pudieron continuar siendo impartidos.  Cuando todos sobre quienes los apóstoles impusieron las manos, murieron, los dones cesaron.  Eso será aparente aún para el más lento en comprender.  Aquí están los hechos.

1. Estos dones milagrosos de los días del Nuevo Testamento fueron impartidos únicamente por la imposición de las manos apostólicas.

2. Cuando los apóstoles murieron la distribución de estos dones milagrosos cesaron.

3. Cuando aquellos sobre quienes los apóstoles impusieron sus manos murieron, los dones cesaron.

Ese es el testimonio de la palabra de Dios en este tema.  Quiero que los modernos sanadores u obradores de milagros produzcan un sólo caso de algún Cristiano del Nuevo Testamento recibiendo estos dones milagrosos en alguna otra forma que no fuera por la imposición de las manos apostólicas. 

Pero miremos otro pasaje:

Efesios 4:7-14 - «Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo.  Por lo cual dice:  Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres....»

Versículo 11 - «Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, HASTA que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.»

Este pasaje nos dice cuándo estos dones fueron dados, por qué fueron dados, a quiénes fueron dados, y cuánto tiempo duraron.  Nótese:

1. Fueron dados cuando El ascendió a lo alto.  Eso es cuando ellos empezaron.

2. Fueron dados a los apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros.

3. Fueron dados para proteger la verdad y al pueblo de Dios contra las falsas doctrinas y los falsos maestros.

4. Fueron dados hasta que ellos llegaran «a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.»

La palabra «HASTA» marca la duración.  «La unidad de la fe» no significa unidad en fe o que todos creamos la misma cosa—eso nunca ocurrirá, sino que significa el acabamiento de la revelación divina.  El acabamiento de la revelación divina era la meta—el completo conocimiento de la voluntad del Señor hecho disponible a través de Su palabra.  La completa estatura de lo que un Cristiano debe ser, ese de un hombre perfecto en Cristo, sería rebelado en la plenitud de la revelación divina y estos dones durarían hasta que eso hubiera sido completado.  Cuando la revelación hubiera sido completada estos dones cesarían.

Otro pasaje junto con esta misma línea llama nuestra atención:  En los capítulos 12,13 y 14 de Primera de Corintios Pablo nos da la más completa discusión de los dones espirituales que puede ser encontrada en el Nuevo Testamento.  En el capítulo 12 él discute cuáles son estos dones.  En el capítulo 13 discute la utilidad de estos dones, su relativa importancia para los principios divinos, y su duración.  En el capítulo 14 nos dice cómo debían ser usados.  En el último versículo del capítulo 12 lo escuchamos diciendo:  «Procurad, pues, los dones mejores.  Mas yo os muestro un camino aun más excelente.»  Hay algo más importante que aquellos poderes milagrosos.  Del énfasis puesto sobre tales cosas como la sanidad del cuerpo en algunas de estas reuniones usted se sorprenderá si algunos hombres saben que hay algo más importante que eso.  Jesús dijo a Sus apóstoles, Juan 14:12 - «El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará....»  El Señor no quiso decir que alguien obraría algunos milagros más grandes que los que él hizo.  Ningún hombre jamás hizo como todos lo sabemos.  Sino que él quiso decir que hay algo más importante que sanar el cuerpo de un hombre y que es la salvación de su alma.  Abrir los ojos de su corazón de manera que pudiera entender la verdad es más importante que abrir sus ojos físicos de manera que pudiera tener vista física cuando él es ciego.  Por eso Pablo nos dice que  hay «un camino aun más excelente.»  En .1 Corintios 13:13, nos dice que ese camino más excelente es:  «Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.»  Estos grandes motivos permanecerán cuando estos dones espirituales hayan cesado.  Pablo ¿qué permanecerá?  ¿Estos dones milagrosos?  ¡Oh no!  Amigos, eso que permanece es la fe, la esperanza y el amor.  Pero escúchenlo:

.1 Corintios 13:8 - «El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará.  Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará.»

