Faithlife Sermons

LA EXELENCIA DE CRISTO

CRISTO  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 3 views
Notes
Transcript

LA EXELENCIA DE CRISTO

LA EXCELENCIA DE SU PERSONA
A. SUPERIOR EN SU MAJESTAD 1:1–2:18
1. Como Hijo de Dios, 1:1–14.
Hebreos 1.2 RVR60
en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;
1 Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, 2 en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; 3el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, 4hecho tanto superior a los ángeles, cuanto heredó más excelente nombre que ellos. 5Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi Hijo eres tú, Yo te he engendrado hoy, y otra vez: Yo seré a él Padre, Y él me será a mí hijo? 6Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice: Adórenle todos los ángeles de Dios. 7Ciertamente de los ángeles dice: El que hace a sus ángeles espíritus, Y a sus ministros llama de fuego. 8Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; Cetro de equidad es el cetro de tu reino. 9Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, Por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría más que a tus compañeros. 10Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, Y los cielos son obra de tus manos. 11Ellos perecerán, mas tú permaneces; Y todos ellos se envejecerán como una vestidura, 12Y como un vestido los envolverás, y serán mudados; Pero tú eres el mismo, Y tus años no acabarán. 13Pues, ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies? 14¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación?
El prólogo cristológico en estos primeros versículos tiene ciertas similitudes con el prólogo del Evangelio de Juan (1–18), y establece de entrada el tono de todo el libro. Así no hace falta ninguna salutación o introducción personal.
El escritor comienza enseguida mostrando que Cristo es:
a. Superior a los profetas
Hebreos 1.1–3 RVR60
Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas,en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas,
), los mensajeros terrenales del pasado.
los mensajeros terrenales del pasado.
Inmediatamente arremete con su tema, las glorias superlativas de Cristo, en un lenguaje verdaderamente exquisito.
Dios”. Sin preámbulo alguno el escritor abre la epístola en forma abrupta, dando por sentado la existencia de Dios y la realidad de una revelación en una afirmación categórica, como algo a ser probado. Hebreos es uno de tres libros de la Biblia que comienzan con Dios:
Génesis, revelando su poder;
Juan, haciendo escuchar su voz;
Hebreos, contemplando y admirando su persona.
(i) La realidad de la revelación divina (v. 1). La elocuencia del lenguaje aquí solo es igualada por la profundidad de los pensamientos que expresa. Notemos que es una afirmación, y asume dos cosas: que Dios existe y que se ha revelado a los hombres. Es Dios mismo que se ha revelado, y no el hombre que lo ha buscado y descubierto. Veamos los detalles:
*Frecuencia. “Muchas veces”, pero en forma fragmentaria y progresiva, hasta llegar a proporcionarnos un retrato casi completo del Señor. El AT contiene esa revelación progresiva por parte de Dios.
*Forma. “de muchas maneras”.
Variedad de formas:
promesas,
visiones,
sueños,
voces,
ángeles,
juicios,
advertencias, etc.,
por su Espíritu.
*Fragmentaria, pues por estas formas y mediante estos medios Dios solo se podía revelar de modo limitado y parcial.
Lo que se transmitía era correcto,
pero incompleto.
*Destinatarios de esa revelación pasada eran “los padres”, los descendientes de
Abraham,
Isaac y
Jacob:
los hebreos.
Ellos habían sido los depositarios de los oráculos de Dios.
INSTRUMENTOS USADOS
*Instrumentos usados: “los profetas”. Aunque fueron empleados por Dios para ampliar su revelación, los profetas eran solo canales. Se establece, pues, en este versículo el origen divino del AT.
Sí, Dios se valió de mensajeros humanos, pero ellos no podían comunicar todo lo que había en el corazón divino. Por eso era necesaria:
(ii) La revelación suprema de Cristo (v. 2a)
En estos postreros días” para los judíos era una expresión escatológica, significando en los días del Mesías (cf.
Isaías 2.2 RVR60
Acontecerá en lo postrero de los tiempos, que será confirmado el monte de la casa de Jehová como cabeza de los montes, y será exaltado sobre los collados, y correrán a él todas las naciones.
