Faithlife Sermons

Parábola de las falsas ovejas (Ez 34.17-31)

Las parábolas del Antiguo Testamento  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 9 views

Dios juzgará las falsas ovejas y enviará un verdadero pastor

Notes & Transcripts
Es sorprendente qué tan pronto empezamos a parecernos a nuestros ídolos. De repente cuando pasas más del tiempo prudente viendo tu equipo de futbol favorito, terminas viendo como tus conversaciones muy generalmente giran en torno a él, o queriendo hacer las jugadas que ellos hacen y memorizas todo de él; cuando pasas tu tiempo viendo tu novela favorita, terminas hablando con tus amigas de eso en particular o usando el look o las expresiones de alguno de sus personajes; igualmente cuando no dejas de seguir tu cantante favorito, terminas haciendo sus movimientos, sus arreglos musicales o su peinado; como alguien dijo, el perro termina pareciéndose a su amo, y más veces de las que queremos eso se convierte en verdad, tuve un vecino que tenia un perro que se levantaba a la misma hora de él, su cara era triste como la del vecino y en las noches se sentaban juntos en la puerta, era como el retrato el uno del otro pero en versión perro. Que tan fácil terminamos pareciéndonos a nuestros ídolos y esto es lo que pasa con las falsas ovejas, terminan pareciéndose a los falsos pastores, acompáñenme hermanos a:
Ezequiel 34.17–31 RVR60
17 Mas en cuanto a vosotras, ovejas mías, así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo juzgo entre oveja y oveja, entre carneros y machos cabríos. 18 ¿Os es poco que comáis los buenos pastos, sino que también holláis con vuestros pies lo que de vuestros pastos queda; y que bebiendo las aguas claras, enturbiáis además con vuestros pies las que quedan? 19 Y mis ovejas comen lo hollado de vuestros pies, y beben lo que con vuestros pies habéis enturbiado. 20 Por tanto, así les dice Jehová el Señor: He aquí yo, yo juzgaré entre la oveja engordada y la oveja flaca, 21 por cuanto empujasteis con el costado y con el hombro, y acorneasteis con vuestros cuernos a todas las débiles, hasta que las echasteis y las dispersasteis. 22 Yo salvaré a mis ovejas, y nunca más serán para rapiña; y juzgaré entre oveja y oveja. 23 Y levantaré sobre ellas a un pastor, y él las apacentará; a mi siervo David, él las apacentará, y él les será por pastor. 24 Yo Jehová les seré por Dios, y mi siervo David príncipe en medio de ellos. Yo Jehová he hablado. 25 Y estableceré con ellos pacto de paz, y quitaré de la tierra las fieras; y habitarán en el desierto con seguridad, y dormirán en los bosques. 26 Y daré bendición a ellas y a los alrededores de mi collado, y haré descender la lluvia en su tiempo; lluvias de bendición serán. 27 Y el árbol del campo dará su fruto, y la tierra dará su fruto, y estarán sobre su tierra con seguridad; y sabrán que yo soy Jehová, cuando rompa las coyundas de su yugo, y los libre de mano de los que se sirven de ellos. 28 No serán más por despojo de las naciones, ni las fieras de la tierra las devorarán; sino que habitarán con seguridad, y no habrá quien las espante. 29 Y levantaré para ellos una planta de renombre, y no serán ya más consumidos de hambre en la tierra, ni ya más serán avergonzados por las naciones. 30 Y sabrán que yo Jehová su Dios estoy con ellos, y ellos son mi pueblo, la casa de Israel, dice Jehová el Señor. 31 Y vosotras, ovejas mías, ovejas de mi pasto, hombres sois, y yo vuestro Dios, dice Jehová el Señor.
Eso es verdad, tuve un vecino que tenia
Este capítulo de la Escritura trata el asunto del buen pastor y las falsas ovejas, y siendo que hemos lidiado con el asunto del buen pastor, sin desconectarnos de él, veremos las falsas ovejas, así que titularemos este sermón “La parábola de las falsas ovejas” aunque comprendemos que hace parte de una sola unidad de pensamiento. Veamos entonces

La parábola de las falsas ovejas ()

Existen en definitiva cosas falsas que son muy parecidas a las verdaderas, y de eso trata este pasaje, por eso veremos
El juicio de las falsas ovejas (vv. 17-22)
La salvación de las verdaderas ovejas (vv. 23-31)

El juicio de las falsas ovejas

El texto es claro, si existen falsos pastores, también existen falsas ovejas, es a ellas a quién el autor se encuentra dirigiéndose. El pueblo de Juda se encuentra pasando por el peor momento en su historia, se encuentran siendo llevados cautivos a Babilonia, no hay que comer, no hay como luchar, lo único que se puede hacer es huir, aceptar la recomendación de Dios de pasarse al ejercito del enemigo para poder vivir, y mientras tanto existen aun algunos ciudadanos de Jerusalen que gozan de algún bienestar mejor que otros, pero estos no se conduelen de la situación.
Dios no nos deja en incertidumbre sobre a quien se está dirigiendo, él dice que se dirige a “Vosotras, ovejas mías”, y una gran incertidumbre abraza las mentes de todo lector, ¿Quienes son esas ovejas que serán juzgadas”, yo seré una de ellas, pero si son sus ovejas, si yo soy una oveja, ¿estará hablando de mí? Es un martillazo de preocupación que inmediatamente nos hace pensar en la gran cantidad de ocasiones que no hemos sido las ovejas que debemos ser, cuando lastimamos a un hermano, cuando sentimos que lo odiamos, cuando dejamos de orar, no leemos la biblia o estamos en algún pecado determinado, cuando consentimos con el pecado de otros, les ayudamos a pecar, les guardamos secretos, nos da pereza ir a los servicios de la iglesia, criticamos a nuestro vecino, oh tantos pensamientos vienen a nosotros, que nos hacen sentir pavor de este texto, que de repente hay una gran incertidumbre sobre quienes son esas ovejas, y que decir, a veces en realidad nos sentimos como Job, pero en verdad somos más parecidos a sus amigos, que pensamos que somos quienes tenemos la razón y Dios nos aclara que Job en últimas es quien hablo correctamente. Oh hermano que no te estes sintiendo como Job (la victima) y en realidad Dios te este viendo como cualquiera de sus amigos.
El texto nos va aclarando, la identidad de estas ovejas, cuando nos dice que su apariencia las delata, mientras el resto están flacas, ellas están gordas, mientras las otras están lánguidas y desalentadas, ellas están fuertes, luego nos menciona que están entre las ovejas, entre los carneros y los machos cabríos. parece entonces que a pesar de tal apariencia ellas continúan pensando que son ovejas y viviendo entre las ovejas. Esto nos demuestra entonces que para las tales, no es evidente que no son ovejas, y se llevarán una gran sorpresa cuando el Pastor saque a la luz que no hacen parte del redil.
Mucho tiempo tuve dolor en mi corazón por las ovejas que se encontraban pastoreadas por los falsos pastores, porque ellas no sabían que estaban siendo llevadas como ovejas al matadero, porque a causa de la mala enseñanza se acostumbraron a pensar que esto era el cristianismo, pero este texto me ha hecho entender, que también estas son falsas ovejas, que se encuentran de apariencia siendo ovejas prosperas, pero en realidad su corazón es igual de falso al corazón del falso pastor que las pastorea. Ahora, no solo se nos dice que apariencia tienen sino que también se nos dice el porque serán juzgadas, y esto nos va dando mas luz sobre estas ovejas.
