Faithlife Sermons

“Necesitamos Un Cambio”

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 5 views
Notes
Transcript
Sermon Tone Analysis
A
D
F
J
S
Emotion
A
C
T
Language
O
C
E
A
E
Social
View more →
Ecclesiastes 12:11 NTV
Las palabras de los sabios son como el aguijón para el ganado: dolorosas pero necesarias. El conjunto de sus dichos es como la vara con clavos que usa el pastor para guiar a sus ovejas.
Ecclesiastes 12:11
Nueva Traducción Viviente (NTV)
11 Las palabras de los sabios son como el aguijón para el ganado: dolorosas pero necesarias. El conjunto de sus dichos es como la vara con clavos que usa el pastor[a] para guiar a sus ovejas.
Ilustración:
Después de mucho tiempo una señora volvió a ir al culto con su hijita. Por causa de su trabajo no podía asistir a los cultos matinales; por eso fue en la noche. El pastor habló en esa ocasión acerca de la negligencia de muchos en cuánto al cumplimiento de sus deberes cristianos: No leen la Biblia, descuidan la asistencia a los cultos, etcétera.
La niñita escuchaba atentamente el sermón y, cuando oyó que el pastor hablaba de la incuria de muchos padres, se volvió a su madre y, confiada, le dijo: “¡Mamita ¿Te habla a ti el pastor?” Estas palabras fueron un flechazo para el corazón de la madre que permaneció callada. Esa ingenua pregunta de su propia hijita fue para ella un sermón vivo y eficaz.
Sería conveniente que también nosotros tuviésemos a alguien que nos formulara esta pregunta mientras escuchamos el sermón de nuestro pastor. Sin embargo, tantas veces escuchamos el sermón de un pastor con el fin de criticar, o para oir al orador tras el sermón, o para oir por oir porque estamos con el reloj en la mano calculando el tiempo que tarda. Sí, es conveniente que nos preguntemos, a veces, durante el culto: “¿Te habla a ti el pastor?” O para ser más exactos preguntémonos así: “¿No te está hablando Dios a ti por medio del pastor?”
Titulo:
“Necesitamos Un Cambio”
Por Un Viento Soplando Descendido Del Cielo
RVR 1960
El Día de Pentecostés Uno de los tres festivales o fiestas que requerían que todos los hombres judíos vinieran a Jerusalén
Exodus 23:14–17 RVR60
Tres veces en el año me celebraréis fiesta. La fiesta de los panes sin levadura guardarás. Siete días comerás los panes sin levadura, como yo te mandé, en el tiempo del mes de Abib, porque en él saliste de Egipto; y ninguno se presentará delante de mí con las manos vacías. También la fiesta de la siega, los primeros frutos de tus labores, que hubieres sembrado en el campo, y la fiesta de la cosecha a la salida del año, cuando hayas recogido los frutos de tus labores del campo. Tres veces en el año se presentará todo varón delante de Jehová el Señor.
Exodus 23: 14-17
RVR 1960
Deuteronomy 12:5–6 RVR60
sino que el lugar que Jehová vuestro Dios escogiere de entre todas vuestras tribus, para poner allí su nombre para su habitación, ése buscaréis, y allá iréis. Y allí llevaréis vuestros holocaustos, vuestros sacrificios, vuestros diezmos, y la ofrenda elevada de vuestras manos, vuestros votos, vuestras ofrendas voluntarias, y las primicias de vuestras vacas y de vuestras ovejas;
14Tres veces en el año me celebraréis fiesta. 15La fiesta de los panes sin levadura guardarás.h Siete días comerás los panes sin levadura, como yo te mandé, en el tiempo del mes de Abib, porque en él saliste de Egipto; y ninguno se presentará delante de mí con las manos vacías. 16También la fiesta de la siega, los primeros frutos de tus labores que hubieres sembrado en el campo, y la fiesta de la cosecha a la salida del año, cuando hayas recogido los frutos de tus labores del campo. 17. Tres veces en el año se presentará todo varón delante de Jehová el Señor.
RVR 1960
5. sino que el lugar que Jehová vuestro Dios escogiere de entre todas vuestras tribus, para poner allí su nombre para su habitación, ése buscaréis, y allá iréis. 6. Y allí llevaréis vuestros holocaustos, vuestros sacrificios, vuestros diezmos, y la ofrenda elevada de vuestras manos, vuestros votos, vuestras ofrendas voluntarias, y las primicias de vuestras vacas y de vuestras ovejas
El Pentecostés ocurre 50 días después de la Pascua, alrededor de mayo o junio, y celebra la recolección de las primicias de la cosecha (Éxodo 23:16).
“Necesitamos Un Cambio”-Titulo
Acts 2:1–4 RVR60
Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.
RVR 1960
1. Cuando llegó el día de Pentecostés,a estaban todos unánimes juntos. 2. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; 3. y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. 4. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.
Este es el cambio que esta generación necesita….