Estos dones espirituales son en parte y recuerde que él enlista entre estos dones que son en parte, el don de sanidades, .1 Cor. 12:8-18.  Este don de sanidades junto con los otros era en parte y se acabaría.  No fue destinado para durar.  Dios lo dice así.  Se acabaría y cuando lo hiciera, la fe, la esperanza, y el amor permanecerían en el corazón de los hombres.  ¿Pero cuándo debía suceder esto?  Cuando «viniera lo perfecto.»  El no está hablando acerca de la venida del Señor, El ya había venido.  No está hablando acerca del cielo, sino más bien acerca del acabamiento de la revelación divina.  Santiago 1:25 llama a la palabra revelada en su plenitud la «ley perfecta, la de la libertad.»  Pablo dijo en .2 Timoteo 3:16-17 - «Toda la Escritura es inspirada por Dios,....a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.»  Pero cuando eso que es perfecto venga, eso que es en parte se acabará.  La palabra de Dios es perfecta y ha venido, los dones espirituales, incluyendo el don de sanidades, eran en parte y se han acabado.  Eso sustenta mi proposición y reto a alguien más a que lo desapruebe.  Cuando la revelación fue completada los dones cesaron.

Los Textos de Prueba de Ellos Examinados   

Queremos examinar algunos de los textos de prueba usados por aquellos declarados sanadores de hoy día y ver qué clase de fundamento tienen para insistir en esto.

Isaías 53:5 - «Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.»

No se algún pasaje que estos así llamados sanadores perviertan en algo peor que lo que ellos hacen de este.  Jesús no murió por nuestras sanidades físicas.  El fue capaz de hacer eso sin sufrir por nosotros en la cruz.  Este pasaje está hablando de la sanidad del alma y eso debiera ser obvio aún de una lectura casual del pasaje.  Cristo no podía sanar el alma del hombre sin morir por medio de sufrir un sacrificio de muerte en la cruz para expiar los pecados del hombre.  David clamó:  «Jehová, ten misericordia de mí; sana mi alma, porque contra ti he pecado» (Sal. 41:4).  Jesús enseñó que un hombre debe escuchar con sus oídos, ver con sus ojos, entender con su corazón y ser convertido de manera que El pueda sanarle (Mat. 13:15).  ¿Estaba El enseñando que la conversión es necesaria para la sanidad del cuerpo?  Supongo que hay algunos que piensan que Jesús murió en el Calvario para la sanidad de nuestros cuerpos.  ¡Cuán ridículo!

Hebreos 13:8 - «Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.»

Aquí está otro de sus textos de prueba favoritos el cual, para usarlo, pervierten y aplican mal desastrosamente.  ¿Significa esto que Cristo obra en la misma forma, que hace las cosas exactamente como una vez las hizo?  Eso es lo que esto debe significar si esto prueba que Cristo sana milagrosamente ahora porque una vez sanó en esa forma y hacen que el pasaje así lo enseñe.  Pero veamos si eso no prueba tanto:  Dios creó al primer hombre del polvo de la tierra y sopló en su nariz aliento de vida.  ¿Está El aún haciendo a los hombres en esa forma?  Acorde al uso de ellos de Hebreos 13:8, Dios debe hacer a cada hombre en esa forma en vista de que una vez hizo al hombre en esa forma.  Si Cristo, es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos, prueba que Cristo debe sanar a los hombres hoy día porque lo hizo en otro tiempo, entonces también prueba que debe alimentar a los hombres ahora como lo hizo en aquel tiempo y porque lo hizo en otro tiempo.  ¿Puede usted hacer esto mi querido moderno obrador de milagros?  ¿Cuántas veces ha visto usted a uno de estos así llamados sanadores milagrosos detener un tornado o una tempestad, o un huracán?  Jesús calmó la tempestad en Galilea y El es el mimo ayer, y hoy, y por los siglos, por tanto, los modernos obradores de milagros pueden detener una tormenta.  ¿Lo han hecho?

