Faithlife Sermons

08 La Morada Del Espiritu Santo 2

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 64 views
Notes & Transcripts

LA MORADA DEL ESPIRITU SANTO

Quizás no hay tema en la Biblia tan toscamente mal entendido como ese del Espíritu Santo.  La ignorancia de la enseñanza Bíblica sobre este importante tema ha hecho que la verdad del Cristianismo sea cambiada por un sentimiento religioso.  Sin embargo, ni una vez en la Biblia a nadie en algún momento se le dijo «recibe» la religión, o «recibe al Espíritu Santo.»  Nos es dicho que practiquemos la religión, pero no que la «recibamos.»  Muchas personas honestas y sinceras han sido mal informadas.

La Persona del Espíritu Santo

El Espíritu Santo es un Ser divino que estaba con el Padre y el Hijo en los tribunales de la suprema corte del cielo antes del comienzo de los mundos.  El es una personalidad inteligente y hablante; no un fantasma, nublado con misticismo, haciendo misteriosos descensos del Cielo, llamando la atención de las almas de los hombres, haciendo que caigan postrados sobre el piso, o en un altar, perdiendo su balance mental y físico.  Tal superstición podría estar asociada con los cuentos de fantasmas, pero no correctamente con el Espíritu Santo y Su obra.  Muchas almas honestas, bajo el hechizo y encanto del emocionalismo, aún han perdido la conciencia y se les ha hecho creer que fueron salvas por la operación directa del Espíritu Santo y que ahora experimentan la morada del Espíritu Santo.

Personalidad, No Materialidad

El Espíritu Santo no es reconocido en un sentido corporal.  «...un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo» (Lucas 24:39), declaró el Maestro.  No debiéramos confundirnos acerca de la identidad personal del Espíritu.

Hay una diferencia en personalidad y materialidad.  Ciertamente, la personalidad no pertenece a la materialidad.  Los cuerpos que son puramente material no tienen personalidad.  ¡Hay cuerpos muertos!  «El cuerpo sin espíritu está muerto» (Sant. 2:26).  Unicamente el espíritu da evidencia de personalidad.  Eso que es espiritual no es material.  La personalidad se convierte en distinta y pura hasta el grado de que no es controlada e impedida por eso que es material.  La personalidad es la revelación y función de la espiritualidad.

El Espíritu Santo no es un ser físico.  Es una personalidad diferente, un ser personal diferente.  Cuando los hombres afirman ser testigos de manifestaciones y revelaciones materiales del Espíritu Santo, ellos son falsos testigos.  El Espíritu Santo no puede ser identificado como materialidad.  Cuando los hombres afirman que vieron al Espíritu Santo, o que el Espíritu Santo se les apareció en forma de identidad, están equivocados.  El Espíritu Santo no aparece al hombre en tales manifestaciones materiales hoy día.

La Obra Personal del Espíritu Santo

La personalidad del Espíritu Santo es evidenciada por la obra del Espíritu.  Es dicho que el Espíritu Santo hace cosas que sólo una persona puede hacer:

1. El Espíritu Santo enseña.  Jesús dijo, «él os enseñará todas las cosas» (Juan 14:26).

2. El Espíritu Santo convence.  Cuando Jesús prometió enviar el Espíritu Santo a los apóstoles dijo, «Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio» (Juan 16:8).

3. El Espíritu Santo es un guía.  Al dar esta promesa Jesús dijo a los apóstoles, «él os guiará a toda la verdad» (Juan 16:13).

4. El Espíritu Santo posee las características de una persona, habla.  Continuando Su promesa de enviar al Espíritu Santo, Cristo declaró, «porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere» (Juan 16:13).  Pablo declaró, «Porque el Espíritu dice claramente...» (1 Tim. 4:1).  El Espíritu Santo, por tanto, ¡es una persona que oye y habla!

5. El Espíritu Santo es uno que es afectado como una persona.  Puede ser contristado (Efe. 4:30).  Puede ser enojado (Isa. 63:10).  Puede ser mentido (Hch. 5:3).  El Espíritu Santo puede ser resistido o rechazado (1 Tes. 5:19).

