Faithlife Sermons

El Unico Evangelio (Gálatas VI)

Gálatas   •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 14 views

La Predicación del Unico Evangelio

Notes & Transcripts

Contexto histórico.

El apóstol Pablo fue un misionero que plantaba iglesias. Después de que plantaba una iglesia y se iba de esa región, seguía supervisando a las nuevas congregaciones por medio de sus cartas.
Una de esas cartas es esta epístola a las iglesias cristianas en el área de Galacia, en Asia Menor. La mayoría de los eruditos concuerdan en que esta carta fue escrita por Pablo alrededor de 50 d.C. (solo 15-20 años después de la muerte de Cristo).
Había algo en Pablo que no lograba entender porque después de ser puesto en libertad ¿quien se sometería voluntariamente a la esclavitud? esa era la pregunta que Pablo hacia a los Gálatas quienes están renunciando a su libertad en Cristo para servir nuevamente a la ley.
Había algo en Pablo que no lograba entender porque después de ser puesto en libertad quien se sometería voluntariamente a la esclavitud esa era la pregunta que Pablo si a los Gálatas quienes están renunciando a su libertad en Cristo para servir nuevamente a la ley
Así que debemos de entender la importancia que esta carta ocupa pues había una división social y racial en las iglesias de Galacia porque los primeros cristianos en Jerusalén fueron judíos, y en cuanto el evangelio empezó a tomar rumbo y a esparcirse de del centro que fue Jerusalén empezó alcanzar a numerosos creyentes y muchos de ellos gentiles.

GENTILES. La palabra hebrea gôyim designa a los pueblos que no son judíos traducida a veces «naciones» y generalmente «gentiles» en RV60, y que también se puede traducir «paganos». El «pueblo», ʿam, usualmente se limita a Israel. La LXX hace una distinción similar entre eznos y laos (Lc. 2:32). El siervo sufriente de Jehová incluye a ambos grupos en su misión de salvación (Is. 42:6; 49:6; 56:6–7).

Israel, como pueblo de Dios, desarrolló una exclusividad estricta de los otros pueblos en el tiempo de la restauración de la cautividad. Esta actitud ofendió mucho al mundo gentil, pero fue realmente una salvaguarda contra la influencia de las costumbres gentiles. El judío que entraba en una casa gentil o comía con él era considerado inmundo (Hch. 10:28; 11:3; Jn. 18:28). Sin embargo, los judíos hacían prosélitos (véase) de entre los gentiles y, en el templo, había un atrio para ellos. Una de las luchas más amargas de la iglesia primitiva fue sobre la inclusión de los gentiles convertidos al cristianismo.

Keller, Timothy. Gálatas para Ti (La Palabra de Dios para Ti nº 1) (Spanish Edition) (Posición en Kindle76-80). Poiema Publicaciones. Edición de Kindle.
Diccionario de Teología
GENTILES. La palabra hebrea gôyim designa a los pueblos que no son judíos traducida a veces «naciones» y generalmente «gentiles» en RV60, y que también se puede traducir «paganos».
Israel, como pueblo de Dios, desarrolló una exclusividad estricta de los otros pueblos en el tiempo de la restauración de la cautividad. Esta actitud ofendió mucho al mundo gentil, pero fue realmente una salvaguarda contra la influencia de las costumbres gentiles. El judío que entraba en una casa gentil o comía con él era considerado inmundo (; ; ).
Es así donde se da lugar a que números los judíos al ver a los gentiles unirse al cristianismo empezaron a implantar las prácticas y costumbres ceremoniales tradiciones de la ley de Moisés y es así como los cristianos judíos enseñaban que los gentiles tenían que observar todas las leyes alimenticias y era necesario que se circuncidarán para ser plenamente y completamente agradable ante de Dios, a estos Judíos se le llamo Judaizantes.
Pero porque la preocupación de Pablo que lo llevó a nombrar a cualquiera anatema a cualquiera que hablase un evangelio diferente de hecho el mismo los estaba señalando, era por que estos le llamaban “evangelio” e imponía cualquier otra cosa como requisito requisito para la plena aceptación por parte de Dios por lo tanto todo estaba en riesgo.
El hecho más obvio del contexto histórico es el que muchas veces se pasa por alto. En la carta a los Gálatas Pablo expone en detalle lo que el evangelio es y cómo funciona. Pero la audiencia objetiva para esta exposición del evangelio es un grupo donde todos profesan ser cristianos. No son solo los no cristianos, sino también los creyentes quienes continuamente necesitan aprender el evangelio y aplicarlo a sus vidas.
Keller, Timothy. Gálatas para Ti (La Palabra de Dios para Ti nº 1) (Spanish Edition) (Posición en Kindle94-97). Poiema Publicaciones. Edición de Kindle.
a los seis antes de temas por eso Pablo insiste en que Cristo más cualquier otra cosa como requisito requisito para la plena aceptación por parte de Dios estos maestros están presentando una manera totalmente
EL unico Evangelio.