Si este pasaje significa lo que ellos hacen que enseñe, entonces tendremos que ir de regreso a la guarda del día de reposo y a los sacrificios animales.  Tendríamos que ir de regreso a la poligamia porque Dios una vez la permitió.  El pasaje no significa eso en absoluto.  No significa que Cristo no puede cambiar Su ley.  Pablo declara en Hebreos 7:12 - «Porque cambiado el sacerdocio, necesario es que haya también cambio de ley.»  Eso fue hecho cuando Cristo ascendió al cielo porque El no era sacerdote en la tierra.  Hebreos 8:4 - «Así que, si estuviese en la tierra, ni siquiera sería sacerdote, habiendo aún sacerdotes que presentan las ofrendas según la ley.»  Por tanto, cuando Cristo ascendió a la diestra de Dios la ley cambió para que Su sacerdocio comenzara.  Los principios de justicia son eternos y por tanto Dios y Cristo y el Espíritu son incambiables en vista de que ellos son conjuntamente justos pero esto ni aún sugiere que estos principios son siempre expresados o aplicados en las mismas leyes o en la misma manera.  Esto no es así y el uso de ellos de este pasaje es un mal uso de este.

Mateo 28:18-20 - «...y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.  Amén.»

 ¿Significa esto que el Señor tiene que obrar un milagro para estar conmigo o para probar que El está conmigo?  Ciertamente podemos tener una fe más grande que esa.  Juan 20:29 - «Jesús le dijo:  Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron.»  El centurión Gentil dijo, «Señor...solamente dí la palabra...» (Mateo 8:8).  ¿No está usted deseando tomar la palabra del Señor de manera que esté con usted?  ¿Tiene usted que ser convencido por un milagro?  Usted necesita fe si eso es así.  Jesús dijo, «Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos» (Mat. 18:20).

Marcos 16:17 - «Y estas señales seguirán a los que cree:  En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.»

¿Por qué será que los modernos obradores de milagros toman sólo la sanidad aparte de todos aquellos de esa lista?  ¿Por qué no el resto de las señales también?  Si este pasaje prueba la sanidad, prueba tomar en las manos serpientes, y el beber cosa mortífera también.  Si él no puede hacer eso es porque no es un creyente.  Si es un creyente y puede sanar al enfermo, puede beber cosa mortífera y tomar en las manos serpientes.  ¿Lo hará usted mi querido moderno obrador de milagros?  No se arriesgará a comprometerse a esto, por tanto, su sanidad es un fraude.

Estas señales siguieron en la era del Nuevo Testamento, todas estas señales, y para el propósito de confirmar la palabra.  No son necesarias para ese propósito hoy día como ya lo hemos mostrado.

Santiago 5:14-15 - «¿Está alguno enfermo entre vosotros?  Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor.  Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará...»

Jesús dijo que llamara a los ancianos de la iglesia.  Pregunto ¿de cual iglesia?  ¿Es el don de sanidad de la iglesia Mormona?  Ellos dicen esto y ofrecen la misma clase de prueba que los otros modernos obradores milagrosos  de otras iglesias ofrecen.  ¿Cree usted que el Espíritu de Dios está sanando a través de los ancianos Mormones?  ¿Está el don de sanidad en la iglesia de la Ciencia Cristiana?  ¿El Espíritu de Dios sana a través de los practicantes de la iglesia Científica?  Ellos afirman que es así.  Ofrecen la misma clase de testimonio que los otros obradores de milagros ofrecen.  La prueba de estos no es mejor que la de los otros.  ¿Está el don de sanidad en la iglesia Católica Romana?  Ellos lo dicen y están constantemente declarando casos de sanidad divina.  La prueba de ellos es exactamente tan buena como la de los demás.  Establecen esto por los testimonios de la gente que dicen que han sido sanados. 