Los Dones del Espíritu

La iglesia del Nuevo Testamento, en su período de infancia, estuvo caracterizada por una diversidad de dones apostólicos del Espíritu, así revelado en los capítulos 12,13, y 14 de 1 Corintios.  Los objetivos de los dones espirituales fueron claramente declarados.  La distribución de los dones milagrosos del Espíritu están incuestionablemente revelados por los hombres inspirados de Dios.

Los dones milagrosos del Espíritu Santo, incluyendo el «don de sanidades,» el «don de hacer milagros,» el «don de lenguas» y el «don de conocimiento,» fueron importantes en su tiempo, pero el apóstol concluyó que «hay un camino más excelente» (1 Cor. 12:31).

Estas obras milagrosas del Espíritu nunca estuvieron destinadas a ser permanentes en la iglesia.  Ellas fueron dadas en la infancia de la iglesia para durar hasta que «viniera lo perfecto.»  Habiendo amonestado a los Corintios a procurar «los dones mejores,» Pablo añadió, «Mas yo os muestro un camino aun más excelente» (1 Cor. 12:31).

De todos los dones en la iglesia en Corinto, algunos se «acabarían» y algunos permanecerían.  El apóstol hace comparaciones en estas palabras:  «Si yo hablase en lenguas...» del capítulo(1 Corintios 13:1;) - «y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.  Y si tuviese profecía» - sin duda, la «profecía» del capítulo .1 Cor. 12:10 - «y entendiese todos los misterios» - sin duda, la «palabra de sabiduría» del capítulo .1 Cor. 12:8 - «y toda la ciencia, y si tuviese toda la fe» - sin duda, la «fe» milagrosa del capítulo .1 Cor. 12:9 - «de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy» (.1 Cor. 13:1-2).

En estos versículos el apóstol da aprecio del valor del amor por encima de los dones milagrosos.  Debe haber una razón.  Los dones del Espíritu eran transitorios; ellos se «acabarían.»  El amor era superior, en contraste a los dones milagros no permanentes, porque este «permanece» para siempre.

Pablo afirmó, por inspiración del Espíritu Santo (Gál. 1:11-12), que los dones milagrosos del Espíritu cesarían:

«El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará» (1 Cor. 13:8).

El Espíritu Santo no mora en el hombre hoy día en una forma milagrosa, como en los tiempos del Nuevo Testamento.  Si esto fuera verdad, el hombre sería capaz de ejecutar las mismas obras milagrosas del Espíritu, tales como:  «Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos...» (Mat. 10:8); beber «algo mortífero» sin daño (Marc. 16:18); hablar en lenguas (idiomas) nunca conocidos por el hablante que los oyentes entenderían en su propio lenguaje peculiar (Hch. 2:5-8).

Ningún Poder Directo del Espíritu Santo

Los milagros y las sanidades han cesado porque los medios de asegurar los poderes milagrosos para obrar los milagros han cesado.  El Nuevo Testamento revela dos medios de conferir poderes milagrosos sobre los hombres escogidos por Dios.  Uno:  El bautismo del Espíritu Santo (Hch. 2:4,43).  Dos:  La imposición de las manos de los apóstoles (Hech. 8:14-18; 19:1-7).

Acorde a Hechos 1:2,26; 2:4,14,43, los apóstoles recibieron el bautismo del Espíritu Santo.  En Hechos 10:44-45, es revelado que un milagro especial, «el don del Espíritu Santo» fue «derramado» sobre Cornelio y su casa.  Pablo, como un apóstol especial escogido, fue dotado con el Espíritu Santo y fue divinamente guiado por el Espíritu (Gálatas 1:11-12).  Esta última ocurrencia del bautismo del Espíritu Santo, que hemos registrado, fue cerca del año 33 D.C.  Algunos veintitrés años más tarde el apóstol Pedro escribió acerca del bautismo en agua que salva (1 Ped. 3:20-21).  El Espíritu Santo, a través de Pablo, declaró que hay «un bautismo» (Efe. 4:5).  Obviamente, ese es el bautismo en agua.  El hombre de Etiopía pidió, «Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado?...y descendieron ambos al agua....y le bautizó» (Hch. 8:36,38).  Debemos, por tanto, concluir Biblícamente que no hay bautismo del Espíritu Santo ahora como fuente para las obras milagrosas.

