Faithlife Sermons

La Felicidad Cristiana

La Felicidad   •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 117 views

El creyente encuentra la verdadera felicidad en Cristo no en este mundo.

Notes
Transcript

Dios desea que encontremos la verdadera felicidad.

INTRODUCCIÓN:
INTRODUCCIÓN. Todos deseamos ser felices.
en esta epoca de fin de ano 2018 vamos a ser tentados en buscar la felicidad en cosas de este mundo.

Todos deseamos ser felices pero muchas veces tomamos el camino equivocado. miremos lo quen nos ensena la Biblia acerca de la verdadera felicidad.

Todos deseamos ser felices pero muchas veces tomamos el camino equivocado. miremos lo quen nos ensena la Biblia acerca de la verdadera felicidad.
miremos lo que nos ensena la Biblia acerca de la verdadera felicidad.
Citas bíblicas: “ (RVA) 6 Sin embargo, grande ganancia es la piedad con contentamiento.
6 Sin embargo, grande ganancia es la piedad con contentamiento.
6 Sin embargo, grande ganancia es la piedad con contentamiento.
(RVR60) 11 No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. 12 Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad.
11No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. 12Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad.
INTRODUCCION A FILIPOS.
Cierre 4.10–23
Divulgación 10–18
Género de Longacre
Primario: Expositivo: Cómo cosas son o fueron
primera ciudad donde Pablo predico en europa

CONTENTAMIENTO. Completo descanso del espíritu, liberación de la preocupación, que se basa en la satisfacción por la situación de uno. Si su base es la supresión del deseo para el oriental y sabiduría para el griego, para la tradición judeocristiana es el resultado de la fe en Dios. Puesto que el Señor es el pastor del salmista, él no desesperará por nada (Sal. 23:1). El Señor puede dar o quitar, pero Job diría: «sea el nombre de Jehová bendito» (1:21). Jesús realzó el concepto de Dios como un Padre interesado, y por esa razón ayuda a los hombres a liberarse de sus ansiedades (Mt. 6:24–34). Pablo hizo lo mismo exhortando a una fe en Cristo y creencia en la inmortalidad. Y para él «gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento (autarkeia)» (1 Ti. 6:6).

