Faithlife Sermons

Jesús: El agua de Vida. Parte 1.

Juan  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 134 views
Notes
Transcript

Introducción.

“En medicina, una afección se considera asintomática si el paciente es un portador de una enfermedad o infección pero no experimenta síntomas. Una condición puede ser asintomática si no presenta los síntomas notables con los que normalmente se la asocia."
“Las enfermedades suelen manifestarse mediante lo que llamamos síntomas, alteraciones cualitativas, y signos, alteraciones cuantitativas, que nos permiten darnos cuenta de que algo no funciona bien. Sin embargo, existen varias enfermedades graves que, por desgracia, pueden instaurarse sin dar apenas síntomas o bien con algunos tan leves y fútiles que podemos no darles ninguna importancia”. 
Diabetes tipo II
Hipertensión arterial
Hipercolesterolemia
Cáncer
En la vida espiritual ocurre algo similar, todos los seres humanos en Adán quedamos enfermos de muerte, y aunque nuestros síntomas son visibles a simple vista, para el que lo padece, parece no serlo. Vivimos vidas como si nada estuviera mal con Dios, muchos llaman a Dios Padre sin ser ellos hijos.
La Historia que hoy veremos ilustra esa realidad, una mujer que tiene una enfermedad intratable, una sed insaciable, no obstante, no sabe que la tiene. Será la misión de Jesús mostrarle su Gloria y ser para el Agua viva que requiere para saciar su sed y no tener sed jamás.

Contexto

Jesús se encuentra en Judea donde ha estado hablando con Nicodemo () , estuvo con Juan el Bautista () Ahora “tiene” que pasar por Samaria para volver a Galilea donde, hizo el principio de sus señales ()
Lugares importantes:
Judea: (Ampliar)
Samaria (Ampliar)
Galilea: (Ampliar)
El pozo de Jacob: 20; ;

Quién Necesita el Agua.

A partir del versiculo 8, observamos a Jesús haciendole una petición a la Mujer de Samaria: que le diera de beber, por qué? Jesús estaba cansado del viaje que estaba realizando (; ; ; ) eran cerca de las 6 de la tarde o 12 del medio día siguiendo el calendario Judío.
La mujer se acerca a sacar el agua como era costumbre de las mujeres a esa hora (Gen 24.43) y Jesús le pide un poco.
Los discípulos no se encuentran en el lugar, probablemente estaban en Sicar comprando alimentos.
La mujer esta sorprendida por la petición de Jesús, sabiendo y conociendo la historia que hay entre judíos y samaritanos. ; ; ,; ; ; y sobre todo por ella misma que era samaritana ; ; .
Pero Jesús le va a responder que no es él la persona que necesita agua para calmar su sed. Por el contrario, le persuade diciéndole que si conociera (; ; ) y supiera quien es quien le habla (; ), ELLA es quien debería pedir el agua (; ).
El Tesoro del conocimiento bíblico: Referencias bíblicas y pasajes paralelos. (2011). (). Bellingham, WA: Logos Research Systems, Inc.

Cuando Jesús habló acerca del “don de Dios” se refería al “agua viva”. Pero “agua viva” también podía significar manantial de agua (Gn. 26:19) que brota por sí misma, a diferencia del agua de lluvia que se recoge en una cisterna o depósito. Por supuesto a veces sucede que al excavar un pozo se llega a descubrir un manantial. El pozo de Jacob ilustra exactamente este punto. Así, pues, cuando Jesús dijo: “él te habría dado agua viva”, la mujer lo interpretó por: “… él te habría dado no el agua que lleva tiempo en el pozo sino el agua que sale del manantial que hay en el fondo”.

El Tesoro del conocimiento bíblico: Referencias bíblicas y pasajes paralelos. (2011). (). Bellingham, WA: Logos Research Systems, Inc.
Pero como responde esta mujer? Responde como responde como cualquier persona que no ha nacido de nuevo y tiene una mente natural ().

Su Respuesta

La respuesta de la mujer fue
En primer lugar, cuestiona sus herramientas (no tiene cántaro) y cuestiona su capacidad para sacarla y darla (El pozo es profundo).

Jesús acababa de decir a la mujer que al que le pidiera, él le daría agua viva. Pensando que esto se refería al manantial de agua que existía en el fondo del pozo, la mujer contestó: “Señor, no tienes un cubo con cuerda” (de ἄντλος, agua de sentina en un recipiente; de ἀντλέω, sacar, achicar; y ἄντλημα, cubo con cuerda para sacar agua de un pozo). Según la mujer existen dos obstáculos que hacen imposible que Jesús pueda ofrecer esa agua viva de que ha estado hablando:

a. no tiene un cubo con cuerda; pero incluso si lo tuviera,

b. el pozo (τὸ φρέαρ) es profundo (consúltese 4:6).