; ).
Miqueas 4.1 RVR60
Acontecerá en los postreros tiempos que el monte de la casa de Jehová será establecido por cabecera de montes, y más alto que los collados, y correrán a él los pueblos.
).
Notemos que ahora “nos ha hablado” a nosotros, “por el Hijo”: Toda la revelación del AT converge en El. Todas las voces de los profetas ahora se unen en una sola voz, la del Señor.
La revelación anterior ha quedado totalmente superada al venir El pues no era meramente parte de la verdad, sino la personificación de ella en su totalidad.
El es la revelación definitiva, completa y perfecta.
En vez de ser temporaria, es permanente; en lugar de ser preparatoria es final; y no viene a través de subordinados sino que está encarnada en El (cf.
Juan 1.18 RVR60
A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.
).
La palabra central aquí es “Hijo”, y como en el griego original no se usa el artículo definido, sugiere más su carácter que su persona, lo que es, antes de quién es.
Es Dios mismo hablándonos.
Hay nada menos que nueve referencias a Cristo como Hijo en Hebreos, de las que tres se encuentran aquí
Hebreos 1.2 RVR60
en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;
Hebreos 1.5 RVR60
Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi Hijo eres tú, Yo te he engendrado hoy, y otra vez: Yo seré a él Padre, Y él me será a mí hijo?
, , ; ; ; ; ; ; ). Todo lo que Dios quiso que supieramos acerca de Sí mismo está resumido en Cristo.
Hebreos 1.8 RVR60
Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; Cetro de equidad es el cetro de tu reino.
; ; ; ; ; ; ). Todo lo que Dios quiso que supieramos acerca de Sí mismo está resumido en Cristo.
Hebreos 3.6 RVR60
pero Cristo como hijo sobre su casa, la cual casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin la confianza y el gloriarnos en la esperanza.
; ; ; ; ; ). Todo lo que Dios quiso que supieramos acerca de Sí mismo está resumido en Cristo.
Hebreos 4.14 RVR60
Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión.
; ; ; ; ). Todo lo que Dios quiso que supieramos acerca de Sí mismo está resumido en Cristo.
Hebreos 5.8 RVR60
Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia;
; ; ; ). Todo lo que Dios quiso que supieramos acerca de Sí mismo está resumido en Cristo.
Hebreos 6.6 RVR60
y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio.
; ; ). Todo lo que Dios quiso que supieramos acerca de Sí mismo está resumido en Cristo.
Hebreos 7.28 RVR60
Porque la ley constituye sumos sacerdotes a débiles hombres; pero la palabra del juramento, posterior a la ley, al Hijo, hecho perfecto para siempre.
; ). Todo lo que Dios quiso que supieramos acerca de Sí mismo está resumido en Cristo.
Hebreos 10.29 RVR60
¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?
). Todo lo que Dios quiso que supieramos acerca de Sí mismo está resumido en Cristo.
Todo lo que Dios quiso que supieramos acerca de Sí mismo está resumido en Cristo.
(iii) Las razones de esa superioridad
(vv. 2b, 3). Aquí se dan nada menos que siete pruebas de su superioridad incomparable.
*“Heredero”. Primero se nos lleva al final de la historia, al momento culminante cuando todo le será entregado.
El universo le pertenece a El.
Aún no ha tomado plena posesión de su herencia
Hebreos 2.8 RVR60
Todo lo sujetaste bajo sus pies. Porque en cuanto le sujetó todas las cosas, nada dejó que no sea sujeto a él; pero todavía no vemos que todas las cosas le sean sujetas.
; ), pero lo habrá de hacer a su debido tiempo ().
1 Juan 5.19 RVR60
Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno.
), pero lo habrá de hacer a su debido tiempo ().
pero lo habrá de hacer a su debido tiempo
Juan 3.35 RVR60
El Padre ama al Hijo, y todas las cosas ha entregado en su mano.
).
*“Creador”.
Aquí se nos conduce al comienzo de la historia.
Cristo fue el agente activo de la creación.
Esto de nuevo muestra su derecho sobre nosotros
Juan 1.3 RVR60
Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.