Los apóstoles que recibieron el bautismo del Espíritu Santo fueron los únicos en la iglesia en Jerusalén que pudieron obrar milagros hasta que ellos impartieron este poder a los demás (Hech. 2:43; 5:12).  Los siete diáconos pudieron obrar milagros únicamente después de que los apóstoles impusieron sus manos sobre ellos (Hech. 6:6).  Esteban pudo obrar milagros (Hech. 6:8).  Felipe pudo obrar milagros (Hech. 8:6), pero sólo hasta después de la imposición de las manos de los apóstoles.

Aunque Felipe podía hacer obras milagrosas, no podía impartir este poder a los demás.  Fue a Samaria, predicó el evangelio y confirmó la palabra con los milagros.  Muchos creyeron y fueron bautizados en Cristo (Hech. 8:12), pero fue necesario para Pedro y Juan, apóstoles de Cristo, ir de Jerusalén a Samaria e imponer las manos a los nuevos conversos e impartirles los poderes milagrosos del Espíritu para confirmar la palabra por medio de los milagros (Hech. 8:14-21).

Simón evidentemente reconoció que era a través de la imposición de las manos de los apóstoles que los poderes milagrosos eran impartidos a los demás (Hech. 8:18).  El «vio que a través de la imposición de las manos de los apóstoles era dado el Espíritu Santo» y les ofreció dinero para comprar ese poder.  Pedro le informó que este «don de Dios» no podía ser comprado.  Además, declaró, «No tienes tú parte ni suerte en este asunto»  Hech. 8:20-21).  De este texto, somos forzados a la conclusión de que el «don de Dios,» los dones milagrosos del Espíritu Santo, fueron obviamente recibidos únicamente por los primeros Cristianos «a través de la imposición de las manos de los apóstoles.»

Los apóstoles han estado muertos más de diecinueve siglos ahora.  Las últimas personas sobre quienes los apóstoles impusieron sus manos y confirieron poderes milagrosos han estado muertas ahora acerca de diecinueve siglos.  Cuando el último apóstol murió y la última persona sobre quien los apóstoles impusieron sus manos murió, los milagros por el poder del Espíritu Santo cesaron.  A pesar de todas las afirmaciones fantásticas, los hombres no reciben los poderes milagrosos del Espíritu Santo hoy día.  

El Espíritu Santo, un Don

Hay una gran diferencia en los dones milagrosos del Espíritu Santo y el Espíritu Santo como don.

El Espíritu Santo es recibido por aquellos que obedecen al evangelio.  El apóstol declaró, «Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le obedecen» (Hech. 5:32).

El apóstol Juan escribió, «Y el que guarda sus mandamientos, permanece en Dios, y Dios en él.  Y en esto sabemos que él permanece en nosotros, por el Espíritu que nos ha dado» (1 Jn 3:24).

El Cristiano permanece en Cristo por medio de guardar sus mandamientos.  Cristo y el Espíritu permanecen en el Cristiano mientras él guarde los mandamientos del Señor.

El Espíritu Santo No es Visto

Negar que el Espíritu Santo mora en el Cristiano porque no ha sido visto por el hombre mortal sería igual a negar a Dios, a quien el hombre no ha visto.  El apóstol Juan concluyó:  «Nadie ha visto jamás a Dios.  Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros.  En esto conocemos que permanecemos en él, y él en nosotros, en que nos ha dado de su Espíritu» (1 Jn 4:12-13).

Aunque el hombre no puede ver la persona del Espíritu Santo morando en el Cristiano en algo más de lo que él puede ver la persona de Dios, vemos  el fruto y las obras del Espíritu Santo en la vida del Cristiano.