¿Que es el Evangelio?

Pero cuál es este evangelio que Pablo está defendiendo cuál es la diferencia entre el evangelio que Pablo está hablando la iglesia y el “evangelio” que de alguna forma así le llaman estos judaizantes los cuales eran falsos maestros.
Pablo nos recuerda en el versículo cuatro
Gálatas 1.4 NTV
4 Tal como Dios nuestro Padre lo planeó, Jesús entregó su vida por nuestros pecados para rescatarnos de este mundo de maldad en el que vivimos.
Quiénes somos: personas incapaces y perdidas. Eso es lo que la palabra “rescatar” implica en el versículo 4.
Pero cuál es este evangelio que Pablo está defendiendo cuál es la diferencia entre el evangelio que Pablo está hablando la iglesia y el evangelio que de alguna forma así le llaman estos judaizante es un falsos maestros Pablo nos recuerda en el versículo cuatro que Jesucristo no te rescato el nos recuerda quienes somos:

Personas incapaces:

Romanos 3.10–12 NTV
10 Como dicen las Escrituras: «No hay ni un solo justo, ni siquiera uno. 11 Nadie es realmente sabio, nadie busca a Dios. 12 Todos se desviaron, todos se volvieron inútiles. No hay ni uno que haga lo bueno, ni uno solo».
Efesios 2.5 NTV
5 que, a pesar de que estábamos muertos por causa de nuestros pecados, nos dio vida cuando levantó a Cristo de los muertos. (¡Es sólo por la gracia de Dios que ustedes han sido salvados!)

Personas perdidas:

Lucas 19.10 NTV
10 Pues el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar a los que están perdidos.
1 Pedro 2.25 NTV
25 Antes eran como ovejas que andaban descarriadas. Pero ahora han vuelto a su Pastor, al Guardián de sus almas.
Los fundadores de otras religiones vinieron a enseñar, no a rescatar.
Los fundadores de otras religiones vinieron a enseñar, no a rescatar. Jesús fue un gran maestro, pero cuando Pablo nos presenta en pocas palabras esta versión del ministerio de Jesús, no lo menciona como maestro. La persona promedio que anda en las calles cree que un cristiano es alguien que sigue la enseñanza y el ejemplo de Cristo. Pero Pablo concluye que eso es imposible. Después de todo, ¡no enseñas en primera instancia a personas que se encuentran en un estado de perdición o en una condición de incapacidad! Imagina que ves a una mujer que se está ahogando. De nada le sirve que le lances un manual sobre cómo nadar. No le lanzas alguna enseñanza; ¡le lanzas una cuerda! Y Jesús, más que un maestro, es el Rescatador. Porque eso es lo que más necesitamos. Nada de lo que somos, ni de lo que hacemos, puede salvarnos. Esto es lo que los teólogos llaman “incapacidad espiritual”.
Jesús fue un gran maestro, pero cuando Pablo nos presenta en pocas palabras esta versión del ministerio de Jesús, no lo menciona como maestro.
La persona promedio que anda en las calles cree que un cristiano es alguien que sigue la enseñanza y el ejemplo de Cristo. Pero Pablo concluye que eso es imposible.
Después de todo, ¡no enseñas en primera instancia a personas que se encuentran en un estado de perdición o en una condición de incapacidad! Imagina que ves a una mujer que se está ahogando.
De nada le sirve que le lances un manual sobre cómo nadar. No le lanzas alguna enseñanza; ¡le lanzas una cuerda!
Y Jesús, más que un maestro, es el Rescatador. Porque eso es lo que más necesitamos. Nada de lo que somos, ni de lo que hacemos, puede salvarnos.
Keller, Timothy. Gálatas para Ti (La Palabra de Dios para Ti nº 1) (Spanish Edition) (Posición en Kindle152-160). Poiema Publicaciones. Edición de Kindle.
que Jesucristo no te rescato el nos recuerda quienes somos:
Personas incapaces:
Personas perdidas:

