Faithlife Sermons

La obra y la identidad de Jesus

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 2 views
Notes & Transcripts

Introducción

Esta mañana vamos a considerar una de las historias mas fascinantes del evangelio de Juan.
El Señor ha sido rechazo por las multitudes, ha sido rechazado por los líderes de Israel (8:59) ahora se va a enfocar en preparar a sus discípulos para lo que viene, y comienza con dos extraordinarios milagros, la sanidad del ciego y la resurrección de Lazaro. Cada uno de estos milagros van exhibir la grandeza del poder de nuestro Señor y servirán como ilustración de la obra que él esta haciendo en medio de su pueblo.
Estas historias tienen por un lado el proposito de animarnos a perseverar en la fe y por otro lado tienen el proposito de revelarnos una inevitable realidad: El mundo será muy hostil con la Iglesia.
Para cuando Juan escribió su evangelio, ya había una división muy marcada entre los Cristianos y los Judíos seguidores de Moisés, la hostilidad de los Judíos era apasionada y cruel. Los Cristianos estaban siendo también perseguidos por el imperio Romano y para el año 90 esta persecución se torno mas sangrienta. Y así a sido en toda la historia de la iglesia.
Parte del proposito general de esta historia es recodar a la iglesia, que aunque el vino a salvar, con su venida se producen dos efectos muy marcados: Unos lo reciben con gozo y son recibidos en su reino y otros le rechazan asegurando su condenación”. Esto implica que en este mundo la iglesia tendrá aflicción, no será fácil identificarnos con Cristo en un mundo que le resiste.
Otro tema que vemos sobresaliente en esta historia, es el de la ceguera espiritual y la animosidad irracional de los incrédulos y sobre la obra poderosa que Cristo hace al rescatarnos de esta ceguera.
Juan quiere enseñarnos sobre la ceguera espiritual y la animosidad irracional de los incrédulos y sobre la obra poderosa que Cristo hace al rescatarnos de esta ceguera. El proposito de Juan aquí al relatarnos esta historia, es revelar y traer más luz sobre la increíble gloria de Cristo, para que permanezcamos en su palabra, para que creyendo en él tengamos vida eterna.
Esta historia también esta encaminada al gran proposito de este evangelio, traer más luz sobre la increíble gloria de Cristo, para que permanezcamos en su palabra, para que creyendo en él tengamos vida eterna.
Esta historia también esta encaminada al gran proposito de este evangelio, traer más luz sobre la increíble gloria de Cristo, para que permanezcamos en su palabra, para que creyendo en él tengamos vida eterna.
Podemos aprender mucho sobre Jesus en esta historia:
En este capitulo Cristo nos es presentado como el que ve las aflicciones de su pueblo, el que hace las obras de Dios, como la Luz del mundo (Antes lo dijo, aquí lo demuestra), como que usa medios ordinarios para hacer obras creativas (El es Dios), el Profeta y el enviado de Dios rechazado por su pueblo, el pastor que va en busca de las ovejas perdidas (Aquí lo demuestra y luego lo dice), el hijo del Hombre que demanda que le confesemos y nos rindamos a su Señorío, aquel que acepta y recibe de los hombres adoración).
El que ve las aflicciones de su pueblo
el que hace las obras de Dios (Salvando),
El es la Luz del mundo (Antes lo dijo, aquí lo demuestra - Es quien ilumina),
es el Profeta y el enviado de Dios rechazado por su pueblo,
el pastor que va en busca de las ovejas perdidas (Aquí lo demuestra y luego lo dice),
el hijo del Hombre que demanda que le confesemos y nos rindamos a su Señorío,
aquel que acepta y recibe de los hombres adoración.
Aunque podríamos dividir el texto de mucha formas, vamos hoy a considerar hoy solo el milagro (9:1-7) y como nos revela que Jesus ve, hace y es luz, en la medida que consideremos esto, espero que si eres creyente puedas meditar lo que implica tu identidad en Cristo y si eres un incrédulo espero que al ver la gloria del Señor seas convertido por el E.S. y le puedas confesar y adorar como un creyente, así como lo hará Diego hoy en su bautismo.
Juan quiere mostrar por medio de este milagro lo que ya Jesus nos ha dicho, que vino a hacer las obras de Dios (8:28-29) y que él es la luz del mundo (8:12).
,
29
; comp. 9:4), y que Él era la luz del mundo (8:12; comp. 9:5). Él no podía dejar de brillar como su luz en tanto que Él estuviera en el mundo. Y esto, al presente, es lo que simbolizaba (y ¿no es cada milagro un símbolo?) en la curación del ciego.

