Faithlife Sermons

El burro trascendente

Misiones  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 10 views

Ser cristiano es como ser el burro de la historia: lleva a Jesús sobre sí para darlo a conocer y que todos le adoren.

Notes
Transcript

Un burro para Jesús

Lucas 19.35 NVI
Se lo llevaron, pues, a Jesús. Luego pusieron sus mantos encima del burrito y ayudaron a Jesús a montarse.
La lección clave no es que no importa si eres un burro, igual Dios te puede usar. La lección es que tu llamado es el mismo que el de aquel burro: levantar a Jesús para que todos lo adoren.

Jesús sabía...

La ubicación del burro era conocida por Jesús (le dio la dirección exacta y lo que debían hacer para traerlo).
Jesús tomó para sí al burro que estuvo en el lugar indicado a la hora indicada.
Jesús conoce tu lugar, tu capacidad y tu disponibilidad. El vino a buscarte para usarte en el cumplimiento de su propósito.
No te escoge por tus grandes virtudes solamente sino porque eres el cumplimiento de la profecía de alguien más.
Tú eres la respuesta a la oración de alguien que clama en secreto.

Asno en vez de caballo

Jesús entró en son de paz, no de guerra. El asno mostraba a un hombre humilde, no a un noble.
El caminar del asno era lento, pausado; dándole tiempo a Jesús de entrar en contacto con las personas.
Recuerda que tu imagen representa a Jesús. Lo que la gente lea en ti es la opinión que se harán de Jesús.
Jesús quiere usarte para acercarse a la gente común, a los necesitados. El evangelio no se trata de posiciones sociales.

¿A quién adoran?

La gente ponía mantos y ramas para que Jesús pasara. Todos adoraban a Jesús anunciando su grandeza y poder.
Jesús nunca pisó la alfombra espontánea, fue el burro quien se dio ese lujo a pesar de que la gloria no era para él.
Tenemos que mantener claridad y humildad acerca de cuál es nuestro papel. Muchas veces la gente pondrá alfombras pero nunca debemos pensar que es para nosotros, siempre se trata de él.
No podemos dejarnos la gloria que solo le pertenece a Dios.

Una misión trascendental

Mateo 21.5 NVI
«Digan a la hija de Sión: “Mira, tu rey viene hacia ti, humilde y montado en un burro, en un burrito, cría de una bestia de carga.” »
Evangelizar no es un capricho celestial, es una misión trascendental.
El burro cumplía un propósito más allá de su entendimiento, se había profetizado sobre él.
Todo lo que hagas para Dios repercute en la eternidad. Una vida que es tocada puede cambiar el destino.
Isaías 61.1-
Isaías 61.1–3 NVI
El Espíritu del Señor omnipotente está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a sanar los corazones heridos, a proclamar liberación a los cautivos y libertad a los prisioneros, a pregonar el año del favor del Señor y el día de la venganza de nuestro Dios, a consolar a todos los que están de duelo, y a confortar a los dolientes de Sión. Me ha enviado a darles una corona en vez de cenizas, aceite de alegría en vez de luto, traje de fiesta en vez de espíritu de desaliento. Serán llamados robles de justicia, plantío del Señor, para mostrar su gloria.

¿Cómo cumples tu misión?

Pon al servicio de Dios lo que eres/tienes sin compararte.
Permite que cada día Dios te haga más parecido a Cristo.
Siempre da la gloria a Dios, nunca te la quedes.
Comparte con seguridad porque tu mensaje tiene el poder de transformar el caos en resplandor. El poder está en ti.
Related Media
Related Sermons