Faithlife Sermons

Un amor para todos

40 días de amor  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 5 views

semana 6

Notes & Transcripts
Marcos 2.13–17 NTV
13 Entonces Jesús salió de nuevo a la orilla del lago y enseñó a las multitudes que se acercaban a él. 14 Mientras caminaba, vio a Leví, hijo de Alfeo, sentado en su cabina de cobrador de impuestos. «Sígueme y sé mi discípulo», le dijo Jesús. Entonces Leví se levantó y lo siguió. 15 Más tarde, Leví invitó a Jesús y a sus discípulos a una cena en su casa, junto con muchos cobradores de impuestos y otros pecadores de mala fama. (Había mucha de esa clase de gente entre los seguidores de Jesús). 16 Cuando los maestros de la ley religiosa, que eran fariseos, lo vieron comer con los cobradores de impuestos y otros pecadores, preguntaron a los discípulos: «¿Por qué come con semejante escoria?». 17 Cuando Jesús los oyó, les dijo: «La gente sana no necesita médico, los enfermos sí. No he venido a llamar a los que se creen justos, sino a los que saben que son pecadores».
Hoy es la última semana de nuestra serie 40 días de amor, Me siento desafiado a cultivar este amor cada día en mi vida, a través de esta serie he aprendido que debo enfocarme no solamente en mi, en mis necesidades, sino también en aquellos que me rodean.
Esta ultima semana quiero que salgamos de nuestras cuatros paredes, quiero que seamos desafiados a salir de nuestra zona de confort y ver a través de una famosa historia que el amor es para todos, no solo para aquellos que estamos hoy en la iglesia.
Esta historia se encuentra en el evangelio de marcos 2:13-17, y habla del llamado que recibió Leví, conocido por Mateo, quiere que estudiemos en detalle esta historia que romperá con algunos pensamientos religiosos que tenemos y que necesitamos sean quitado para actuar como Jesús.
Comencemos a leer esta historia
Marcos 2.13–17 NTV
13 Entonces Jesús salió de nuevo a la orilla del lago y enseñó a las multitudes que se acercaban a él. 14 Mientras caminaba, vio a Leví, hijo de Alfeo, sentado en su cabina de cobrador de impuestos. «Sígueme y sé mi discípulo», le dijo Jesús. Entonces Leví se levantó y lo siguió. 15 Más tarde, Leví invitó a Jesús y a sus discípulos a una cena en su casa, junto con muchos cobradores de impuestos y otros pecadores de mala fama. (Había mucha de esa clase de gente entre los seguidores de Jesús). 16 Cuando los maestros de la ley religiosa, que eran fariseos, lo vieron comer con los cobradores de impuestos y otros pecadores, preguntaron a los discípulos: «¿Por qué come con semejante escoria?». 17 Cuando Jesús los oyó, les dijo: «La gente sana no necesita médico, los enfermos sí. No he venido a llamar a los que se creen justos, sino a los que saben que son pecadores».

Tres actos de amor de Jesús por las personas

I. Jesús llama a una transformación

Marcos 2.14 NTV
14 Mientras caminaba, vio a Leví, hijo de Alfeo, sentado en su cabina de cobrador de impuestos. «Sígueme y sé mi discípulo», le dijo Jesús. Entonces Leví se levantó y lo siguió.
¿Quien era leví?
Leví era un cobrador de impuestos: El trabajo de cobrador de impuestos era despreciado por la sociedad judía, porque era comprado a las autoridades romanas. Los cobradores de impuestos tenían que recaudar cierto impuesto a todos los bienes para el tesoro público, romano y Herodes Antipas también obtenía una parte de ello. Todo cantidad que recibieran por encima de lo estipulado se le quedaban como parte de su salario. Probablemente Leví cobraba el impuesto a la exportación del pescado.
Para un Judío ortodoxo, un publicano estaba tan contaminado ceremonialmente como un leproso. eran odiados por todos.
Los cobradores de impuestos eran despreciados y eran etiquetados como vende patrias.
Jesús lo vió y lo llamó a SEGUIRLE
Este no es cualquier llamado, es un llamado a dejar su mala reputación, a dejar de lado las riquezas adquiridas de mala manera.
Este es un llamado a una transformación, lo recibe tal cual está, pero lo ama tanto que no lo dejará como está.
Leví estuvo dispuesto a dejar todo y seguir a Jesús