; ). Y si había podido superar el caos anterior a la creación (), podría controlar el deterioro de esos creyentes hebreos.
Colosenses 1.16 RVR60
Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.
). Y si había podido superar el caos anterior a la creación (), podría controlar el deterioro de esos creyentes hebreos.
Y si había podido superar el caos anterior a la creación
Génesis 1.2 RVR60
Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.
), podría controlar el deterioro de esos creyentes hebreos.
podría controlar el deterioro de esos creyentes hebreos.
*“Resplandor
visible de la gloria de Dios, quien es luz.
No es luz reflejada, sino que sale de adentro.
Aquí se nos traslada a antes de la creación.
Se describe al Señor en su relación con Dios, como la revelación de su gloria, como el resplandor del Shekinah o la presencia de Dios en el Tabernáculo y el Templo.
Todas las perfecciones que se encuentran en Dios Padre, también se hallan en Cristo, y se revelan en todo su esplendor en El.
El Señor, literal y activamente manifestó la gloria del Padre.
En Cristo toda la majestad del esplendor de Dios se revela plenamente.
*“Imagen misma de su sustancia”,
o como lo traduce la Versión Moderna, “la exacta expresión de su sustancia”.
Si se quiere saber cómo es Dios, no hace falta especular: su Hijo vino a revelarlo.
El lo representa con total exactitud.
Es la fiel y precisa representación de la misma sustancia, esencia y carácter de Dios (cf.
Colosenses 2.9 RVR60
Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad,
). Cristo no es solamente una manifestación de Dios, sino “Dios manifestado en carne” (). Solo Cristo podía decir “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” ().
Cristo no es solamente una manifestación de Dios, sino “Dios manifestado en carne” (
1 Timoteo 3.16 RVR60
E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria.
). Solo Cristo podía decir “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” ().
Solo Cristo podía decir “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” (
Juan 14.9 RVR60
Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?
).
).
Estas dos expresiones son complementarias porque podría argumentarse, en base a la primera, que como el rayo es solo parte del sol, así Cristo es solo parte de Dios; pero este error se corrige con la segunda, pues El es “la imagen misma”.
*“Sustentador”.
No se trata de la figura mitológica de un Atlas o un Hércules soportando el peso del mundo sobre sus hombros, sino de una realidad irrebatible.
Aquí el escritor nos lo revela a través de toda la historia en una acción continua y sostenida.
El Señor lo hace mediante el poder de su palabra, su soberano decreto y voluntad (cf.
Colosenses 1.17 RVR60
Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten;
). Todo lo que sucede está bajo su control, y si El en un momento quitara sus manos de ese control, todo se desintegraría (). El mantiene todo en armoniosa marcha y función.
Todo lo que sucede está bajo su control, y si El en un momento quitara sus manos de ese control, todo se desintegraría
Romanos 11.36 RVR60
Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.
El mantiene todo en armoniosa marcha y función.
). El mantiene todo en armoniosa marcha y función.
Los científicos conocen tanto más ahora acerca del universo, la composición química de los planetas, la existencia de millares de galaxias más allá del alcance de los telescopios.
Pero sin embargo no pueden identificar la fuerza, o el poder, que mantiene a estos mundos en órbita.
La respuesta está en este versículo.
Posiblemente nuestra visión de Cristo sea limitada.
Estamos en peligro de enclaustrarlo en nuestra experiencia restringida o nuestro conocimiento limitado.
Necesitamos, pues, una nueva visión de Cristo en estas dimensiones cósmicas.
*“Salvador”.
Aquí vemos cuál fue el propósito de su venida.
No solo es el Revelador de Dios sino además la Redención divina, pues efectuó la purificación de nuestros pecados por medio de su muerte en la cruz.
No bastó su palabra, sino que tuvo que tomar forma humana y morir por nosotros.
El no meramente prometió perdón, como los profetas, sino que lo logró mediante el sacrificio de Sí mismo.
En su acto redentor realizó lo que ningún sacerdote había hecho: quitar el pecado, no solo en forma temporaria sino permanente
Juan 1.29 RVR60
El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.
