Faithlife Sermons

Lo difícil del evangelio

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 1 view
Notes & Transcripts

Lo difícil del evangelio

Lo difícil del evangelio no es que asistamos o no a la iglesia, podemos lidiar con la vergüenza de ir y que nos vean salir. Aun sin el mas mínimo deseo de cambiar.
Lo difícil del evangelio es confiar, es tener fe en algo que no hemos visto, lo dicil es confiar en el que ser, que se dice ser el Creador, es dejar todo en manos de el.
Juan 20.29 LBLA
Jesús le dijo*: ¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que no vieron, y sin embargo creyeron.
Lo difícil del evangelio es hacer otra agenda, de la que ya tenemos.
Marcos 1.15–18 LBLA
y diciendo: El tiempo se ha cumplido y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos y creed en el evangelio. Mientras caminaba junto al mar de Galilea, vio a Simón y a Andrés, hermano de Simón, echando una red en el mar, porque eran pescadores. Y Jesús les dijo: Seguidme, y yo haré que seáis pescadores de hombres. Y dejando al instante las redes, le siguieron.
Marcos 1.18 LBLA
Y dejando al instante las redes, le siguieron.
Mateo 1.18 LBLA
Y el nacimiento de Jesucristo fue como sigue. Estando su madre María desposada con José, antes de que se consumara el matrimonio, se halló que había concebido por obra del Espíritu Santo.
Lo difícil del evangelo es hacer otra agenda, de la que ya tenemos.
lo difícil del evangelio es rendir mi voluntad esa voluntad que nadie quebranta, esa fortaleza de caracter por la cual me caracterizo. No, no puede girar todo a rededor del Evangelio, no lo vale, sera a mi manera.
Romanos 2.5 LBLA
Mas por causa de tu terquedad y de tu corazón no arrepentido, estás acumulando ira para ti en el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios,
romanos
Lo difícil del evangelio es buscarlo cuando todo esta mal, por que el sabe que me esta yendo mal muy mal. por que no hace nada....!!!!!
Juan 16.33 LBLA
Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tenéis tribulación; pero confiad, yo he vencido al mundo.
Juan 15.16 LBLA
Vosotros no me escogisteis a mí, sino que yo os escogí a vosotros, y os designé para que vayáis y deis fruto, y que vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo conceda.
juan 16
Lo difícil del evangelio es que su riqueza no radica en mi éxito, ni en lo que tengo.
2 Corintios 8.9 LBLA
Porque conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que siendo rico, sin embargo por amor a vosotros se hizo pobre, para que vosotros por medio de su pobreza llegarais a ser ricos.
Lo difícil del evangelio es saber que tengo que perdonar, si como dejar asi, como si nada hubiera pasado, acaso el evangelio no sabe de perdonar.
Lucas 23.34 LBLA
Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y echaron suertes, repartiéndose entre sí sus vestidos.
Lucas
Marcos 6.14 LBLA
El rey Herodes se enteró de esto, pues el nombre de Jesús se había hecho célebre, y la gente decía: Juan el Bautista ha resucitado de entre los muertos, por eso es que estos poderes milagrosos actúan en él.
Mateo 6.14 LBLA
Porque si perdonáis a los hombres sus transgresiones, también vuestro Padre celestial os perdonará a vosotros.
mateo
marcos 16
Lo difícil del evangelio es rendir, si rendidme decir que no soy capaz, que no puedo por mis propias fuerzas, es aceptar mis adicciones, es confesar mis pecados, es dar la cara a los que les haz fallado, es dejar de justificar mis errores y solamente aceptar que soy yo el culpable, es dejar de echar la culpa a mis padres por mi depresión, es levantarme en medio de abuso fisico o verbal y salir de este ridiculo plan de soledad.
Efesios 2.8–9 LBLA
Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.
efesios 2.8-9
Lo difiícil es que no se que hago con todos los años de pecado que tengo, que hago con mi otra familia, como le digo a mi amante que no la amo, si le he jurado amor, como le digo a mis hijos que tiene otros hermanos.
1 Juan 1.9 LBLA
Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad.
1 juan 1.1
Lo difícil del evangelio no es otra cosa que verguenza, el que diran, como me veran, asi de la nada un cambio, es mas no se si sere capaz de hacerlo.
Mateo 10.33 LBLA
Pero cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también lo negaré delante de mi Padre que está en los cielos.