Lo primero por lo que serán juzgadas es por sus actos. Es decir que en realidad no es por su apariencia, no es porque se vieran gordas o fuertes, porque Dios quiere que sus hijos esten gordos y fuertes, es como el Padre que yéndose a la guerra, regresa unos años después y encuentra a su hijo mas vigoroso, no se entristece, sino que se alegra, pero si lo encuentra mas vigoroso porque este se comió a sus hermanos, entonces arde de ira. El motivo por el cual serán juzgadas es que recibieron el cuidado de ovejas, dice que comieron los buenos pastos y bebieron las aguas claras. Esto es un cuidado de ovejas, no fueron descuidadas, porque se encontraban en medio del redil. Hermanos estas falsas ovejas escuchan el sermón dominical, están entre los demás hermanos, nunca han sido hermanos, pero se aprovechan de esta condición, pueden ser los líderes, su apariencia de prosperidad hace pensar que están siendo bendecidos por Dios, puede ser su pastor terrenal que es una falsa oveja de la misma manera que un falso pastor, los vemos por años en la iglesia, tal vez creyeron al mismo tiempo que nosotros, fueron apacentados por Dios, asistían al grupo de varones, o eran lideres de damas, los vimos sufriendo incluso por algún tiempo persecución pero como diría el autor de hebreos
Hebreos 6 RVR60
1 Por tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección; no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios,2 de la doctrina de bautismos, de la imposición de manos, de la resurrección de los muertos y del juicio eterno.3 Y esto haremos, si Dios en verdad lo permite.4 Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo,5 y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero,6 y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio.7 Porque la tierra que bebe la lluvia que muchas veces cae sobre ella, y produce hierba provechosa a aquellos por los cuales es labrada, recibe bendición de Dios;8 pero la que produce espinos y abrojos es reprobada, está próxima a ser maldecida, y su fin es el ser quemada. 9 Pero en cuanto a vosotros, oh amados, estamos persuadidos de cosas mejores, y que pertenecen a la salvación, aunque hablamos así. 10 Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún. 11 Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin, para plena certeza de la esperanza, 12 a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas. 13 Porque cuando Dios hizo la promesa a Abraham, no pudiendo jurar por otro mayor, juró por sí mismo, 14 diciendo: De cierto te bendeciré con abundancia y te multiplicaré grandemente. 15 Y habiendo esperado con paciencia, alcanzó la promesa. 16 Porque los hombres ciertamente juran por uno mayor que ellos, y para ellos el fin de toda controversia es el juramento para confirmación. 17 Por lo cual, queriendo Dios mostrar más abundantemente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento; 18 para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros. 19 La cual tenemos como segura y firme ancla del alma, y que penetra hasta dentro del velo, 20 donde Jesús entró por nosotros como precursor, hecho sumo sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.
Hebreos 6.5 RVR60
5 y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero,
Hebreos 6.4–8 RVR60
4 Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo,5 y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero,6 y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio.7 Porque la tierra que bebe la lluvia que muchas veces cae sobre ella, y produce hierba provechosa a aquellos por los cuales es labrada, recibe bendición de Dios;8 pero la que produce espinos y abrojos es reprobada, está próxima a ser maldecida, y su fin es el ser quemada.
Hebreos 9 RVR60
1 Ahora bien, aun el primer pacto tenía ordenanzas de culto y un santuario terrenal.2 Porque el tabernáculo estaba dispuesto así: en la primera parte, llamada el Lugar Santo, estaban el candelabro, la mesa y los panes de la proposición.3 Tras el segundo velo estaba la parte del tabernáculo llamada el Lugar Santísimo,4 el cual tenía un incensario de oro y el arca del pacto cubierta de oro por todas partes, en la que estaba una urna de oro que contenía el maná, la vara de Aarón que reverdeció, y las tablas del pacto;5 y sobre ella los querubines de gloria que cubrían el propiciatorio; de las cuales cosas no se puede ahora hablar en detalle. 6 Y así dispuestas estas cosas, en la primera parte del tabernáculo entran los sacerdotes continuamente para cumplir los oficios del culto; 7 pero en la segunda parte, sólo el sumo sacerdote una vez al año, no sin sangre, la cual ofrece por sí mismo y por los pecados de ignorancia del pueblo; 8 dando el Espíritu Santo a entender con esto que aún no se había manifestado el camino al Lugar Santísimo, entre tanto que la primera parte del tabernáculo estuviese en pie. 9 Lo cual es símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan ofrendas y sacrificios que no pueden hacer perfecto, en cuanto a la conciencia, al que practica ese culto, 10 ya que consiste sólo de comidas y bebidas, de diversas abluciones, y ordenanzas acerca de la carne, impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas. 11 Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación, 12 y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención. 13 Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne, 14 ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo? 15 Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna. 16 Porque donde hay testamento, es necesario que intervenga muerte del testador. 17 Porque el testamento con la muerte se confirma; pues no es válido entre tanto que el testador vive. 18 De donde ni aun el primer pacto fue instituido sin sangre. 19 Porque habiendo anunciado Moisés todos los mandamientos de la ley a todo el pueblo, tomó la sangre de los becerros y de los machos cabríos, con agua, lana escarlata e hisopo, y roció el mismo libro y también a todo el pueblo, 20 diciendo: Esta es la sangre del pacto que Dios os ha mandado. 21 Y además de esto, roció también con la sangre el tabernáculo y todos los vasos del ministerio. 22 Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión. 23 Fue, pues, necesario que las figuras de las cosas celestiales fuesen purificadas así; pero las cosas celestiales mismas, con mejores sacrificios que estos.24 Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios;25 y no para ofrecerse muchas veces, como entra el sumo sacerdote en el Lugar Santísimo cada año con sangre ajena.26 De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado.27 Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,28 así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.
Hebreos 11 RVR60
1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.2 Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos.3 Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía. 4 Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella. 5 Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios. 6 Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan. 7 Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe. 8 Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba. 9 Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa; 10 porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios. 11 Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz aun fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido. 12 Por lo cual también, de uno, y ése ya casi muerto, salieron como las estrellas del cielo en multitud, y como la arena innumerable que está a la orilla del mar. 13 Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. 14 Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria; 15 pues si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver. 16 Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad. 17 Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito, 18 habiéndosele dicho: En Isaac te será llamada descendencia; 19 pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde, en sentido figurado, también le volvió a recibir. 20 Por la fe bendijo Isaac a Jacob y a Esaú respecto a cosas venideras. 21 Por la fe Jacob, al morir, bendijo a cada uno de los hijos de José, y adoró apoyado sobre el extremo de su bordón. 22 Por la fe José, al morir, mencionó la salida de los hijos de Israel, y dio mandamiento acerca de sus huesos. 23 Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres por tres meses, porque le vieron niño hermoso, y no temieron el decreto del rey. 24 Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, 25 escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado, 26 teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón. 27 Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al Invisible. 28 Por la fe celebró la pascua y la aspersión de la sangre, para que el que destruía a los primogénitos no los tocase a ellos. 29 Por la fe pasaron el Mar Rojo como por tierra seca; e intentando los egipcios hacer lo mismo, fueron ahogados. 30 Por la fe cayeron los muros de Jericó después de rodearlos siete días. 31 Por la fe Rahab la ramera no pereció juntamente con los desobedientes, habiendo recibido a los espías en paz. 32 ¿Y qué más digo? Porque el tiempo me faltaría contando de Gedeón, de Barac, de Sansón, de Jefté, de David, así como de Samuel y de los profetas; 33 que por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, 34 apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros. 35 Las mujeres recibieron sus muertos mediante resurrección; mas otros fueron atormentados, no aceptando el rescate, a fin de obtener mejor resurrección. 36 Otros experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles. 37 Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados; 38 de los cuales el mundo no era digno; errando por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra. 39 Y todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo prometido; 40 proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros, para que no fuesen ellos perfeccionados aparte de nosotros.