Secundario: Conductual: Evaluación
Contentamiento — Aceptación, satisfacción con la situación en la que uno se encuentra.
lidia la vendedora de purpura fue encontrada por Pablo
Adopción, Amor, Dar, Dios: Padre, Dios: Poder, Dios: Providencia, Eternidad, Evangelio, Gloria, Gozo, Iglesia: Comunión y unidad, Mayordomía, Promesas, Sacrificio, Sufrimiento
pablo fue encarcelado junto a Silas.
c Los mss. más antiguos tienen en aquel.
ciudad de mayoria romana
estaban orgullosos de ser romanos
ayudaron a Pablo con ofrendas.
Filipenses RVA
Pablo y Timoteo, siervos de Cristo Jesús; a todos los santos en Cristo Jesús que están en Filipos, con los obispos y diáconos:Gracia a vosotros y paz, de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. Doy gracias a mi Dios cada vez que me acuerdo de vosotros, siempre intercediendo con gozo por todos vosotros en cada oración mía, a causa de vuestra participación en el evangelio desde el primer día hasta ahora; estando convencido de esto: que el que en vosotros comenzó la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús. Me es justo sentir esto de todos vosotros, porque os tengo en mi corazón. Tanto en mis prisiones como en la defensa y confirmación del evangelio, sois todos vosotros participantes conmigo de la gracia. Pues Dios me es testigo de cómo os añoro a todos vosotros con el profundo amor de Cristo Jesús. Y ésta es mi oración: que vuestro amor abunde aun más y más en conocimiento y en todo discernimiento, para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles en el día de Cristo, llenos del fruto de justicia, fruto que viene por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios. Quiero que sepáis, hermanos, que las cosas que me han sucedido han redundado más bien para el adelanto del evangelio. De esta manera, mis prisiones por la causa de Cristo han sido conocidas en todo el Pretorio y entre todos los demás. La mayoría de los hermanos, tomando ánimo en el Señor por mis prisiones, se atreven mucho más a hablar la palabra sin temor. Algunos, a la verdad, predican a Cristo por envidia y contienda, pero otros lo hacen de buena voluntad. Estos últimos lo hacen por amor, sabiendo que he sido puesto para la defensa del evangelio,mientras aquéllos anuncian a Cristo por contención, no sinceramente, pensando añadir aflicción a mis prisiones.¿Qué, pues? Solamente que de todas maneras Cristo es anunciado, sea por pretexto o sea de verdad, y en esto me alegro. Pero me alegraré aun más, pues sé que mediante vuestra oración y el apoyo del Espíritu de Jesucristo, esto resultará en mi liberación, conforme a mi anhelo y esperanza: que en nada seré avergonzado; sino que con toda confianza, tanto ahora como siempre, Cristo será exaltado en mi cuerpo, sea por la vida o por la muerte. Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. Pero si el vivir en la carne me sirve para una obra fructífera, ¿cuál escogeré? No lo sé. Me siento presionado por ambas partes. Tengo el deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor; pero quedarme en la carne es más necesario por causa de vosotros. Pues, convencido de esto, sé que me quedaré y que aún permaneceré con todos vosotros para vuestro desarrollo y gozo en la fe, para que en mí haya motivo de aumentar vuestro orgullo en Cristo Jesús a causa de mi presencia otra vez entre vosotros. Solamente procurad que vuestra conducta como ciudadanos sea digna del evangelio de Cristo, de manera que sea que yo vaya a veros o que esté ausente, oiga acerca de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, combatiendo juntos y unánimes por la fe del evangelio, y no siendo intimidados de ninguna manera por los adversarios. Para ellos esta fe es indicio de perdición, pero para vosotros es indicio de salvación; y esto procede de Dios. Porque se os ha concedido a vosotros, a causa de Cristo, no solamente el privilegio de creer en él, sino también el de sufrir por su causa. Así tendréis el mismo conflicto que habéis visto y que ahora oís que sigue en mí. Por tanto, si hay algún aliento en Cristo; si hay algún incentivo en el amor; si hay alguna comunión en el Espíritu; si hay algún afecto profundo y alguna compasión, completad mi gozo a fin de que penséis de la misma manera, teniendo el mismo amor, unánimes, pensando en una misma cosa. No hagáis nada por rivalidad ni por vanagloria, sino estimad humildemente a los demás como superiores a vosotros mismos; no considerando cada cual solamente los intereses propios, sino considerando cada uno también los intereses de los demás. Haya en vosotros esta manera de pensar que hubo también en Cristo Jesús: Existiendo en forma de Dios, él no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse; sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres; y hallándose en condición de hombre, se humilló a sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz! Por lo cual también Dios lo exaltó hasta lo sumo y le otorgó el nombre que es sobre todo nombre; para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra; y toda lengua confiese para gloria de Dios Padre que Jesucristo es Señor. De modo que, amados míos, así como habéis obedecido siempre -no sólo cuando yo estaba presente, sino mucho más ahora en mi ausencia-, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor; porque Dios es el que produce en vosotros tanto el querer como el hacer, para cumplir su buena voluntad. Hacedlo todo sin murmuraciones y contiendas, para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación torcida y perversa, en la cual vosotros resplandecéis como luminares en el mundo, reteniendo la palabra de vida. Así yo podré gloriarme en el día de Cristo de que no he corrido ni he trabajado en vano. Al contrario, aunque haya de ser derramado como libación sobre el sacrificio y servicio de vuestra fe, me gozo y me regocijo con todos vosotros. De igual modo, gozaos también vosotros y regocijaos conmigo. Espero en el Señor Jesús enviaros pronto a Timoteo, para que yo también me reanime al saber de vuestro estado; pues no tengo a nadie que se interese por vosotros con tanto ánimo y sinceridad. Porque todos buscan sus intereses personales, no lo que es de Jesucristo. Ya conocéis la