Faithlife Sermons

La obra y la identidad de Jesus - Parte 2

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 2 views
Notes & Transcripts

Introducción

Hoy continuamos con nuestra serie de sermones sobre el evangelio de Juan, un evangelio que fue escrito () para llamarnos a creer que Jesus es el Cristo y creyendo tengamos vida en su nombre.
El que ve las aflicciones de su pueblo
Juan ha estado dando testimonio de quien es Cristo por esta razón, Juan ha escogido ciertos milagros de los muchos que Jesus hizo para presentar su evidencia sobre lo que él como testigo vio.
el que hace las obras de Dios (Salvando),
Convierte el Agua en Vino: el vino a hacer nuevas todas las cosas (nuevo templo, nueva vida, agua nueva)
El es la Luz del mundo (Antes lo dijo, aquí lo demuestra - Es quien ilumina),
Parálitico de Betesda: él es uno con Dios, por tanto él trabaja sustentando todo aún en el día de reposo.
es el Profeta y el enviado de Dios rechazado por su pueblo,
Multiplicó los panes y los peces para una multitud y camino sobre las aguas para salvar a sus discípulos: el es el pan de vida, la vida de todo hombre depende de él, el nos sustentará para llevarnos a puerto seguro. El da y sostiene nuestra vida por el poder de su palabra, el tiene palabras de viuda eterna.
Perdona el pecado de una mujer adultera: El el redentor de Israel, el que estuvo con ellos saciando su sed en medio del desierto
La sanidad de un ciego de nacimiento: es una parábola viviente que ilustra de manera poderosa lo que Jesus ha dicho al final de la fiesta de los tabernáculos “El es la luz del mundo”
Cada historia que Juan escogió esta diseñada para revelarnos la grandeza de nuestro salvador, para que no dejemos de poner en el nuestra esperanza. Recordemos que en su prologo Juan nos muestra como en obertura de Juan opera el resumen de o que tratará y hasta aquí tenemos una parte: “Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.” (, RVR60)
Jesus se manifestó con hechos portentosos su pueblo, sin embargo hasta aquí las multitudes y los líderes de Israel le han rechazado. Juan ahora va a narrar el ministerio de Jesus entre los que le recibieron, aquellos que son su rebaño, Capitulo 10, los que como el ciego oyen su voz y le siguen. Este milagro ilustra que estos no son engendrado de carne, no de voluntad de varón sino de Dios. Ellos son encontrados por Dios, quien obra el milagro de la regeneración y entonces cada uno puede decir con Juan “Y vimos su gloria” - Los ojos espirituales son abiertos para contemplar la gloria de Cristo.
El milagro que estamos considerando es como una bisagra que cierra un tema y abra otro. El tema que se abre es del Señor como el que busca a los suyos para dales vida y luego la forma en que es posible esta nueva vida (Por su Mediación - el es el fiador del pacto). El tema que se cierra es el del la incredulidad, los líderes de Israel al considerar el milagro que hizo Jesus se endurecen mas sin razón, hay una división en la gente, así que en los textos que veremos hoy se pone al descubierto la naturaleza absurda de la incredulidad.
la historia inicia con el testimonio del que había sido ciego. Luego de recobro la vista, el regreso viendo, imaginen la ansiedad de este hombre cualquiera de nosotros quisiera agradecer y conocer al que hizo tal cosa, pero al regresar solo se encontró con sus vecinos que estaban asombrados al verlo, no creen que sea él y comienzan a indagar. Hasta que el hombre que había sido ciego testifica “Yo era el ciego que mendigaba” y luego da testimonio de lo que fue obrado en él: “Respondió él y dijo: Aquel hombre que se llama Jesús hizo lodo, me untó los ojos, y me dijo: Ve al Siloé, y lávate; y fui, y me lavé, y recibí la vista.” (, RVR60) Notemos que él da todo el crédito al poder y a la orden de Jesus. La gente le pregunta ¿donde esta? Pero él nunca lo ha visto, es imposible que le reconozca - él necesita ser encontrado y fe incipiente necesita estar mejor enfocada para se manifesté que es una fe salvadora, hasta que Jesus lo encuentra el solo cree que Jesus es un profeta que viene de Dios - Cuando Jesus le encuentra y se revela como el mesías, él viendo su gloria, lo adora, su fe se manifiesta como verdadera fe cuando adora a Jesus como el Señor.
