Faithlife Sermons

Seguir a Jesús Una razón para vivir Una razón para morir

Salvación   •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 3 views

Seguir a Jesús es muy diferente a lo que muchos piensan.

Notes & Transcripts

INTRODUCCIÓN:

Me apasiona el libro de Hechos porque es un libro en movimiento, un libro de acción, es como que está todavía vivo, cuando uno se lo pone a leer con atención y entrega, es como que está viviendo las cosas que el libro relata. Es apasionante ver al Señor obrando y a sus discípulos y apóstoles jugándosela por fe.
Y entre esas historias vívidas quisiera que prestemos especial atención a Esteban, uno de los siete que fueron elegidos para servir las mesas.
Hechos de los Apóstoles 6.3–6 RVR60
Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra. Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía; a los cuales presentaron ante los apóstoles, quienes, orando, les impusieron las manos.
Si bien fue elegido para servir las mesas, el texto bíblico no relata que haya servido ni un solo plato a las viudas, por supuesto que entendemos que así fue, pero lo que sí relata el texto bíblico es que...
Hechos de los Apóstoles 6.8 RVR60
Y Esteban, lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y señales entre el pueblo.
Esteban comenzó a desarrollar un ministerio de poder entre el pueblo a tal punto que molestó a los religiosos de la época y comenzaron a acusarlo y finalmente lo llevan ante la corte de justicia.
EL ACUSADO se encuentra frente a toda una corte de justicia, en una sala de audiencias que impone bastante respeto. Los 71 integrantes del consejo están colocados formando un amplio semicírculo, hombres poderosos e influyentes que, en líneas generales, no sienten la menor simpatía por él. De hecho, han sido convocados por el sumo sacerdote Caifás, quien hace meses presidió el proceso que terminó con la condena a muerte de Jesús.
Lo extraordinario del caso es que su semblante no refleja ningún miedo. Hasta los magistrados no pueden menos que notar que es “como el rostro de un ángel”.
Hechos de los Apóstoles 6.15 RVR60
Entonces todos los que estaban sentados en el concilio, al fijar los ojos en él, vieron su rostro como el rostro de un ángel.
En efecto, refleja la valentía, la paz y la serenidad que caracteriza a aquellos que están llenos de fe y del Espíritu Santo. Tan evidente es su tranquilidad que la ven hasta estas autoridades cegadas por el odio.
Cuando a Esteban le dan la palabra, comienza a contar la historia redentora y cuando llega a la muerte de Jesús los denuncia a ellos mismos como asesinos del mesías.
Ante esa denuncia, los jueces se llenaron de furia. Perdiendo la dignidad, se pusieron a crujir o rechinar los dientes contra aquel fiel siervo de Dios.
Pero Esteban lleno del Espíritu Santo, vio la gloria de Dios y Jesús sentado a la derecha de Dios y cuando lo dijo lo agarraron con violencia y lo llevaron fuera de la ciudad y terminaron apedreándolo hasta morir.
Qué lo motivó a Esteban a llegar hasta este punto de dar su vida.
No lo motivó un buen proyecto evangelístico, ni un viaje misionero, ni una iglesia poderosamente organizada, ni tampoco una causa justa para salvar vidas.
Qué fue que lo motivó a Esteban a aceptar la propuesta de servir las mesas, que fue lo que lo llevó a ministrar a las personas con la gracia y el poder de Dios para finalmente morir.
Lo motivo una simple y poderosa persona, una persona que lo impactó, que lo salvó, que le cambio la vida, una persona que lo amó y a quien él ama tan profundamente que no tuvo duda en entregar su vida por él.
Creo que estamos todos de acuerdo en decir que lo que lo motivó a Esteban fue la persona más maravillosa, misericordiosa y a la vez poderosa de la tierra… y su nombre es JESÚS…!
Y es la misma persona que nos impactó a nosotros, que nos salvó, que nos cambió la vida, que nos amó a tal punto de dar la vida por nosotros.
Y que debiera motivarnos a nosotros a dar nuestras vidas por él.
Esteban no fue el único martir de la historia.
La palabra mártir viene del latín martyr, tomado del griego μαρτυρος [leer: martyros] que significa "testigo". La idea es que un mártir es alguien que seguía dando testimonio de su fe aun cuando su cuerpo era torturado hasta morir.
Quiero contarles otra historia, la historia de otro mártir, la del escritor del himno que acabamos de cantar. “He decido seguir a Cristo”.
Este es un himno cristiano originado en la India. Fue escrito por un hombre en Assan (nordeste de la India), quien junto a su familia –por la predicación de un misionero– fueron a Jesucristo con arrepentimiento y confiando en Él como Salvador y Señor (se convirtieron al Señor) y al convertirse él escribió la letra y la música de este himno.
Cuando el jefe de la aldea se enteró de que se habían convertido al cristianismo, llamó al hombre junto a su familia, y les ordenó renunciar a su fe; si no, él y su familia morirían. Ante tal amenaza y sin saber qué responder, la reacción inmediata de aquel hombre creyente fue comenzar a cantar: “He decidido seguir a Cristo”.
Entonces el jefe de la aldea, enfurecido, ordenó a sus arqueros que mataran a los dos hijos de este hombre y después, el jefe de la aldea, amenazó con matar a la esposa.
Aquel hombre creyente, aun después de haber perdido a sus dos hijos, con lagrimas en sus ojos y estando a punto de perder a su esposa, continuo cantando: “no vuelvo atrás, no vuelvo atrás”.
Después de eso, los arqueros mataron también a la esposa de aquel creyente. Finalmente, el jefe de la aldea le había dado una última oportunidad para que aquel hombre creyente salvara su vida física al renunciar a su fe; pero éste no renunció a su fe, sino que prosiguió cantando: “La cruz está ante mi, el mundo atrás quedó” –y así fue ejecutado.
La historia dice que después de un tiempo, el jefe de la aldea dijo –considerando la fe de aquel hombre creyente: “¡Yo también pertenezco a Jesucristo!”. Así él y toda la aldea se convirtieron a Dios.
Algunas características de Esteban dignas de imitar y buscar para nosotros.