¿Cómo nos rescató Jesús?

Pedro nos recuerda y nos recalca que la palabra rescatar implica en el versículo cuatro hace una diferencia entre enseñar qué es lo que siento es una instantes y rescatar que es la fundación de nuestro señor Jesucristo
Él “dio Su vida por nuestros pecados” (v 4a).
Gálatas 1.4 NTV
4 Tal como Dios nuestro Padre lo planeó, Jesús entregó su vida por nuestros pecados para rescatarnos de este mundo de maldad en el que vivimos.
Él hizo un sacrifico que fue sustitutorio por naturaleza. La palabra “por” significa “a favor de” o “en lugar de”. La sustitución es la razón por la cual el evangelio es tan revolucionario. La muerte de Cristo no fue solo un sacrificio general sino sustitutorio.
Él hizo un sacrifico que fue sustitutorio por naturaleza. La palabra “por” significa “a favor de” o “en lugar de”. La sustitución es la razón por la cual el evangelio es tan revolucionario. La muerte de Cristo no fue solo un sacrificio general sino sustitutorio. Él no solamente nos compró una “segunda oportunidad”, dándonos otra oportunidad para vivir bien la vida y estar bien con Dios. Él hizo todo lo que nosotros teníamos que hacer pero que no podíamos hacer. Si la
Él no solamente nos compró una “segunda oportunidad”, dándonos otra oportunidad para vivir bien la vida y estar bien con Dios.
Él hizo todo lo que nosotros teníamos que hacer pero que no podíamos hacer.
Si la muerte de Jesús a nuestro favor realmente pagó nuestros pecados, nunca podemos volver a caer en la condenación.
¿Por qué? Porque Dios entonces estaría obteniendo dos pagos por el mismo pecado, ¡lo que es injusto!
Keller, Timothy. Gálatas para Ti (La Palabra de Dios para Ti nº 1) (Spanish Edition) (Posición en Kindle166-190). Poiema Publicaciones. Edición de Kindle.
Jesús hizo en nuestro lugar todo lo que nosotros debimos haber hecho para que, cuando Él se convirtiera en nuestro Salvador, estuviéramos absolutamente libres del castigo o la condenación.
Keller, Timothy. Gálatas para Ti (La Palabra de Dios para Ti nº 1) (Spanish Edition) (Posición en Kindle160-166). Poiema Publicaciones. Edición de Kindle.
Dios aceptó la obra de Cristo a nuestro favor levantándolo “de entre los muertos”
Gálatas 1.1 NTV
1 Les escribo, yo, el apóstol Pablo. No fui nombrado apóstol por ningún grupo de personas ni por ninguna autoridad humana, sino por Jesucristo mismo y por Dios Padre, quien levantó a Jesús de los muertos.
y dándonos la “gracia y paz” que Cristo ganó y logró para nosotros.
Gálatas 1.3 NTV
3 Que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo les concedan gracia y paz.
Todo esto fue hecho por gracia: no por nada que nosotros hayamos hecho, sino “según la voluntad de nuestro Dios y Padre” (v 4d).
Gálatas 1.4 NTV
4 Tal como Dios nuestro Padre lo planeó, Jesús entregó su vida por nuestros pecados para rescatarnos de este mundo de maldad en el que vivimos.
Todo esto fue hecho por gracia: no por nada que nosotros hayamos hecho, sino “según la voluntad de nuestro Dios y Padre” (v 4d). Nosotros no pedimos ser rescatados; pero Dios, en Su gracia, planeó lo que nosotros no nos dábamos cuenta que necesitábamos, y Cristo, por Su gracia (v 6), vino a lograr el rescate que nunca hubiéramos podido lograr por nosotros mismos. No hay indicios de ningún otro motivo o causa para la misión de Cristo, excepto la voluntad de Dios. No hay nada en nosotros que la merezca. La salvación es pura gracia. Es por esto que el único que obtiene la “gloria por los siglos de los siglos” es solo Dios (v 5). Si nosotros hubiéramos contribuido a nuestro rescate… si nosotros mismos nos hubiéramos rescatado… o si Dios hubiera visto algo que mereciera el rescate, o que fuera útil en nosotros para Su plan… o incluso si nosotros sencillamente hubiéramos reclamado el rescate basados en nuestro propio razonamiento y entendimiento… entonces nos podríamos dar palmaditas en la espalda por la