Faithlife Sermons

Cuando el Poder y el Potencial se Encuentran

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 9 views
Notes
Transcript

Volvamos al Origen, ( Al principio)

I David Estaba en el Campo apacentando las ovejas ( Ocupación )
A- David estaba en el campo apacentando las ovejas (v. 11) y allí fue dejado, a pesar de que se estaba celebrando en casa de su padre una solemnidad con sacrificio. David fue tomado de detrás de las ovejas, para que apacentase a Jacob (), como había sido tomado Moisés de apacentar el rebaño de su suegro. Nosotros pensaríamos que la mejor preparación para el oficio de rey es una vida de soldado, pero Dios pensó que la mejor preparación era una vida de pastor (la cual ofrece mayores ventajas para la contemplación y la comunión con el Cielo), pues los reyes son, como ya advertía Homero, «pastores de pueblos» y, para ello, necesitan de los dones espirituales que capacitan para el desempeño de un oficio tan delicado y de tanta responsabilidad.
B- Una generación de buena presencia, pero sin vida con Dios
David estaba en el campo apacentando las ovejas (v. 11) y allí fue dejado, a pesar de que se estaba celebrando en casa de su padre una solemnidad con sacrificio. David fue tomado de detrás de las ovejas, para que apacentase a Jacob (), como había sido tomado Moisés de apacentar el rebaño de su suegro. Nosotros pensaríamos que la mejor preparación para el oficio de rey es una vida de soldado, pero Dios pensó que la mejor preparación era una vida de pastor (la cual ofrece mayores ventajas para la contemplación y la comunión con el Cielo), pues los reyes son, como ya advertía Homero, «pastores de pueblos» y, para ello, necesitan de los dones espirituales que capacitan para el desempeño de un oficio tan delicado y de tanta responsabilidad.
Obs- El feliz resultado de esta unión (v. 13): Y desde aquel día en adelante el Espíritu de Jehová vino sobre David. La unción de David no fue una ceremonia meramente exterior, vacía de contenido, sino que con el símbolo instituido vino sobre él el poder de Dios y se halló a sí mismo creciendo interiormente en sabiduría, bravura e interés por el pueblo, aun cuando las circunstancias exteriores le fueran por algún tiempo adversas. Hay quienes opinan que su valentía en matar al león y al oso, y su extraordinaria destreza en el arte musical, fueron efectos y evidencias de que el Espíritu había venido sobre él con poder.
C- La Unción hace toda la diferencia
II Oyendo Saúl y todo Israel estas palabras del filisteo, se turbaron y tuvieron gran miedo.

Y David era hijo de aquel hombre efrateo de Belén de Judá, cuyo nombre era Isaí, el cual tenía ocho hijos; y en el tiempo de Saúl este hombre era viejo y de gran edad entre los hombres. 13Y los tres hijos mayores de Isaí habían ido para seguir a Saúl a la guerra. Y los nombres de sus tres hijos que habían ido a la guerra eran: Eliab el primogénito, el segundo Abinadab, y el tercero Sama; 14y David era el menor. Siguieron, pues, los tres mayores a Saúl. 15Pero David había ido y vuelto, dejando a Saúl, para apacentar las ovejas de su padre en Belén.

Oyendo Saúl y todo Israel estas palabras del filisteo, se turbaron y tuvieron gran miedo.
Misión - 17Y dijo Isaí a David su hijo: Toma ahora para tus hermanos un efa de este grano tostado, y estos diez panes, y llévalo pronto al campamento a tus hermanos. 18Y estos diez quesos de leche los llevarás al jefe de los mil; y mira si tus hermanos están buenos, y toma prendas de ellos.
David fue enviado por su padre con provisiones para sus hermanos mayores en el campamento de Israel. Un efa (17), aproximadamente 37 litros. Toma prendas de ellos (18) es decir, algún recuerdo—Moffatt, “Tráeme noticias de ellos”. Al parecer durante cuarenta días (16) los israelitas habían buscado sin éxito un campeón.
Reina Valera Revisada (1960). (1998). (). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.
Importante : David fue enviado por su padre con provisiones para sus hermanos mayores en el campamento de Israel. Un efa (17), aproximadamente 37 litros. Toma prendas de ellos (18) es decir, algún recuerdo—Moffatt, “Tráeme noticias de ellos”. Al parecer durante cuarenta días (16) los israelitas habían buscado sin éxito un campeón.
Importante : David fue enviado por su padre con provisiones para sus hermanos mayores en el campamento de Israel. Un efa (17), aproximadamente 37 litros. Toma prendas de ellos (18) es decir, algún recuerdo—Moffatt, “Tráeme noticias de ellos”. Al parecer durante cuarenta días (16) los israelitas habían buscado sin éxito un campeón.

