Faithlife Sermons

Carácter cristiano: Gratitud

Carácter cristiano  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 5 views

Una exposición bíblica de la virtud cristiana de la gratitud con miras a ser forjada en el carácter de los creyentes

Notes & Transcripts
Propósito del sermón. Guiar a la iglesia a la gratitud a Dios como una virtud a forjar en el carácter y llevar a los impíos a una conciencia mayor de su pecado a causa de su ingratitud e insolencia ante Dios.
Objetivos
Exposición bíblica de la gratitud
Señalamiento de los errores comunes y pensamientos de nuestra época
Corrección e instrucción en justicia para la gloria de Dios a través de Jesucristo
INTRODUCCIÓN
Continuando con nuestra serie de predicaciones acerca del carácter cristiano abordaremos en esta ocasión el tema de la gratitud. Ya hemos pasado por la humildad, la obediencia, el dominio propio y ahora estamos con la gratitud, sin duda una virtud tan importante como las ya mencionadas anteriormente.
Hay tanta instrucción bíblica en relación a la gratitud que no me cabe duda que es algo que Dios desea en cada uno de sus hijos y en todos los hombres. Este es uno de esos temas que están de tapa a tapa en las Escrituras. Desde la ofrenda de Abel hasta la visión que el apóstol Juan tuvo de la adoración a Cristo en el Apocalipsis, vemos que aparece la gratitud.
La gratitud no es un asunto de poca importancia. La ira de Dios está sobre la humanidad pecadora porque no le dieron gracias ni le da aun cuando Dios se ha revelado y los colma de favores.
Romanos 1.18–21 NBLH
18 Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres, que con injusticia restringen la verdad. 19 Pero lo que se conoce acerca de Dios es evidente dentro de ellos, pues Dios se lo hizo evidente. 20 Porque desde la creación del mundo, Sus atributos invisibles, Su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que ellos no tienen excusa. 21 Pues aunque conocían a Dios, no Lo honraron (no Lo glorificaron) como a Dios ni Le dieron gracias, sino que se hicieron vanos en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido.
De hecho, si continuáramos con la lectura podríamos notar que la ingratitud a Dios es uno de los peldaños por los cuales las personas descienden hasta cometer toda clase de actos vergonzosos.
LA GRATITUD ES UN PASO FUNDAMENTAL EN EL CAMINO DE LA SANTIDAD. LA FALTA DE GRATITUD ES EL PRIMER ESCALÓN QUE NOS HACE DESCENDER A LA PECAMINOSIDAD
Dios no solo desea que exista en nosotros una gratitud de corazón, Él incluso manda que seamos agradecidos.
1 Tesalonicenses 5.18 NBLH
18 Den gracias en todo, porque ésta es la voluntad de Dios para ustedes en Cristo Jesús.
Detengamonos un momento a pensar que está implicado dentro del mandato de Dios a ser agradecidos con Él. Es decir, ¿puede un padre abusivo exigir gratitud de sus hijos? ¿puede una madre que abandona a sus hijos exigir gratitud? De poder, sabemos que puede, pero ¿es apropiado que lo haga?
¿Puede exigir Dios gratitud? ¿es apropiado que el lo demande de nosotros? Permitame ser un poco mas incisivo con esta pregunta ¿puede exigir Dios gratitud de una madre que ha perdido a su hijo? ¿puede Dios exigir gratitud de un hombre que ha perdido a su esposa?
Verá usted, la mayoría de las personas estarían de acuerdo en que Dios puede exigir gratitud de nuestra parte por todas sus bendiciones, pero ¿qué hay de las calamidades?
Incluso la gente no cristiana reconoce que Dios está presente de alguna manera en las tragedias. Cuando alguien muere, no es poca la gente que dice “Dios se lo llevó” o frases como “fue el tiempo de Dios” o “hasta ahí le dio vida”. Reconocemos que Dios está implicado en las tragedias, pero ¿hasta que punto? Las personas en el mundo no encuentran ningún consuelo en saber que Dios se haya llevado a su familiar, incluso no vemos que exista gratitud a Dios cuando acontece la tragedia.
Distinto a la gente del mundo, el cristiano puede experimentar dolor y perdida, y a pesar de ello tener un corazón agradecido y encontrar consuelo. ¿Le gustaría a usted ser esa clase de persona que está agradecido con Dios a pesar de la tragedia? Entonces permitame hablarle primeramente...

