Faithlife Sermons

"La Verdadera Religión"

Notes
Transcript

Recordando clase pasada.

asdfasd
asdfasdf
afsdf

.

5. 23, ¿cómo lo interpretamos?
Mucha gente bebía vino con sus comidas, 2 partes de agua y una de vino, destilado hasta el punto de fermentación nada más.
El vino desinfectaba el agua y prevenía enfermedades como la disentería y ayudaba al estómago.
Posiblemente Timoteo dejó de beber vino para evitar críticas por parte de los falsos maestros ascéticos (algunos se abstenían también del vino). Pero Pablo le pidió que regresara a tomarlo.
5. 24-25. Posible referencia a la tarea de seleccionar líderes para la iglesia.
Algunos quedan descalificados rápido por su estilo de vida pecaminoso que es claro para todos.
Otros podrían llevar doble vida y ser engañosos, por eso se requería tiempo y paciencia.
Los buenos candidatos no pasarían desapercibidos, Dios estaría en control y los revelaría.
6.1-2. Las relaciones laborales.
En ese tiempo había esclavos y amos cristianos, en el mismo lugar. Hoy más bien se aplica a empleados y patrones cristianos.
v. 1. Todos los que tienen un empleador o patrón, “deben reconocer que sus ...... merecen todo respeto”. Un empleado cristiano trata con todo respeto a sus jefes/patrones.
v. 2. Si los jefes/empleadores son creyentes, de ninguna manera deben abusar de la confianza y llegar a faltarles al respeto. Más bien, “deben servirles todavía mejor, porque los que se benefician de sus servicios son creyentes y hermanos queridos.”
El enfoque aquí es en el empleado creyente, se espera una conducta ejemplar y una actitud respetuosa hacia sus autoridades laborales, y servir con más dedicación si son creyentes.

.

¿Qué hacían? Enseñaban falsas doctrinas, “apartándose de la sana enseñanza de nuestro Señor Jesucristo y de la doctrina que se ciñe a la verdadera religión” (v. 3), “no se amolda a las sanas palabras, las de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad.” (BTX). Había una “sana enseñanza” y una “sana doctrina”, y todo lo que no se amoldaba a eso era falsa doctrina.
¿Qué hacían? Enseñaban falsas doctrinas, “apartándose de la sana enseñanza de nuestro Señor Jesucristo y de la doctrina que se ciñe a la verdadera religión”, “no se amolda a las sanas palabras, las de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad.” (BTX). Había una “sana enseñanza” y una “sana doctrina”, y todo lo que no se amoldaba a eso era falsa doctrina.
¿Cómo era su carácter? Obstinados y necios, afán enfermizo de provocar pleitos inútiles. Otra trad., “está cegado por el orgullo… padece la enfermedad de las disputas y contiendas de palabras” (v. 4, BJL). Gente con problemas emocionales, muchos sentimientos negativos, mucho orgullo.
¿Cuál era el resultado de su influencia en los creyentes? Generar envidias, discordias, insultos, suspicacias, altercados, y su mente era “depravada, carentes de la verdad”. ¡Ese era su fruto!
¿Cuál era su intención final? Pensaban que “la religión es un medio de obtener ganancias” (v. 5) o “piensan que la piedad es un negocio” (BJL). El amor al dinero estaba detrás de todo. Eran avariciosos y materialistas, explotaban a los creyentes con sus falsas enseñanzas (les pedían dinero).
¿Cuál era su intención final? Pensaban que “la religión es un medio de obtener ganancias” o “piensan que la piedad es un negocio” (BJL). El amor al dinero estaba detrás de todo. Eran avariciosos y materialistas, explotaban a los creyentes con sus falsas enseñanzas (les cobraban).
Pablo quería que Timoteo ubicara a este tipo de personas como realmente eran: “un obstinado que nada entiende” (V. 4) o “un orgulloso que nada entiende” (DHH-LA). ¡Debía tener convicción!
Igualmente nosotros debemos ubicar en el lugar adecuado a este tipo de personas, ¡todavía existen! ¡Todavía siguen causando conflictos en la iglesia! Estemos alertas.

, .

, .

v. 6, “Aunque, ¡fuente de gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento!” (BTX). La práctica de la religión acompañada de contentamiento.
Gr. αὐτάρκεια autárkeia, “autosatisfacción, contentamiento”. Una de las grandes palabras de los filósofos estoicos. Implica una completa auto-suficiencia, una mentalidad que era completamente independiente de todas las cosas externas y que cargaba el secreto de la felicidad por dentro.
Un comentarista afirmó, “Los grandes hombres siempre han estado contentos con poco.” Otro gran predicador mencionó, “De mi parte, humanamente hablando, yo no deseo nada. Una gran alma en una casa pequeña es la idea que me ha tocado más que cualquier otra.”
Contentamiento no es ser mediocre y no tener aspiraciones económicas, ni tampoco resignarse a vivir en la pobreza, sino más bien entender que la plenitud de la vida no está en poseer cosas, sino en las relaciones que formamos, comenzando con nuestra relación con Dios.
Así, practicar “la verdadera religión” (v. 6) genera “grandes ganancias”, pero solo si hay contentamiento. Quien no añade contentamiento no alcanza a apreciar las grandes ganancias.
Quien no añade contentamiento a su vida cristiana, no alcanza a apreciar las grandes ganancias.
v. 9 - 10. “Los que quieren enriquecerse” y “el amor al dinero” nos llevan a la ruina, a “toda clase de males” (v. 10), a desviarnos de la fe y causarnos “muchísimos sinsabores” o “muchos sufrimientos” (BJL).
v. 17-19. Si hay creyentes ricos, hay un mensaje para ellos: “que no sean arrogantes ni pongan su esperanza en las riquezas… sino en Dios… que hagan el bien… ricos en buenas obras, y generosos, dispuestos a compartir lo que tienen.”
Algunos cristianos apenas tienen un poco de dinero y hacen lo contrario: se ponen arrogantes, fijan toda su atención en lo material, descuidan su relación con Dios y su iglesia, y son indiferentes a hacer buenas obras y a la generosidad. Mientras que hay creyentes verdaderamente ricos que son verdaderamente generosos. ¡Una ironía de las riquezas!
Recompensa: “atesorarán para sí un seguro caudal para el futuro y obtendrán la vida verdadera” (v. 19). Dios no es indiferente al corazón generoso, desprendido y compartido. ¡Siempre lo recompensa! No sucede así con el corazón egoísta, amante de lo material y cerrado a compartir lo que tiene.

, .

FUENTES.

Keener, Craig S. The IVP Bible background commentary: New Testament. Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 1993.
Larson, Knute. I & II Thessalonians, I & II Timothy, Titus, Philemon. Vol. 9. Holman New Testament Commentary. Nashville, TN: Broadman & Holman Publishers, 2000.
Lea, Thomas D., y Hayne P. Griffin. 1, 2 Timothy, Titus. Vol. 34. The New American Commentary. Nashville: Broadman & Holman Publishers, 1992.
Strong, James. Nueva concordancia Strong exhaustiva: Diccionario. Nashville, TN: Caribe, 2002.
Barclay, William, ed. The letters to Timothy, Titus, and Philemon. The Daily Study Bible Series. Philadelphia: Westminster John Knox Press, 1975.
Related Media
Related Sermons