Otro asalto llevó a los filisteos al valle de Ela, a unos 25 kilómetros al sudeste de Jerusalén y tal vez unos 16 kilómetros de Belén en los límites del sur de Judá. Soco y Azeca (1 cf. Jos. 10:11; 15:35) eran localidades vecinas en la Sefela o llanura meridional de Judá, entre las cuales acamparon los filisteos en Efes-damim (1). Los israelitas, a las órdenes de Saúl estaban en la falda de una colina, al otro lado de un valle (3), hebreo, gay, una garganta o valle estrecho con laderas empinadas; en comparación con el valle de Ela (2; heb., ‘emeq, “un valle o amplia depresión”, “un valle ancho”).

III Medía unos 3 metros de altura, y vestía una armadura de unos 75 kilogramos de peso y llevaba una lanza como un rodillo de telar, con una cabeza de hierro de 10 kilogramos. El codo era la distancia entre la punta del codo y la punta del dedo mayor, aproximadamente 45 centímetros. El palmo era la distancia desde la punta del pulgar hasta la punta del meñique cuando se extendían los dedos, aproximadamente unos 22 o 23 centímetros. Grebas (6), polainas. Oyendo Saúl y todo Israel estas palabras … se turbaron (11). Saúl y todos los demás sabían que el rey, como el más alto y fuerte del ejército, debía ser el campeón de Israel.
Medía unos 3 metros de altura, y vestía una armadura de unos 75 kilogramos de peso y llevaba una lanza como un rodillo de telar, con una cabeza de hierro de 10 kilogramos. El codo era la distancia entre la punta del codo y la punta del dedo mayor, aproximadamente 45 centímetros. El palmo era la distancia desde la punta del pulgar hasta la punta del meñique cuando se extendían los dedos, aproximadamente unos 22 o 23 centímetros. Grebas (6), polainas. Oyendo Saúl y todo Israel estas palabras … se turbaron (11). Saúl y todos los demás sabían que el rey, como el más alto y fuerte del ejército, debía ser el campeón de Israel.
!V Venciendo los desafios dentro de la casa
Eliab - Y oyéndole hablar Eliab su hermano mayor con aquellos hombres, se encendió en ira contra David y dijo: ¿Para qué has descendido acá? ¿y a quién has dejado aquellas pocas ovejas en el desierto?
Y oyéndole hablar Eliab su hermano mayor con aquellos hombres, se encendió en ira contra David y dijo: ¿Para qué has descendido acá? ¿y a quién has dejado aquellas pocas ovejas en el desierto?
VI Venciendo la desconfianza del Rey

Y dijo David a Saúl: No desmaye el corazón de ninguno a causa de él; tu siervo irá y peleará contra este filisteo. 33Dijo Saúl a David: No podrás tú ir contra aquel filisteo, para pelear con él; porque tú eres muchacho, y él un hombre de guerra desde su juventud

Lo que nadie sabia

34David respondió a Saúl: Tu siervo era pastor de las ovejas de su padre; y cuando venía un león, o un oso, y tomaba algún cordero de la manada, 35salía yo tras él, y lo hería, y lo libraba de su boca; y si se levantaba contra mí, yo le echaba mano de la quijada, y lo hería y lo mataba. 36Fuese león, fuese oso, tu siervo lo mataba; y este filisteo incircunciso será como uno de ellos, porque ha provocado al ejército del Dios viviente. 37Añadió David: Jehová, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este filisteo. Y dijo Saúl a David:

VII Necesitas el respaldo

Ve, y Jehová esté contigo.

VIII Luche de la manera de Dios

38Y Saúl vistió a David con sus ropas, y puso sobre su cabeza un casco de bronce, y le armó de coraza. 39Y ciñó David su espada sobre sus vestidos, y probó a andar, porque nunca había hecho la prueba. Y dijo David a Saúl: Yo no puedo andar con esto, porque nunca lo practiqué. Y David echó de sí aquellas cosas. 40Y tomó su cayado en su mano, y escogió cinco piedras lisas del arroyo, y las puso en el saco pastoril, en el zurrón que traía, y tomó su honda en su mano, y se fue hacia el filisteo.

El Arca
Vemos, sin embargo, un grave error del que fueron culpables en este traslado, pues transportaron el Arca en una carreta tirada por bueyes, cuando debía ser transportada siempre a hombros de los levitas (v. 3, comp. con y ss.). A los coatitas, que tenían a su cargo el Arca, no se les había asignado ninguna carreta
Henry, M., & Lacueva, F. (1999). Comentario Bı́blico de Matthew Henry (p. 333). 08224 TERRASSA (Barcelona): Editorial CLIE.
Related Media
Related Sermons