Notemos pues que amenos que Jesus busque y obre en el corazón de un hombre sacándole de sus tinieblas, nadie puede salir de su oscuridad. No que los hombres que están en tinieblas sean víctimas, sino que no quieren venir a la luz porque aman la oscuridad, razonan contra toda evidencia de la verdad con obstinación.
Este milagro fue algo asombroso, si habían dudas en cuanto a si Jesus decía la verdad cuando afirmo “Ser la luz del mundo” este milagro debería haber dicipado estas dudas. Pero lo contrario ocurrió, las reacciones son asombrosas y es importante detenernos a estudiarlas, porque nos vamos a enfrentar con esto en la medida que compartamos con otros sobre nuestra fe, Juan explica esto para ayudar a la iglesia de su tiempo a entender el carácter macabro de la incredulidad, no es algo por lo cual debamos asombrarnos al punto de hacernos desmayar, sino mas bien es algo que debemos tener en mente para no desanimarnos al entender que la fe es un don de Dios. Nos ayudar estudiar esto para poner mas nuestra confianza en Dios y no tratar de cambiar nuestro testimonio.
El Ciego fue llevado por sus vecinos ante los fariseos, no se nos dice la razón, es probable que los vecinos querían una explicación Porque se había dado la ley de disciplina al que confiese a Jesus, cuando Jesus es en realidad un profeta verdadero por el milagro que estaban viendo? ¿tal vez para acusar a Jesus de quebrantar el sábado? - pero no se nos dice nada sobre su motivación.
Pero se nos da otra información, era día de reposo cuando Jesus hizo lodo y le abrió los ojos al ciego… Noten el énfasis de Juan sobre el lodo, el no desea que nos perdamos el detalle, ya que algunos de los fariseos lo acusan de ser un pecador que no proviene de Dios.
No había nada en la ley de Dios en contra de lo que Jesús había hecho por el hombre ciego de nacimiento. Pero los judíos habían enumerado treinta y nueve tipos específicos de trabajo que eran ilegales en el día de reposo. Una de las prohibiciones del sábado expuesta por los fariseos era amasar masa para hacer pan. Es posible que los fariseos llegaran a la conclusión de que Jesús había violado las prohibiciones del sábado al mezclar saliva y polvo, y luego, presumiblemente, lo amasó para hacer arcilla. Así que por cuanto Jesus hizo arcilla y quebranto el día de reposo, no es de Dios. No importa la razón por la cual lo hizo; no importa que el Sábado fue hecho para el hombre y no el hombre para el Sábado (); No importa que el Señor del sábado declare que es lícito hacer el bien en sábado. Lo que importa es que quebranto sus normas, así que no puede ser de Dios. Estos Fariseos son una muestra de lo que es el Israel incrédulo hasta el día de hoy, ellos siguen afirmando ser de Moisés (Vs. 28) y siguen menospreciando a aquél profeta de quien hablo Moisés sin una razón razonable. Ellos ya tienen un veredicto, sin examinar las evidencias.
Tenemos aquí nuestra primera enseñanza sobre la incredulidad:
1. La incredulidad tiene como fundamento la necedad
Precipitarse a responder antes de escuchar los hechos es a la vez necio (loco - insensato) y vergonzoso.” (, NTV)
El que había sido ciego les ofrece una respuesta verificable, cierta, concreta, irrefutable de lo que le había pasado; los vecinos podía sustentar el testimonio, todos eran testigos de que nació ciego. Pero ellos ya tenían a Jesus por mentiroso, así que antes de pensar acerca de su investigación y sacar conclusiones razonables, ya tienen su respuesta en mete, no quieren escuchar razones, arman un silogismo lógico
El silogismo es una forma de razonamiento deductivo e inductivo que consta de dos proposiciones como premisas y otra como conclusión, siendo la última una inferencia necesariamente deductiva de las otras dos.
La premisa principal: todas las personas que son de Dios guardan el sábado.
La premisa menor: Jesús no guarda el sábado.
Conclusión: Jesús no es de Dios. Jesus no guardaba sus leyes ridículas del día de reposo. Pero ellos pensaban que toda persona de Dios lo haría. Él no puede venir de parte de Dios.
Ellos antes de escuchar y cotejar lo que esta pasando, ya han sacado conclusiones irracionales, necias. Este es el fundamento de la incredulidad.