1. Jesus ve las aflicciones de su Pueblo

En este primer versículo Jesus revela el misericordioso carácter de Dios.
Los líderes de Israel han tomado piedras para matarlo, el sale del templo y lo que primero que hace al salir de la puerta, no es hablar de como es rechazado, no el no tiene conmiseración de si mismo, el ve a un hombre viviendo en sufrimiento y su mirada no es pasiva, el lo ve de la manera en que:
Dios vio la desnudez y la verguenza de Adan y Eva y los cubrió,
de la manera que vio a Noé y a su familia y los preservo del diluvio,
de la misma manera que vio a la gente revelándose contra el en Babel y confundió su lengua para preservar la descendencia de Abraham,
de la mima forma que Dios vio la aflicción de Israel en Egipto y los rescato del duro yugo de su esclavitud.
Cuando Dios ve y actúa con misericordia.
Jesus esta revelado aquí el carácter misericordioso de Dios.
Un hombre natural, en sus zapatos, no saldría del templo viendo la necesidad de otros después de haber sido humillado. Y cualquiera de nosotros hubiera respondido como los discípulos respondieron ¿Quien pecó, este o sus padres para que haya nacido así?
El no ve las aflicciones como nosotros las vemos.
Cuando vemos nuestra aflicciones, cuando vemos la miseria nuestra o la de otros, lo que vemos es nuestro fracaso, nuestra impotencia, nuestra debilidad, nuestro temores, tememos que nos pase algo igual y asumimos que si alguien esta sufriendo, o esta pasando por un mal momento, o le paso alguna calamidad terrible es porque hizo algo malo ¿No es así? - No queremos sufrir y siempre relacionamos el sufrimiento con el pecado.
En un sentido es verdad, el primer pecado de Adán trajo ruina, sufrimiento y muerte al mundo. El sufrimiento es inevitable después de la caída. Pero desde la óptica de Dios, no es lo que merecemos por el pecado. El infierno no es nada comparable con ningún dolor que podamos experimentar en esta vida y es lo que merecemos por el pecado. El sufrimiento en esta vida, no es en si mismo el castigo que merecemos, Dios lo permite con un buen proposito. De este lado de al eternidad, los niños mueren, se enferman, sufren, a las personas les pasan calamidades terribles, pero no necesariamente es por que Dios les este castigando.
7 Recapacita ahora; ¿qué inocente se ha perdido?
Y ¿en dónde han sido destruidos los rectos?
8 Como yo he visto, los que aran iniquidad
Y siembran injuria, la siegan.
9 Perecen por el aliento de Dios,
Y por el soplo de su ira son consumidos.
También es verdad que mucho del sufrimiento que
De este lado de al eternidad, los niños mueren, se enferman, sufren, a las personas les pasan calamidades terribles, pero no necesariamente es por que Dios les este castigando.
Hay gente muy mala en este mundo que no se enferma y prospera, hay gente piadosa como Job, que amaba a Dios y le servía que le pasaron cosas terribles, sus amigos reflexionaron igual que los discípulos: “Recapacita ahora; ¿qué inocente se ha perdido? Y ¿en dónde han sido destruidos los rectos? Como yo he visto, los que aran iniquidad Y siembran injuria, la siegan. Perecen por el aliento de Dios, Y por el soplo de su ira son consumidos.” (, RVR60). El salmista escribió sobre esto:He aquí estos impíos, Sin ser turbados del mundo, alcanzaron riquezas. Verdaderamente en vano he limpiado mi corazón, Y lavado mis manos en inocencia; Pues he sido azotado todo el día, Y castigado todas las mañanas.” (, RVR60). El sufrimiento en esta vida, no es en si mismo el castigo que merecemosHasta que entrando en el santuario de Dios, Comprendí el fin de ellos.” (, RVR60), Dios permite el sufrimeinto con un buen proposito.
En un sentido también es verdad que hay personas que sufren a causa de la disciplina de Dios, recordemos en que el hijo de David muere a causa del pecado de sus Padres, Miriam y Aron en sufrieron lepra porque renegaron y murmuraron del liderazgo que Dios había puesto sobre ellos. Muchas veces la aflicción viene a causa de que Dios esta disciplinando a alguien, el proposito de esta disciplina es hacer reaccionar a alguien que se endurecido en su corazón. Pero no siempre ocurre por esta causa.
Jesus fue afligido, sufrió en una cruenta cruz y el nunca pecado. el Fue castigado por el pecado de otros. Abel y Esteban murieron en manos de sus hermanos, si embargo ellos eran justos por la fe, su sufrimiento no fue un castigo, sino mas bien el resultado de endurecimiento y la hostilidad de otros contra Dios.