reputación de Timoteo, que como hijo a padre ha servido conmigo en el evangelio. Por lo tanto, espero enviarle en cuanto yo vea cómo van mis asuntos; pero confío en el Señor que yo también iré pronto a vosotros. Sin embargo, también creí necesario enviaros a Epafrodito, mi hermano, colaborador y compañero de milicia y vuestro mensajero y suministrador de mis necesidades, ya que él os añoraba a todos vosotros y estaba angustiado porque habíais oído que él estaba enfermo. Pues en verdad estuvo enfermo de muerte, pero Dios tuvo misericordia de él; y no solamente de él, sino también de mí, para que yo no tuviese tristeza sobre tristeza. Por lo tanto, le envío con más urgencia, para que os volváis a gozar al verlo y yo esté libre de preocupación. Recibidle, pues, en el Señor con todo gozo y tened en alta estima a hombres como él; porque a causa de la obra de Cristo estuvo cercano a la muerte, arriesgando su vida para completar lo que faltaba en vuestro servicio a mi favor. Por lo demás, hermanos míos, regocijaos en el Señor. El escribiros las mismas cosas a mí no me es molesto, y para vosotros es más seguro. ¡Guardaos de los perros! ¡Guardaos de los malos obreros! ¡Guardaos de los que mutilan el cuerpo! Porque nosotros somos la circuncisión: los que servimos a Dios en espíritu, que nos gloriamos en Cristo Jesús y que no confiamos en la carne. Aunque yo tengo de qué confiar también en la carne. Si alguno cree tener de qué confiar en la carne, yo más: circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de hebreos; en cuanto a la ley, fariseo; en cuanto al celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia de la ley, irreprensible. Pero las cosas que para mí eran ganancia, las he considerado pérdida a causa de Cristo. Y aun más: Considero como pérdida todas las cosas, en comparación con lo incomparable que es conocer a Cristo Jesús mi Señor. Por su causa lo he perdido todo y lo tengo por basura, a fin de ganar a Cristo y ser hallado en él; sin pretender una justicia mía, derivada de la ley, sino la que es por la fe en Cristo, la justicia que proviene de Dios por la fe. Anhelo conocerle a él y el poder de su resurrección, y participar en sus padecimientos, para ser semejante a él en su muerte; y de alguna manera, me encontraré en la resurrección de los muertos. No quiero decir que ya lo haya alcanzado, ni que haya llegado a la perfección; sino que prosigo a ver si alcanzo aquello para lo cual también fui alcanzado por Cristo Jesús. Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado. Pero una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está por delante, prosigo a la meta hacia el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. Así que, todos los que hemos alcanzado la madurez pensemos de este modo; y si pensáis otra cosa, también eso os lo revelará Dios. En todo caso, sigamos fieles a lo que hemos logrado. Hermanos, sed imitadores de mí y prestad atención a los que así se conducen, según el ejemplo que tenéis en nosotros. Porque muchos andan por ahí, de quienes os hablaba muchas veces, y ahora hasta lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo. El fin de ellos será la perdición; su dios es su estómago; su gloria se halla en su vergüenza; y piensan solamente en lo terrenal. Porque nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos ardientemente al Salvador, el Señor Jesucristo. El transformará nuestro cuerpo de humillación para que tenga la misma forma de su cuerpo de gloria, según la operación de su poder, para sujetar también a sí mismo todas las cosas. Así que, hermanos míos, amados y queridos, gozo y corona mía, estad firmes en el Señor, amados. Ruego a Evodia, y ruego a Síntique que se pongan de acuerdo en el Señor. Sí, y a ti también, fiel compañero, te pido que ayudes a estas hermanas que lucharon junto conmigo en el evangelio, también con Clemente y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida. ¡Regocijaos en el Señor siempre! Otra vez lo digo: ¡Regocijaos! Vuestra amabilidad sea conocida por todos los hombres. ¡El Señor está cerca! Por nada estéis afanosos; más bien, presentad vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús. En cuanto a lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre, si hay virtud alguna, si hay algo que merece alabanza, en esto pensad. Lo que aprendisteis, recibisteis, oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros. En gran manera me regocijé en el Señor porque al fin se ha renovado vuestra preocupación para conmigo. Siempre pensabais en mí, pero os faltaba la oportunidad. No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme con lo que tengo. Sé vivir en la pobreza, y sé vivir en la abundancia. En todo lugar y en todas las circunstancias, he aprendido el secreto de hacer frente tanto a la hartura como al hambre, tanto a la abundancia como a la necesidad. ¡Todo lo puedo en Cristo que me fortalece! Sin embargo, hicisteis bien en participar conmigo en mi tribulación. También sabéis, oh filipenses, que al comienzo del evangelio cuando partí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en cuanto a dar y recibir, sino vosotros solos. Porque aun a Tesalónica enviasteis para mis necesidades una y otra vez. No es que busque donativo, sino que busco fruto que abunde en vuestra cuenta. Sin embargo, todo lo he recibido y tengo abundancia. Estoy lleno, habiendo recibido de Epafrodito lo que enviasteis, como olor fragante, un sacrificio aceptable y agradable a Dios. Mi Dios, pues, suplirá toda necesidad vuestra, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús. A nuestro Dios y Padre sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén. Saludad a todos los santos en Cristo Jesús. Los hermanos que están conmigo os saludan. Todos los santos os saludan, y mayormente los que pertenecen a la casa del César.La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vuestro espíritu.
la felicidad Cristiana es llamada a veces contentamiento.
CONTENTAMIENTO: contento, satisfacción, complacencia, alegría, regocijo, júbilo, alborozo, gozo.
Foronda, E. P. (2007). Diccionario manual de sinónimos y antónimos: de la lengua española (p. 210). Barcelona: VOX.
y que es el Contentamiento?

