Faithlife Sermons

Sin Escape a la Preocupación

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 1 view

Muchas veces la preocupación el estrés y el cansancio o la tensión pueden ser signos de una buena salud espiritual.

Notes
Transcript

4 Porque asimismo, los que estamos en esta tienda, gemimos agobiados, pues no queremos ser desvestidos, sino vestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida

INTRODUCCIÓN:
INTRODUCCIÓN:
No hay escapatoria de la tensión y el conflicto al vivir la vida cristiana. NO digo que la vida cristiana es todo tensión y todo conflicto. El tipo de enseñanza moderna que promete una escape a toda preocupación, aflicción, y estrés y cansancio es superficial y falsa.
Muchas veces la preocupación el estrés y el cansancio o la tensión pueden ser signos de una buena salud espiritual. Profundicemos en el pensamiento del Santo Apóstol.

I.- LA REALIDAD DEL PECADO QUE MORA EN NOSOTROS.

“Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el Espíritu es contra la carne, pues éstos se oponen el uno al otro, de manera que no podéis hacer lo que deseáis”. . Pablo no procede a decir que hay una manera de ser total y plenamente liberados de esa conciencia de tensión y conflicto. Sí nos dice que no necesitamos estar DOMINADOS por la carne: “Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne”. Pero en ninguna parte dice que se niegue el ser consciente de las codicias de la carne; y donde el deseo de la carne es contra el Espíritu, hay conflicto.
Me aferro firmemente a la interpretación probada por el tiempo de , y sé que es la descripción del conflicto diario y angustioso de un hombre regenerado: “Queriendo yo hacer el bien” - y es precisamente en el punto donde haría lo bueno- “veo otra ley en los miembros de mi cuerpo”. Cuanto más espiritual sea la actividad en que contemplas ocuparte, tanto más poderosas serán las actuaciones del pecado remanente contra ella. Regresas a casa al final de un día ocupado y dices: “Bien, ¡tomaré simplemente el periódico… y me enteraré de unas pocas noticias”! ¿Sientes alguna vez una poderosa oleada del pecado que mora en ti cuando te pones hacer esto? ¡Yo nunca la he sentido! Pero regresa a casa después de un día ocupado, y di a ti mismo: “Tuve sólo nos pocos minutos con la palabra ésta mañana; pienso que me sentaré y leeré mi Biblia durante media hora” ¿Qué sucede? De pronto, un letargo acude a tu mente y dices: “No me di cuenta de que estaba tan cansado”. Una torpeza invade tu mente y te sientes tan completamente carnal que piensas que deshonraría a Dios al leer su Palabra en ese estado mental. ¿Cuál es la causa de eso? ES el pecado que mora en ti.
Cuando tomas el teléfono para hablar con uno de tus amigos, o para revisar el facebook, puede que estés cansado, pero después de hablar 5 minutos; ¡Tu mente está alerta y tu lengua fluye a razón de un kilómetro por segundo! Pero decide ir a pasar 5 minutos en oración, y ¿Qué sucede? Tu mente está torpe y distraída, ¡y tu lengua se siente tan gruesa e inerte como un pedazo de carne que cuelga en la carnicería!. Dios dice que el pecado que mora en ti será tu pesado compañero hasta el día que cruces el río y entres en la ciudad celestial. Esa es la razón por la que no hay liberación de la tensión y el conflicto en la vida cristiana.

II.- EL MUNDO CON SU PRESIÓN AGRESIVA E INCANSABLE SOBRE NOSOTROS.

Pablo nos dice: “No os adaptéis a este mundo” . La paráfrasis de J. B. Phillips precisamente capta la mente del Espíritu en este pasaje: “No permitáis que el mundo os estruje en su molde”. El sistema de este mundo es la vida en al totalidad de su existencia organizada, desprovista de Dios. Es hostil a la Palabra y la Ley de Dios, en sus normas, sus metas, sus opiniones, su forma de pensar, su gente y su filosofía. “El mundo” es la totalidad de la humanidad no regenerada en oposición a Dios. La Escritura recalca que el mundo nuncan ha firmado un tratado con aquellos que se han liberado de él. Está agresiva y continuamente, ejerciendo presión sobre nosotros para estrujarnos en su molde impío. Se pone salvajemente furioso cuando alguien piensa y actúa contrariamente a sus cánones aceptados. Dice que lo que cuenta es lo que ves, y lo que tienes en casas y tierras y cosas materiales. Dios dice que lo que cuenta es el tesoro que tienes en el Cielo. Nos dice que lo que cuenta es la belleza oculta del corazón, y de esto el mundo no sabe nada en absoluto. Mientras el mundo ejercite -como siempre lo hará- su presión agresiva e incansable sobre el creyente, es inevitable que haya tensión y conflicto. Esa es la razón por la que el apóstol Juan tuvo que escribir: “No améis al mundo ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, la pasión de la carne, la pasión de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y también sus pasiones, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”. .
Jesús dijo que algunos reciben la Palabra como una parcela de tierra recibe semilla buena, pero las malas hierbas crecen y ahogan la planta. ¿Sabes qué dijo Jesús que representan las hiervas? “Las preocupaciones del mundo, el engaño de las riquezas y los deseos de las demás cosas entran y ahogan la Palabra”. El mundo te odia si tu estilo de vida está en claro contraste con el suyo, y denuncia la vanidad del mundo. Si te tomas las cosas de este mundo a la ligera, y si no vives para el yo, la posición y la ambición; si tu gran pasión es que tu vida esté tan controlada por Jesucristo y entregada para los propósitos de su Reino, entonces serás causa de constante de irritación e incomodidad para el mundo, y el mundo nunca estará contento hasta que seas exactamente como los impíos. Si tienes suficiente religión como para hacerte “respetable”, el mundo te amará mucho más, porque en ese caso eres un monumento a su filosofía. No hay escapatoria del conflicto y la preocupación.