parte que desempeñamos en salvarnos a nosotros mismos. Pero el evangelio bíblico –el evangelio de Pablo– es claro en que la salvación, de principio a fin, es obra de Dios. Es Su llamado, Su plan, Su acción, Su obra. Y por esta razón Él se merece toda la gloria, por los siglos de los siglos. Esta es la humilde verdad que está en el corazón del cristianismo. Nos encanta ser nuestros propios salvadores. A nuestros corazones les fascina inventar gloria para ellos mismos. Por esta razón encontramos extremadamente atractivos los mensajes de sálvate a ti mismo, ya sea que sean religiosos (Guarda estas reglas y ganarás la bendición eterna) o seculares (Aférrate de estas cosas y experimentarás la bendición ahora). El evangelio llega y los pone a todos patas para arriba. Dice: Estás en una situación tan desesperada que necesitas un rescate que para nada tiene que ver contigo. Y después dice: Dios en Jesús provee un rescate que te da mucho más que cualquier salvación falsa que tu corazón pueda anhelar o perseguir.
Nosotros no pedimos ser rescatados; pero Dios, en Su gracia, planeó lo que nosotros no nos dábamos cuenta que necesitábamos, y Cristo, por Su gracia (v 6), vino a lograr el rescate que nunca hubiéramos podido lograr por nosotros mismos.
Gálatas 1.6 NTV
6 Estoy horrorizado de que ustedes estén apartándose tan pronto de Dios, quien los llamó a sí mismo por medio de la amorosa misericordia de Cristo. Están siguiendo un evangelio diferente, que aparenta ser la Buena Noticia,
Nosotros no pedimos ser rescatados; pero Dios, en Su gracia, planeó lo que nosotros no nos dábamos cuenta que necesitábamos, y Cristo, por Su gracia (v 6), vino a lograr el rescate que nunca hubiéramos podido lograr por nosotros mismos. No hay indicios de ningún otro motivo o causa para la misión de Cristo, excepto la voluntad de Dios. No hay nada en nosotros que la merezca.
No hay indicios de ningún otro motivo o causa para la misión de Cristo, excepto la voluntad de Dios. No hay nada en nosotros que la merezca.
No hay indicios de ningún otro motivo o causa para la misión de Cristo, excepto la voluntad de Dios. No hay nada en nosotros que la merezca.
La salvación es pura gracia. Es por esto que el único que obtiene la “gloria por los siglos de los siglos” es solo Dios (v 5).
Gálatas 1.5 NTV
5 ¡A Dios sea toda la gloria por siempre y para siempre! Amén.
g
Si nosotros hubiéramos contribuido a nuestro rescate… si nosotros mismos nos hubiéramos rescatado… o si Dios hubiera visto algo que mereciera el rescate, o que fuera útil en nosotros para Su plan… o incluso si nosotros sencillamente hubiéramos reclamado el rescate basados en nuestro propio razonamiento y entendimiento… entonces nos podríamos dar palmaditas en la espalda por la parte que desempeñamos en salvarnos a nosotros mismos.
Pero el evangelio bíblico –el evangelio de Pablo– es claro en que la salvación, de principio a fin, es obra de Dios. Es Su llamado, Su plan, Su acción, Su obra. Y por esta razón Él se merece toda la gloria, por los siglos de los siglos.
Esta es la humilde verdad que está en el corazón del cristianismo.
Pero nos encanta ser nuestros propios salvadores. A nuestros corazones les fascina inventar gloria para ellos mismos.
Pero nos encanta ser nuestros propios salvadores. A nuestros corazones les fascina inventar gloria para ellos mismos.
Por esta razón encontramos extremadamente atractivos los mensajes de sálvate a ti mismo, ya sea que sean religiosos (Guarda estas reglas y ganarás la bendición eterna) o liberales (Aférrate de estas cosas y experimentarás la bendición ahora).
El evangelio llega y los pone a todos patas para arriba. Dice: Estás en una situación tan desesperada que necesitas un rescate que para nada tiene que ver contigo. Y después dice: Dios en Jesús provee un rescate que te da mucho más que cualquier salvación falsa que tu corazón pueda anhelar o perseguir.

