Faithlife Sermons

Cuidado con el rencor

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 1 view
Notes & Transcripts
Mateo 5
Mateo 5.21–24 RVR60
Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego. Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.
Uno de las peores problemas y desequilibrios que puede sufrir el alma humana, y que es tambien, una de las principales causas de dolor en la humanidad, es el rencor nos dice que la cabeza de todos los hombres esta enferma, y no solo la cabeza sino que tambien los corazones humanos estan dolientes. Y en nuestros dias los psicologos nos hablan de depresion, de ansiedad, de desorden bipolar, de deficit de atencion, de schizofrenia, de demencia, de alzeimer y de numerosas enfermedades con diferentes nombres, que ninguno de nosotros quisieramos tener. Sin embargo creo que en la historia de la humanidad el rencor ha matado mas gentes que cualquier enfermedad, ya sea mental o ficsica. Esta comprobado por la ciencia que el rencor pone en peligro la salud del que le da cabida en su corazon. Se dice que tenerle rencor a alguien, es como tomar un vaso de veneno esperando que otro se muera. Son millones los que han muerto por causa de este grave desorden mental.
. Desde Cain y Abel , yPedro odiaba a Jose
La familia humana, se ha visto siempre sometida a toda clase de conflictos violentos y muchas veces sangrientos conflictos. Y todos estos conflictos, son causados tienen un argumento comun el rencor. Aun desde muy temprano en la historia de la familia humana, encontramos que Cain mato a su propio hermano Abel, y ese dia Abel se convirtio en la primera victima del odio o del rencor. Desde alli en adelante, tanto la Biblia como la historia de la humanidad nos cuenta de innumerables peleas y guerras entre pueblos que se declaran enemigos. Y estas guerras han derramado rios sangre, en forma despiadada, y esto ha pasado en los cinco continentes, y en casi todos los rincones del planeta. Incluso la iglesia misma se ha enfrentado a terribles guerras. Como en el tiempo de las cruzadas en que la Iglesia se enfrento a la invasión musulmana de la edad media. Son rios torrentosos de sangre los que se han derramado en la tierra por causa del rencor. Y el Senor Jesús no fue indiferente a esta grave amenaza, que ha destruido la vida de millones
Mateo 5.21–26 RVR60
Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego. Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda. Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel. De cierto te digo que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante.
Se ha dicho y con mucha razon que la cura para todos los conflictos humanos es el amor, y creo que esto es una gran verdad, y por lo mismo diriamos que la causa de todos los conflictos entre seres humanos es la falta de amor. Y si la escritura me dice que Dios es amor, entonces podemos tambien asegurar, que donde falta el amor, falta tambien la presencia de Dios. Y donde falta la presencia de Dios, la mente y el corazon del hombre se enferman. El hombre fue creado para la gloria de Dios, fuimos creados para adorar, y glorificar a Dios. Y cuando Dios no esta en nuestras vidas, quedamos fuera de lugar. Vivir sin Dios, es para nuestro espiritu, como lo que le pasa a un pez cuando lo saca del agua. De la misma forma el hombre sin Dios le falta lo mas esncial. Y sin Dios el espiritu del hombe se muere y si no esta Dios no hay amor, y donde no hay amor, el vacio se llena con rencor. Podriamos decir que en mayor o en menor grado la falta de amor y el rencor, estan inevitablemente unidos. Jesus nos enseno a amarnos los unos a los otros, y durante todo su ministerio vivio enfrentandose a los fariseos, que desde el mismo comienzo de su obra quisieron matarlo. Los fariseos eran Judios religiosos. Fuertemente religiosos, Hipocritamente religiosos. De ellos aprendemos que la religion no salva, ni transforma. Los fariseos del tiempo de Jesus, eran gentes que hablaban de buena moral, y de la necesidad de obedecer al Senor. Eran gentes orgullosas de su religiosidad, pero tenian el corazon podrido, eran verdaderos asesinos en potencia, querian matar al Hijo de Dios. Tal vez todavia no habian matado a nadie, pero la razon de porque no habian matado a nadie, era solo por que no habian tenido la oportunidad de hacerlo. Ellos no habian matado a Jesus, solo porque Dios no se los habia permitido, pero sus rencorosos corazones, se desesperaban por hacerlo.