; ).
Juan 19.30 RVR60
Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.
).
Estas palabras también nos indican que la teoría de la existencia del purgatorio es totalmente innecesaria y contraria a las Sagradas Escrituras.
*“Soberano”.
Aquí vemos su exaltación como Señor, ocupando el lugar que le corresponde a la diestra de Dios, ratificando así una obra perfecta y consumada.
Resulta significativo que cuando el Sumo Sacerdote entraba en el santuario no se sentaba pues al no haber provisión para ello no había ningun asiento, sugiriendo que su ministerio nunca quedaba concluido.
En cambio nuestro Sumo Sacerdote, Cristo, al haber concluido la obra de redención se sentó.
Cuatro veces en Hebreos se nos indica que se sentó, o se sienta, a la diestra de Dios: aquí como Señor victorioso, después de haber vencido a Satán y realizado una expiación completa; en
Hebreos 8.1 RVR60
Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos,
Hebreos 8:1 como Sacerdote celestial, en 10:12 como Sacrificio completo, y en 12:2 como Ejemplo perfecto.
como Sacerdote celestial, en
Hebreos 10.12 RVR60
pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios,
como Sacrificio completo, y en
Hebreos 12.2 RVR60
puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.
Hebreos 12:2 como Ejemplo perfecto.
como Ejemplo perfecto.
b. Superior a los Angeles
(1:4–14), los más elevados seres creados, y los mensajeros celestiales del presente. Había una necesidad imperiosa de destacar la superioridad del Señor sobre ellos en vista de la fuerte tendencia entre los judíos a exaltar desmedidamente las huestes celestiales, que llegaban a considerar como intermediarios entre Dios y los hombres. El escritor de Hebreos lo hace citando no sus propias palabras, sino las de Dios en el AT, nada menos que siete veces (seis veces de los Salmos y una de 2 Samuel).
(i) Ocupa un lugar superior a los ángeles (v. 4a). Tiene una superioridad inherente a su rango y posición, y además porque ellos son criaturas creadas por El.
Aquí aparece por primera vez uno de los adjetivos predilectos del escritor para describir todo lo que se relaciona con el Señor Jesús y su ministerio: “superior” o “mejor”.
(ii) Ostenta un nombre superior a los ángeles (vv. 4b, 5) (cf.
7:14 ;
Salmo 2.7 RVR60
Yo publicaré el decreto; Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy.
Salmo 89.26 RVR60
El me clamará: Mi padre eres tú, Mi Dios, y la roca de mi salvación.
; ), el de “Hijo”, el mismo nombre en que podemos ser salvos. Como en otras ocasiones, la palabra “nombre” equivale a naturaleza, de modo que indica que Cristo posee la naturaleza de Dios.
), el de “Hijo”, el mismo nombre en que podemos ser salvos. Como en otras ocasiones, la palabra “nombre” equivale a naturaleza, de modo que indica que Cristo posee la naturaleza de Dios.
Dios jamás se dirigió a un ángel en particular llamándolo “hijo”, pero así llamó al Señor Jesucristo. Aunque en se refiere a ellos colectivamente como “hijos de Dios” (v. 6); “Hijo” se usa exclusivamente para Cristo. Hay aquí una relación superior como Hijo, a la que sería si se tratara de una criatura debajo de El. Aquí se deja ver el afecto entre el Padre y el Hijo.
Las palabras “Yo te he engendrado hoy” (cf. ), no se refieren a que haya sido engendrado físicamente, sino al reconocimiento por parte de Dios de su Hijo en la resurrección, como corrobora Pablo en .
(iii) Objeto de adoración por los ángeles (vv. 6, 7) (; ; , ), mientras que ellos son sus mensajeros y siervos. Es idolatría de la peor índole adorar a quien no sea Dios. Sin embargo, aquí se nos manda adorar a Cristo, otra prueba más de que El es Dios.
La palabra “Primogénito” aquí no significa “el primero engendrado”. Por ejemplo, Dios hizo a Salomón primogénito” () aunque él fue el décimo en la genealogía. Es, pues, un título de rango y honor. Se refiere más a posición que a prioridad en tiempo.
