Faithlife Sermons

La escandalosa Gracia de Dios

Gracia  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 19 views

Cómo vivir aprovechando la gracia

Notes & Transcripts

Texto:

Efesios 2.4–7 RVR60
Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.

INTRODUCCIÓN

Creo que todavía el ser humano no llega a comprender el alcance de la gracia de Dios sobre sus vidas, proveyendo el aire cotidiano para vivir.
Pero que tal, nosotros los cristianos, hemos entendido las dimensiones de la gracia de Dios sobre nosotros.
Por eso el apostol Pablo decia a los esfesios...
Efesios 3.18–19 NTV
Espero que puedan comprender, como corresponde a todo el pueblo de Dios, cuán ancho, cuán largo, cuán alto y cuán profundo es su amor. Es mi deseo que experimenten el amor de Cristo, aun cuando es demasiado grande para comprenderlo todo. Entonces serán completos con toda la plenitud de la vida y el poder que proviene de Dios.
"¿Qué es la gracia de Dios?" La gracia es un tema constante en la Biblia, que comienza y culmina en el Nuevo Testamento con la persona de Jesús
Juan 1.17 RVR60
Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.
La palabra traducida como "gracia" en el Nuevo Testamento proviene de la palabra griega charis, que significa "favor, bendición o bondad".
La gracia es que Dios nos escoge para bendecirnos en lugar de maldecirnos, a pesar de que por nuestro pecado lo merecemos. Esta es su bondad a los indignos.
No podemos separar la gracia de la misericordia de Dios. Podemos decir que la gracia es mayor que la misericordia, y que la gracia no sería gracia sin la misericordia.
Dios muestra tanto la misericordia y la gracia juntas, aunque no son lo mismo.
La misericordia retiene un castigo que merecemos; la gracia otorga una bendición que no merecemos.
En la misericordia, Dios escogió cancelar nuestra deuda de pecado por medio del sacrificio de su Hijo perfecto en nuestro lugar . Pero Él va aún más lejos que la misericordia y extiende la gracia a sus enemigos.
Él nos ofrece perdón, reconciliación , vida en abundancia, su tesoro eterno, su Espíritu Santo, y un lugar en el cielo con Él algún día.
Todo esto viene cuando aceptamos su oferta y depositamos nuestra fe en su sacrificio. La gracia es que Dios da el mayor tesoro a los que menos lo merecen — eso somos cada uno de nosotros. Y esto verdaderamente es escandaloso.
Hoy podría hablar de las diferentes clases de gracia, como por ejemplo la gracia común, la gracia especial, la gracia capacitadora, pero simplemente quiero compartir con ustedes cómo la gracia de Dios nos salva y nos da una nueva vida.

DESARROLLO:

1. Gracia para salvación.

Efesios 2.4–5 RVR60
Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),
Estábamos tan hundidos en los pecados que fuimos declarados muertos para Dios. Ya no merecíamos ninguna otra cosa que la misma muerte, en vida y en muerte eterna.
Y ante cualquier veredicto humano siempre aparece Dios con un “Pero”… pero Dios que es rico en misericordia… nos salva por gracia.
Tito 2.11–14 RVR60
Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.
Romanos 3.23–24 RVR60
por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,
Jesús murió por nosotros a pesar de que éramos malos. Lo hizo para salvarnos de la ira de Dios satisfaciendo su demanda de justicia (eso es lo que significa propiciación).
Merecemos la ira de Dios porque todos hemos pecado. Pero Dios nos perdona.
Pero Dios no puede perdonarnos de forma simplista porque Él es santo y aborrece el pecado y también a los pecadores.
Salmo 5.5 RVR60
Los insensatos no estarán delante de tus ojos; Aborreces a todos los que hacen iniquidad.
Es por esto que alguien tenía que pagar el precio del pecado de la humanidad, y ese fue Jesús muriendo por nosotros los injustos, los malos, los pecadores. Y eso es gracia salvadora…!
Ahora la salvación es como una moneda de dos caras. Una cara es, “yo soy salvo”, la otra cara es “soy salvo para salvar”.
Efesios 3.8 NTV
Aunque soy el menos digno de todo el pueblo de Dios, por su gracia él me concedió el privilegio de contarles a los gentiles acerca de los tesoros inagotables que tienen a disposición por medio de Cristo.
Si fuimos salvos por gracia, debemos compartir esa gracia con los que están perdidos y alejados de Dios.
Si tenés familiares, amigos, vecinos, etc. que no conocen al Señor estaría bueno buscar una forma de poder compartir la gracia con ellos. Por ejemplo abriendo tu casa o yendo a la casa de ellos para compartir la palabra de Dios.

2. Gracia para una nueva vida.

Efesios 2.6–7 RVR60
y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.
Cuando dice que nos resucito, está hablando de una nueva vida, que está caracterizada por las abundantes riquezas de su gracia para con nosotros.
Tito 3.3–7 RVR60
Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros. Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador, para que justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna.
En otras palabras, Gracia significa que estábamos perdidos pero Dios nos ha encontrado. Éramos esclavos de nuestra maldad pero Dios nos ha hecho libres.
Estábamos hundidos en pecado, pero Dios mediante su Espíritu Santo nos ha hecho nacer de nuevo, por Jesús. Nos ha regenerado y renovado para cumplir sus propósitos en nosotros.
No hay nada tan sucio que tu gracia no haga digno.
1 Corintios 1.26–31 RVR60
Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en su presencia. Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención; para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.
Una de las condiciones para recibir la gracia es reconocer nuestra condición y humillarnos.
Santiago 4.6 RVR60
Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.

CONCLUSIÓN:

Disfrutemos de la gracia pero no la retengamos, sino demosla.
Mateo 10.7–8 RVR60
Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado. Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia.
Related Media
Related Sermons