Por Un Viento Soplando Y Descendido Del Cielo-Subtitulo
Y no estoy hablando de la novela
Dejenme decirles como la biblia describe el verdadero viento decendiendo del cielo….
La intensidad del sonido del viento y su origen del cielo anuncian su origen divino.
Ezekiel 1:4 RVR60
Y miré, y he aquí venía del norte un viento tempestuoso, y una gran nube, con un fuego envolvente, y alrededor de él un resplandor, y en medio del fuego algo que parecía como bronce refulgente,
Tambien Ezekiel 37....
RVR 1960
4. Y miré, y he aquí venía del norte un viento tempestuoso, y una gran nube, con un fuego envolvente, y alrededor de él un resplandor, y en medio del fuego algo que parecía como bronce refulgente.
El libro de Hechos fue escrito por Lucas. Si suena familiar, es porque ese es la misma persona que escribió los evangelios de Lucas. De hecho, Lucas y Hechos son casi como un conjunto de dos volúmenes de un libro. El libro de Lucas lleva directamente a Hechos, pero Juan se interpone para que los 4 Evangelios se unan al frente del Nuevo Testamento. Entre estos dos libros, representan casi el 30% del NT, por lo que estamos hablando de una porción significativa de las Escrituras. En el libro de Hechos, hay dos temas principales que se presentan a lo largo del libro. Ellos son que estamos llamados a ser testigos de Cristo (31 veces), y al modelo continuo en seguir del Espíritu Santo en nuestras vidas al que se hace referencia en 56 ocasiones.
Creo que, en general, es cierto que las personas siempre buscan mejorar, cambiar sus vidas para bien. Es por eso que la sección de autoayuda en las tiendas de hoy en día ha crecido tanto. También es por eso que hay tantos comerciales para productos de dieta y ejercicio: mucha gente trata de cambiar su apariencia para mejorar el “Look”. ¿Alguna vez has visto cómo se puede inyectar en la cara algo llamado botox, y eso te quitará las arrugas? La gente siempre está buscando mejorar, cambiar para mejor. ¿No es por eso que la gente va a la escuela? ¿No es por eso que la gente va a conferencias y seminarios? La gente quiere ser cambiada para mejor.
Ilustracion del cuadro en la pared……
¿Qué hay acerca de ti, que te gustaría cambiar? Si pudieras cambiar una cosa sobre ti, ¿cuál sería? ¿Es la forma en que te miras? ¿Algo que ver con tu salud? ¿Algo que ver con su nivel de experiencia en un tema determinado? Si pudieras cambiar una cosa sobre ti, ¿cuál sería?
Dios está interesado en el cambio. Él está interesado en cambiarte. Hoy estamos mirando Pentecostés, y al echar un vistazo a lo que sucedió en Pentecostés hace muchos años, vemos que Dios cambió la vida de muchas personas. Y a medida que aprendamos sobre estas cosas, veremos que Dios también está interesado en cambiarte; hay ciertas cosas acerca de ti que Dios quiere cambiar. ¿Qué son esas cosas? ¿Y cómo planea Dios hacer eso? Encontraremos las respuestas mientras estudiamos la Palabra de Dios.
Dos cambios importantes tuvieron lugar en Pentecostés. El primer cambio fue lo que les sucedió a los discípulos. Si está familiarizado con las Escrituras, sabemos que los discípulos creían en Jesús como su Salvador, pero todavía estaban muy confundidos sobre todo tipo de cosas diferentes. Todavía no entendían del todo la misión de Jesús, por qué había venido a la tierra. Aún se preguntaban si Jesús sería un rey terrenal. Estaban confundidos, y como resultado, fueron tímidos. Habían pensado que iría a Jerusalén para enderezar las cosas y dominar el mundo básicamente.
Como sabemos, Cristo fue a Jerusalén y fue asesinado en su lugar. Él, por supuesto, se levantó de la tumba tres días después, y luego ascendió al cielo un tiempo después de eso, diciendo que les enviaría a alguien después de que él se hubiera ido. Entonces los discípulos estaban bastante confundidos. No confiaban en compartir el Evangelio con los demás. ¿Cómo podrían ser, si no entendieran completamente lo que significaba?
Pero luego vino Pentecostés. Los discípulos estaban juntos, cuando el sonido de un viento soplando descendió del cielo. Lo que parecían lenguas de fuego se posaron en sus cabezas. Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en lenguas extranjeras que nunca antes habían aprendido. Una multitud se reunió, gente de todo el mundo, y esa multitud escuchó mientras los discípulos alababan a Dios y predicaban el Evangelio. El apóstol Pedro se puso de pie y se dirigió a la multitud; pronunció un hermoso sermón que Dios el Espíritu Santo lo inspiró a predicar, un sermón que convirtió a casi 3000 personas en un día.
¿Ves los cambios que tuvieron lugar en Pentecostés? Ya no estaban confundidos los discípulos. Ahora entendieron el plan de salvación por completo. Ya no eran tímidos. Ahora, tenían confianza, hablando en público.
