Faithlife Sermons

Una buena vista espiritual

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 3 views

Como mantener una buena vista espiritual

Notes
Transcript
Cuando contemplamos el estado de cosas en el mundo de hoy, nos impresiona y nos oprime profundamente la persistente enfermedad de la ceguera espiritual. Es la enfermedad esencial de nuestro tiempo. No andaremos muy descaminados si decimos que la mayoría de los problemas que padece el mundo, si no todos, pueden trazarse hasta la misma raíz: ceguera1. Las masas están ciegas; no hay duda de ello. En días que se suponen de iluminación sin igual, las masas están ciegas. Los dirigentes están ciegos, ciegos guías de ciegos. Pero en gran medida lo mismo es cierto en relación al pueblo de Dios. Generalmente hablando, los cristianos en el día de hoy están muy ciegos.
Todos valoramos la apreciada facultad que Dios nos ha dado para ver. Algunos de nosotros necesitamos la ayuda de anteojos para ver claramente. Otros desafortunadamente han perdido su vista debido a la vejez o alguna enfermedad. No queremos que nuestra vista se deteriorare.
Todos valoramos la apreciada facultad que Dios nos ha dado para ver. Algunos de nosotros necesitamos la ayuda de anteojos para ver claramente. Otros desafortunadamente han perdido su vista debido a la vejez o alguna enfermedad. No queremos que nuestra vista se deteriorare.
1 Samuel

Apocalipisis 3.18

Apocalipsis 3.18 RVR60
Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.
Apocalipsis 3

La ceguera espiritual causada por la búsqueda de ganancia personal

a. Era un gran centro banquero y financiero, en el ano 61 d. c un terremoto la devasto y era tan ricos sus habitantes que no necesitaron la ayuda del gobierno para reconstruir la ciudad. Tacito (anales 14.27)
b. Era un gran centro de confección de ropa. Para todos era conocido que las ovejas de laodicea producían una lana suave.
b.
c. Era un centro medico muy famoso. Su unguentos para los oídos y para los ojos eran muy famosos. Tenian una escuela de medicina.
Balaam y su ceguera espiritual
Números 22.12–14 RVR60
Entonces dijo Dios a Balaam: No vayas con ellos, ni maldigas al pueblo, porque bendito es. Así Balaam se levantó por la mañana y dijo a los príncipes de Balac: Volveos a vuestra tierra, porque Jehová no me quiere dejar ir con vosotros. Y los príncipes de Moab se levantaron, y vinieron a Balac y dijeron: Balaam no quiso venir con nosotros.
.12-14
el rey balac y su ofrecimiento.

Los lamentables efectos de la ceguera espiritual

Compra Colirio. Es interesante notar que esta es una iglesia que no se puede decir nada positivo.
La iglesia de la odicea es un claro ejemplo de los que sucede cuando no corregimos la perdida de la vision espiritual. Era una pena, ellos no podían notar su propia desnudez. Era una vergüenza pero aun en sus corazones se consideraban ricos.
La única actitud que condena irremisiblemente el Cristo Resucitado es la indiferencia. Se ha dicho que un autor puede escribir una buena biografía si ama u odia a su personaje, pero no si le es indiferente. De todas las actitudes, la más difícil de combatir es la indiferencia. El problema del evangelismo moderno no es la hostilidad al Cristianismo; mejor sería que lo fuera. El problema está en que el Cristianismo y la Iglesia han dejado de ser relevantes para tantos, y se los mira con una indiferencia total, que solo puede penetrar la demostración de que el Evangelio es un poder capaz de hacer que la vida valga la pena, y una gracia capaz de hacerla hermosa
La cegera espiritual nos lleva a una indiferencia completa a la presencia de Dios en nuestras vidas.

La vision espiritual es siempre un milagro del cielo

(i) Presumía de su riqueza económica. Era rica, y había amasado riquezas, y no carecía de nada —eso creía. El Cristo Resucitado aconseja a Laodicea que compre oro refinado al fuego. Puede ser que el oro afinado al crisol represente la fe, porque así es como la define Pedro (). Con dinero se pueden obtener muchas cosas, pero hay muchas que no se pueden conseguir. No se puede comprar la felicidad, ni la salud de cuerpo o de mente; no puede consolar en el dolor ni acompañar en la soledad. Si todo lo que se tiene para arrostrar la vida es dinero, se es pobre de veras. Pero si uno tiene una fe probada y refinada en el crisol de la experiencia, no hay nada con lo que no se pueda enfrentar, y se es rico de veras.
(ii) Laodicea presumía de su riqueza textil. Sus ropas la habían hecho famosa en todo el mundo, y la lana de las ovejas de Laodicea era un artículo de lujo que conocía todo el mundo. Pero, dice el Cristo Resucitado, Laodicea estaba espiritualmente desnuda; si quería estar vestida de veras tenía que acudir a Él. El Cristo Resucitado habla de «la vergüenza de la desnudez de Laodicea».
Esto querría decir aún más en el mundo antiguo que ahora. Entonces, el dejarle a uno desnudo era la peor humillación. Cuando vuelve el hijo pródigo se le viste con el mejor vestido ().
Laodicea presumía de la ropa magnífica que producía, pero espiritualmente estaba desnuda, y la desnudez es vergüenza. El Cristo Resucitado la exhorta a comprar de Él vestiduras blancas. Estas puede que representen las bellezas de la vida y del carácter que sólo puede producir la gracia de Cristo. No tiene sentido que uno adorne su cuerpo cuando no tiene nada con que adornar su alma. La mejor ropa del mundo no puede hermosear a una persona de naturaleza retorcida y feo carácter.
(iii) Laodicea presumía de su famoso colirio; pero era ciega a su propia pobreza y desnudez. Trench dice: «El principio de toda verdadera enmienda es vernos tal como somos». Los colirios del mundo antiguo hacían escocer los ojos, y Laodicea no tenía ningunas ganas de verse tal como era.

La vista espiritual es un milagro de la vida

El siervo de Eliseo es un claro ejemplo. Cuando estamos dudando en nuestro corazón Dios manifiesta su poder para ayudarnos a ver lo que el esta haciendo. CONSTANTEMENTE el ayuda nuestra incredulidad. La vision espiritual que Dios ha puesto en nuestro corazón es un milagro. Ya no estamos ciegos ni somos títeres de satanas porque nuestra ceguera espiritual por el nuevo nacimiento sea alejado de nuestra vida.
Esto es como cuando creemos que estamos haciendo lo correcto pero en realidad estábamos tan alejados de Dios como le sucedió al apóstol Pablo cuando era perseguidor de la iglesia.
COMPRA DE MI COLIRIO. SOLO DIOS NOS PUEDE AYUDAR A VER.
EN LOS MANUSCRITOS MAS ANTIGUOS SE DICE COMPRA DE MI COLIRIO
Related Media
Related Sermons