En los versos 17-20 de Jesus deja claro que el no enseno a desobedecer las escrituras, de la ley ni de los profetas, osea de las ensenanzas biblicas, y que el habia venido a cumplir las escrituras, y que el cumplio las escrituras, y los evangelios nos dicen que el las cumplio de diferentes maneras. De hecho Ttodas las profecias del antiguo testamento se cumplian en el. En las escrituras, Dios exigia obediencia y justicia perfecta, y el hombre nunca habia podido cumplir con esto, y no podia cumplir con la perfeccion que Dios exigia, Pero la justicia Divina se cumplio en el Senor Jesus. El si obedecio toda la ley de Dios en forma perfecta, El Servicio del santuario hebreo estaba lleno de ritos y de ceremonias, y todos esos ritos eran solo simbolos de la gran realidad que era Cristo , y todos los ritos y sacrificios encontraron la realidad en Jesus. El porque El obedecio toda la escritura en perfeccion, el pudo darnos su justicia, y por su justicia perfecta EL nos salva. Solo porque Jesus cumplio toda la escritura es que nosotros tenemos salvacion. Pero en los versos 17-20 de las palabras del Senor Jesus, no tratan solo de decirnos, que el cumplio toda la ley y los profetas. Estos textos nos ensenan que el Senor Jesus nos libro de la maldicion, o de la condenacion a la ley, pero no de obedecer los requerimientos morales de la ley. En los versos 17-20 de el nos dice que nosotros tenemos que obedecer, y que debemos ensenar a otros a a obedecer los mandatos de la escritura, y que incluso debemos ser mas justos que los fariseos, y no se trata de que debemos ser mas estrictos que ellos en la obediencia al Senor . Pero debemos ser mas justos, primero porque los fariseos no eran justos, porque sin Cristo nadie es justo, y si nosotros tenemos a Cristo, tenemos tambien su justicia, y su justicia nos hace justos. No por nuestras obras, pero porque somos cubiertos por la justicia de Cristo, nosotros somos justos ante la vista de Dios. El nos mira santos porque estamos cubiertos por la justicia de Cristo. La justicia de Cristo es un velo que no permite que nuestros pecados sean vistos por Dios. El Senor nos cubre con su justicia y nuestros pecados se hacen invisibles.
Pero debemos ser mas justos que los fariseos, ademas,porque nosotros tenemos el Espirtu Santo morando en nosotros, Seremos mas justos porque el Espiritu de Dios vive en nosotros, y su poder esta en nosotros, y el Espiritu de Dios engendra en nosotros una nueva vida, eramos pecadores que viviamos condenados y esclavizados por el pecado y al venir a Cristo hemos recibido un nuevo corazon. Y los que han sido regenerados, ya no tienen un corazon de piedra, hemos recibido un corazon receptivo a los mandatos del Senor, Y como dice la escritura, en el nuevo pacto, los mandatos del Senor son escritos en nuestro corazon, y esto se refiere a que ahora nuestra mente ya no trabaja como antes. El que ha recibido al Senor en su vida, ya no se siente comodo con desobedecer a Dios. La obediencia del cristiano no es solo algo que pasa en lo externo pero es algo que ocurre en el corazon de la nueva criatura La verdadera obediencia, es la que viene desde adentro de la nueva criatura. El cristiano no es perfecto, mientras estemos en esta tierra, y mientras estamos en este cuerpo todavia tenemos guerra contra nuestra vieja naturaleza, pero ahora no somos esclavos del pecado, no nos sentimos comodos con el pecado. El pecado no nos da alegria. Hoy nos avergonzamos del pecado, y hoy vivimos arrepentidos del pecado. Estamos siendo transformados, estamos creciendo en santidad, y ahora buscamos la gloria de Dios, y es por eso que el rencor no debe tener lugar en nosotros.