Santiago dice que llame a los ancianos, no al predicador, no al evangelista.  Parece que el don de sanidad fue conferido especialmente a los ancianos de la iglesia del Señor en los días del Nuevo Testamento.  ¿Podrán estos modernos obradores de milagros calificar como ancianos en la iglesia del Señor?  Los requisitos son encontrados en. 1 Timoteo 3 y Tito 1.  El don de sanidad no está confinado en esos días a los predicadores o evangelistas profesionales.  ¿Por qué será que únicamente aquellos predicadores que llevan a cabo estas campañas declaran sanidad?  Si Dios está sanando hoy día como lo hizo en aquel tiempo, ¿por qué no lo hace a través de los ancianos de la iglesia en algunos casos de cualquier manera?

Quiero anotar de nuevo que este pasaje promete que no habrá fracasos.  Es una promesa positiva y definitiva que «la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará.»  No habrían casos pasados por alto y otros seleccionados cuidadosamente.  No hubo sanidad únicamente de ciertas clases de enfermedades—las que no pudieran ser detectadas con los ojos, y no hubo la clase de fracasos de las que usted es testigo en estas campañas de los modernos obradores de milagros.  No pueden haber fracasos a menos que su fe no sea la que debiera ser y si ese es su problema entonces se levanta condenando la falta de fe de parte del enfermo.

Confundiendo el Asunto

Algunas acusaciones son hechas y son ofrecidas objeciones que confunden la cuestión.  Dicen que cuando usted niega que Dios sana a los hombres hoy día como lo hizo en los días del Nuevo Testamento que usted está cuestionando el poder de Dios.  Amigos, ese no es el caso en absoluto.  El hombre que dice que Dios debe sanar por medio de un milagro es el que cuestiona el poder de Dios.  Creo que Dios sana ahora y creo en la oración por el enfermo y lo practico siempre.  Mis hermanos creen en esto y lo practican pero no declaran ser obradores de milagros y creemos que Dios puede sanar sin un milagro exactamente como sanó en los días del Nuevo Testamento a través de los milagros.  Negamos que Dios esté sanando hoy día como lo hizo en aquel tiempo; ese es el punto de diferencia.  El sanador milagroso es el primero que limita el poder de Dios.  Es una cuestión de hecho y no  de poder en absoluto.  Creo que Dios tiene el poder para salvarnos en cualquier forma que escoja pero creo que debemos ser salvos en la forma que El ha escogido.  Creo que Dios «nos dará el pan nuestro de cada día;» como Jesús le enseñó a Sus discípulos a orar y yo oro de esta manera pero no creo que El hará esto por medio de un milagro o que lloverá del cielo como lo hizo con el maná para Israel en el desierto.  Dios puede sanar por medio de la ley natural y los medios naturales.  Pablo dejó a Trófimo enfermo en Mileto (2 Tim. 4:20).  ¿Por qué no lo sanó?  Evidentemente estuvo bajo tratamiento por los medios naturales.  Pablo le aconsejó a Timoteo que reparara el desorden estomacal con un «poco de vino» (1 Tim. 5:23).  ¿Por qué no le sanó  en lugar de aconsejarle tal tratamiento?

Tampoco es este asunto una cuestión del poder de la oración o de nuestra fe en esto.  Creo en la oración y predico que es una necesidad para la vida Cristiana.  Pero los modernos obradores de milagros van más allá.  Afirman y declaran que Dios les ha dado un poder especial en la oración.  La única promesa de alguna indicación de eso es que «la oración eficaz del justo puede mucho» (Sant. 5:16).  Los milagreros modernos afirman que exceden en justicia.  ¿Sobre que base Dios sanará a través de la oración de los milagreros modernos y no sanará a través de las suyas exactamente tan rápidamente?  Niego que haya alguna base para creerlo así.  Niego que los milagreros modernos tengan el poder de sanidad en algún sentido ya sea a través de la oración o de otra manera y además niego que hayan hecho o estén haciendo alguna sanidad.  Los reto a que me seleccionen un caso y colocaré su sanidad bajo prueba.  ¿Le orará usted a Dios para que haga un hombre del polvo de la tierra nuevamente porque una vez lo hizo así?  Si no ¿es porque usted no cree en el poder de la oración?  ¿Cuando usted ora por su pan diario piensa que es falta de fe en la oración no espera que Dios haga llover pan del cielo en respuesta a esta?  ¿Cuando usted ora por seguridad en una tormenta piensa que es falta de fe en la oración o en el poder de la oración no esperar que Dios obre un milagro e inesperadamente  detenga la tormenta como lo hizo Jesús en Galilea?