Hebreos 12 RVR60
1 Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante,2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. 3 Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar. 4 Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado; 5 y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él; 6 Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo. 7 Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? 8 Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos. 9 Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos? 10 Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad. 11 Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados. 12 Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas;13 y haced sendas derechas para vuestros pies, para que lo cojo no se salga del camino, sino que sea sanado.14 Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.15 Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados;16 no sea que haya algún fornicario, o profano, como Esaú, que por una sola comida vendió su primogenitura.17 Porque ya sabéis que aun después, deseando heredar la bendición, fue desechado, y no hubo oportunidad para el arrepentimiento, aunque la procuró con lágrimas. 18 Porque no os habéis acercado al monte que se podía palpar, y que ardía en fuego, a la oscuridad, a las tinieblas y a la tempestad, 19 al sonido de la trompeta, y a la voz que hablaba, la cual los que la oyeron rogaron que no se les hablase más, 20 porque no podían soportar lo que se ordenaba: Si aun una bestia tocare el monte, será apedreada, o pasada con dardo; 21 y tan terrible era lo que se veía, que Moisés dijo: Estoy espantado y temblando; 22 sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles, 23 a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos, 24 a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel. 25 Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháremos al que amonesta desde los cielos. 26 La voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo. 27 Y esta frase: Aún una vez, indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles. 28 Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia; 29 porque nuestro Dios es fuego consumidor.
Hebreos 9 RVR60
1 Ahora bien, aun el primer pacto tenía ordenanzas de culto y un santuario terrenal.2 Porque el tabernáculo estaba dispuesto así: en la primera parte, llamada el Lugar Santo, estaban el candelabro, la mesa y los panes de la proposición.3 Tras el segundo velo estaba la parte del tabernáculo llamada el Lugar Santísimo,4 el cual tenía un incensario de oro y el arca del pacto cubierta de oro por todas partes, en la que estaba una urna de oro que contenía el maná, la vara de Aarón que reverdeció, y las tablas del pacto;5 y sobre ella los querubines de gloria que cubrían el propiciatorio; de las cuales cosas no se puede ahora hablar en detalle. 6 Y así dispuestas estas cosas, en la primera parte del tabernáculo entran los sacerdotes continuamente para cumplir los oficios del culto; 7 pero en la segunda parte, sólo el sumo sacerdote una vez al año, no sin sangre, la cual ofrece por sí mismo y por los pecados de ignorancia del pueblo; 8 dando el Espíritu Santo a entender con esto que aún no se había manifestado el camino al Lugar Santísimo, entre tanto que la primera parte del tabernáculo estuviese en pie. 9 Lo cual es símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan ofrendas y sacrificios que no pueden hacer perfecto, en cuanto a la conciencia, al que practica ese culto, 10 ya que consiste sólo de comidas y bebidas, de diversas abluciones, y ordenanzas acerca de la carne, impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas. 11 Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación, 12 y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención. 13 Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne, 14 ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo? 15 Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna. 16 Porque donde hay testamento, es necesario que intervenga muerte del testador. 17 Porque el testamento con la muerte se confirma; pues no es válido entre tanto que el testador vive. 18 De donde ni aun el primer pacto fue instituido sin sangre. 19 Porque habiendo anunciado Moisés todos los mandamientos de la ley a todo el pueblo, tomó la sangre de los becerros y de los machos cabríos, con agua, lana escarlata e hisopo, y roció el mismo libro y también a todo el pueblo, 20 diciendo: Esta es la sangre del pacto que Dios os ha mandado. 21 Y además de esto, roció también con la sangre el tabernáculo y todos los vasos del ministerio. 22 Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión. 23 Fue, pues, necesario que las figuras de las cosas celestiales fuesen purificadas así; pero las cosas celestiales mismas, con mejores sacrificios que estos.24 Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios;25 y no para ofrecerse muchas veces, como entra el sumo sacerdote en el Lugar Santísimo cada año con sangre ajena.26 De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado.27 Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,28 así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.
En definitiva recibieron el cuidado de ovejas, pero demostraron que no eran del redil, mira lo que hicieron, se comieron los buenos pastos y pisaron lo que quedaba, se tomaron el agua clara y enturbiaron lo que dejaron, engordaron, empujaron con el costado y con el hombro, acornearon a las débiles, echaron las verdaderas ovejas. En últimas sus actos hicieron notorio que no había amor en ellas por las demás, estaban pensando en sí mismas solamente, preocupadas por hacer una mejor versión de sí mismas, ellas dicen “con tantas preocupaciones que tengo para estar sirviendo a otros”, ellas no gastaron tiempo orando en intercesión por el problema del hermano, es más, ni se dieron cuenta que el hermano tenía un problema porque nunca se acercaron a él, con la excusa de la timidez, de que no le conocían, nunca se acordaron de la canasta familiar para sus necesidades, o de la confusión en su mente que requería una explicación teológica, visitar a un hermano pueden contarlas en una sola mano, del enfermo no se enteraron, servir les causaba dolor, pensaban en que habían otros que lo podían hacer, nunca una llamada a preguntar porque no ha venido al servicio, o como salió su cirugía. Estas falsas ovejas empujan con el costado y cornean a las débiles, así demuestran por sus actos que en realidad no son ovejas.
El resultado en las verdaderas ovejas es entonces que ellas se quedan sin pastor como dice el verso 5
Ezequiel 34.5 RVR60
5 Y andan errantes por falta de pastor, y son presa de todas las fieras del campo, y se han dispersado.
Lo que Dios condena de estas falsas ovejas es que hacen que las verdaderas terminen siendo devoradas por un falso pastor, porque las gordas, no tuvieron cuidado de ellas, son como un gallo en el gallinero, que en vez de proteger a los pequeños, los persigue y los golpea para que no les vayan a quitar el puesto. Estas falsas ovejas son culpables de que muchas verdaderas ovejas estén siendo maltratadas por falsos pastores, que les prometen milagros, sanidades, prosperidad económica, conversiones, liberaciones y cuantas mas cosas pueden. Son culpables de que las verdaderas ovejas estén flacas y esto porque comen lo pisoteado por ellas, y beben el agua sucia de sus patas, promocionando falsos pastores, una vida centrada en lo material, arrebatándoles el gozo de hacer tesoros en los cielos, del contentamiento cristiano y del descanso en el sustentador del universo. Estas falsas ovejas son las culpables de que las verdaderas salgan de la iglesia, y anden dispersas, porque su amor propio fue es mas grande que su amor por los demás, y ahora andan errantes, sin saber ni siquiera a donde ir, deseando al señor pero divagando porque no saben para donde coger, !oh ovejitas, regresen al redil, su Señor las busca, ha ido por los collados, por los valles y los montes, buscándolas, para decirles que les hará justicia, que juzgara a los pastores y a las falsas ovejas que las dispersaron!