El Evangelio ES.

El evangelio es la pared donde chocamos.
El evangelio es el espejo que no miente.
El evangelio es el amor mas puro que jamas podríamos entender.
El evangelio es la paciencia a mi terco corazón.
EL evangelio es la batalla ganada sin saber usar una espada.
El evangelio es precio que nadie a podido calcular.
El evangelio es la misericordia donde jamas he clamado por ella.
El evangelio es esa mirada que incomoda a mi orgullo.
EL evangelio es la verdad que ofende mi vanidad.
El evangelio es lo que odia a morir mi autosuficiencia.
El evangelio es la derrota de mi voluntad.
El evangelio es la orden que me obliga a renunciar a mi ego.
EL evangelio es la vida aun cuando busco quitarme la vida.
EL evangelio es la necesidad mas grande de mi corazón, pero me aferro a mi dolor.
EL evangelio no puedo ganarlo ni merecerlo.
El evangelio es lo único que hace silencia cuando todos me señalan.
EL evangelio es mi rescate, pero por que no lo acepto, que lucha hay dentro de mi, si se que es lo mejor, ¿será que que por que nunca nadie me amado así no lo acepto?

Hasta cuando entenderemos

Lo difícil del evangelio es que su riqueza no radica en mi éxito, ni en lo que tengo. y como no alimenta mi ego, no exalta lo “bueno que soy”, como no comparte su gloria conmigo lo dejo.
Lo difícil del evangelio es que su riqueza no radica en mi éxito, ni en lo que tengo.
2 Corintios 8.9 LBLA
Porque conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que siendo rico, sin embargo por amor a vosotros se hizo pobre, para que vosotros por medio de su pobreza llegarais a ser ricos.

"Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo."

Lo difícil del evangelio no es que asistamos o no a la iglesia, podemos lidiar con la verguenza de ir y que nos vean salir. Aun sin el mas minimo deseo de cambiar.
Fue un acto de gracia de Su parte: un acto puramente gratuito.
Él no estaba obligado a hacerlo. Nosotros no lo merecíamos de Sus manos.
No había ningún mérito nuestro que pudiera haber sido visto anticipadamente, o mérito de ningún otro tipo, que hubiera sido capaz de atraerlo de los cielos para arrastrarlo al pesebre y a la tumba; pero Él vino en un acto de misericordia inmerecida hacia pecadores sin merecimiento alguno.
pero Él vino en un acto de misericordia inmerecida hacia pecadores sin merecimiento alguno.
Debemos mirar a la cruz perpetuamente, creo, bajo la luz de ser enteramente un acto de gracia de parte de Cristo, y el resultado de la gracia hacia nosotros proveniente del Padre divino.
por que la ira cae sobre el Salvador, pero todo lo que tienen que ver en Cristo ahora es gracia, pura gracia, gracia para quitar el pecado que Le hizo sangrar y gracia para aceptar al pecador que fue el culpable de Su muerte.
El que quiera ver la gracia, que contemple al Salvador que sangra, cargando sobre Él con los pecados de los hombres, y sufriendo en su lugar.
El que quiera ver la gracia, que contemple al Salvador que sangra, cargando sobre Él con los pecados de los hombres, y sufriendo en su lugar. "Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo," la bondad, la prodigalidad, la benevolencia, la generosidad, la compasión, la condescendencia, la ternura, "la gracia de nuestro Señor Jesucristo."
"Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo," la bondad, la prodigalidad, la benevolencia, la generosidad, la compasión, la condescendencia, la ternura, "la gracia de nuestro Señor Jesucristo."
Lo dificil del evangelio es confiar, es tener fe en algo que no hemos visto, lo dicil es confiar en el que ser, que se dice ser el Creador, es dejar todo en manos de el.