Durante la historia de la redención han sido pocas las veces que Dios hace algo cuando uno de sus hijos sufre, de echo el mismo ciego entiende que lo fue hecho en él fue algo inusual (32). Aunque los mercaderes de la fe de nuestro tiempo insistan en que Dios ha prometido quitar el sufrimiento presente, no es verdad, los Creyentes ha sufrido.
Estaba leyendo de uno de los puritanos que mas a bendecido la iglesia, que tuvo 11 hijos, 10 murieron siendo niños y uno murió a los 26 años, este Padre vivió para ver morir a sus hijos, no sabemos que proposito tenía Dios. No sabemos muchas veces como entender el sufrimiento. Elizabeth Eliot, perdió a su esposo en una misión en Ecuador.
Lo que si sabemos es que en medio del sufrimiento Dios tiene un proposito.
Joni Erickson Tada, una hermana de nuestro tiempo sufrió una fractura cervical que la dejo cuadraplegica, ella cuenta que el libro que tuvo más sentido para ella en medio de su sufrimiento fue la Soberanía de Dios, de Loraine Boettner, este libro habla de la Doctrina Biblica de la Predestinación, ella dice que en la hora de su mayor agonía, ese es el libro que más la consoló. ¿Sabes por qué ? Ella dice que en medio de su sufrimiento hay un propósito. Hay un propósito divino en desarrollo. Ella entendió que este mundo no es un caos, Dios no es caprichoso, así que en lugar de preguntarse ¿porque? ¿que hice?.
Jesu aquí nos enseña que el asunto en medio del sufrimiento no es preguntarse ¿quien peco? - estas eran las preguntas comunes en Israel “Alguien tiene que haber pecado para que le cayera esta desgracia”, si alguien nacía con un mal congénito, pensaban que había cometido algún pecado desde el vientre, relacionaban el sufrimiento de alguien con un pecado personal. O con una maldición generacional, sacando de su contexto . Y por su puesto si a alguien le va mal, se preguntaría a la luz de esta enseñanza ¿Porque a mi? Me esta yendo mal, porque..... deje de ir a la iglesia, no ofrende lo suficiente, no hice mi devocional. Hacer estas cosas son buenas con la motivación correcta.
Jesus dice: No peco, ni este, ni sus padres (no dice que no fueran pecadores, no dice que no es real el echo de sufrimos a causa de la caída), dice que esta no es la pregunta correcta.
No se trata de preguntarse quien peco, la pregunta correcta es ¿Para que? en el caso de este hombre ciego, la respuesta “Para que se manifiesten en él las obras de Dios”
Dios había apartado a este hombre desde la eternidad y en su providencia permitió el sufrimiento eu vida, para convertirlo en una parábola viviente de la necesidad que el mundo tiene al estar en tinieblas y de como el proveyó a Jesucristo para traer luz. Esta esta es una de la obras de Dios.
Si nos preguntamos ¿Para que? en medio de la aflicción, a la luz de que Dios no hace nada sin un proposito y que todo pasa para que se manifiesten sus obras (Dar vida, salvación, consolación, santificación, glorificación, vindicación de su nombre, misericordia, justicia, juicio), podremos descansar en su providencia. Muchas veces no vamos a tener una respuesta del porque, pero estas palabras de Jesus y el echo de que el vio a este hombre, nos ayudara a poner nuestra vida en perspectiva.
Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” (, RVR60)
Jones de Nayland señala: “La mejor forma de responder a la gran pregunta del origen del mal es considerar su resultado: ‘¿Qué bien produce?’. De ese modo, la cuestión se torna clara y útil. ¿Por qué nació ciego ese hombre? Para que las obras de Dios se manifestaran y Cristo pudiera curarle. ¿Por qué cayó el hombre? Para que Dios pudiera salvarle. ¿Por qué se permite el mal en el mundo? Para que Dios sea glorificado al eliminarlo. ¿Por qué muere el cuerpo del hombre? Para que Dios pueda resucitarlo. Cuando pensamos de esa forma, hallamos luz, seguridad y consuelo. Ante nosotros tenemos un ejemplo memorable de ello”.
¿Para que nació ciego? Dios había apartado a este hombre desde la eternidad y en su providencia permitió el sufrimiento en su vida, para convertirlo en una parábola viviente de la necesidad que el mundo tiene al estar en tinieblas y de como el proveyó a Jesucristo para traer luz.