El Cristiano ha recibido una nueva naturaleza, es una nueva criatura, su corazon tiene el sello de la presencia del Espiritu de Dios. La nueva vida del Cristiano huele a santidad, pero no se trata de una santidad que nace del corazon del hombre. Se trata del Dios que vive en nosotros. La santidad de Dios Espiritu esta transformando nuestras vidas, Y ahora los animales inmundos que habitaban el corazon carnal, son poco a poco reemplazados por la dulce presencia del Espiritu de Dios. Antes de venir a Cristo el corazon del hombre estaba lleno de rencor, lleno de pensamientos impuros, malos deseos, profanidades, enemistad contra Dios y contra el projimo. El corazon del hombre que no tiene al Salvador esta habitado por toda clase de pensamientos abominables, pensamientos aborrecibles y de abierta rebelion contra Dios. Pero cuando el Espiritu del Senor viene a habitar en el hombre. El hombre es transformado desde adentro, desde lo mas profundo del ser, desde el nucleo central de nuestra persona. Somos cambiados desde nuestros corazones. El cambio no es solo externo es desde dentro hacia afuera.
El Cristiano ha recibido una nueva naturaleza, su corazon tiene el sello de la presencia del Espiritu de Dios. La nueva vida del Cristiano huele a santidad, pero no se trata de una santidad que nace del corazon del hombre. Se trata de que Dios vive en nosotros. Y ahora los animales inmundos que habitaban el corazon carnal, son poco a poco reemplazados por la dulce presencia del Espiritu de Dios. Antes de venir a Cristo el corazon del hombre estaba lleno de rencor, lleno de pensamientos impuros, malos deseos, profanidades, enemistad contra Dios y el projimo. El corazon del hombre que no tiene al Salvador esta habitado por toda clase de pensamientos aborrecibles y de abierta rebelion contra Dios. Pero cuando el Espiritu del Senor viene a habitar en el hombre. El hombre es transformado desde adentro desde lo mas profundo del ser, desde el nucleo central de nuestra persona. Somos cambiados desde nuestros corazones. El cambio no es solo externo es desde dentro hacia afuera.
Por eso el Senor nos dice a nosotros, que no basta con no darle un balazo a alguien, y que no basta con no darle un cuchillazo a alguien. Mientras que a los fariseos, que lo querian matar, les estaria diciendo No Basta conque no me maten a piedrazos a con no matar a alguien injustamente, como ellos querian hacerlo con El. El problema real no es lo malo que hacemos, El problema esta en lo que somos. Por supuesto que darle un balazo a alguien, es un pecado mas grande que decirle necio a alguien, y por supuesto, que recibira mayor castigo. Pero aun asi Jesus nos dice que si nos enojamos con nuestro hermano, o si lo despreciamos y lo llamamos necio o fatuo seremos culpables del juicio del Senor. Y la verdad es que el Senor, no se referia tanto a las palabras que decimos, sino que a los sentimientos conque decimos las palabras que decimos. En estos textos el Senor nos muestra que el problema esta en nuestros corazones. Es como un Tigre que esta encerrado en una jaula. Ese tigre no mata a nadie, no porque no quiera matar. Es un tigre y por instinto quera clavar sus garras, y morder y matar a cualquier cosa que se pueda comer. El tigre no mata a nadie, pero es un asesino, que si le permiten matar mataria. Todo el que permite que el rencor habite en el, es un asesino, y aun cuando no mate a nadie, sera culpable ante el tribunal de Dios.