LA CLAVE PARA LA GRATITUD

Existen algunas verdades esenciales que deben ser abrazadas antes que podamos exhibir la clase de gratitud que sobrevive a las peores tragedias.
Mi intención no es enseñarles a llevarsela bien en un mundo mas o menos dificil, mi intención es darle lo mejor para las situaciones mas dificiles, incomprensibles y dolorosas de la vida.
Lo primero que usted debe saber es que Dios es absolutamente confiable.
¿Que pensamientos de Dios vendrían a su mente después de que Él le quitara la vida a todos sus hijos, le robaran todas sus posesiones en el mismo día, lo pusiera en la situación humillante en que fuese el objeto de burla hasta de los maleantes de la calle y hasta le fuese dada una enfermedad terrible en la piel que no pudiera dejar de rascarse?
Algunos piensan que eso jamás podría venir de Dios, quizá es porque nunca leyeron la historia de Job.
Job 2.3–7 NBLH
3 Y el Señor dijo a Satanás: “¿Te has fijado en Mi siervo Job? Porque no hay otro como él sobre la tierra; es un hombre intachable (íntegro), recto, temeroso de Dios y apartado del mal. El todavía conserva su integridad a pesar de que tú me incitaste contra él para que lo arruinara sin causa.” 4 Satanás respondió al Señor: “¡Piel por piel! Sí, todo lo que el hombre tiene dará por su vida. 5 “Sin embargo, extiende ahora Tu mano y toca su hueso y su carne, verás si no Te maldice en Tu misma cara.” 6 Y el Señor dijo a Satanás: “El está en tu mano; pero respeta su vida.” 7 Entonces Satanás salió de la presencia del Señor, e hirió a Job con llagas malignas desde la planta del pie hasta la coronilla.
Job 2.3-
De ahí hasta el capitulo 37 se nos muestran las respuestas que el hombre le da al sufrimiento. Los amigos de Job le dicen tu sufres porque has pecado, arrepientete y vendrá la bendición de Dios. Job dice yo soy inocente y Dios me ha enviado todo esto sin ningún propósito mas que destruirme.
¿Qué le responde Dios? Le diré que no le responde. Él no le dice por qué lo permitió, tampoco le dice con qué propósito. ¿Sabe que es lo único que Dios hace? mostrarle que Él controla con perfecta sabiduría toda la creación; cada minúscula criatura y cada estrella del universo.
Job 38.1–6 NBLH
1 El Señor respondió a Job desde el torbellino y dijo: 2 “¿Quién es éste que oscurece el consejo Con palabras sin conocimiento? 3 Ciñe ahora tus lomos como un hombre, Y Yo te preguntaré, y tú Me instruirás. 4 ¿Dónde estabas tú cuando Yo echaba los cimientos de la tierra? Dímelo, si tienes inteligencia. 5 ¿Quién puso sus medidas? Ya que sabes. ¿O quién extendió sobre ella cordel? 6 ¿Sobre qué se asientan sus basas, O quién puso su piedra angular
Job 38.1-
En palabras simples Dios le estaba enseñando a Job que Él era sabio, absolutamente confiable en todas sus obras.
Cuando logremos abrazar fuertemente esa verdad estaremos en condiciones para la gratitud hasta en el peor de los casos.
Dios siempre ejerce su poder y soberanía en perfecta armonía con el resto de sus atributos, como lo es el amor, la rectitud, la bondad, su conocimiento perfecto de todas las cosas (omnisciencia), etc.
Ahora bien, nosotros tenemos un poco mas de luz que la que Job tuvo en sus días, digo esto porque Dios ahora nos ha querido revelar uno de sus propósitos en aquello que tiene decretado que suceda.
Romanos 8.28–29 NBLH
28 Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a Su propósito. 29 Porque a los que de antemano conoció, también los predestinó a ser hechos conforme a la imagen de Su Hijo, para que El sea el primogénito entre muchos hermanos.
Ser hechos conforme a la imagen de Cristo es uno de los propósitos principales con todas las circunstancias. Nosotros ahora sabemos que si ocurre una tragedia en nuestra vida, Dios es confiable y Él está haciéndonos conforme a la imagen de Su Hijo.
Para quien poco aprecio tiene por Cristo, poco le impresiona ser como Él, pero para aquellos que le aman, entienden que la mayor dicha en esta vida es asemejarse a Él. Los grandes hombres de Dios en la historia cristiana han entendido que su búsqueda primaria es tener un carácter como el de Cristo, y aquellos que han llegado muy lejos en esto nos dejan ver cuan desabrido saben los placeres del mundo en comparación con el deleite de la comunión y semejanza con Cristo.
El último ingrediente de esta receta que es la clave de la gratitud es que la peor de las tragedias en este mundo es mejor que la mas grande de las bondades en el infierno.
El infierno es un lugar de tormento eterno donde las personas estarán llorando incansablemente o estarán crujiendo los dientes llenos de odio por los siglos de los siglos. Las llamas que no se consumen quemando a las personas son una metáfora apenas apropiada para describir el sufrimiento al que las personas sin Cristo serán expuestas. Es un lugar sin salida, el lugar preparado por Dios para el diablo y sus ángeles.
Nada aquí en la tierra es comparado con ello y los cristianos podemos dar gracias a Dios porque Él ha provisto salvación por medio de su Hijo, Jesucristo, quien sufrió los dolores del infierno por nosotros, para que nosotros por medio de la fe en Él tengamos la promesa de la vida eterna.
Cada vez que pase algo terrible con usted, se puede predicar a sí mismo: “yo merezco algo muchísimo peor debido a todos mis pecados. Dios gracias por no darme lo que merezco.
Resumiendo hasta aquí diríamos que la clave para la gratitud es reconocer que Dios es absolutamente confiable, aceptar que Dios hace todas las cosas para nuestro bien a fin de hacernos semejantes a su Hijo, y finalmente entender que Dios no nos da lo que merecemos. Estas tres verdades deben ser los pilares que sostengan nuestra gratitud a Dios en todo momento.
Visto eso, quisiera que también consideremos