El incrédulo siendo un enemigo declarado de Dios, ya tiene una respuesta antes de si quiera considerar a Dios y su verdad. Esto lo convierte en alguien hostil. Estos líderes ya tenían en mente matar al hijo de Dios y no renunciarían a esto, sin importar cuanta evidencia hubiese a favor de él.
Siempre los incrédulos han actuado igual, ellos se han declarado así mismos enemigos de Dios, no importa cuanta verdad tratemos de mostrarles, siempre reaccionan mal, ya tienen un veredicto en mente y no hay como hacerlos entrar en razón. Al final serán avergonzados como dice el proverbio, no hay forma de hacerlos estar en razón pero al final del día van a caer postrados temblando de pavor cuando tengan que dar cuenta delante del rey de reyes. No todos los Fariseos estuvieron de acuerdo con las conclusiones, razonaron con otro silogismo mas ajustado a la realidad:
La premisa principal: Solo Dios puede abrir los ojos a los ciegos.
No todos los Fariseos estuvieron de acuerdo con las conclusiones, razonaron con otro silogismo: Solo Dios puede abrir los ojos a los ciegos. Jesús abrió los ojos de este hombre nacido ciego. Conclusión: Jesús es de Dios
Premisa menor: Jesús abrió los ojos de este hombre nacido ciego.
Conclusión: Jesús es de Dios. Ellos entendieron el proposito de los milagros, certificaba a un profeta que hablaba de parte de Dios.
Así que hubo una división entre ellos. Deciden preguntar al que había sido ciego que pensaba de Jesús, este hombre esta de acuerdo con el 2 grupo, para este Judío los milagros eran el testimonio evidente de que Jesus era un profeta. Hasta ahora él aun no confiesa a Jesus como el Mesías, pero reconoce que es un profeta y esto esta mas de acuerdo con la realidad, él les ofrece una respuesta directa y sensata, que debería haber sido el final de la investigación.
Mas adelante los mas sensatos se quedan callados y con esto asienten a la expulsión del ciego, se dejan llevar aparentemente por la mayoría necia, se hacen igual de necios. Mientras que ciego se mantiene firme. Esta es la incredulidad, es necia, no importa la evidencia, al final sea que deliberadamente le rechace o que por temor le rechace, el incrédulo cede y se pone en contra de Dios.
El evangelio siempre deja a las personas en un extremo o al otro, no hay termino medio, Jesus vino a dividir este mundo entre los que confían en él y los que son hostiles, o estas del lado de él y serás perseguido como el ciego, o te pondrás contra él, sea activa o pasivamente como ambos grupos de los fariseos a los que Jesus dice “sois ciegos” (41)
En este punto, algunos de los fariseos de dan cuenta que todo este asunto depende de una pregunta ¿Estaba o no ciego este hombre? Así que convocan a los Padres del hombre. Esto nos lleva a la segunda consideración:
2. La incredulidad se caracteriza por la falsedad
Vemos aquí que al incrédulo no se le puede convencer de la verdad, porque la falsedad es su argumento. Será imposible convencerlo de lo contrario, lo único que quiere es desacreditar la verdad. Un incrédulo no esta buscando la verdad, la resiste deliberadamente y argumenta contra ella, siempre esta buscando una justificación para sus conclusiones así sean necias.
El testimonio de los padres no los hará entrar en razón. Ellos ya han oido a los vecinos, al mismo hombre que recibió el milagro, ahora a los padres.... “Sus padres respondieron y les dijeron: Sabemos que éste es nuestro hijo, y que nació ciego; pero cómo vea ahora, no lo sabemos; o quién le haya abierto los ojos, nosotros tampoco lo sabemos; edad tiene, preguntadle a él; él hablará por sí mismo.” (, RVR60)
Esto hubiera sido el fin de la discusión, Jesus es de Dios, escuchemos lo que tiene que decirnos. Es importante notar que los padres mienten en su testimonio. Cometen perjurio, ellos saben quien le abrió los ojos, pero por temor no dicen la verdad, su argumento es una mentira, son incrédulos también, se han puesto en contra de la verdad solo para no meterse en problemas, para protegerse así mismos: “Sus padres respondieron y les dijeron: Sabemos que éste es nuestro hijo, y que nació ciego; pero cómo vea ahora, no lo sabemos; o quién le haya abierto los ojos, nosotros tampoco lo sabemos; edad tiene, preguntadle a él; él hablará por sí mismo.” (, RVR60)
Esta es una increíble manifestación de corrupción. ¿Cuántos años había agonizado esta gente por la condición ciega de su hijo? Él era su propia carne y sangre. Qué golpe tan aplastante es traer un niño al mundo y descubrir que el niño no puede ver, y que no hay esperanza de que el niño lo vea nunca. Póngase en el lugar de un padre que traiga a un niño así al mundo e imagine que ayuda a ese niño a andar a tientas en la oscuridad año tras año. Entonces imagínese que, una tarde después de que ese niño creció hasta la edad adulta, el niño entra a su casa y le dice: "¡Madre, padre, puedo ver!". ¿No estarías agradecido con el benefactor? Estos padres temían por la ley que impusieron los Judíos.