Muchos verdaderos cristianos se encuentran hoy dispersos, lastimados, porque salieron de lugares que les escurrieron su dinero, que los maltrataron, que los expusieron públicamente sin un proceso correcto de disciplina, donde los líderes abusaron de ellos, donde sus pastores eran faltos de un carácter piadoso, donde no fueron pastoreados, solo vieron la vanidad, el orgullo y la altivez, ovejitas decepcionadas que piensan que eso es el cristianismo, pero ovejas, si ustedes son realmente del Señor, entonces crean que Él aun conserva una iglesia en la cuál ha puesto su mirada, aquí esta su redil, este es su pasto, las aguas claras, su aprisco.
Mis hermanos, el verso 16 nos aclara, que el mismo que juzgará los falsos pastores, es el mismo que juzgará las falsas ovejas, así que atérrate por eso y teme, y si has estado engordando entonces deja de pensar solo en ti y mira a tus hermanos, porque la sentencia es destrucción, como diría Jhonattan Edwars:
El hecho de que la muerte no sea algo visible, no es, en ningún momento, ninguna seguridad para los impíos. No es ninguna seguridad para el hombre natural el hecho de que ahora goce de buena salud, ni que no contemple la posibilidad de partir de este mundo inmediatamente por algún accidente, ni el que no perciba ningún peligro en ningún aspecto en sus circunstancias presentes. (fin de la cita)
Hemos respondido hasta ahora en el juicio de las falsas ovejas, que es nuestro primer punto, cuatro cosas, ¿Quienes son las falsas ovejas?, ¿Porque serán juzgadas las falsas ovejas?, ¿Quién juzgará las falsas ovejas? y ¿Cuál será la sentencia de las falsas ovejas?, Ahora veamos nuestro segundo punto,

La salvación de las verdaderas ovejas (vv. 23-31)

Increíblemente la salvación de las ovejas no viene con la destrucción del mundo, sería lo mas lógico, ya Dios lo hizo por medio del diluvio, pero aún las falsas ovejas y las verdaderas continuaban juntas y aún los falsos pastores estaban intentando devorar las ovejas, la salvación no viene tampoco por destruir a todos los hombre y hacer unos que no estén contaminados con el pecado, la salvación de las ovejas viene por un pastor, un pastor que no sea como los falsos pastores, uno que en verdad pastoree, que sea de linaje real, que sea un hijo del rey, es decir un príncipe, es es importante, porque estoy diciendo que sea un hijo del rey, que se quite sus túnicas reales y se vista de ropas de campesino y este dispuesto a pastorear a las ovejas de la manera que los campesinos, que se creen reyes, no lo han hecho. Que tremendo choque de pensamientos, mientras los falsos pastores se creen reyes, el verdadero rey se hace pastor, eso es glorioso.
Nota que la identidad de este verdadero pastor es Jehová el Señor o YHWH ADONAI, que significa Yo soy el dueño, en los versos (8, 11, 15, 17, 20, 30,31), él ha usado este nombre para manifestar que él es el dueño del rebaño, y ha dicho enfatizando:
Yo, yo mismo iré a buscar (vv. 11)
Y las reconoceré, como reconoce su rebaño el pastor el día que está en medio de sus ovejas esparcidas (vv. 11)
Y Yo las sacaré (vv. 13)
y las apacentaré (vv. 13)
Yo apacentaré (vv. 15)
Yo buscaré la perdida (vv. 16)
Las apacentaré con justicia (vv. 16)
Yo juzgo entre oveja y oveja (vv. 17)
He aquí Yo, Yo juzgaré entre la oveja engordada y la oveja flaca (vv. 20)
Yo salvaré mis ovejas (vv. 22)
Cuál es la evidencia de todos esos yo, bueno pues es claro, cualquier lector concluiría que esos yo se refiere a Dios mismo, y el enfáticamente dice yo, yo mismo iré, pero ahora esta diciendo que levantará a un pastor y que ese pastor es David…espera un momento Ezequiel, déjanos entender esto, estamos a las puertas de ser llevados esclavos a babilonia, Dios dice que vendrá a rescatar las verdaderas ovejas, pero que lo hará por medio de un pastor y ese pastor es David, sabiendo que David ya murió hace más de trecientos años, ¿va a resucitar David? ¿ahora David resucitará como un pastor perfecto, sabiendo que durante su vida el peco varias veces? ¿Ahora David ya no resucitará siendo el rey sino un príncipe? ¿Sí es un príncipe entonces quién es su padre, sabiendo que el padre de David nunca fue rey, por lo tanto David nunca fue príncipe? ¿Porque Él les será por pastor, si acababas de decir que Dios mismo sería el pastor?
Necesitamos notar la riqueza de este pasaje para poder admirar su grandeza, las preguntas son retoricas porque su respuesta es evidente, El hijo de Dios mismo, que hace el oficio del Padre como pastor de las ovejas, es el príncipe prometido para salvar las verdaderas ovejas, según este pasaje debía nacer del linaje de David siervo de Dios, y tener al su Padre como su Dios, y no hacer lo que quisiera sino solamente lo que su Padre le mando hacer, no ser como un pastor terrenal, que hace las cosas según su opinión, sino hacer exactamente lo mismo que su Padre le encomendó para que su Padre pueda decir “Yo, yo mismo iré”.
Antes de proseguir es necesario que identifiquemos a este David siervo de Dios. Nota lo que dice
Mateo 1.1–16 RVR60
1 Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham. 2 Abraham engendró a Isaac, Isaac a Jacob, y Jacob a Judá y a sus hermanos. 3 Judá engendró de Tamar a Fares y a Zara, Fares a Esrom, y Esrom a Aram. 4 Aram engendró a Aminadab, Aminadab a Naasón, y Naasón a Salmón. 5 Salmón engendró de Rahab a Booz, Booz engendró de Rut a Obed, y Obed a Isaí. 6 Isaí engendró al rey David, y el rey David engendró a Salomón de la que fue mujer de Urías. 7 Salomón engendró a Roboam, Roboam a Abías, y Abías a Asa. 8 Asa engendró a Josafat, Josafat a Joram, y Joram a Uzías. 9 Uzías engendró a Jotam, Jotam a Acaz, y Acaz a Ezequías. 10 Ezequías engendró a Manasés, Manasés a Amón, y Amón a Josías. 11 Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, en el tiempo de la deportación a Babilonia. 12 Después de la deportación a Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, y Salatiel a Zorobabel. 13 Zorobabel engendró a Abiud, Abiud a Eliaquim, y Eliaquim a Azor. 14 Azor engendró a Sadoc, Sadoc a Aquim, y Aquim a Eliud. 15 Eliud engendró a Eleazar, Eleazar a Matán, Matán a Jacob; 16 y Jacob engendró a José, marido de María, de la cual nació Jesús, llamado el Cristo.