Además El es el Creador y director de los ángeles (vv. 6, 7). Ellos están subordinados a El y obedecen su voluntad con la velocidad e invisibilidad del viento, y con el fervor y poder del fuego.
(iv) Oleo de unción divina, (vv. 8, 9). Notemos que aquí el Padre se dirije a su Hijo como Dios (“Oh Dios”). Aunque se hizo hombre, el Hijo jamás abandonó su deidad. Y es Dios Padre mismo que destaca el carácter incomparable de su Hijo. El Señor ha mostrado su aptitud para reinar al haber manifestado su amor a la justicia y su aborrecimiento de la maldad.
Como mensajeros de Dios los ángeles están dotados de grandes poderes, pero no dejan de ser criaturas sujetas a la voluntad soberana del Creador. Muy por encima de ellos está el Hijo, y sólo a El le pertenece este trono. A diferencia de los reyes de este mundo, cuyas decisiones a menudo están influenciadas por parcialidad y prejuicio, el Hijo ejerce su reinado en perfecta justicia (cf. ).
Durante el período de su humillación, Cristo probó su apego absoluto a la justicia y su odio inflexible de la iniquidad. Por eso Dios lo ha exaltado ().
La unción parece ser de la descripción de la gozosa coronación celestial que siguió a la terminación victoriosa del ministerio terrenal de Cristo (ver 2:3–6). Según el contexto, los “compañeros” parece indicar de nuevo a los ángeles.
(v) Origen de todo (vv. 10–13).
*El principio de todo, v. 10 (
Salmo 102.25–27 RVR60
Desde el principio tú fundaste la tierra, Y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán, mas tú permanecerás; Y todos ellos como una vestidura se envejecerán; Como un vestido los mudarás, y serán mudados; Pero tú eres el mismo, Y tus años no se acabarán.
). Se destaca aquí la gloria de su poder y su eternidad (cf. ). Los ángeles deben su propia existencia a Cristo. El estaba allí en el principio antes de que siquiera existiesen esos seres celestes.
). Se destaca aquí la gloria de su poder y su eternidad (cf.
Apocalipsis 1.17 RVR60
Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último;
Los ángeles deben su propia existencia a Cristo.
El estaba allí en el principio antes de que siquiera existiesen esos seres celestes.
Debe notarse aquí que Dios se dirije a su Hijo como “Señor”, es decir Jehová. La conclusión es evidente: Jesucristo del NT es Jehová del AT. Como Jehová, El está aparte del mundo y por encima de él, siendo antes que él y después de él.
*Lo perecedero de la creación, vv. 11a, 12a. ¡Qué contraste con el carácter permanente e inmutable de Cristo! Sus obras perecerán, pero El permanecerá.
Toda la creación tiene una obsolescencia incorporada. El movimiento mismo produce fricción, y ésta a su vez trae desgaste, y desemboca eventualmente en desintegración. El salmista la compara con un vestido, que primero se desgasta, luego se envuelve como algo ya inútil, y finalmente se cambia por algo mejor.
*En el v. 12a se identifica al Hijo como el autor del juicio catastrófico que finalmente introducirá los “cielos nuevos y tierra nueva” que el apótol Pedro señala ().
*La permanencia del Creador, vv. 11b, 12b, en contraste con la transitoriedad de la creación. Al ver desmoronarse los sistemas e instituciones de este mundo, cuánto aliento nos da saber que de nuestro Salvador se dice:
“Pero Tú eres el mismo” (cf.
; ; ; ). A su vez eso nos proporciona la estabilidad que necesitamos en un mundo tan inestable.
Hebreos 13.8 RVR60
Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.
Éxodo 3.14 RVR60
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
; ; ). A su vez eso nos proporciona la estabilidad que necesitamos en un mundo tan inestable.
Santiago 1.17 RVR60
Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.
; ). A su vez eso nos proporciona la estabilidad que necesitamos en un mundo tan inestable.
; ). A su vez eso nos proporciona la estabilidad que necesitamos en un mundo tan inestable.
Related Media
Related Sermons