¿Es nuestro evangelio el evangelio verdadero?

Ya que el verdadero evangelio es tan crucial, y tan a menudo y fácilmente invalidado, esto despierta en nosotros una pregunta inquietante:
¿cómo podemos asegurar que el evangelio que nosotros creemos es en realidad el verdadero?
¿Cómo sabemos que no es solo un evangelio que nosotros sentimos que es verdad o que nos dijeron que es verdad o que pensamos que es verdad o que nos suena como verdadero, sino que es un evangelio que es verdad, objetivamente, y por lo tanto puede salvar real y eternamente?
Pablo establece, en el lenguaje más fuerte posible, una regla para juzgar todas las afirmaciones de verdad, ya sean externas (de maestros, escritores, pensadores, predicadores) o internas (sentimientos, sensaciones, experiencia).
Keller, Timothy. Gálatas para Ti (La Palabra de Dios para Ti nº 1) (Spanish Edition) (Posición en Kindle268-284). Poiema Publicaciones. Edición de Kindle.
Ese estándar es el evangelio que él recibió de Cristo y enseñó, y que se encuentra en esta carta y a lo largo del resto de la Biblia.
Gálatas 1.8 NTV
8 Si alguien —ya sea nosotros o incluso un ángel del cielo— les predica otra Buena Noticia diferente de la que nosotros les hemos predicado, que le caiga la maldición de Dios.
Aquí tenemos cómo juzgar a las autoridades externas, por ejemplo los maestros humanos o los líderes institucionales humanos, o incluso pastores.
Llama la atención que al decir “nosotros”, Pablo mismo se incluye como una autoridad humana.
Está diciendo que él debe ser rechazado si alguna vez dice: He cambiado de opinión acerca de lo que es el evangelio.
Como él nos dirá,
Gálatas 1.11–12 NTV
11 Amados hermanos, quiero que entiendan que el mensaje del evangelio que predico no se basa en un simple razonamiento humano. 12 No recibí mi mensaje de ninguna fuente humana ni nadie me lo enseñó. En cambio, lo recibí por revelación directa de Jesucristo.
galatas 1.11-
Pablo les está diciendo a los gálatas que lo evalúen y lo juzguen, tanto a él como apóstol como a su enseñanza, con el evangelio bíblico.
La Biblia juzga a la iglesia; la iglesia no juzga a la Biblia. La Biblia es el fundamento para la iglesia y la creadora de la iglesia; la iglesia no es el fundamento para la Biblia o la creadora de la Biblia.
El creyente debe evaluar a la iglesia y a su jerarquía, con el evangelio bíblico como el criterio para juzgar todas las afirmaciones de verdad.
Tampoco nuestra experiencia personal es la regla final para la verdad.
No juzgamos la Biblia por nuestros sentimientos o convicciones; juzgamos nuestras experiencias por la Biblia.
Cuando Pablo dice: “Si nosotros o un ángel…”, da un amplio resumen de la correcta “epistemología” cristiana –cómo saber lo que es verdad.
Keller, Timothy. Gálatas para Ti (La Palabra de Dios para Ti nº 1)
Related Media
Related Sermons