Mateo 1.1 RVR60
1 Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham.
Lucas 3.23–32 RVR60
23 Jesús mismo al comenzar su ministerio era como de treinta años, hijo, según se creía, de José, hijo de Elí, 24 hijo de Matat, hijo de Leví, hijo de Melqui, hijo de Jana, hijo de José, 25 hijo de Matatías, hijo de Amós, hijo de Nahum, hijo de Esli, hijo de Nagai, 26 hijo de Maat, hijo de Matatías, hijo de Semei, hijo de José, hijo de Judá, 27 hijo de Joana, hijo de Resa, hijo de Zorobabel, hijo de Salatiel, hijo de Neri, 28 hijo de Melqui, hijo de Adi, hijo de Cosam, hijo de Elmodam, hijo de Er, 29 hijo de Josué, hijo de Eliezer, hijo de Jorim, hijo de Matat, 30 hijo de Leví, hijo de Simeón, hijo de Judá, hijo de José, hijo de Jonán, hijo de Eliaquim, 31 hijo de Melea, hijo de Mainán, hijo de Matata, hijo de Natán, 32 hijo de David, hijo de Isaí, hijo de Obed, hijo de Booz, hijo de Salmón, hijo de Naasón,
Lucas 1.32 RVR60
32 Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre;
Lucas 3.23–31 RVR60
23 Jesús mismo al comenzar su ministerio era como de treinta años, hijo, según se creía, de José, hijo de Elí, 24 hijo de Matat, hijo de Leví, hijo de Melqui, hijo de Jana, hijo de José, 25 hijo de Matatías, hijo de Amós, hijo de Nahum, hijo de Esli, hijo de Nagai, 26 hijo de Maat, hijo de Matatías, hijo de Semei, hijo de José, hijo de Judá, 27 hijo de Joana, hijo de Resa, hijo de Zorobabel, hijo de Salatiel, hijo de Neri, 28 hijo de Melqui, hijo de Adi, hijo de Cosam, hijo de Elmodam, hijo de Er, 29 hijo de Josué, hijo de Eliezer, hijo de Jorim, hijo de Matat, 30 hijo de Leví, hijo de Simeón, hijo de Judá, hijo de José, hijo de Jonán, hijo de Eliaquim, 31 hijo de Melea, hijo de Mainán, hijo de Matata, hijo de Natán,
Lucas 3.23–34 RVR60
23 Jesús mismo al comenzar su ministerio era como de treinta años, hijo, según se creía, de José, hijo de Elí, 24 hijo de Matat, hijo de Leví, hijo de Melqui, hijo de Jana, hijo de José, 25 hijo de Matatías, hijo de Amós, hijo de Nahum, hijo de Esli, hijo de Nagai, 26 hijo de Maat, hijo de Matatías, hijo de Semei, hijo de José, hijo de Judá, 27 hijo de Joana, hijo de Resa, hijo de Zorobabel, hijo de Salatiel, hijo de Neri, 28 hijo de Melqui, hijo de Adi, hijo de Cosam, hijo de Elmodam, hijo de Er, 29 hijo de Josué, hijo de Eliezer, hijo de Jorim, hijo de Matat, 30 hijo de Leví, hijo de Simeón, hijo de Judá, hijo de José, hijo de Jonán, hijo de Eliaquim, 31 hijo de Melea, hijo de Mainán, hijo de Matata, hijo de Natán, 32 hijo de David, hijo de Isaí, hijo de Obed, hijo de Booz, hijo de Salmón, hijo de Naasón, 33 hijo de Aminadab, hijo de Aram, hijo de Esrom, hijo de Fares, hijo de Judá, 34 hijo de Jacob, hijo de Isaac, hijo de Abraham, hijo de Taré, hijo de Nacor,
Lucas 3 RVR60
1 En el año decimoquinto del imperio de Tiberio César, siendo gobernador de Judea Poncio Pilato, y Herodes tetrarca de Galilea, y su hermano Felipe tetrarca de Iturea y de la provincia de Traconite, y Lisanias tetrarca de Abilinia,2 y siendo sumos sacerdotes Anás y Caifás, vino palabra de Dios a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto.3 Y él fue por toda la región contigua al Jordán, predicando el bautismo del arrepentimiento para perdón de pecados,4 como está escrito en el libro de las palabras del profeta Isaías, que dice: Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor; Enderezad sus sendas. 5 Todo valle se rellenará, Y se bajará todo monte y collado; Los caminos torcidos serán enderezados, Y los caminos ásperos allanados; 6 Y verá toda carne la salvación de Dios. 7 Y decía a las multitudes que salían para ser bautizadas por él: ¡Oh generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera? 8 Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, y no comencéis a decir dentro de vosotros mismos: Tenemos a Abraham por padre; porque os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras. 9 Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto se corta y se echa en el fuego. 10 Y la gente le preguntaba, diciendo: Entonces, ¿qué haremos? 11 Y respondiendo, les dijo: El que tiene dos túnicas, dé al que no tiene; y el que tiene qué comer, haga lo mismo. 12 Vinieron también unos publicanos para ser bautizados, y le dijeron: Maestro, ¿qué haremos? 13 Él les dijo: No exijáis más de lo que os está ordenado. 14 También le preguntaron unos soldados, diciendo: Y nosotros, ¿qué haremos? Y les dijo: No hagáis extorsión a nadie, ni calumniéis; y contentaos con vuestro salario. 15 Como el pueblo estaba en expectativa, preguntándose todos en sus corazones si acaso Juan sería el Cristo, 16 respondió Juan, diciendo a todos: Yo a la verdad os bautizo en agua; pero viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. 17 Su aventador está en su mano, y limpiará su era, y recogerá el trigo en su granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará. 18 Con estas y otras muchas exhortaciones anunciaba las buenas nuevas al pueblo. 19 Entonces Herodes el tetrarca, siendo reprendido por Juan a causa de Herodías, mujer de Felipe su hermano, y de todas las maldades que Herodes había hecho, 20 sobre todas ellas, añadió además esta: encerró a Juan en la cárcel. 21 Aconteció que cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado; y orando, el cielo se abrió, 22 y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como paloma, y vino una voz del cielo que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia. 23 Jesús mismo al comenzar su ministerio era como de treinta años, hijo, según se creía, de José, hijo de Elí, 24 hijo de Matat, hijo de Leví, hijo de Melqui, hijo de Jana, hijo de José, 25 hijo de Matatías, hijo de Amós, hijo de Nahum, hijo de Esli, hijo de Nagai, 26 hijo de Maat, hijo de Matatías, hijo de Semei, hijo de José, hijo de Judá, 27 hijo de Joana, hijo de Resa, hijo de Zorobabel, hijo de Salatiel, hijo de Neri, 28 hijo de Melqui, hijo de Adi, hijo de Cosam, hijo de Elmodam, hijo de Er, 29 hijo de Josué, hijo de Eliezer, hijo de Jorim, hijo de Matat, 30 hijo de Leví, hijo de Simeón, hijo de Judá, hijo de José, hijo de Jonán, hijo de Eliaquim, 31 hijo de Melea, hijo de Mainán, hijo de Matata, hijo de Natán, 32 hijo de David, hijo de Isaí, hijo de Obed, hijo de Booz, hijo de Salmón, hijo de Naasón, 33 hijo de Aminadab, hijo de Aram, hijo de Esrom, hijo de Fares, hijo de Judá, 34 hijo de Jacob, hijo de Isaac, hijo de Abraham, hijo de Taré, hijo de Nacor, 35 hijo de Serug, hijo de Ragau, hijo de Peleg, hijo de Heber, hijo de Sala, 36 hijo de Cainán, hijo de Arfaxad, hijo de Sem, hijo de Noé, hijo de Lamec, 37 hijo de Matusalén, hijo de Enoc, hijo de Jared, hijo de Mahalaleel, hijo de Cainán, 38 hijo de Enós, hijo de Set, hijo de Adán, hijo de Dios.