II. Jesús cruza los limites de la religión

Marcos 2.15–16 NTV
15 Más tarde, Leví invitó a Jesús y a sus discípulos a una cena en su casa, junto con muchos cobradores de impuestos y otros pecadores de mala fama. (Había mucha de esa clase de gente entre los seguidores de Jesús). 16 Cuando los maestros de la ley religiosa, que eran fariseos, lo vieron comer con los cobradores de impuestos y otros pecadores, preguntaron a los discípulos: «¿Por qué come con semejante escoria?».
Marcos 2

Jesús es invitado a una cena con PECADORES
PECADORES: En este contexto los pecadores son aquellos que son rechazados por la religión, en la cultura judía no se consideraban pecadores, el termino pecador era usado exclusivamente para aquellos que habían cometidos grandes pecados, aquellos que no eran bienvenidos en las sinagogas, eran totalmente rechazados.
Jesús fue criticado por los religiosos, ellos no entendían como un rabí, un maestro podía sentarse a la mesa con personas pecadoras.
Comer con alguien era una declaración pública de amistad.
Jesús es capaz de convivir con aquellos que la religión rechaza
Jesús cruzo los limites de la religión y se sentó con aquellos que la religión había rechazado.
La religión quiere gobernar a través de la intimidación, pero Jesús transforma a través de la intimidad. de la relación con él.
La luz para que sea útil debe ser utilizada en las tinieblas.
Por lo general los religiosos piensan que la iglesia existe para ellos y que Dios piensa como ellos.
El corazón de Jesús no es que la iglesia se vuelva auto enfocada
¿Cómo puedo hacer la diferencia con otras personas?
Somos agentes gracia ¿qué podemos hacer para alcanzar a otros?
El corazón de este pasaje es que imitemos a Jesús, que tengamos un sentido de urgencia por los perdidos.
Fueron los pecadores, los perdidos, los desviados, los mendigos, los cargados, los hambrientos y sedientos a quienes Jesús vino a salvar.

Mostrar vídeo

III. Jesús aclara su misión

Marcos 2.17 NTV
17 Cuando Jesús los oyó, les dijo: «La gente sana no necesita médico, los enfermos sí. No he venido a llamar a los que se creen justos, sino a los que saben que son pecadores».
La iglesia no es un museo de santos, sino un hospital para los enfermos
El corazón de Dios es que los cristianos tengamos una carga por los perdidos.
Jesús no quiere una iglesia autoenfocada
Quiero decirte que Jesús te ama locamente y él se preocupa de tus necesidades, pero los sanos no tienen necesidad de medico, sino los enfermos.
Cuantas veces vivimos pensando que la iglesia existe para mi, y lo demostramos cuando nos enfocamos siempre en nosotros.
La iglesia tiene el medicamento para los enfermos, pero muchas veces vivimos tan envueltos en nosotros que olvidamos que tenemos algo que entregar a la sociedad.
CONCLUSIÓN
En esta historia vemos a hombres corruptos, ,malos, pero hambrientos de Dios, hoy necesitamos decirle al Señor llena nuestro corazón de amor por los perdidos.
El corazón de CCK debe ser Señor “llévanos aquellos que aún no son cristianos, a los enfermos, a los que reconocen su pecado” a los rechazados por la religión.
¿cuantas personas aún necesitan de Dios en Quillota?
Iglesia Jamas perdamos el sentido de urgencia.
Jamas perdamos el amor por los perdidos
Jamas nos volvamos auto enfocados
Seamos como Leví que invito a sus amigos para que conocieran a Jesús.
Related Media
Related Sermons