2. Jesus hace las Obras de Dios

Para el Señor no es ajeno nuestro dolor, “El nos ve y tiene un proposito en mente, y la salvación de justa ira es el principal proposito” que gran consuelo saber que el sufrimiento en el pueblo de Dios tiene que ver con Dios y con su gloria, conque sus obras se manifiesten Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.” (, RVR60).
Si notan no es el ciego el que busca a Jesus, él ni lo puede ver, Jesus lo vio. Una de las obras de Dios es ir en busca de su su Pueblo.
En Adan, nadie puede reconocer a Dios, no puede ver el reino de Dios, esta en oscuridad, en tinieblas, son impotentes, jamás un hombre podrá tomar la iniciativa de buscar o ver. En este milagro es Jesus quien toma la iniciativa, libremente, voluntariamente, compasivamente - esta es la obra de Dios.
Para el Señor no es ajeno nuestro dolor, “El nos ve y tiene un proposito en mente, y la salvación de justa ira es el principal proposito” que gran consuelo saber que el sufrimiento en el pueblo de Dios tiene que ver con Dios y con su gloria, conque sus obras se manifiesten Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.” (, RVR60).
Este pasaje también nos enseña que.....

2. Jesus nos salva

Me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar.” (, RVR60)
Noten que Jesus tiene una visión de la vida muy distinta a la nuestra. Cuando vemos la aflicción, siempre miramos hacia dentro de nosotros. Jesus ve la aflicción mira hacia Dios, se pregunta ¿Para que? ¿Que tengo que hacer en esta situación? Jesus no se preocupa, el se ocupa de cumplir con su llamado.
Jesus sabía que le quedaba poco tiempo en este mundo, la noche para él era el día de su muerte. Sabemos que el resucito, pero su cuerpo incorruptible no estaba echo para heredar este mundo corruptible, así que después de su muerte el no permanecería fisicamente en este mundo, el día que regrese será para juicio. El tenía poco tiempo para hacer lo que el Padre le llamó hacer.
Lo increíble del texto original griego, es que dice:Nosotros debemos hacer las obras del que me envió mientras es de día; la noche viene cuando nadie puede trabajar.” ()
El nos esta invitando a participar de su obra, a no desperdiciar la vida que tenemos mientras estamos de paso por este mundo caído. Nos esta enseñando a no preguntarnos porque? si no mas bien ¿Parque que? Que es lo que el Señor me esta llamado a hacer, cuales son esas obras de Dios que se podrán manifestar en medio de tal o cual situación. “Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.” (, RVR60)
Quizás estas siendo afligido por alguna enfermedad, la pregunta no es ¿porque a mi? - mas bien mira a Dios y sus propósitos, mira a Cristo y encontraras consuelo y tal vez te des cuenta que Dios te este llamando en medio de tu aflicción a consolar a otros.
Este mundo esta en gran aflicción, la nuestra terminara un día si hemos creído, pero la de los demás será peor y terna. Hay una urgencia de aprovechar nuestra vida para ser colaboradores de Dios en la salvación de otros.
Tal vez estes sufriendo a causa de otras personas, no te preguntes ¿Porque a mi? sino, para que? es muy probable que el Señor quiere manifestar por medio de ti sus obra de gracia, al perdonar, servir a tu enemigo, procurar su salvación.
Como creyentes fuimos llamados a hacer con Cristo las obras del Padre. No perdamos el tiempo mientras aun tenemos vida, un día será de noche, nuestros ojos se apagarán y ya no podremos trabajar para la gloria de Dios, ya no podremos hacer nada aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.” (, LBLA). Así que hermano, deja de perder tu tiempo en tonterías, deja de hacer cosas que no tienen valor eterno, el Señor nos esta llamado en unión con el a trabajar con él.
Tu única oportunidad es ahora, de compartir con el Señor la tarea de alumbrar el mundo:
Mientras estoy en el mundo, yo soy la luz del mundo.” (, LBLA)
Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder.Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa.Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.” (, RVR60)
El Señor vino para hacer la obras del Padre y nos invita a trabajar con él mientars es de día.