Esta ley aseguro un antagonismo histórico entre la Iglesia y los Judíos. Ser expulsado de la sinagoga era algo terriblemente cruel, la gente era anulada socialmente y económicamente, era considerado como un leproso. Se decía que era peor que ser flagelado.
¿Somos como estos Padres?. Dios obra en nuestras vidas y nos da bendiciones que no podemos describir, pero cuando viene la prueba, cuando estamos en medio de personas hostiles, ¿no somos capaces de confesarlo por verguenza?. Oro para que cada uno de ustedes, tengan la integridad y el coraje para confesar a Cristo delante de los hombres y que no manifiestes el carcater de la incredulidad “Mentira la falsedad”. Dios nos guarde de ser falsos positivos.
3. La incredulidad se caracteriza por la terquedad
Entonces volvieron a llamar al hombre que había sido ciego, y le dijeron: Da gloria a Dios; nosotros sabemos que ese hombre es pecador.” (, RVR60)
Después de que han oido todos los testimonios, deciden rechazarlo. Y entonces usan las Palabras que usó Josue con Acan en Entonces Josué dijo a Acán: Hijo mío, da gloria a Jehová el Dios de Israel, y dale alabanza, y declárame ahora lo que has hecho; no me lo encubras.” (, RVR60). Dios es glorificado cuando dices la verdad. Ellos no creen en las evidencias, no creen en la gente, no creen en el testimonio de los Padres, se arraigan en su incredulidad, son tercos, no quieren evidencias, insisten en que Jesus es un pecador, esto es lo que ellos saben.
La respuesta del acusado es increíble, el no debate sobre su Jesus es o no pecador, el habla también de lo que sabe: “Entonces él respondió y dijo: Si es pecador, no lo sé; una cosa sé, que habiendo yo sido ciego, ahora veo.” (, RVR60).
Así que ellos tienen que admitir que el hombre fue sanado, noten lo que ellos responden: 26Le volvieron a decir: ¿Qué te hizo? ¿Cómo te abrió los ojos? Aquí vemos que:
Entonces él respondió y dijo: Si es pecador, no lo sé; una cosa sé, que habiendo yo sido ciego, ahora veo.” (, RVR60)
4. La Incredulidad se caracteriza por irracionalidad.
26Le volvieron a decir: ¿Qué te hizo? ¿Cómo te abrió los ojos?
Ellos a pesar de que admiten que fue sanado, aun así lo rechazan. Así de irracional es la incredulidad. Noten como el hombre responde: 27 El les respondió: Ya os lo he dicho, y no habéis querido oír; ¿por qué lo queréis oír otra vez? ¿Queréis también vosotros haceros sus discípulos? - esto es un sarcasmo… El sabe lo que le espera por responder así, pero a la luz de la verdad, a la luz de lo que había sido echo en él, a la luz de la palabra de Dios, él se siente libre para responder, no teme por su vida. Sería irracional temer a la luz de la verdad. Como temer perder algo y eres poseedor de la verdad, la verdad hace valiente a este hombre, lo hace libre del temor a los hombres.
Y le injuriaron, y dijeron: Tú eres su discípulo; pero nosotros, discípulos de Moisés somos. Nosotros sabemos que Dios ha hablado a Moisés; pero respecto a ése, no sabemos de dónde sea.” (, RVR60)
27El les respondió: Ya os lo he dicho, y no habéis querido oír; ¿por qué lo queréis oír otra vez? ¿Queréis también vosotros haceros sus discípulos?