Piensa en Pedro: dos meses antes tenía tanto miedo que negó a Jesús tres veces…..
Ahora estaba hablando a la multitud con confianza y comprensión de que nunca antes había tenido.
Hubo otro cambio que tuvo lugar en Pentecostés, y se podría argumentar que este cambio fue más espectacular que lo que les sucedió a los discípulos. Después de que Pedro predicó su sermón en Pentecostés, 3000 personas llegaron a la fe y se bautizaron. No sabemos mucho sobre estas personas. Sabemos que Jerusalén estaba llena de gente, debido al Festival de Pentecostés. En aquel entonces, Pentecostés era un festival agrícola: Dios había dicho a los judíos que se reunieran en Jerusalén 50 días después de la Pascua para celebrar la cosecha. Judios de todo el Imperio Romano vinieron. 3000 de ellos que no eran cristianos, que no creían en Jesucristo, fueron cambiados ese día. Toda su forma de mirar a Dios, a ellos mismos, al mundo, a la vida eterna, todo había cambiado. El Espíritu Santo fue quien convirtió esas 3000 personas ese día. Ahora estas personas sabían cómo llegar al cielo. Ahora sabían que estaban en paz con Dios. Ahora sabían que Jesús era su Salvador.
Pentecostés se puede resumir en una palabra, y creo que esa palabra es cambio. Vemos el cambio que tuvo lugar en los discípulos y el cambio que tuvo lugar en esas 3000 personas. Nuestro mundo de hoy necesita un cambio. Hay muchas personas que no creen en Jesucristo, que no saben cómo llegar al cielo. Y hay tantos cristianos que son como esos discípulos antes de Pentecostés: confundidos, débiles, tímidos. Necesitamos que el Espíritu Santo venga a nosotros y nos cambie.
Nuestro problema es que no creemos que tengamos que cambiar. "Estoy bien como estoy", nos decimos a nosotros mismos. "¿Qué necesito cambiar sobre mí mismo?" La respuesta es, mucho. Sí, es cierto, somos cristianos, pero aún tenemos hábitos pecaminosos de los que no queremos deshacernos. Todavía tenemos momentos en que somos egoístas. Todavía tenemos momentos en los que malinterpretamos por completo lo que Dios nos dice en la Biblia….
Todavía tenemos momentos en los que no podemos compartir nuestra fe porque somos demasiado tímidos. Es cierto que muchos de nosotros somos cristianos, que aquellos que van a ir al cielo, pero aún tenemos que cambiar. Todavía necesitamos convertirnos más y más en las personas que Dios quiere que seamos. Necesitamos ser personas como Jesús haciendo cosas como Jesús.
¿Cómo cambia una persona su alma? No puedes hacerlo tratando de ser una mejor persona. Es como decir que algo anda mal con mi auto, pero intentaré cambiarlo siendo un mejor conductor. Necesitas que alguien trabaje en tu motor, tu alma. Pero el asunto es que tu alma es demasiado complicada para que tu la arregles. Necesitas a alguien que lo arregle por ti. Y ese alguien es el Espíritu Santo.
¿Pero cómo? En Pentecostés, el Espíritu Santo vino directamente a esos discípulos. Hoy, él podría hacer eso si quisiera, pero en la Biblia, él nos dice que él trabaja de una manera diferente. Ya no viene con el fuerte sonido del viento, o con lo que parecen lenguas de fuego, o con la capacidad de hablar en idiomas extranjeros…..
Hoy, el Espíritu Santo viene a ti a través de la prédica silenciosa y humilde de la Palabra. En la superficie, no se ve espectacular. Pero dentro de ti, están teniendo lugar todo tipo de cambios.
¿Y qué sucede cuando combinamos la Palabra de Dios con pan y vino, como lo hizo Jesús la noche en que fue traicionado? Una vez más, no parece espectacular, pero lo es. Porque cuando participamos en comunión, el Espíritu Santo puede cambiarnos. Él puede fortalecer nuestra fe y aumenta nuestro amor por Cristo y nuestro amor mutuo.
¿Quieres ser más seguro? ¿Quieres estar más en paz con Dios y contigo mismo? ¿Quieres estar menos confundido acerca de la Biblia? ¿Quieres entenderlo mejor? ¿Quieres poder compartir tu fe más naturalmente, con más confianza? ¿Quieres vivir de la manera en que Dios te dice que vivas en la Biblia? ¿Quieres cambiar tu alma para mejor?
Esto es lo que hace el Espíritu Santo. Lo hizo de una manera milagrosa e inusual en ese primer Pentecostés….
Cada vez que entran en contacto con la Palabra de Dios, el fuego entra en su corazón y quema ese egoísmo y confusión. Ese fuego se convierte en el fuego de la fe, un fuego que confía y ama a Jesucristo como Salvador. Si pudieras resumir Pentecost en una palabra, esa palabra sería un cambio. Que el Espíritu Santo continúe trabajando en ti, para cambiarte, para avivar el fuego que está en cada uno de ustedes. Amén
Related Media
Related Sermons