Tampoco eso es falta de fe en las promesas de Dios.  Dios ha prometido alimentar al hambriento y proveer para Sus hijos ¿pero debo esperar que lo haga como lo hizo en el desierto por medio de hacer que llueva maná del cielo?  ¿No puedo creer que el mismo Dios que llevó a cabo Su voluntad en esa forma pueda hacer eso a través de otros medios si así lo escoge?

Las Sanidades del Nuevo Testamento Contrastadas con las Declaradas

Sanidades de los Días Actuales 

1. En los días del Nuevo Testamento ellos sanaron «toda clase de enfermedades.»  No seleccionaron simplemente ciertas clases de enfermedades como los declarados sanadores lo hacen hoy día.  Sanaron el paralítico, manos secas, a aquellos que eran impotentes y que nunca habían caminado, a aquellos ciegos de nacimiento, orejas que habían sido cortadas, y muchos otros casos que usted no podrá persuadir a los declarados sanadores de hoy día aún a tratar.

2. No hubieron fracasos.  Jesús no tuvo fracasos al sanar.  Los apóstoles y los primeros discípulos no fracasaron después de que Jesús dejó esta tierra hasta donde el registro lo muestra.  Hoy día los declarados sanadores han tenido muchos fracasos.

3. La sanidad de ellos en los días del Nuevo Testamento no estaba condicionada sobre la fe de parte del  hombre sanado.  Hay algunos casos donde hombres que fueron sanados creían pero no hay ejemplo donde esto fuera hecho una condición de la sanidad.  Hay muchos más casos de sanidad en el Nuevo Testamento donde la fe ni es aún mencionada y en muchos casos donde no existió, por ejemplo, la sanidad del lunático.  Hoy día cuando uno de estos declarados sanadores fracasa, dicen que esto fue a causa de la falta de fe de parte de aquel a ser sanado.  Supongan que ellos fracasan y el individuo muere.  Sería esto a causa de la falta de fe.  La falta de fe es estar perdido.  Por tanto, todas las veces que cada uno de ellos muera, está perdido.  Si hubiera tenido fe, habría sido sanado y viviría.

4. Ellos sanaron completa y perfectamente en los días del Nuevo Testamento.  Jesús restauró una mano marchita y la hizo toda.  Fue hecha exactamente tan buena como la otra; tan buena como jamás había sido.   Dios no hace las cosas a medias.  Ninguna sanidad tal como esa es testificada hoy día.  Algunas veces un mejoramiento gradual es declarado ahora.  Algunas veces la parte dice que  está mejor que antes.  Pero en los días del Nuevo Testamento la sanidad fue siempre total.

5. En los días del Nuevo Testamento ellos sanaron inmediatamente.  No lo hicieron gradualmente sino que fue una sanidad total instantáneamente.  Hechos 3:7 es un maravilloso ejemplo de esto.  «Y tomándole por la mano derecha le levantó; y al momento se le afirmaron los pies y los tobillos; y saltando, se puso en pie y anduvo; y entró con ellos en el templo, andando, y saltando, y alabando a Dios.»  Aquí estaba un hombre cojo desde el vientre de su madre—toda su vida—nunca había caminado—pero instantáneamente por el poder de Dios, en el nombre de Jesucristo, fue sanado, hecho enteramente completo, y salió caminando y saltando y alabando a Dios.  Usted nunca ha visto algo como esto aquí.  Esa clase de sanidad no continúa hoy día.  Otro caso similar a este fue el del paralítico en Mateo 9.  A él Jesús le dijo:  «...levántate, toma tu cama, y vete a tu casa» (v.6).  Jesús no lo envió a casa para que gradualmente se recuperara.  ¡Oh, no!  El fue a casa bien y sano.