El Fruto del Espíritu

El Espíritu Santo puede ser visto en el hijo de Dios por medio del fruto del Espíritu:  «Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley» (Gál. 5:22-23).

Hermanos que odian, murmuran y se devoran los unos a los otros, teniendo malicia y envidia en sus corazones, dan testimonio público al hecho de que el Espíritu Santo no mora en ellos.

Donde el amor gobierna en los corazones del pueblo de Dios, el Espíritu Santo, Cristo y Dios son las personas en el trono del alma.

El gozo es el picante de la vida Cristiana.  El pueblo de Dios debiera ser el pueblo más feliz sobre la tierra.  Los miserables, los infelices, los miembros quejumbrosos de la iglesia jamás dan evidencia de la morada del Espíritu.

La paz es el fruto del Espíritu morando en el Cristiano.  Nuestro Señor declaró, «Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios» (Mat. 5:9).

Una persona constantemente enfadada, de mal humor, que está siempre en problemas en la iglesia, no tiene el Espíritu de Cristo.

La paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, y templanza  son atributos ganados del Cristiano que tiene al Espíritu Santo morando en su corazón.  No sólo el Cristiano, en quien el Espíritu Santo mora, será salvo, sino las otras almas que sean influenciadas para ser salvas por el fruto del Espíritu revelado en la vida del Cristiano.

No del Espíritu, No es de El

Una declaración muy testificativa es hecha por el apóstol Pablo cuando dijo, «Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros.  Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él» (Rom. 8:9).

El Espíritu Santo debe reinar supremamente en el corazón del Cristiano; de otra manera, él no es de Cristo.  Donde Cristo y el Espíritu reinan, las obras del cuerpo son muertas y los frutos del Espíritu son revelados en justicia.

«Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia.  Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros» (Rom. 8:10-11).

El apóstol concluye:  «Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne; porque si vivís conforme a la carne moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.  Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.  Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en el temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!  El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios» (Rom. 8:12-16).

El Espíritu Mora en el Hijo de Dios

El Espíritu Santo mora en el hijo de Dios mientras el hijo de Dios tenga lugar para él.  El no comparte su morada con el diablo.  El Espíritu Santo es el invitado real en el cuerpo de un Cristiano y, como deidad de Dios, tiene el derecho para dictar los términos y condiciones de su permanencia en el templo humano.

A la iglesia en Corinto Pablo escribió:  «¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?  Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios» (1 Cor. 6:19-20).

El hijo de Dios y el Espíritu Santo viven en la misma casa.  El templo de Dios debe permanecer santo.  El cuerpo es únicamente el lugar de morada del alma del hombre.  Cuando el hombre se desaloja, por causa de la muerte, el cuerpo está muerto; el templo no está ocupado.  Si el Espíritu Santo es forzado a evacuar el templo, a causa del pecado y la injusticia, la muerte espiritual es el resultado.

«¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?  Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es» (1 Cor. 3:16-17).

La Morada del Espíritu Santo un Don

El apóstol además declaró, que el «amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado» (Rom. 5:5).

Un Cristiano no puede facilitar perder su derecho a tener al Espíritu Santo en las cámaras santas de su alma, pero el Espíritu no mora donde mora el pecado.  Jesús el Hijo de Dios, advirtió a los hombres de aquellas cosas que manchan al hombre, cuando dijo:  «Porque lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre.  Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.  Estas cosas son las que contaminan al hombre....» (Mat. 15:18-20).

De esta declaración divina debemos concluir que el hombre es responsable por todos los hechos de su cuerpo.  Todas las acciones y obras del cuerpo, buenas o malas, proceden del corazón.  Cuando el Espíritu Santo reina en el trono del corazón del Cristiano, las obras del cuerpo nacen del corazón, no habrá otras que el fruto del espíritu, que es bueno y no malo.

¿Cómo Mora el Espíritu?

Una pregunta de mucho interés para muchas personas es, ¿cómo mora el Espíritu Santo en un Cristiano?  ¿Mora el Espíritu en un hijo de Dios independientemente de la palabra de Dios?

