Faithlife Sermons

A vosotros primeramente

Hechos  •  Sermon  •  Submitted   •  Presented   •  42:39
1 rating
· 14 views
Files
Notes & Transcripts
A vosotros primeramente Hebreos 3:26 Introducción Repaso contextual Segundo sermón de Pedro Contexto del sermón – sanidad del cojo Contenido del sermón – el nombre de Jesús, su significado y su poder Conclusión del sermón – el privilegio y la prioridad del nombre Ser cristiano es un privilegio Ser cristiano es ser ubicado en el plan cósmico de la redención eterna La historia de la redención no es la historia de ensayo y error La historia de la redención es el perfecto plan de Dios llevado a cabo a la perfección Ser cristiano es estar al frente de una línea sucesiva de bendición La promesa de Dios es de bendecir a todas las familias de la tierra Somos bendecidos para bendecir Ser cristiano demanda ciertas prioridades Nuestra prioridad como cristianos es de dar de lo que tenemos (como Pedro) El glorioso intercambio que Jesús efectuó por nosotros El poder de su nombre para cambiar vidas Objetivo Impresionar en el oyente el privilegio de ser contado como hijo de Dios y las responsabilidades que tenemos por ello Para lograr este objetivo, quiero concentrarme en el versículo 26: A vosotros primeramente, Dios, habiendo levantado a su Hijo, lo envió para que os bendijese, a fin de que cada uno se convierta de su maldad. El apóstol Pedro en este versículo nos comunica el lugar privilegiado que tenemos – a vosotros primeramente – nos indica lo que Dios ha hecho por nosotros – ha levantado a su Hijo – nos señala el resultado – para que os bendijese – y nos comparte el propósito de Dios – a fin de que cada uno se convierta de su maldad. Nuestro lugar privilegiado Pedro termina su sermón de la misma forma que lo comenzó Comienza hablando del Dios de los padres de sus oyentes – el Dios de Abraham, Isaac y Jacob Termina hablando de sus oyentes como los hijos de los profetas, hijos del pacto En un nivel, Pedro está señalando el lugar particular que tiene el pueblo de Israel en la historia de la redención Dios escogió a Abraham, lo sacó de Ur de los caldeos y le prometió bendecirle a través de su simiente El pueblo de Israel fue un instrumento utilizado por Dios para realizar su plan de redención Esa instrumentalidad dio lugar a Cristo el cual reunió a pueblo de Dios Abraham es padre de todos nosotros (Romanos 4:16) Ya no hay judío ni griego (Gálatas 3:28) En un segundo nivel, entonces, Pedro está hablando del lugar privilegiado que todos los que estamos en Cristo tenemos. Somos revestidos del nuevo hombre (Colosenses 3:10) La paz de Dios gobierna en nuestros corazones (Colosenses 3:15) La palabra de Cristo mora en abundancia en nosotros (Colosenses 3:16) Aplicación Tenemos un gran privilegio de poder estar bajo la predicación de la Palabra Tenemos un gran privilegio de tener la oportunidad de edificarnos mutuamente en la iglesia Tenemos un gran privilegio de haber sido puesto en una familia cristiana La base de nuestro privilegio Dios ha levantado a su Hijo – esta es la base de nuestro privilegio El privilegio de los israelitas y el privilegio nuestro no radica en nosotros mismos Radica en lo que Dios ha hecho Levantado – Dios levantó a Cristo de los muertos, lo levantó a los cielos, sentado a la diestra del Padre También lo levantó apuntándolo desde la eternidad para llevar a cabo el sacrificio necesario para nuestra salvación v. 22 “Porque Moisés dijo a los padres: El Señor vuestro Dios os levantará profeta de entre vuestros hermanos” Dios levantó a Abraham Dios levantó a Moisés Dios levantó a David Dios levantó a Jesús Aplicación Dios también te ha levantado a ti Dios tiene propósitos específicos para su vida y te ha levantado y capacitado por ellos El resultado de nuestro privilegio Para que os bendijese – Dios ha efectuado esta obra para bendecirnos. Dice Pablo en Efesios 1:3 “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo” La bendición no es parcial – nos bendijo con toda bendición La bendición no es material – toda bendición espiritual La bendición no es terrenal – en los lugares celestiales La bendición no es en nosotros – es en Cristo Aplicación El llamado y la tarea para la que Dios nos ha levantado es una bendición El ministerio nunca es una carga, es lo que Dios usa para nuestro bien, para alimentar y edificarnos El propósito de nuestro privilegio A fin de que cada uno se convierta de su maldad El propósito del privilegio que Dios nos ha otorgado y la bendición que nos ha dado al levantar a su Hijo es de convertir – dar la media vuelta, tornar del pecado, de la maldad. Nuestro privilegio y sus bendiciones adjuntas nos presentan una alternativa a la maldad – una opción para escoger. Estando muertos en nuestros delitos y pecados (Efesios 2:1) no teníamos opción. Pero una vez que hemos sido avivados junto con Cristo, sí tenemos opción. Podemos tornarnos del mal. Dios va conformando su pueblo a través de grupos – la nación de Israel, la iglesia, las familias – pero las bendiciones son para cada miembro en particular. Por eso dice Pedro que “cada uno” se convierta. La palabra griega hekastos es utilizada para contrastar el individuo del grupo. No es suficiente ser parte de un grupo que afirma el cristianismo – ya sea una nación, una iglesia o una familia. La expectativa, el propósito de Dios es que cada uno se convierta de su maldad. Aplicación ¿Qué opción vas a escoger? ¿Vas a vivir conforme al privilegio que te es dada y según la bendición que Dios ha puesto en ti? ¿O vas a optar por la maldad? Nadie puede escoger por ti. Tu mami no puede escoger por ti Joel, Ana Luiza, Emma. El propósito de tu lugar privilegiado es que tú escojas hoy a quien vas a servir y como vas a vivir. Conclusión A vosotros primeramente – Tenemos tantos privilegios Dios nos levanta para vivir plenamente en ese privilegio Nos bendice a través del servicio que ha preparado para nosotros Y su propósito es que cada uno de nosotros le sirvamos como él nos ha capacitado para servirle
Related Media
Related Sermons