3. Jesus es la luz del Mundo

El Señor nos muestra que él es la luz del mundo en un sentido muy superior, nosotros fuimos iluminados para iluminar, pero él es la luz en el sentido que es el la fuente de toda luz, no hay luz sin su obra. Y para mostrarnos en que sentido él es luz, entonces obra este glorioso milagro.
Dicho esto, escupió en tierra, e hizo lodo con la saliva, y untó con el lodo los ojos del ciego, y le dijo: Ve a lavarte en el estanque de Siloé (que traducido es, Enviado). Fue entonces, y se lavó, y regresó viendo.” (, RVR60)
Juan 9.6–7 RVR60
Dicho esto, escupió en tierra, e hizo lodo con la saliva, y untó con el lodo los ojos del ciego,y le dijo: Ve a lavarte en el estanque de Siloé (que traducido es, Enviado). Fue entonces, y se lavó, y regresó viendo.
Notemos que este milagro no solo es físico, el Señor también tuvo que cambiar la disposición del corazón de este hombre para obedecer a su voz y no renegar como hizo Naaman el sirio cuando se le ordeno lavarse en el Jordan para curar su lepra. Aqui vemos también una analogía de como obra el Señor salvación en en un hombre.
Dice Macarthur: “Así es como funciona la salvación en esta analogía.  La gracia soberana confronta a un pecador invidente, impotente y desesperado. Él no puede ver, no puede ver a Dios, no puede ver a Cristo.  Pero la gracia soberana viene a él, coloca su mano gloriosa y misericordiosa en su alma ciega, solo pide una respuesta de fe simple, impulsa esa respuesta.  Él encuentra su camino hacia las aguas purificadoras, que es un emblema de la salvación mesiánica en Isaías, y regresa, y él puede ver, espiritualmente. Es realmente una hermosa imagen.”
De esta manera el Señor manifiesta que es la frente de toda luz, él es el Dios que actúa libremente y elige los medios que desea para hacer sus obras de creación.
Wordsworth dice: “Dios gusta de hacer sus mayores obras a través de medios que, en circunstancias normales, ocasionarían exactamente el efecto contrario. Dios aplaca el mar con arena. Dios limpia el aire por medio de tormentas. Dios calienta la tierra con nieve. Igualmente sucede en el mundo de la gracia. En el desierto no extrae agua de la tierra, sino de una peña. Cura la mordedura de las serpientes ardientes por medio de una serpiente de bronce. Echa abajo la muralla de Jericó por medio del sonido de cuernos. Mata a 1000 hombres con una quijada de asno. Hace potable el agua salada por medio de sal. Vence a un gigante con una honda y una piedra. Y así obra el Hijo de Dios en el Evangelio. Cura al ciego por medio de algo que en apariencia solo parecía apropiado para acrecentar su ceguera: untando sus ojos con lodo. Nos exalta hasta el Cielo por medio de la piedra de tropiezo de la Cruz”.
No se nos dice porque el Señor uso saliva, barro y el agua de Síloé para sanar al hombre. Lo que si sabemos es que aunque ninguna de estas cosas fue lo que lo sanó, sin estas cosas él no hubiera sanado. Jesus pudo hacerlo con el poder de su palabra como con Lazaro, pero aquí él uso medios para traer sanidad.
Wordsworth dice: “Dios gusta de hacer sus mayores obras a través de medios que, en circunstancias normales, ocasionarían exactamente el efecto contrario. Dios aplaca el mar con arena. Dios limpia el aire por medio de tormentas. Dios calienta la tierra con nieve. Igualmente sucede en el mundo de la gracia. En el desierto no extrae agua de la tierra, sino de una peña. Cura la mordedura de las serpientes ardientes por medio de una serpiente de bronce. Echa abajo la muralla de Jericó por medio del sonido de cuernos. Mata a 1000 hombres con una quijada de asno. Hace potable el agua salada por medio de sal. Vence a un gigante con una honda y una piedra. Y así obra el Hijo de Dios en el Evangelio. Cura al ciego por medio de algo que en apariencia solo parecía apropiado para acrecentar su ceguera: untando sus ojos con lodo. Nos exalta hasta el Cielo por medio de la piedra de tropiezo de la Cruz”.
Estos medios no obran sin su palabra y aun los medio que ha elegido para nuestra salvación le asigna un simbolismo, aquí Juan nos dice, que el poso Siloé donde el ciego se lavo para tener sanidad, significa enviado. Jesus es el enviado y al ordenar a este ciego ir al poso, esta ilustrando para nosotros cual es camino para la cura de la ceguera espiritual del mundo “Es él”
Antes nos dijo que el Señor al final de la fiesta de los tabernaculos, cuando tenía lugar una seremonia en el que el sacerdote derramaba agua de esta fuete de Siloé sobre el altar, Jesu dijo que todos podrían venir a él para saciar su sed.
Es obedeciendo a su voz, es sometiendo en humildad a sus medios de gracia, cosas tan comunes como el barro (La iglesia, la predicación, el bautismo, la santa cena) Medios por los cuales a el le ha placido usar para traer luz a las naciones. Medios ordinarios, que manifiestan la grandeza de su poder.
Así es como funciona la salvación en esta analogía.  La gracia soberana confronta a un pecador invidente, impotente y desesperado. Él no puede ver, no puede ver a Dios, no puede ver a Cristo.  Pero la gracia soberana viene a él, coloca su mano gloriosa y misericordiosa en su alma ciega, solo pide una respuesta de fe simple, impulsa esa respuesta.  Él encuentra su camino hacia las aguas purificadoras, que es un emblema de la salvación mesiánica en Isaías, y regresa, y él puede ver, espiritualmente. Es realmente una hermosa imagen.
Hoy Diego va a ser bautizado y otros en obediencia al Señor confesaran a Cristo públicamente y se harán miembros de esta iglesia Dirán algunos ¿Y si no hago esto que? igual ya creo y es la fe la que salva.
Piensen si este ciego le hubiera dicho al Señor, para que el barro, para que ir a Siloé, mejor me quedo aquí esperando que hagas algo. Pero el Sor ya había decidido hacer algo y era solo por estos medios. Me temo que el que no obedece al Señor en lo poco, el que no lo confiesa delante de los hombres, el tampoco lo confesara delante de su Padre.
Aunque el puede salvar sin medios, ha decidido obrar también a travez de ellos. No estamos llamados a juzgar los métodos, ni los medios del Señor, sino someternos a él en fe. Este hombre se movió por la fe, su corazón dio muestras de que el Señor no solo le sanaría de su enfermedad, pero también estaba iluminando su alma.
Es el gran principio que vemos por toda la Escritura: “Cree y obedece, y serás salvo”.