Hoy estoy vivo.  Mi espíritu mora en mí.  Si usted me pregunta ¿cómo?  No puedo explicarlo completamente, pero hay algunas condiciones para la morada de mi espíritu en este cuerpo mortal.  Cuando muera mi espíritu no continuará morando en este cuerpo.  De igual manera, hay ciertas condiciones sobre las cuales el Espíritu Santo mora en el cuerpo de un hijo de Dios.

El conocimiento del Cristiano de la morada del Espíritu Santo no está basado en sus «sentimientos» o en la experiencia del «mejor sentir que decir,» ni por las manifestaciones físicas.  Un hijo de Dios sabe que el Espíritu Santo mora en él exactamente como sabe que Cristo mora en él y exactamente como sabe que sus pecados han sido perdonados.  Esto es por la fe.  Pablo concluyó, «a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu» (Gál. 3:14).  El mismo apóstol declaró que la fe viene por oír la palabra de Dios (Rom. 10:17).

Llenos del Espíritu - Llenos de la Palabra

En Efesios 5:18 Pablo exhorta, «...antes bien sed llenos del Espíritu.»  Sin embargo, el mismo apóstol amonesta, «La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros...» (Col. 3:16).  Ser llenos del Espíritu, por tanto, es tener la palabra de Cristo morando en abundancia en un Cristiano.

No debemos confundir la exhortación de ser «llenos del Espíritu» con la promesa del «bautismo del Espíritu Santo.»  Uno podría llenar una jarra con agua, sin embargo no «bautizar» la jarra con agua.  Juan el Bautista fue lleno del Espíritu desde el nacimiento (Lucas 1:15), sin embargo no fue bautizado con el Espíritu Santo y no obró milagros (Juan 10:41).  El bautismo del Espíritu Santo fue una promesa para los apóstoles que se cumplió en Pentecostés, lo cual está registrado en Hechos 1:2 y Hechos 2.

Juan, el apóstol, declaró que el Espíritu es la verdad:  «...Y el Espíritu es el que da testimonio; porque el Espíritu es la verdad» (1 Jn 5:6).

Nuestro Señor declaró que la palabra de Dios es la verdad (Juan 17:17).  Pablo afirmó que el evangelio de Cristo «es el poder de Dios para salvación» (Rom. 1:16).

Cualquier teoría de la operación directa del Espíritu Santo a través de la intervención milagrosa, que separa y deja a un lado la palabra de Dios, anulará la cruz y dejará a un lado todo el esquema de redención, revelado por el Espíritu Santo a través de los apóstoles en el Nuevo Testamento.  Cuando Dios habló a través de Cristo, Su Hijo, por el Espíritu Santo, él movió y dirigió las mentes de los apóstoles, dándole al mundo un mensaje de salvación - el nacido del cielo, el mensaje lleno de espíritu de la cruz, ofreciendo las condiciones de perdón y las promesas de salvación para el obediente.  El Espíritu Santo mueve la mente y convence al alma del hombre hoy día, pero no independientemente de la palabra de Dios.  Cuando el hombre escucha y obedece el evangelio, él escucha y obedece la palabra del Espíritu.  La palabra de Dios siempre ha sido la revelación del Espíritu, que el hombre está obligado a escuchar y obedecer.

El Espíritu Santo reveló las PALABRAS a los apóstoles.  Esto no fue simplemente un asunto de influencia.  Cristo prometió, «él os guiará a toda la verdad; porque no hablará  por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere...» (Juan 16:13).

La palabra de Dios es la «espada del Espíritu.»  El Espíritu Santo usa la PALABRA, como una espada, para «convencer al mundo de pecado, de justicia y de juicio» (Juan 16:8).  El Espíritu usa la espada, la palabra de Dios, que es «VIVA Y EFICAZ, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón» (Heb. 4:12).