"Que siendo rico."

Lo difícil del evangelo es hacer otra agenda, de la que ya tenemos.
lo dificl del evangelio es rendir mi voluntad esa voluntad que nadie quebranta, esa fortaleza de caracter por la cual me caracterizo. No, no puede girar todo a rededor del Evangelio, no lo vale, sera a mi manera.
No, no puede girar todo a rededor del Evangelio, no lo vale, sera a mi manera.
Lo difícil del evangelio es buscarlo cuando todo esta mal, por que el sabe que me esta yendo mal muy mal. por que no hace nada....!!!!!
Lo difícil del evangelio es que su riqueza no radica en mi exito, ni en lo que tengo.
Lo dificil del evangelio es saber que tengo que perdonar, si como dejar asi, como si nada hubiera pasado, acaso el evangelio no sabe de perdonar.
Lo difícil del evngelio es rendir, si rendime decir que no soy capaz, que no puedo por mis propias fuerzas, es aceptar mis adicciones, es confesar mis pecados, es dar la cara a los que les haz fallado, es dejar de justificar mis errores y solamente aceptar que soy yo el culpable, es dejar de echar la culpa a mis padres por mi depresión, es levantarme en medio de abuso fisico o verbal y salir de este ridiculo plan de soledad.
Lo difiícil es que no se que hago con todos los años de pecado que tengo, que hago con mi otra familia, como le digo a mi amante que no la amo, si le he jurado amor, como le digo a mis hijos que tiene otros hermanos.
Lo difícil del evangelio no es otra cosa que verguenza, el que diran, como me veran, asi de la nada un cambio, es mas no se si sere capaz de hacerlo.
Cuando leemos la palabra "rico," parecería que de una u otra forma, hace palidecer la descripción de lo que era Jesucristo, pues Él era infinitamente más rico de lo que el mundo pueda entender jamás por esa descripción. Sus riquezas eran mucho más abundantes que cualquier riqueza vistosa que el mundo pueda ofrecer, que no deja de ser transitoria y corruptible. Él era rico. Sí, pero era algo más que eso.
Lo difícil del
Jesús era rico en posesiones. Como Dios sobre todo, habiendo hecho todas las cosas, todas las cosas eran Suyas. Él pudo haber dicho: "¡Los millares de animales en los collados son Míos; Mías las minas de oro y los secretos tesoros de plata; Míos, los lugares donde los diamantes relucen y donde la perla emite sus delicados rayos; todas las cosas son Mías; mil estrellas resplandecen como mis lámparas, y toda la anchura del espacio, tan lleno de las maravillas de la creación: todo esto es Mío!"
Él era rico en servicio. Mil ángeles servían a Sus puertas. Sólo debía quererlo, y los mensajeros de alas potentes volaban para cumplir Sus misiones. Lo adoraban sin cesar. Día sin noche rodeaban Su trono, gozándose. Cuando estaba aquí en la tierra, dijo que Él podía orar a Su Padre y le enviaría doce legiones de ángeles. ¿Cuánto más no sería este el caso cuando estaba sentado en el trono del cielo, y los ángeles eran los cortesanos que servían ante ese trono?
Él era rico en honor. Los atrios llenos de la pompa de Salomón no se podrían comparar jamás con los atrios del Hijo de Dios. Toda la gloria se centraba en Él. Él era "Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos," co-igual y co-eterno con el Padre. A Él era el cántico perpetuo; a Él era el incesante incienso; a Él eran las arpas de oro; a Él la oleada de las más elevadas sinfonías del cielo, pues Él era adorado por todos, y exaltado muy por encima de los principados y potestades, y de todo nombre que se nombra.
Y Él era rico en amor, la mejor de todas las riquezas. Su Padre lo amaba. "Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia." Esa fue la verdad eternamente, y, además de eso, había espíritus puros que fueron creados por Él, que lo amaban con toda la fuerza de su ser. Él no necesitaba que nuestro amor lo hiciera rico. Había suficiente amor en Dios hacia Él, y si Él lo hubiera querido así, hubiera podido crear mil razas de criaturas más nobles que nosotros, y todas ellas Lo hubieran amado con el amor más profundo.
¡Y, sin embargo, Él tuvo consideración de nosotros! ¡Y, sin embargo, Él se inclinó hacia nosotros! ¡Oh, hermanos míos, qué ejemplo para que nosotros tengamos la misma gracia y generosidad, de tal forma que si somos hechos ricos aquí, nosotros también estemos igualmente dispuestos a inclinarnos como Él lo hizo; pero, ay, mientras nuestro abatimiento no es nada, Su abatimiento es grandioso!