CONTENTAMIENTO. Completo descanso del espíritu, liberación de la preocupación, que se basa en la satisfacción por la situación de uno. Si su base es la supresión del deseo para el oriental y sabiduría para el griego, para la tradición judeocristiana es el resultado de la fe en Dios.

Miremos la felicidad del mundo.
la felicidad del mundo es inconforme
la felicidad del mundo es condicionada
la felicidad del mundo es insaciable.
la felicidad del mundo es pasajera.
la felicidad del mundo esta basada en lo externo y material.
la felicidad del mundo esta basada en pequeños momentos de placer.
el resultado de esto es que trae la insatisfacción del alma y la tristeza.
(compartir mi vivencia personal con respecto a este punto)
(compartir mi vivencia personal con respecto a este punto)
Miremos cual fue el secreto del Apostol Pablo (analisis del pasaje de filipenses. (RVR60) 11 No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a CONTENTARME, cualquiera que sea mi situación.
Miremos cual fue el secreto del Apostol Pablo (analisis del pasaje de filipenses. (RVR60) 11 No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a CONTENTARME, cualquiera que sea mi situación.

Dios es la única fuente de la felicidad verdadera.

DIOS ES FELIZ
Dios no necesita nada ni nadie para hacerse feliz, la trinidad de Dios estaba feliz aun antes de la fundación del mundo. Aun los creyentes necesitan de el porque no puede ser felices por si mismos.

Juan escribió: “de su plenitud recibimos todos, y gracia sobre gracia” (Jn. 1:16). Entonces los creyentes pueden estar siempre felices, porque aún y cuando tengan muy poco de lo que este mundo ofrece, tienen las bendiciones espirituales de parte de Dios. En Cristo tienen todas las cosas que necesitan.

5Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré;
Como pablo podia estar cantando alabanzas en aquella carcel junto a Bernabe?
Podia hacerlo porque su fuente de regocijo y contentamiento era Jesucristo.
Foronda, E. P. (2007). Diccionario manual de sinónimos y antónimos: de la lengua española (p. 210). Barcelona: VOX.
Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré;” (, RVR60)

los que son felices con el contentamiento cristiano encuentran que la máxima felicidad proviene del conocimiento de Dios.

CARACTERISTICAS DEl CONTENTAMIENTO CRISTIANO
VIENE DE ADENTRO.Alma mía, en Dios solamente reposa, Porque de él es mi esperanza.” (, RVR60)
permanece aun cuando nos suceden tragedias o desgracias
2. PERMANECE aun cuando nos suceden tragedias o desgracias.

Cuando los creyentes están en dificultades, se entristecen igual como los demás. Cuando otros están en problemas, los creyentes simpatizan con ellos. Oran tanto por ellos mismos como por otros que sufren, porque saben que el Señor Jesucristo es “poderoso para socorrer a los que son tentados”. (Heb. 2:18) Aún cuando son tentados a quejarse, resisten la tentación. No se quejan de Dios sino que le siguen obedeciendo y amando. En sus oraciones hablan a Dios de sus problemas, porque creen que Dios les puede ayudar.

500 Ilustraciones 142. Sobre La Roca

142. SOBRE LA ROCA

Sal. 27:5; 40:2.

Después de un naufragio en una terrible tempestad, un marino pudo llegar a una pequeña roca y escalarla, y allí permaneció durante muchos horas.

Cuando al fin pudo ser rescatado, un amigo suyo le preguntó:

—¿No temblabas de espanto por estar tantas horas en tan precaria situación, amigo mío?

—Sí —contestó el náufrago—, la verdad es que temblaba mucho; pero … ¡la roca no …! Y esto fue lo que me salvó.—Entre Nosotros.