6. La sanidad hecha en esos días fue tal sanidad que sería una señal para aquellos que la vieron.  No tuvieron que aceptar la palabra del hombre para el hecho de que había sido sanado.  Pudieron ver su aflicción de antemano y ver por ellos mismos después lo que había pasado.  Sanaron a aquellos que estaban enfermos de parálisis y fueron capaces de tomar sus camas y andar.  Aquellos que fueron afligidos con la lepra fueron sanados y su carne se restauró de nuevo inmediatamente.  Estos son los milagros que fueron obrados en los días del Nuevo Testamento y hay un maravilloso contraste entre ellos y los simulados milagros de hoy día.  Algunos hombres dicen que su vista está mejorando, que pueden andar algo mejor, o que su estómago no está tan malo. Su fe debe estar en el testimonio del hombre y no en lo que sus ojos han visto.  Los milagros incuestionables de los días del Nuevo Testamento eran señales—podían ser vistas y eran innegables.  Tal cosa no está siendo hecha ahora como usted bien lo sabe.

7. En conexión con la sanidad en los días del Nuevo Testamento no hubo campañas propagandistas de alguna clase, en algunos casos para evitar mucha publicidad de aquellos que eran sanados se les dijo que se fueran y no se lo dijeran a nadie.  Estas campañas de sanidad hoy día son completamente diferentes.  Jesús y los apóstoles suprimieron la publicidad pero los así llamados sanadores la cultivan.  Ellos anuncian que «Este es el gran poder de Dios» como los Samaritanos hicieron con Simón el mago y como Simón ellos «se hacen pasar por algún grande.»  Señales proclamando el poder de Dios para sanar en cada esquina y con todos los medios de promoción posibles son usados en las campañas modernas de los así llamados sanadores.  Usted puede ver fácilmente el contraste en este punto también si lo observa.

8. Otro contraste interesante entre la sanidad de los días del Nuevo Testamento y las tales campañas de los declarados sanadores es visto en el hecho de que en los días del Nuevo Testamento no se recogieron contribuciones en conexión con la sanidad de alguien.  Los declarados modernos sanadores divinos son un sistema de sacar algo por intimidación.  Aquellos así llamados sanadores no están sanando para los propósitos que caracterizaron a Jesús, a los apóstoles, y a los primeros Cristianos.  Más tiempo ha sido gastado recolectando dinero que predicando alguna verdad Bíblica. 

9. En los días del Nuevo Testamento los milagros no estaban limitados a los predicadores.  Parece evidente que el don de sanidades fue más comúnmente dado a los ancianos.  Pero si el don de sanidad fue dado al predicador o al anciano en los días del Nuevo Testamento no fue usado como una profesión para promover la popularidad personal y el poder sobre las personas para recolectar dinero.  NO fue dado para ese propósito y hacer tal uso de este hoy día es un insulto a la inteligencia de las personas y se coloca a la par ante Dios con Simón quien ofreció dinero por el poder del Espíritu Santo.    10. Finalmente en forma de contraste permítame enfatizar que nunca hubo una pregunta acerca de la genuinidad de los milagros obrados en los días del Nuevo Testamento.  Que un milagro había sido hecho fue obvio para todos.  Los casos de sanidad registrados no fueron cuestionados o negados sino que fueron admitidos como curas genuinas.  Fue auto-evidente que el poder de Dios había estado presente y que un milagro había sido ejecutado.  No hay nada de esa clase aquí hoy día.  Como lo declaré antes, negaré la genuinidad de todo caso de sanidad que declaradamente han sido tomados en las campañas.  No ha sido hecha sanidad genuina y ni la habrá.  Si usted lo piensa de otra manera, está siendo engañado.