III. LA ASECHANZA DIABÓLICA.

Mucho de lo que ocurre nos recuerda que está ahí el diablo con sus fieras intenciones de devorar. Nunca olvidemos la exhortación de Pedro: “Sed de espíritu sobrio, estad alertas. Vuestro adversario, el diablo, anda al acecho como león rugiente, buscando...” ¿ser un espectáculo fuera del zoológico? No, ¡tiene un asunto importante! ¿El asunto de atraer la atención a sí mismo? El anda al acecho “buscando a quién...” ¿Qué? Simplemente morder y dejar unas pocas marcas de colmillos? ¡En absoluto! “buscando a quien devorar”. Tiene el propósito de devorarte. Esa es la razón porque Santiago dice: “Resistid al diablo y huirá de vosotros” Encontramos la misma nota en la enseñanza de Pablo: “Nuestra lucha -nuestro tormento, nuestro combate mano a mano, el tormento de la lucha espiritual- no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades”. . Pablo no dice que sea hasta conseguir un glorioso bautismo del Espíritu Santo, ¡y entonces la contienda se habrá acabado del todo! Si eres un verdadero cristiano en contacto con la realidad, el diablo tiene el propósito de devorarte con una fiereza diabólica sin precedentes.

IV.- SALVACIÓN EN ESPERANZA.

Somos salvos en esperanza. Somos salvos en un contexto en que lo mejor está aún por venir. Lo único que tenemos ahora es el depósito Notemos cómo funciona esto. Cuando termine la obra de Dios en ti, ¿Cómo serás? Según la Biblia, serás como Jesucristo. Tendrás un cuerpo como su cuerpo glorioso. . Tendrás un espíritu como el suyo. NO serás Dios, pero hasta la última fibra de pecado innato será purificada en ti de modo que tengas la capacidad e amar perfectamente según tu capacidad como criatura. ¡Piénsalo! Pasar no sólo un día, sino una sucesión de tiempos y nunca tener un pensamiento que te distraiga, un pensamiento impuro, un pensamiento celoso!. Dios nos ha designado para ese tipo de perfección. Tendremos una mente y un espíritu sin mancha de pecado, un cuerpo perfectamente santo. Una comunión ininterrumpida con Él es pura delicia. Pero encuentras cómo con el paso del tiempo, el cansancio se apodera de tu cuerpo y hay distracción y torpeza. El hecho es que estamos marcados para una perfección en cuerpo y en espíritu, pero Dios NO ha ordenado que se nos dé esa perfección aquí y ahora. ¿Cuál es el resultado? ¡LA TENSIÓN! ¡LA PREOCUPACIÓN! Porque somos salvos en esperanza, y la esperanza no se ha realizado aún, hay preocupación, hay conflicto.
¿Quieres escuchar al Apóstol Pablo orar? Él dice: “los que estamos en esta tienda, gemimos agobiados”. . Había veces cuando gemía porque en aquel corazón santo transformado por la gracia había esta ardiente pasión por servir a Cristo. Pero también tenía un cuerpo: “Nuestro hombre exterior va decayendo”. y gemía. nos dice lo mismo: “La creación entera a una gime y sufre dolores de parto hasta ahora. Y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, aún nosotros mismos gemimos en nuestro interior, aguardando ansiosamente la adopción como hijos, la redención de nuestro cuerpo. , . Esto es un conflicto y tensión! Pero lejos de ser una señal de un estado carnal, es una señal de espiritualidad saludable. Hay gemidos y suspiros que son señal de una piedad saludable. No hay escapatoria de la tensión, estrés, preocupación. Si piensas que has logrado escapar de ella, no estás al corriente de la realidad.
Hay oyentes de la Palabra que no se preocupan por NADA… No te preocupada en nada el pecado remanente que hay en ti; No te preocupa la presión diaria del mundo para que seas como ellos, NO te preocupa tu peligroso enemigo que acecha tu alma…
Al menos hay verdaderos hombres y mujeres creyentes que se ocupan de orar, de servir a Dios y leer la Palabra, meditarla, estudiarla; se congregan con la Iglesia y Adoran al Altísimo con todo su corazón; porque les PREOCUPA el PECADO, EL MUNDO, Y EL DIABLO ACECHÁNDOLES… ¿Y tú hombre/mujer sin vida, Pecador que marchas a tu Condenación; algún día estarás PREOCUPADO? ¡Quiera Dios que sí.!
Related Media
Related Sermons