Conclusión:

Esta historia nos muestra como Jesus ve nuestra miseria, se compadece de nosotros haciendo la obra del Padre trayendo luz a nuestros corazones entenebrecidos por el pecado.
Aquí hay una parábola viviente de como obra en un hombre la salvación. Al igual que este ciego todo hombre es impotente para ver el reino de Dios, todo hombre esta en tinieblas, es un mendigo, no tiene la capacidad de reconocer a Cristo como su salvador, no tiene forma de salvarse a si mismo. Aquí vemos como es que es el Señor que en su misericordia toma la iniciativa y viéndonos en nuestra miseria, hace la obra del Padre trayendo luz a nuestros corazones enternecidos por el pecado, de manera que terminemos a sus pies adorando.
Juan dijo en su prólogo: "y vimos su gloria" (1:14). Todos aquellos cuyos ojos espirituales han sido abiertos pueden decir lo mismo. ¿Estás entre ellos?
A veces los cristianos se ven como personas que suguen una religion y se apegan a cirtas reglas que restringen su libertad. Y la verdad es que es lo contrario, este milagro ilustra que ha sido obrado un milagro en nuestra vida, el que tiene a Cristo puede ver el reino de lso cielos, puede entender para que esta en esta tioerra, puede ver el porque del sufrimiento y el unico que vino a traer esperanza en medio de él.
Y luego, Dios, en Su misericordia; Cristo, en Su gracia, nos encuentra. Esa es la salvación.  Y se extiende hacia nosotros en nuestra ceguera, y nos da vista.  Y todo lo que Él pide es un simple acto de fe, que Él empodera.  Y Él nos lava.  Y nosotros siempre vemos.  Y eso es lo que le sucederá a este hombre.  Primero, llegó la sanación física, y luego se eliminó la ceguera del alma.
Este hombre se movió por la fe, su corazón dio muestras de que el Señor no solo le sanaría de su enfermedad, pero también estaba iluminando su alma.
Related Media
Related Sermons