Tengo algunas preguntas en conclusión que quisiera presentar. 

Preguntas Pertinentes a la Cuestión

1. ¿Por qué selecciona usted solamente la sanidad de. -1 Cor. 12, por qué no la profecía, el discernimiento de espíritus, la ciencia divina directa, etc?

2. Beber algo mortífero y no pasar nada, y tomar en las manos serpientes, estaban entre las señales que seguirían a los creyentes en los días del Nuevo Testamento, ¿por qué no practica usted estas junto con su declarado don de sanidad ahora?

3. ¿Por qué no hiere usted a las personas que se oponen con ceguera como Pablo lo hizo si tuviera el poder para sanar como lo tuvieron los apóstoles?  (Hechos 13).

4. ¿En algún momento ha herido usted de muerte a alguien como lo hizo Pedro en Hechos 5?

5. En vista de que usted no puede impartir dones espirituales por la imposición de sus manos como lo hicieron los apóstoles, usted no tiene el poder para hacer lo que ellos hicieron, ¿lo tiene?

6. ¿Niega usted el poder de la mente sobre el cuerpo para ayudar a efectuar una mejora y aún una cura en muchos casos?  ¿No es este un medio natural de sanidad?

7. Si usted puede sanar, ¿por qué no puede resucitar los muertos, detener una tormenta, alimentar a cinco mil hombres con cinco panes y dos peces, cambiar el agua en vino?  ¿Cree usted que el poder para hacer estos milagros ha continuado hasta este día?

8. ¿Le hará daño beber algo mortífero?  ¿Desearía tratar?  Si no, ¿no tiene falta de fe?

9. ¿La palabra del Señor ha sido confirmada o cree usted que aún necesita confirmación?

10. ¿Cree usted que la Biblia es la revelación perfecta y completa de la voluntad de Dios como lo declara ser?

11. Si la palabra de Dios ha sido confirmada entonces ¿usted por qué sana o declara hacerlo así hoy día?  Dénos una razón Bíblica para hacerlo así.

12. Los Mormones pueden ofrecer testimonios de miles de sus supuestos casos de sanidad, ¿concede usted que estos testimonios son verdaderos y por tanto que el Espíritu de Dios está obrando a través del Mormonismo y que ellos están en lo correcto en lo que enseñan y hacen?  Si ellos están en lo correcto, ¿no está usted equivocado en no estar de acuerdo con ellos?

13. ¿Posee usted las «señales de un apóstol»?  ¿Es usted uno?  ¿Podría usted calificar para el oficio de apóstol acorde a Hechos 1?

14. ¿Es usted un anciano en la iglesia del Señor?  ¿Puede usted calificar para esa posición acorde al patrón del Señor en 1 Timoteo 3 y Tito 1?

15. Si usted no es un anciano, entonces ¿no debieran aquellos que están enfermos llamar a los ancianos en lugar de usted acorde a Santiago 5?

16. Jesús tenía el Espíritu sin medida; los apóstoles tuvieron las señales del oficio apostólico; los discípulos de los días del Nuevo Testamento recibieron sus dones por la imposición de las manos apostólicas; en vista de que ninguno de estos se aplica a usted, ¿de dónde obtuvo usted su poder para sanar?  Si en respuesta a la oración, dénos un ejemplo Bíblico para probar esto.

17. Si usted sana simplemente por el poder de la oración y no milagrosamente, ¿no puede todo Cristiano hacer lo mismo?  Si es así, entonces usted no posee el don de sanidad en algo más que cualquier otro Cristiano, ¿lo posee?

18. ¿Cree usted que Dios sana por medios naturales hoy día?  ¿Puede Dios contestar nuestras oraciones por los enfermos y sanarlos por medios naturales?

19. ¿No ha prometido Dios alimentar al hambriento, darnos nuestro pan diario, en respuesta a la oración?  ¿No puede él sanar al enfermo en respuesta a la oración en la misma forma que alimenta al hambriento y nos da nuestro pan diario? 

Related Media
Related Sermons