“por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico.”

No dice que fue hecho pobre. No fue un acto de la providencia el que lo hizo pobre. No se declaró en bancarrota. No fue un rey expulsado de sus dominios. No era un soberano caído, a quien le proporcionamos abrigo y compasión, sino que "se hizo pobre." Esto es, fue Su propio acto voluntario; volverse pobre fue Su propia voluntad alegre.
Por amor a vosotros se hizo pobre. Ni una sola espina en esa corona fue por Él, sino por amor a nosotros.
Ni una sola espina en esa corona fue por Él, sino por amor a nosotros.
¡Ni un escupitajo en esas mejillas, ningún cabello arrancado de ellas, por Él; sino todo por amor a nosotros! ¡Por nosotros, el cruel azote que abre surcos en esos santos hombros!
¡Por nosotros, esas gotas de sudor púrpura que manchan la fría tierra!
¡Por nosotros, cada uno de esos crueles clavos: por nosotros, por nosotros, la lanza que atravesó Su costado!
¡Que cada cristiano realmente reclame un interés personal en los dolores y gemidos de Jesús!
¡Son dulces posesiones!
¡anhelemos atesorarlos!
¡Son más valiosas que todas las joyas!
¡Esas gotas de sangre: más valiosas que los rubíes, y esas lágrimas derramadas: más centelleantes que diamantes!
¡Atesoren el amor de Jesús! Albérguenlo en sus almas.
Hagan un corazón dentro de su corazón para atesorarlo.
¡Considérenlo la cosa más rica y preciosa que ustedes puedan tener: el amor de Jesús con toda su dulzura y deleite eternos! "Por amor a vosotros se hizo pobre."
Ahora bien, si Él hizo todo esto por amor a nosotros, que somos tan indignos, ¿qué deberíamos hacer tú y yo por Él, que es tan digno?
Si Él vació Su grandioso Yo por nosotros, que somos como nada,
¿no deberíamos estar listos a vaciar nuestros pequeños egos por Él, que es tan grandioso?
Si Él dio todo por nosotros, ¿cómo podemos darle menos que todo a Él? ¡Y aun cuando hayamos dado todo, lo consideraremos todo demasiado poco por tal Señor y por tal amigo! Jesús dio todo Jesús. ¿No entregaremos nosotros todo nuestro ser?
Si Él dio todo por nosotros, ¿cómo podemos darle menos que todo a Él?
¡Y aun cuando hayamos dado todo, lo consideraremos todo demasiado poco por tal Señor y por tal amigo! Jesús dio todo Jesús. ¿No entregaremos nosotros todo nuestro ser?

"Para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos."

Tienen a Cristo que es su intercesor y su amigo. Tienen al propio Espíritu Santo como su consolador. Los brazos eternos los sostienen. Las alas divinas los cubren. La gloria divina está en ustedes.
Related Media
Related Sermons