Lucas 3.32 RVR60
32 hijo de David, hijo de Isaí, hijo de Obed, hijo de Booz, hijo de Salmón, hijo de Naasón,
Hechos de los Apóstoles 13.22–23 RVR60
22 Quitado éste, les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero. 23 De la descendencia de éste, y conforme a la promesa, Dios levantó a Jesús por Salvador a Israel.
hechos
Romanos 1.1–3 RVR60
1 Pablo, siervo de Jesucristo, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios,2 que él había prometido antes por sus profetas en las santas Escrituras,3 acerca de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que era del linaje de David según la carne,
Romanos 1.3 RVR60
3 acerca de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que era del linaje de David según la carne,
2 Timoteo 2.8 RVR60
8 Acuérdate de Jesucristo, del linaje de David, resucitado de los muertos conforme a mi evangelio,
Vemos solo en estos pasajes que este llamado “Hijo del Altísimo” es del linaje de David, ya en esto hay dos características cumplidas, es Hijos del Altísimo y es del linaje de David como lo dice el nuestro texto, solo falta que hable solo lo que el Padre le dijo y que haga la labor de Pastor perfecto y Juan dice
Juan 12.49 RVR60
49 Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar.
jaun
Juan 5.19 RVR60
19 Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente.
Es decir que la representación perfecta del pastor esta en este Hijo de David, ahora, porque este sería el pastor perfecto, aparte de porque es el Hijo de Dios, El siervo David, Que haga exactamente lo que su padre hace, y es porque él mismo lo profesa:
Juan 10.1–18 RVR60
1 De cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador.2 Mas el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es.3 A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las saca.4 Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz.5 Mas al extraño no seguirán, sino huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.6 Esta alegoría les dijo Jesús; pero ellos no entendieron qué era lo que les decía. 7 Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas.8 Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas.9 Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.11 Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.12 Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa.13 Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas.14 Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen,15 así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas.16 También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor.17 Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar.18 Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre.
Juan 10 RVR60
1 De cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador.2 Mas el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es.3 A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las saca.4 Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz.5 Mas al extraño no seguirán, sino huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.6 Esta alegoría les dijo Jesús; pero ellos no entendieron qué era lo que les decía. 7 Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas.8 Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas.9 Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.11 Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.12 Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa.13 Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas.14 Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen,15 así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas.16 También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor.17 Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar.18 Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre. 19 Volvió a haber disensión entre los judíos por estas palabras. 20 Muchos de ellos decían: Demonio tiene, y está fuera de sí; ¿por qué le oís? 21 Decían otros: Estas palabras no son de endemoniado. ¿Puede acaso el demonio abrir los ojos de los ciegos? 22 Celebrábase en Jerusalén la fiesta de la dedicación. Era invierno,23 y Jesús andaba en el templo por el pórtico de Salomón.24 Y le rodearon los judíos y le dijeron: ¿Hasta cuándo nos turbarás el alma? Si tú eres el Cristo, dínoslo abiertamente.25 Jesús les respondió: Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ellas dan testimonio de mí;26 pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho.27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen,28 y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.29 Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.30 Yo y el Padre uno somos. 31 Entonces los judíos volvieron a tomar piedras para apedrearle. 32 Jesús les respondió: Muchas buenas obras os he mostrado de mi Padre; ¿por cuál de ellas me apedreáis? 33 Le respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; porque tú, siendo hombre, te haces Dios. 34 Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois? 35 Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios (y la Escritura no puede ser quebrantada), 36 ¿al que el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: Tú blasfemas, porque dije: Hijo de Dios soy? 37 Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis. 38 Mas si las hago, aunque no me creáis a mí, creed a las obras, para que conozcáis y creáis que el Padre está en mí, y yo en el Padre. 39 Procuraron otra vez prenderle, pero él se escapó de sus manos. 40 Y se fue de nuevo al otro lado del Jordán, al lugar donde primero había estado bautizando Juan; y se quedó allí. 41 Y muchos venían a él, y decían: Juan, a la verdad, ninguna señal hizo; pero todo lo que Juan dijo de éste, era verdad. 42 Y muchos creyeron en él allí.
Oh hermanos, acaso no es glorioso que el el verdadero pastor haya venido ya, acaso hay temor para las verdaderas ovejas, acaso no hay seguridad, estamos protegidos, que teman las falsas ovejas porque las juzgará, que teman los falsos pastores porque los apartará del rebaño, pero hermanos para aquellos que son parte del redil esto es glorioso, es seguridad, es fe, es amor, es paciencia, es benignidad, es bondad, es mansedumbre, es templanza, oh oveja lastimada ven al pastor y obispo de tu alma, póstrate de rodillas, inclina tu rostro y llora, pero de alegría, nuestro pastor salvador ha venido, el nos está apacentando, esta sacando sus ovejas, corre de estos falsos pastores y ven al verdadero pastor, el pastor te está buscando, el te vendará, el te curará, solo cree en él y se parte del rebaño.
No solo esto mi hermano, las verdaderas ovejas tienen garantía de salvación porque para asegurar que Dios no desistirá y que su palabra es segura, ha sellado la salvación por mano del pastor, por medio de un pacto, mira conmigo el verso 25 al 30
Ezequiel 34.25 RVR60
25 Y estableceré con ellos pacto de paz, y quitaré de la tierra las fieras; y habitarán en el desierto con seguridad, y dormirán en los bosques.
Ezequiel 34.25–30 RVR60
25 Y estableceré con ellos pacto de paz, y quitaré de la tierra las fieras; y habitarán en el desierto con seguridad, y dormirán en los bosques. 26 Y daré bendición a ellas y a los alrededores de mi collado, y haré descender la lluvia en su tiempo; lluvias de bendición serán. 27 Y el árbol del campo dará su fruto, y la tierra dará su fruto, y estarán sobre su tierra con seguridad; y sabrán que yo soy Jehová, cuando rompa las coyundas de su yugo, y los libre de mano de los que se sirven de ellos. 28 No serán más por despojo de las naciones, ni las fieras de la tierra las devorarán; sino que habitarán con seguridad, y no habrá quien las espante. 29 Y levantaré para ellos una planta de renombre, y no serán ya más consumidos de hambre en la tierra, ni ya más serán avergonzados por las naciones. 30 Y sabrán que yo Jehová su Dios estoy con ellos, y ellos son mi pueblo, la casa de Israel, dice Jehová el Señor.