1. LLENO DE FE Y DEL ESPÍRITU SANTO.

Hechos de los Apóstoles 6.5 RVR60
Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía;
Efesios 5.18 RVR60
No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu,
Lucas 11.13 RVR60
Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?
Muchas veces no somos llenos, el Señor no nos da la llenura del Espíritu porque no estamos dispuestos a comprometernos más con y por él.

2. LLENO DE GRACIA Y PODER.

Hechos de los Apóstoles 6.8 RVR60
Y Esteban, lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y señales entre el pueblo.
Mateo 10.8 RVR60
Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia.
Hechos de los Apóstoles 4.33 RVR60
Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos.
La gracia y el poder se activan cuando comenzamos a dar con fe testimonio, sanidad, liberación, etc.

3. DISPUESTO A JUGÁRSELA.

Hechos de los Apóstoles 7.59–60 RVR60
Y apedreaban a Esteban, mientras él invocaba y decía: Señor Jesús, recibe mi espíritu. Y puesto de rodillas, clamó a gran voz: Señor, no les tomes en cuenta este pecado. Y habiendo dicho esto, durmió.
Lucas 9.23–25 RVR60
Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará. Pues ¿qué aprovecha al hombre, si gana todo el mundo, y se destruye o se pierde a sí mismo?
Filipenses 1.21 RVR60
Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.
Colosenses 3.2–3 NTV
Piensen en las cosas del cielo, no en las de la tierra. Pues ustedes han muerto a esta vida, y su verdadera vida está escondida con Cristo en Dios.
Siempre que miremos las cosas de la tierra vamos a encontrar dudas, obstáculos, limites, pero cuando miramos al Señor vamos a encontrar oportunidades sin fin.

Conclusión:

Anhelo de todo corazón que todos respondamos positivamente a esta palabra, tomando un mayor compromiso, dando pasos pequeños pero firmes hacia el cumplimiento de la voluntad y propósito de Dios en nuestras vidas.
Pero la verdad mis amados es que no se qué cabida le van a dar a este mensaje, o si realmente va a cambiar algo en sus vidas, pero de algo estoy seguro, el día que se enfrenten cara a cara con el Señor, no van a poder decir no sabíamos o nadie nos dijo.
Yo he decidido seguir a Cristo… vos?
Si no lo estás haciendo comenzá hoy mismo, convertite en un seguidor, en un testigo, en un mártir…!
Empezá donde estás, con tu familia, con tus amigos, con tus compañeros.... contá lo maravilloso que ha sido, es y será Jesús para tu vida.
Enrolate en todo lo que puedas que sirva para la causa de Jesús.
Abrí tu casa, o anda a la casa de alguien para enseñarle la palabra.
Evangelismo…! Vení a las actividades que organizamos como iglesia
Misiones…! Viaja a llevar la palabra a otros países.
Related Media
Related Sermons