La Biblia, un libro material hecho de papel y tinta, no es el Espíritu Santo, pero el Espíritu Santo usa la Biblia, que es la PALABRA de Dios revelada por el Espíritu, para convencer, exhortar, guiar, salvar.  El apóstol Santiago amonesta, «recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas» (Sant. 1:21).  El Espíritu Santo dictó la palabra «implantada.»

Aun en la era de los milagros de la iglesia, desde el mismo comienzo, la morada del Espíritu dirigió al apóstol Pedro, quien había recibido el bautismo del Espíritu Santo, a hablar la PALABRA que trajo convicción y obediencia a los corazones de los oyentes — «ASI QUE LOS QUE RECIBIERON SU PALABRA FUERON BAUTIZADOS....» (No la operación directa del Espíritu Santo, sino que el Espíritu dirigió y el Espíritu inspiró la PALABRA) Hechos 2:37-38,41.

Es registrado que:  «Y CON MUCHAS OTRAS PALABRAS testificaba y les exhortaba diciendo:  Sed salvos de esta perversa generación» (Hch. 2:40).  El Espíritu Santo usó las «PALABRAS» ¡para convencer y convertir a los perdidos!

Los Corintios, en quienes el Espíritu Santo moraba, aprendieron de Cristo, de la gloria de la cruz y del poder de Su resurrección a través del evangelio, la PALABRA, predicada por Pablo y no por alguna operación directa del Espíritu Santo.  Lea cuidadosamente Hechos 18:8; -1 Cor. 15:1-4.

Vida en la Semilla

El Espíritu Santo dio la vida regeneradora a la palabra de Dios, que es la «semilla del reino» y es el perpetuador de la vida en el hijo de Dios nacido de nuevo (1 Jn 5:7; Luc. 8:11).  El hijo de Dios es engendrado por el Espíritu a través de la palabra de Dios.  Jesús declaró, «De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios» (Juan 3:3).  Pedro declaró, «Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad mediante el Espíritu....siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre» (1 Ped. 1:22-23).

El Espíritu Santo, como persona, mora en el cuerpo de un hijo de Dios, habiendo engendrado vida a través de la simiente, la palabra de Dios.  El propio espíritu del hombre mora en el cuerpo natural, habiendo sido engendrado a través de la simiente que produce la vida natural.  No está dentro del campo de la sabiduría humana entender plenamente cómo es esto posible con respecto a la vida espiritual o la vida natural.  No obstante, ¡esto es un hecho!  Exactamente como Dios en Su providencia, a través del Espíritu, puede regir y dirigir las vidas de Sus hijos, no estamos preparados para decirlo.  Ciertamente esa es la parte de Dios.  Nuestra parte es seguir la dirección de los dictados del Espíritu a través de la palabra de Dios y confiar en El.  Los hombres pueden especular sobre cómo el Espíritu interviene en beneficio del hijo de Dios, pero eso no cambia el hecho de que el cuerpo del Cristiano «es el templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros» (1 Cor. 6:19).

La Palabra de Dios, la Comida Espiritual

El hombre nace en este mundo a través de la vida en la simiente por medio de la cual fue engendrado.  A menos que esa vida esté sostenida por el alimento y tratamiento correcto el espíritu desalojará el cuerpo.  Eso lo llamamos muerte.  El hijo de Dios es «nacido de nuevo» por el Espíritu dando vida a la semilla, la palabra, por la cual es engendrado.  La vida espiritual debe continuamente ser alimentada por la palabra de Dios la cual sostiene y perpetua la vida y crecimiento de un Cristiano.  A menos que el hijo de Dios reciba el alimento espiritual correcto y se comprometa en los ejercicios y actividades espirituales correctas, morirá espiritualmente.  El Espíritu Santo lo desaloja.

El apóstol Juan ciertamente se refiere a la vida espiritual de un hijo de Dios declarando que esta nueva vida engendrada es sostenida y mantenida «porque la simiente de Dios permanece en él» (1 Jn 3:9).  El apóstol positivamente no quiere decir en este pasaje que el hijo de Dios no puede pecar, porque el mismo apóstol en la misma carta, capítulo 1 y versículo 8, declara:  «Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.»  El hijo de Dios, sin embargo, que «anda en la luz, como él está en luz» tiene la seguridad de que «la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado» (1 Jn 1:7,9).  La vida espiritual es predicada sobre la promesa de que «su simiente permanece en nosotros.»  Si la simiente no es alimentada para activar el crecimiento espiritual, el hijo de Dios morirá espiritualmente.  ¡Se perderá!