Nota que la garantía no es un nuevo pacto, es decir que ya no seremos sus enemigos, al no poder cumplir las exigencias de la ley, sino que habrá un pacto de paz, un nuevo pacto, no es una extensión del pacto antiguo, sino que será un otro pacto, mejor, superior al anterior, un pacto de paz, que nos reconciliará con el Santo, por medio de este Pastor perfecto, un pacto de gracia, que según nuestro texto características particulares mira como son descritas:
En este pacto de paz, el pastor Quitará las fieras
En este pacto de paz, las ovejas habitarán seguras en el desierto
En este pacto de paz, las ovejas dormirán en el bosque
En este pacto de paz, el pastor dará bendición a ellas y al las personas alrededor de ellas
En este pacto de paz, hará descender la lluvia a su tiempo, lluvias de bendición serán
En este pacto de paz, el árbol del campo dará su fruto
En este pacto de paz, las ovejas estarán sobre la tierra con seguridad
En este pacto de paz, solo estarán las ovejas conscientes de su pecado, esto es importante, porque la afirmación de nuestro texto, descarta a los corderos del pacto, es decir que los niños no pertenecen al pacto de paz. ¿Hasta cuando? El texto lo señala verso 27, hasta que sepan quién es Jehová, hasta que sean conscientes de su pecado y se arrepientan, hasta que el Pastor , rompa las coyundas de su yugo y los libre de la mano de los que se sirven de ellos.
En este pacto de paz, no serán mas por despojo de las naciones
En este pacto de paz, las fieras del campo no las devorarán
En este pacto de paz, Habitarán con seguridad
En este pacto de paz, no habrá quien las espante
En este pacto de paz, les levantará una planta de renombre
En este pacto de paz, no serán mas consumidos por el hambre en la tierra, es decir tendrán verdaderos pastores, que les alimentarán de verdad
En este pacto de paz, no serán mas avergonzados por las naciones
En este pacto de paz, sabrán que “Yo Jehová” estoy con ellos y ellos son mi pueblo la casa de Israel, La verdadera Israel.
Ahora que he mencionado todo esto, debo decir lo mismo que dijo Cristo la última Cena, la cual nos llama a conmemorar en lo que llamamos la Cena del Señor, o la Santa Cena.
Lucas 22.20 RVR60
20 De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama.
Hebreos 12.24 RVR60
24 a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel.
Lucas 22 RVR60
1 Estaba cerca la fiesta de los panes sin levadura, que se llama la pascua.2 Y los principales sacerdotes y los escribas buscaban cómo matarle; porque temían al pueblo. 3 Y entró Satanás en Judas, por sobrenombre Iscariote, el cual era uno del número de los doce; 4 y éste fue y habló con los principales sacerdotes, y con los jefes de la guardia, de cómo se lo entregaría. 5 Ellos se alegraron, y convinieron en darle dinero. 6 Y él se comprometió, y buscaba una oportunidad para entregárselo a espaldas del pueblo. 7 Llegó el día de los panes sin levadura, en el cual era necesario sacrificar el cordero de la pascua. 8 Y Jesús envió a Pedro y a Juan, diciendo: Id, preparadnos la pascua para que la comamos. 9 Ellos le dijeron: ¿Dónde quieres que la preparemos? 10 Él les dijo: He aquí, al entrar en la ciudad os saldrá al encuentro un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidle hasta la casa donde entrare, 11 y decid al padre de familia de esa casa: El Maestro te dice: ¿Dónde está el aposento donde he de comer la pascua con mis discípulos? 12 Entonces él os mostrará un gran aposento alto ya dispuesto; preparad allí. 13 Fueron, pues, y hallaron como les había dicho; y prepararon la pascua. 14 Cuando era la hora, se sentó a la mesa, y con él los apóstoles. 15 Y les dijo: ¡Cuánto he deseado comer con vosotros esta pascua antes que padezca! 16 Porque os digo que no la comeré más, hasta que se cumpla en el reino de Dios. 17 Y habiendo tomado la copa, dio gracias, y dijo: Tomad esto, y repartidlo entre vosotros; 18 porque os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta que el reino de Dios venga. 19 Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí. 20 De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama. 21 Mas he aquí, la mano del que me entrega está conmigo en la mesa. 22 A la verdad el Hijo del Hombre va, según lo que está determinado; pero ¡ay de aquel hombre por quien es entregado! 23 Entonces ellos comenzaron a discutir entre sí, quién de ellos sería el que había de hacer esto. 24 Hubo también entre ellos una disputa sobre quién de ellos sería el mayor.25 Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados bienhechores;26 mas no así vosotros, sino sea el mayor entre vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve.27 Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre vosotros como el que sirve. 28 Pero vosotros sois los que habéis permanecido conmigo en mis pruebas. 29 Yo, pues, os asigno un reino, como mi Padre me lo asignó a mí, 30 para que comáis y bebáis a mi mesa en mi reino, y os sentéis en tronos juzgando a las doce tribus de Israel. 31 Dijo también el Señor: Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; 32 pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos. 33 El le dijo: Señor, dispuesto estoy a ir contigo no sólo a la cárcel, sino también a la muerte. 34 Y él le dijo: Pedro, te digo que el gallo no cantará hoy antes que tú niegues tres veces que me conoces. 35 Y a ellos dijo: Cuando os envié sin bolsa, sin alforja, y sin calzado, ¿os faltó algo? Ellos dijeron: Nada.36 Y les dijo: Pues ahora, el que tiene bolsa, tómela, y también la alforja; y el que no tiene espada, venda su capa y compre una.37 Porque os digo que es necesario que se cumpla todavía en mí aquello que está escrito: Y fue contado con los inicuos; porque lo que está escrito de mí, tiene cumplimiento.38 Entonces ellos dijeron: Señor, aquí hay dos espadas. Y él les dijo: Basta. 39 Y saliendo, se fue, como solía, al monte de los Olivos; y sus discípulos también le siguieron. 40 Cuando llegó a aquel lugar, les dijo: Orad que no entréis en tentación. 41 Y él se apartó de ellos a distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró, 42 diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. 43 Y se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle. 44 Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra. 45 Cuando se levantó de la oración, y vino a sus discípulos, los halló durmiendo a causa de la tristeza; 46 y les dijo: ¿Por qué dormís? Levantaos, y orad para que no entréis en tentación. 47 Mientras él aún hablaba, se presentó una turba; y el que se llamaba Judas, uno de los doce, iba al frente de ellos; y se acercó hasta Jesús para besarle. 48 Entonces Jesús le dijo: Judas, ¿con un beso entregas al Hijo del Hombre? 49 Viendo los que estaban con él lo que había de acontecer, le dijeron: Señor, ¿heriremos a espada? 50 Y uno de ellos hirió a un siervo del sumo sacerdote, y le cortó la oreja derecha. 51 Entonces respondiendo Jesús, dijo: Basta ya; dejad. Y tocando su oreja, le sanó. 52 Y Jesús dijo a los principales sacerdotes, a los jefes de la guardia del templo y a los ancianos, que habían venido contra él: ¿Como contra un ladrón habéis salido con espadas y palos? 53 Habiendo estado con vosotros cada día en el templo, no extendisteis las manos contra mí; mas esta es vuestra hora, y la potestad de las tinieblas. 54 Y prendiéndole, le llevaron, y le condujeron a casa del sumo sacerdote. Y Pedro le seguía de lejos. 