En Segundo lugar, la mujer cuestiona su autoridad en relación a la tradición de ascendencia y heredad del pozo (; ), no obstante, la relación negativa que hace la mujer samaritana de Jesús en relación a “quien es mayor” ilustra un poco el propósito de Jesús con ella. Poco a poco su mente y corazón estaban siendo conscientes de quién era Jesús.
El nuevo nacimiento es un acto inmediato, por su parte, la conciencia se haber nacido de nuevo es proceso.

Por qué Necesita el Agua.

Inmediatamente Jesús responde y le dice algo muy lógico a simple vista:

Obsérvese el contraste que Jesús presenta aquí:

El agua del pozo de Jacob:

El agua viva que Jesús concede:

(1) no puede evitar que se tenga sed otra vez … y otra vez … y otra vez.

(1) hace perder la sed para siempre; es decir, da satisfacción duradera. Una vez creyente, siempre nacido de nuevo. Véase 6:35; Is. 49:10; Ap. 7:16, 17; 21:6; 22:1, 17.

(2) queda fuera del alma, y no es capaz de llenar sus necesidades.

(2) entra en el alma y permanece dentro, como fuente de frescura y satisfacción espiritual.

(3) es de cantidad limitada, disminuye, desaparece al beberla.

(3) es un manantial perpetuo. Aquí en la tierra sostiene a la persona espiritualmente con vistas a la vida eterna en los cielos (“para vida eterna”).

Obsérvese el contraste que Jesús presenta aquí:
El agua del pozo de Jacob:
(1) no puede evitar que se tenga sed otra vez … y otra vez … y otra vez.
(2) queda fuera del alma, y no es capaz de llenar sus necesidades.
(3) es de cantidad limitada, disminuye, desaparece al beberla.
El agua viva que Jesús concede:
(1) hace perder la sed para siempre; es decir, da satisfacción duradera. Una vez creyente, siempre nacido de nuevo. Véase Jn 6:35; ; , ; ; , .
(2) entra en el alma y permanece dentro, como fuente de frescura y satisfacción espiritual.
(3) es un manantial perpetuo. Aquí en la tierra sostiene a la persona espiritualmente con vistas a la vida eterna en los cielos (“para vida eterna”). ,; ; ,; ; ,;
El Tesoro del conocimiento bíblico: Referencias bíblicas y pasajes paralelos. (2011). (). Bellingham, WA: Logos Research Systems, Inc.

Su Respuesta

El agua que creemos que necesitamos.

La mujer ahora esta pidiendo esa agua. Lo que Jesús dijo que debía hacer desde un principio, ahora lo hace, sin embargo, la mujer tenía en mente aún el agua física, material. Ella quería evitar el trabajo de venir cada día a buscar esa agua al pozo. Ella pide el agua para no volver a tener sed. 6:26,34; 17:2,3; ; .
Sin embargo, la motivación de la mujer no era espiritual, era terrenal. Por qué? Porque Jesús aparentemente, cambia de tema y manda a buscar su marido…
En este pasaje, La samaritana es una mujer asintomatica, una mujer tiene sed pero no lo sabe, Jesús es como un médico, que busca mostrarle su necesidad.
Nunca apreciaremos el valor de una vaso de agua fría, sino experimentamos la resequedad de nuestra garganta, el calor intenso intenso de un día soleado. Nunca experimentaremos el agua de vida si aún no reconocemos y estamos absolutamente convencidos de que le necesitamos.

Aplicaciones.

Cuando evangelizamos tendremos muchas respuestas de las personas a las cuales les hablamos, sin embargo, todos necesitan lo mismo: Jesús, el único con el poder de saciar nuestra sed.
La pregunta es: ¿Tienes sed? o por el contrario, crees que eres auto-suficiente, tu mismo puedes saciarte con lo que ofrece este mundo material?
Aquí también conocemos por la palabra otro nombre de Cristo: EL Agua de Vida. Ya hemos visto: El Verbo, El Hijo del Hombre; El Cordero de Dios; El Hijo de Dios, La Luz del Mundo.
Por otro lado, vemos que Jesús no hace de la historia de rivalidad entre samaritanos y Judíos, una excusa para predicar el evangelio, amar y servir a otros. Jesús vio a buscar a salvar lo que se había perdido, sin importar origen, lengua, raza o nación, de hecho, un día toda lengua confesará que Jesús es el Señor. .
Related Media
Related Sermons