Faithlife Sermons

Auméntanos la fe

Fe  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 10 views
Notes & Transcripts

Auméntanos la fe

En realidad la fe no es solamente para hacer milagros o producir hechos espectaculares, la fe es sumamente necesaria para la vida cristiana cotidiana, hace falta fe para acudir a Dios pidiendo ayuda para poder sortear con éxito las inevitables pruebas que pueden terminar en tropiezos. La fe es un don de Dios, según dice claramente la Biblia, por ello hicieron bien los apóstoles en solicitar que se las aumente.

Hay de aquel que te haga tropezar
El profeta Habacuc decía:
Mira por ti mismo
Habacuc 2.4 RVR60
He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; mas el justo por su fe vivirá.
Si tuvieras fe
Hay gente que cree más o menos.
Los discípulos le dijeron a Jesús: “añádenos más fe a la que ya tenemos”. Los discípulos consideran que la fe que viven desde niños dentro de Israel es insuficiente. A esa fe tradicional hay que añadirle algo más para seguir a Jesús. ¿Quién mejor que Jesús para darles lo que falta a su fe?
Jesús responde con un enigma - respuesta divina:
“Si tuvieses fe como un grano de mostaza podrás decirle a este sicómoro:
como un grano de mostaza
podrás decirle a este sicómoro
a. desarráigate
b. plantate en el mar
c. obedecerá
Ellos le piden un poco de fe y Jesús les aclara que el problema es que no tienen. Les hace saber que la fe auténtica que hay en su corazón no llega ni a grano de mostaza.
Jesús les aclara que no es un asunto de cantidad de fe sino de la calidad. Destaca en sus palabras Jesús que hay que cuidar en nosotros una fe viva, fuerte, inquebrantable.
Esta fe es capaz de arrancar árboles como el sicómoro = es un arbol firme, fuerte, sólido. Ese árbol estable tu fe es capaz de arrancarlo y colocarlo en medio del mar de Galilea.
Comentario Bíblico Mundo Hispano Tomo 16: Lucas b. Lección sobre la fe y la fidelidad, 17:5–10

El sicómoro, como un árbol de raíces muy profundas, podría simbolizar el judaísmo y sus tradiciones tan arraigadas que imposibilitaron ver en Jesús al Mesías. Para los judíos, el mar claramente es una señal del paganismo y de las naciones gentiles. Por lo tanto, lo que Jesús está diciendo es que deben tener la fe que es propia de la perspectiva del reino. Así, desarraigando los dogmatismos del judaísmo, deben plantar ese reino en los contextos gentiles, hacia donde el evangelio se dirige con más fuerza por causa del rechazo de Israel. Esa religiosidad judía era la que estaba poniendo tropiezos en la gente para que no creyeran en Jesús como el Mesías (vv. 2, 6).

1. Lo primero que debemos pedirle a Dios no es aumentar la fe sino reavivar en nosotros una fe viva y fuerte en Jesús. No se trata de creer cosas que pasen sino creer en aquel que las hace. Jesús es el único que nos puede ofrecer una fe viva. Si Jesús no está en el centro de nuestras vidas corremos el riesgo de debilitarnos en la fe.
Formas de reavivar nuestra fe:
a. Esa fe se fortalece estudiando la Palabra. Los Estudios fortalecen nuestra fe porque nos revelan el Dios que actúa sobre la humanidad.
Hebreos 4.12 RVR60
Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.
Hebreos 4.11 RVR60
Procuremos, pues, entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia.
Hebreos
b. Esa fe se fortalece orando. Dedica tiempo a la oración.
b. Esa fe se fortalece orando. Dedica tiempo a la oración.
Si tú hablas con Dios las cosas cambiarán orando. Cualquier necesidad él te la suplirá orando… Medita en el Señor
Mateo 9.27–30 RVR60
Pasando Jesús de allí, le siguieron dos ciegos, dando voces y diciendo: ¡Ten misericordia de nosotros, Hijo de David!Y llegado a la casa, vinieron a él los ciegos; y Jesús les dijo: ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos dijeron: Sí, Señor.Entonces les tocó los ojos, diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho.Y los ojos de ellos fueron abiertos. Y Jesús les encargó rigurosamente, diciendo: Mirad que nadie lo sepa.
c. Esa fe se fortalece en ayuno.
c. Esa fe se fortalece en ayuno.
El llamado de Dios es:
Isaías 58.6 RVR60
¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo?
Cuando nuestra fe es viva todo puede suceder. Yo quiero una fe robusta y vigorosa. En medio de los tiempos de crisis se requiere de fe viva. Cuando la incertidumbre nos invade la fe la combate. Ese momento en que usted no sabe qué hacer con su vida. Ese no saber qué tenemos. Ese momento en que no entendemos lo que ocurre en nuestras vidas. Si tu fe es robusta no habrá espacio para la duda.
Una fe viva:
1. La fe no es creer algo sino creer en Jesús. Jesús nos abre al Espíritu y el Espíritu nos alcanza con su Palabra.
2. que se concentre en lo esencial. NO quiero una fe decorada y que no sepa en qué consiste. Una fe probada, una fe refinada:
Así como el oro es refinado por el fuego, nuestra fe se refina con los retos que surjan de cumplir la misión que el Señor a cada uno ha encomendado:
1 Pedro
1 Pedro 1.6–7 RVR60
En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas,para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo,
Llegará la aflicción, llegará la prueba, y ello mostrará nuestra fe.
Mi fe se sostendrá en el Señor y no en las cosas pasajeras. La fe viva que tengamos la podamos vivir en estos tiempos de grandes desafíos.
Fe viva que provoque una relación vital con el Señor. Que podamos tener claro que lo más importante es el Señor, lo más valioso es el Señor y lo más atractivo ante mis ojos. Nada tiene más valor, nada es mas atractivo a mis ojos que el Señor.
Fe viva en la que el reino de Dios sea acercado al que no lo conoce. Haya convicción para hacer la vida más humana. Que la fe provoque en mí más sensibilidad. Que podamos vivir esa fe con pasión y con compasión ante los que sufren.
fe viva donde el evangelio no se desvanezca. Somos sal y no nos desvanecemos. La iglesia es la que sigue dando sabor a esta tierra.
Fe viva implica un cristianismo con cruz. Que nuestra fe no consiste en creer en el Dios que nos conviene, sino en el Dios que despierta nuestra responsabilidad y desarrolla nuestra capacidad de amar. Esta fe nos enseña a tomar nuestra cruz cada día.
Conclusión:
La fe es la fuerza mayor del mundo. Lo imposible no cabe en la razón pero en la fe es el principio de todo. Si usted dice que no se puede no lo hará pero si cree lo intentará. Si el Señor está con nosotros todo es posible. Para Dios no hay nada imposible. Nada será imposible si Dios está con nosotros.
Seremos como la semilla de mostaza:

Así también una semilla de mostaza, aunque sea tan pequeña, debido a su contacto vital a ininterrumpido con su medio nutriente, crece y crece hasta llega a ser en un árbol tan grande que las aves del cielo vienen y hacen nido en sus ramas. Cf. Mt. 17:20.

Related Media
Related Sermons