LOS IMPEDIMENTOS DE LA GRATITUD

Porque también existen algunas actitudes en nosotros que nos impiden ser agradecidos. Admito que gran parte de las cosas que voy a decir en este punto provienen del libro que se llama pilares del carácter cristiano escrito por el pastor John MacArthur.
1. El egoismo y la mundanalidad
El egoismo y la mundanalidad
Si frecuentemente nos la pasamos pensando en tener tal casa, tal carro, tal negocio, tal ropa, tal accesorio, viajar como tal persona, ser reconocido como esta otra, es obvio que no habrá mucho espacio para la gratitud, INCLUSO SI DIOS NOS LO DIERA, porque una persona ególatra y mundana cree que se lo ha ganado.
Usted puede incluso fantasear con la idea de que si usted ganara como tal persona usted sería muy generoso y viviría humildemente. En mi poca vida he visto a personas crecer mas allá de lo que desearon y ninguno es mas generoso (proporcionalmente) de lo que era cuando tenía menos.
Seamos honestos con nosotros mismos, mientras haya egoismo y mundanalidad en nosotros dificilmente seremos agradecidos con lo que Dios nos da.
2. Una obsesión con el control
Si somos de esas personas a las que les gusta tener todo bajo control, y con esto me refiero todas las cosas cooperando para nuestra agenda, entonces dificilmente tendremos un corazón agradecido ¿por qué? porque nosotros no podemos controlar todas las cosas y mucho menos a las personas.
Es bueno planificar, es bueno seguir una agenda, pero entendamos que tenemos límites y nuestras vidas están en las manos de Dios.
Santiago 4.13–16 NBLH
13 Oigan ahora, ustedes que dicen: “Hoy o mañana iremos a tal o cual ciudad y pasaremos allá un año, haremos negocio y tendremos ganancia.” 14 Sin embargo, ustedes no saben cómo será su vida mañana. Sólo son un vapor que aparece por un poco de tiempo y luego se desvanece. 15 Más bien, debieran decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello. 16 Pero ahora se jactan en su arrogancia. Toda jactancia semejante es mala.
Santiago 4:
3. La impaciencia, especialmente con los tiempos de Dios.
La gratitud nunca debe menguar por el largo tiempo de la prueba. Debemos mantener gratitud en todo tiempo y bajo cualquier circunstancia. Debemos dejar que Dios lleve a culminación su plan y no desesperar. Él a veces tardará en respondernos o hacernos justicia en algo que hemos sido difamados, pero no por ello debemos dejar de ser agradecidos. Tengamos cuidado con la impaciencia, muchas veces podemos empezar agradecidos para terminar con amargura en el corazón, debemos esperar en el Señor.
Salmo 37.7 NBLH
7 Confía callado en el Señor y espera en El con paciencia; No te irrites a causa del que prospera en su camino, Por el hombre que lleva a cabo sus intrigas.
Salmo 40.1 NBLH
1 Esperé pacientemente al Señor, Y El se inclinó a mí y oyó mi clamor.
4. Tibieza espiritual
Si usted es alguien descuidado en la oración, la meditación de las Escrituras, el congregarse, entonces no se extrañe de porque hay tanta ausencia de gratitud. Las disciplinas espirituales o también llamados medios de gracia nos permiten tener una comunión fresca con Dios y un servicio con poder para Él. No vamos a ver grandes cosas en nuestra vida y a través de nosotros si no nos dedicamos a estas cosas, por ende, no tendremos motivos de gratitud.
Noten ustedes que en los motivos de agradecimiento decimos cosas muy superficiales cuando hemos decaído en nuestras disciplinas espirituales, damos gracias por las mismas cosas que el mundo da gracias y parece que no hay nada de especial entonces en nosotros. La persona que se mantiene sirviendo al Señor, compartiendo de su palabra, obedeciéndole constantemente tiene motivos frescos de agradecimiento y no solo por la salud y la vida.
Usted puede incluso fantasear con la idea de que si usted ganara como tal persona usted sería muy generoso y viviría humildemente. En mi poca vida he visto a personas crecer mas allá de lo que desearon y ninguno es mas generoso (proporcionalmente) de lo que era cuando tenía menos.
Seamos honestos con nosotros mismos, mientras haya egoismo y mundanalidad en nosotros dificilmente seremos agradecidos con lo que Dios nos da.