55 Y habiendo ellos encendido fuego en medio del patio, se sentaron alrededor; y Pedro se sentó también entre ellos. 56 Pero una criada, al verle sentado al fuego, se fijó en él, y dijo: También éste estaba con él. 57 Pero él lo negó, diciendo: Mujer, no lo conozco. 58 Un poco después, viéndole otro, dijo: Tú también eres de ellos. Y Pedro dijo: Hombre, no lo soy. 59 Como una hora después, otro afirmaba, diciendo: Verdaderamente también éste estaba con él, porque es galileo. 60 Y Pedro dijo: Hombre, no sé lo que dices. Y en seguida, mientras él todavía hablaba, el gallo cantó. 61 Entonces, vuelto el Señor, miró a Pedro; y Pedro se acordó de la palabra del Señor, que le había dicho: Antes que el gallo cante, me negarás tres veces. 62 Y Pedro, saliendo fuera, lloró amargamente. 63 Y los hombres que custodiaban a Jesús se burlaban de él y le golpeaban; 64 y vendándole los ojos, le golpeaban el rostro, y le preguntaban, diciendo: Profetiza, ¿quién es el que te golpeó? 65 Y decían otras muchas cosas injuriándole. 66 Cuando era de día, se juntaron los ancianos del pueblo, los principales sacerdotes y los escribas, y le trajeron al concilio, diciendo: 67 ¿Eres tú el Cristo? Dínoslo. Y les dijo: Si os lo dijere, no creeréis; 68 y también si os preguntare, no me responderéis, ni me soltaréis. 69 Pero desde ahora el Hijo del Hombre se sentará a la diestra del poder de Dios. 70 Dijeron todos: ¿Luego eres tú el Hijo de Dios? Y él les dijo: Vosotros decís que lo soy. 71 Entonces ellos dijeron: ¿Qué más testimonio necesitamos? porque nosotros mismos lo hemos oído de su boca.
Hebreos 12 RVR60
1 Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante,2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. 3 Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar. 4 Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado; 5 y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él; 6 Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo. 7 Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? 8 Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos. 9 Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos? 10 Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad. 11 Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados. 12 Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas;13 y haced sendas derechas para vuestros pies, para que lo cojo no se salga del camino, sino que sea sanado.14 Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.15 Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados;16 no sea que haya algún fornicario, o profano, como Esaú, que por una sola comida vendió su primogenitura.17 Porque ya sabéis que aun después, deseando heredar la bendición, fue desechado, y no hubo oportunidad para el arrepentimiento, aunque la procuró con lágrimas. 18 Porque no os habéis acercado al monte que se podía palpar, y que ardía en fuego, a la oscuridad, a las tinieblas y a la tempestad, 19 al sonido de la trompeta, y a la voz que hablaba, la cual los que la oyeron rogaron que no se les hablase más, 20 porque no podían soportar lo que se ordenaba: Si aun una bestia tocare el monte, será apedreada, o pasada con dardo; 21 y tan terrible era lo que se veía, que Moisés dijo: Estoy espantado y temblando; 22 sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles, 23 a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos, 24 a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel. 25 Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháremos al que amonesta desde los cielos. 26 La voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo. 27 Y esta frase: Aún una vez, indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles. 28 Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia; 29 porque nuestro Dios es fuego consumidor.
Hermanos y amigos, este nuevo pacto, o pacto de paz, esta dispuesto para todo aquel que mediante la fe, creyendo en estas cosas rinda su vida al pastor de las ovejas, este pacto no es para los falsos pastores, tampoco para las falsas ovejas, no es para los que no creen, o para los que rechazan, este nuevo pacto es exclusivo para ovejas, es un pacto eterno, que no tendrá, es para aquellos que reciben las gloriosas bendiciones de este pacto, mediante el sacrificio de Cristo, oh hermano, si tu eres una de las ovejas de este Pastor, entonces grita, entonces llora, entonces doblega el corazón, como una verdadera oveja, gime, corre, salta de alegría porque estas ovejas son más que vencedoras por medio de su pastor, este no es como un falso pastor, es la planta de renombre en quien toma nombre toda familia de la tierra esté es el pastor prometido y esta es la promesa para las verdaderas ovejas.
heb 1
ahora no puedo aunque se que el tiempo es mi adversario, irme sin aplicar esto a sus vidas:
Si son grandiosas noticias, pero también grandiosas advertencias, mi hermano, se advertido por el comportamiento de las falsas ovejas que su fin será destrucción. El comportamiento de una verdadera oveja no es contrario a sus hermanos en la fe, preocúpate por los demás, llámalos, visitalos, pregúntales como están, porque no vinieron, tomate un café con ellos, cuando los veas tristes ora por ellos, ora con ellos, recuerda la canasta familiar, si tienes la forma de servirles entonces date con lo que puedas por servirles, tu amor por tus hermanos es un fruto de tu conversión, demuestra que no eres una falsa oveja.
Mi hermano, por la gracia de Dios, y por su promesa de que no seríamos consumidos de hambre, Dios aun tiene algunos valientes que no han doblado sus rodillas a los Baales, si ti perteneces a una buena comunidad de fe, entonces siente seguro, desarrolla tus dones, que Dios te dio, y ten siempre presente que tu Pastor te pastorea, el Pastor de los pastores, el te pastorea, siéntete seguro, ya no hay condenación, te ha salvado, no te salvará en futuro, sino que ya te ha salvado, porque su pastor, el sello de su pacto esta en los que creen, y eso no es algo invisible para ti, sino que es algo visible, mi hermano, no te dejará morir de hambre, no te dejará en la enfermedad, no te dejará lleno de problemas, con tu casa destruida, no te dejará caído, no te dejará ser devorado por las adversidades, no te dejará sin un destino eterno seguro, no te dejará sin los tesoros que estás haciendo en los cielos, hay seguridad para ti, hoy levántate y vete a casa, seguro, no estas solo, el Pastor perfecto esta contigo.
Mi hermano descansa en el buen pastor, descansa en él aunque no le veas, aunque no te sientas digno, aun en medio de las pruebas, recuerda que el no necesita hacer nada para ayudarte, tu fe no depende de lo que él haga, sino de lo que hizo, una promesa de paz ha sido hecha al buen pastor y a sus ovejas.
Mi hermano no te sorprendas con el falso cristianismo, las falsas ovejas imitan los falsos pastores
Si tu eres una oveja que está siendo pastoreada por estos pastores, entones escapa por tu vida, y corre al verdadero pastor
Querido amigo que no has venido a Cristo, lamento tu miserable condición, sin un pastor, sin ninguna seguridad, lleno de luchas, apartado de Dios, siguiendo tu propio razonamiento, deja la carga, el pastor quiere romper las coyundas de tu yugo, quiere librarte de las manos de los que se sirven de ti, solo dobla tus rodillas, inclina tu rostro y ruégale con fe que te perdone, y que te pastoree como tu verdadero pastor.
Related Media
Related Sermons