Veamos la respuesta del hombre, pone al descubierto lo irracional de sus conclusiones: “Respondió el hombre, y les dijo: Pues esto es lo maravilloso, que vosotros no sepáis de dónde sea, y a mí me abrió los ojos. Y sabemos que Dios no oye a los pecadores; pero si alguno es temeroso de Dios, y hace su voluntad, a ése oye. Desde el principio no se ha oído decir que alguno abriese los ojos a uno que nació ciego. Si éste no viniera de Dios, nada podría hacer.” (, RVR60)
Ellos llegan a negar las evidencias, llegan a negar lo que creen que es verdad, esto por su incredulidad. Mientras que el ciego indocto, se convierte en predicador de la verdad, este hombre sabe de teología y saca mejores conclusiones que estos lideres, lo hace con argumentos de peso, lógicos, claros y sólidos.
5. La incredulidad se caracteriza por al crueldad
El incrédulo no esta preocupado por la verdad, sino por si mismo, así que vuelven crueles y atacan a las personas.... “Respondieron y le dijeron: Tú naciste del todo en pecado, ¿y nos enseñas a nosotros? Y le expulsaron.” (, RVR60)
Ellos terminan expulsando cruelmente al hombre de la comunidad de Israel por dar testimonio de Cristo.
Solo una nota en este punto, aquí vemos una diferencia, entre dar testimonio de Cristo y evangelizar. Este hombre testificó de Cristo, pero no predicó el evangelio- Cada vez que llamo la atención sobre la persona y la obra de Cristo, estoy dando testimonio de Cristo. Pero eso no es lo mismo que predicar el evangelio.
Todos deberíamos tener un testimonio preparado, y deberíamos estar dispuestos a compartirlo en un abrir y cerrar de ojos. Pero no debemos confundir nuestros testimonios personales con el evangelio. Compartir nuestros testimonios personales no es evangelismo. Es meramente pre-evangelismo, una especie de precalentamiento para el evangelismo. Nuestros testimonios pueden o no ser significativos o significativos para aquellos con quienes estamos hablando. Hay muchas personas que pueden relacionarse con mi historia; ellos dicen: "Sí, sé de lo que está hablando porque solía vivir así también". Pero no todos pueden relacionarse con mi historia. Dios no promete que usará mi historia como su poder para la salvación. El evangelio no es sobre mí. El evangelio es acerca de Jesús. Es la proclamación de la persona y la obra de Cristo, y de cómo una persona puede apropiarse de los beneficios de la obra de Cristo por la fe sola.
El hombre no podía decirles a los fariseos acerca del trabajo de salvación de Jesús y acerca de cómo podrían ser librados de sus pecados por la fe en él. Afortunadamente, el hombre sanado no permaneció ignorante del evangelio, Jesus lo encontró después y él le adoro-

Aplicación:

Si has sido cristiano y has testificado de tu fe, te habrás dado cuenta de esto, de como la incredulidad se fundamenta en la necedad, se caracteriza por la falsedad, la terquedad, la irracionalidad y la crueldad. Es frustrante muchas veces tratar con in-conversos. ¿Que haremos? ¿Como es posible que ellos puedan cambiar?
La única forma en que las personas puedan ser libradas de su cautiverio y sean traídas a la luz esta ilustrada en este milagro, su esperanza es que Dios condescienda, le busque y le ojos para ver la luz y así vendrá a Cristo: “Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre.” (, RVR60) “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.” (, RVR60)
¿Que hacemos? Oremos a Dios por misericordia para los incrédulos mientras suplicamos a los incrédulos que se reconcilien con Dios. Así que no salimos a evangelizar con la esperanza puesta en nuestros argumentos humanos, o en el poder de persuasión que podamos tener para traer a las personas a la verdad, descansamos en Jesus y su obra, en el evangelio.
Mas bien vamos con la verdad, como instrumentos de Dios en manos del Señor, como ese barro que fue aplicado en los ojos del ciego, solo somos un instrumento que Dios puede usar para traer luz, pero el poder es de él. Solo a él sea la gloria.
Y mientras vamos no nos sorprendamos por la incredulidad de los hombres, ahora que conoces la verdad. No temas, que la verdad te haga valiente para confrontar sin temor las tinieblas, que sepas que en este mundo la simiente de Dios enfrentará aflicción, ya que la incredulidad es cruel. Ahora que conoces la verdad, mas bien clama para que Dios los sane, porque así andábamos todos nosotros un días.
Es bueno reconocer que Jesús fue un profeta, que enseñó cosas maravillosas y que hizo grandes obras. Pero estas cosas no son suficientes. Como John escribe más adelante en su Evangelio, "Estas escritas para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en Su nombre" (20:31).
Related Media
Related Sermons