LA GRATITUD: EL SECRETO DEL CONTENTAMIENTO

Filipenses 4.12 NBLH
12 Sé vivir en pobreza (vivir humildemente), y sé vivir en prosperidad. En todo y por todo he aprendido el secreto tanto de estar saciado como de tener hambre, de tener abundancia como de sufrir necesidad.
Filipenses 4.11–12 NBLH
11 No que hable porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación. 12 Sé vivir en pobreza (vivir humildemente), y sé vivir en prosperidad. En todo y por todo he aprendido el secreto tanto de estar saciado como de tener hambre, de tener abundancia como de sufrir necesidad.
Vivimos en una sociedad en que cada vez es mas dificil tener o conservar el contentamiento, aunque esta época es la que mas recursos ha tenido en toda la historia y aún así seguimos creyendo que el contentamiento proviene de la abundancia de cosas que poseemos.
Pablo, debido a los cambios drásticos que podía haber en su ministerio había tenido que aprender a ser lo suficiente versátil como para adaptarse a un día estar en holgura y de un momento a otro estar en prisión severamente lastimado. ¿Cual era el secreto para tener contentamiento en ambas condiciones?
La gratitud con todo lo que conlleva y que ya expliqué en el primer punto. Miren ustedes a una persona con un carácter de gratitud y verán ustedes a una persona contenta.
La primera vez que tuve la oportunidad de conocer a una persona así simplemente me dejó impactado, no podía entender cómo podía estar tan contento aun cuando las cosas estaban saliendo muy mal. Era un hombre que rondaba los 55 años, él nos llevó a un pueblo que se llama San Andrés Mixtepec. No se cómo sea el camino ahora, pero aquella ocasión estaba terrible y aún mas por causa de las lluvias. Durante todo el camino él iba tan entusiasmado. Cuando llegó la hora de descansar ¿sabe usted dónde durmió? en las bancas de la iglesia. Se despidió de nosotros con una gran sonrisa, eso no tenía sentido para mi pero después entendí que las palabras que él mas repetía era gracias a Dios.
CONCLUSIÓN
El ejemplo de ese hermano me impactó, pero en la Biblia tenemos un ejemplo incomparable de gratitud. Es de tal impacto su ejemplo que el día de hoy nos reunimos en esta celebración de agradecimiento.
Lectura de
Quiero llamar su atención al hecho que se señala, que la noche que fue entregado, tomó pan ¿y qué mas hizo cuando tomó el pan? dio gracias.
Jesús dio gracias, de ahí proviene la palabra εὐχαριστέω, o que recordamos también como eucaristía. Jesús dio gracias, y debemos entender que esto no fue solo por el pan, dio gracias por la provisión de Dios, y por los elementos representativos entendemos que Jesús dio gracias por la provisión de la salvación para los pecadores. El pan representaba el cuerpo de Cristo que sería partido, molido, por nosotros. La copa representaba el nuevo pacto hecho con la sangre, la muerte de Jesucristo.
De modo que, mis queridos hermanos, cada vez que tomamos de los elementos de la cena del Señor nosotros estamos elevando un agradecimiento a Dios por la provisión de salvación para nosotros por medio de Jesucristo quien tuvo que poner su vida por nosotros.
Eramos nosotros los que merecíamos recibir el castigo de Dios, sin embargo, Él proveyó a su Hijo por nosotros, y Cristo en su gran amor se dio para el perdón de nuestros pecados. Todo esto es algo tan especial, de ahí que también se nos de la advertencia...
Lectura de
Nosotros queremos invitar a participar de estos elementos a aquellos de entre nosotros que sean cristianos y hayan sido bautizados en esta iglesia o una de similar doctrina después de que usted mismo se haya examinado y esté seguro, que aunque no es perfecto, reconoce que tiene una vida nueva en Cristo.
Dar un tiempo
1 Corintios 10.16 NTV
16 Cuando bendecimos la copa en la Mesa del Señor, ¿no participamos en la sangre de Cristo? Y, cuando partimos el pan, ¿no participamos en el cuerpo de Cristo?
Invitar a la oración, repartir, tomar los elementos.
Related Media
Related Sermons