3. BUSCA HACER LA VOLUNTAD DE DIOS y alli encuentra su felicidad. “El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, Y tu ley está en medio de mi corazón.” (, RVR60)
hacer la voluntad de Dios a veces puede ser en circunstacias dificiles a veces en circunstacias agradables. pero si estoy haciendo la voluntad de Dios voy a sentirme feliz.
(compartir la experiencia de ir a la montana sin alimentos en san miguelito)
Cuando un creyente no esta haciendo la voluntad de Dios en su vida, en ninguna cosa encuentra verdadera satisfacción.

Los creyentes están felices porque saben que Dios está con ellos, pero están infelices si no sienten la presencia de Dios. También les hace infelices acordarse de que son pecadores, porque es el pecado lo que obstaculiza el disfrute de su comunión con Dios. Solamente en el cielo serán libres del pecado y disfrutarán de una comunión ininterrumpida con Dios. Mientras tanto, no pueden estar satisfechos con las cosas que los no creyentes prefieren.

¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo en la tierra.” (, RVR60)
podemos experimentar esa paz que no se puede explicar. “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” (, RVR60)
ALGUNAS APLICACIONES PARA NUESTRA VIDA
1. LO CONTRARIO DEL CONTENTAMIENTO ES LA QUEJA.

Los cristianos deberían enseñar a los demás como ser felices deseando menos en vez de buscar más.

\
Dios nos ha prometido una gloria venidera. debemos tener puestos nuestros ojos en esa promesa y poner allá nuestro contentamiento.
El contentamiento Cristiano… Una joya rara: Aprendiendo a estar contentos Preguntas que pueden ayudarle en su meditación de los capítulos 1 y 2

La felicidad cristiana no viene por medio de tener más, sino por desear menos. ¿Cómo podemos controlar nuestro deseo de conseguir más?

Dios nos ha prometido una gloria venidera. debemos tener puestos nuestros ojos en esa promesa y poner allá nuestro contentamiento.
Dios nos ha prometido una gloria venidera. debemos tener puestos nuestros ojos en esa promesa y poner allá nuestro contentamiento.
Dios desea que no nos quejemos. quejarse esta por debajo de las normas establecidas por Dios. quejarse es pecaminoso.
mira el ejemplo de la nación de Israel.
cuales son las causas de mayor descontento en su vida. sea honesto.
A menudo la causa real de la infelicidad es el pecado
DEBEMOS aprender que nuestros deseos naturales nos pueden desviar, es una de las lecciones más difíciles
DEMOSLE GRACIAS A DIOS POR LAS COSAS QUE TENEMOS, Y NO NOS QUEJEMOS POR LAS COSAS QUE NOS HACEN FALTA.
2. TODAS LAS COSAS QUE NOS PASAN A LOS CRISTIANOS ESTAN EN LAS MANOS DE DIOS.
Lutero dijo: “Este es el camino de Dios; primero nos humilla para poder levantarnos; nos mata para poder vivificarnos; nos vence para poder glorificarnos.
DEBEMOS TENER CONFIANZA EN EL.
3. NO LE PIDA A DIOS QUE LE DE TODO LO QUE DESEA.
Los creyentes inmaduros que no conocen sus propios corazones, piden muchas cosas dañinas, y entonces se deprimen cuando Dios no contesta sus peticiones.
Bernard de Clairvaux (1090–1153) dijo: “No me dejes tener una miseria como esa; porque darme lo que yo quiero tener, darme lo que mi corazón desea es uno de los juicios más horrendos en el mundo.
4. PIDALE A DIOS QUE LE ENSENE A DISCERNIR SU VOLUNTAD.
Puede ser que Dios tenga un propósito a efectuar dentro de veinte años, el cual depende de algo que les está sucediendo en esta semana.
500 Ilustraciones 292. La Voluntad de Dios

292. LA VOLUNTAD DE DIOS

Hch. 21:12–14.

Se dice de una buena mujer, que al caer enferma, le preguntaron si quería morir o vivir, a lo cual contestó:—Lo que Dios quiera.

—Pero —dijo uno de los presentes—, si Dios lo dejara a tu voluntad para decidir ¿qué escogerías?

—Oh, si Dios me dejara a mí escoger, yo lo volvería a dejar a él decidir.—El Faro, México, D. F.

CONCLUSIÓN.
vamos a encontrar a cada momento voces que nos dirán que necesitamos esto o lo otro para ser felices. recordemos que la felicidad verdadera y duradera esta solamente viviendo con Cristo.
Related Media
Related Sermons