Sellado Por el Espíritu Santo

El Cristiano tiene el sello de la promesa por el Espíritu Santo que es una arra de la herencia:

«En el también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria» (Efe. 1:13-14).

El apóstol hizo la misma declaración a los hijos de Dios en Corinto:  «El cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones» (2 Cor. 1:22).

Las arras del Espíritu es el sello de la promesa, el depósito de garantía, de la autoridad más superior que hay, un Dios omnipotente, asegurándole al hijo de Dios su herencia eterna y redención final.  El hijo de Dios, por tanto, no debe contristar al Espíritu Santo, ni forzarlo a salir del lugar de morada ocupado por ambos, por el Cristiano y el Espíritu Santo.  Pablo amonestó a los Cristianos Efesios, «Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención» (Efe. 4:30).

La Morada del Espíritu Una Realidad

El Espíritu Santo está morando en el cuerpo de un Cristiano que resucitará el cuerpo mortal en el día de la resurrección:  «Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.  Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne» (Rom. 8:11-12).

La morada del Espíritu capacita al Cristiano para hacer morir las obras del cuerpo.  «Porque si vivís conforme a la carne moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis» (Rom. 8:13).

Nuestro acceso a Dios es influenciado por la morada del Espíritu.  La morada del Espíritu, que genera vida para el hijo de Dios, tiene una relación distinta a la palabra de Dios a través de la fe.  Escuche al apóstol:  «Porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre» (Efe. 2:18).  Pero el acceso al Espíritu es predicado sobre la fe en Dios a través de Su palabra, «por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios» (Rom. 5:2).  Esta gracia, a la cual, tenemos acceso por la fe, aparece al hombre para enseñarle.  El apóstol escribió:  «Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente» (Tito 2:11-12).

Una de las más grandes dificultades en el entendimiento del hecho de que el Espíritu Santo es una persona, que mora en el hijo de Dios, es el hecho de que muchas personas no pueden reconocer al Espíritu Santo como persona, sino que lo consideran como una influencia, un poder, o una ideología.  Pero el Espíritu Santo es una persona — uno de los de la Deidad, de los tres omnipotentes, omniscientes y eternos.  Si esto es un asunto de rechazar el reinado del Espíritu Santo en el Cristiano, en su cuerpo, como templo, porque no es «razonable,» entonces estaríamos forzados a negar su propia existencia en el cuerpo; porque ningún hombre en la tierra podrá identificar el alma del hombre, la persona que vive en el cuerpo, por alguna medida o identidad física.

La Gloria de Su Personalidad

La gloria de la personalidad del Espíritu es descrita por David cuando dijo:  «¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia?  Si subiere a los cielos, allí estás tú; y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás.  Si tomare las alas del alba y habitare en el extremo del mar, aun allí me guiará tu mano, y me asirá tu diestra.  Si dijere:  Ciertamente las tinieblas me encubrirán; aun la noche resplandecerá alrededor de mí.  Aun las tinieblas no encubren de ti, y la noche resplandece como el día; lo mismo te son las tinieblas que la luz» (Salmos 139:7-12).

El Cristiano podría no comprender completamente al Espíritu y su divina personalidad, pero podemos comprender su mensaje, sus métodos y el fruto de su poder.  El Espíritu Santo es el don de Dios para Sus hijos que le obedecen.  A través de Su palabra, se contempla la gloria del divino Espíritu que vivirá con usted y morará en la misma casa con usted, en su cuerpo, hasta que llegue el momento cuando El transformará nuestros cuerpos mortales a la imagen gloriosa de Aquel que murió por nosotros de manera que pudiéramos vivir con El en la eternidad.

Related Media
Related Sermons