Sabemos que el hombre no puede cambiar su propio corazon. La escritura nos dice que las enemistades y las guerras proceden del corazon del hombre. El corazon del hombre sin Dios es un lugar habitado por toda clase de pecado. El hombre no puede cambiar su propio corazon porque por naturaleza, su corazon y su mente estan enfermas. Solamente Dios nos puede cambiar, solo El tiene el poder para hacerlo. Solo Dios nos puede transformar, solo su santidad puede hacer brotar en nosotros el amor que hecha afuera el rencor. Podemos decir entonces que si hay rencor en nosotros, es una muestra clara que necesitamos mas de la presencia de Dios. No quiere decir que estamos perdidos y que debemos desesperarnos. Solo quiere decir que necesitamos acercarnos a Dios, que necesitamos mas de su presencia. La escritura nos ensena que podemos enojarnos pero no debemos pecar. Podemos enojarnos, pero no debemos guardar rencor. El rencor es uno de esos animales inmundos y malolientes que habitaban el corazon irregenarado. El rencor es un animal que se escapo del zoologico del infierno. El rencor no puede habitar el corazon del que ha nacido de nuevo, porque no le pertenece, porque es parte del viejo hombre. Y es por eso que debemos pedirle al Senor que nos llene de su presencia, porque solo la presencia de Dios en nuestros corazones, nos puede hacer libre de toda clase de pensamientos y de sentimientos reprobables como el rencor.
En los tiempos en que Jesus hablaba, la unica forma en que un hombre pecador podia acercarse a Dios era llevando la ofrenda de un cordero o de una paloma. El cordero o la paloma que llevaban, serian sacrificadas, simbolizando el sacrificio de Cristo. Porque Cristo es el unico camino a Dios. El pecador obedecia a Dios, pedia perdon por sus pecados, sobre el animalito, traspasando su maldad al cordero que aunque el ofrendante no sabia representaba a Cristol, y el hombre traia esta ofrenda para que el sacerdote la sacrificara en el altar, como Cristo seria sacrificado en el calvario por nosotros. Nosotros no necesitamos una ofrenda para estar bien con Dios. Jesus es nuestro cordero, y el fue presentado de una vez y para siempre. Dios mismo proveyo de la ofrenda. Jesus era el cordero que Dios mismo proveia para nuestra salvacion. El es nuestra ofrenda. Pero Jesus dice que para presentar una ofrenda, y para que esta sea aceptada, necesitamos reconciliarnos primero con nuestro projimo. Y si el judio de los tiempos de Jesus, no podia llevar el cordero ante el altar si antes no se reconciliaba con su hermano. Nosotros tampoco somos aceptados delante del Senor, si antes no nos reconciliamos con nuestros hermanos. Podemos orar y leer la biblia, podemos cumplir todo deber religioso, podemos venir a la iglesia, cada vez que tengamos reunion y podemos ser los mas activos en el servicio, pero si no nos reconciliamos con nuestros hermanos. Si estamos enojados con alguien, o si causamos que alguien este enojado con nosotros, no recibiremos toda la bendicion que el Senor quisiera derramar sobre nosotros. No podemos agradar a Dios, no glorificamos a Dios. Dios no acepta nuestra ofrenda si no nos esforzamos por reconciliarnos con los demas. Si tenemos rencor, o si tenemos malos sentimientos contra alguien, debemos esforzarnos por mejorar nuestra relacion con esa persona.
Y el texto no dice si tu tienes algo contra tu hermano. El texto dice si tu hermano tiene algo contra ti. Si tu le has dicho, o si tu has hecho algo, capaz que sin querer pero que tu hermano puede interpretar mal, entonces debes ir con tu hermano y debes buscar la reconciliacion. Quizas no sea facil, sin embargo debemos imitar a Cristo, y Cristo siendo totalmente inocente, y sabiendo que el hombre vivia en enemistad con Dios, y que Dios, no tenia culpa de eso, y que el hombre era el unico culpable, y era el hombre el que tenia enemistad contra Dios. Vino a nuestra tierra, dejo su trono, se humillo, haciendose como uno de nosotros, permitio que el hombre lo golpeara, que el hombre lo escupiera, y lo crucificara, y le dijera palabras humillantes, solo porque queria reconciliarnos con Dios. Cuanto mas nosotros debieramos buscar reconciliacion con nuestros hermanos. Nunca nos humillaremos demasiado. Jamas nos esforzaremos demasiado tampoco. Dios les bendiga hermanos.
Related Media
Related Sermons