Faithlife Sermons

Liberando la mente del maestro

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 8 views

maestros de discipulado.

Notes & Transcripts
LIBERANDO LA MENTE DEL MAESTRO
En la mente se originan nuestras victorias o nuestras derrotas, es el campo de batalla.. Oculto a los ojos del hombre, pero no ante los ojos de Dios. Es el área que solo Dios y nosotros conocemos.
EL CAMPO DE BATALLA
2da. Corintios 10:4-5 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.
DIOS HABLA HOY
Las armas que usamos no son las del mundo, sino que son poder de Dios capaz de destruir fortalezas. Y así destruimos las acusaciones 5y toda altanería que pretenda impedir que se conozca a Dios. Todo pensamiento humano lo sometemos a Cristo, para que lo obedezca a él.
Fortaleza: Un área en la mente que no podemos vencer (destruirla) que no sea mas. Argumentos: Razonar, objetar, contradecir, refutar, replicar, discutir. (derribarlo) tumbar.
Toda altivez. Altanería, orgullo, envanecimiento, engreimiento, soberbia, arrogancia.
Objetivo impedir que conozcamos a Dios. La mente esta demasiado ocupada que no escuchamos cuando El Espíritu Santo nos habla.
Llevando cautivo todo pensamiento. Dominado, sometido, sujeto, preso. A Cristo.
Porque cual es su pensamiento en su alma, tal es él. Dios habla hoy porque cuales son sus pensamientos íntimos, tal es él. Sucios, sexualidad, enojo contra hermanos, quejas, irritantes, extraviados ajenos de Dios. Estos pensamientos nos hacen hablar y actuar erradamente.
Los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. Nuestras palabras y nuestros actos son el resultado directo de nuestros pensamientos.
No os conforméis a este mundo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál es la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.
NUESTROS ENEMIGOS.
porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este mundo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. El enemigo nos engaña con planes bien calculados y engaños deliberados.
NUESTRAS ARMAS
Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: —Si vosotros permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; 32y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres. Esta es la estrategia del Señor.
1
Adquirir el conocimiento de la verdad de Dios en nosotros. Renovar nuestras mentes con su palabra. Reformar, restablecer, reconstruir, restaurar, reemplazar. Después emplear las armas. De
Primer arma: La palabra recibida por predicaciones, cintas, videos, seminarios, estudios. Pero tenemos que permanecer en la palabra, perseverar, meditar, rumiar, hasta que se convierta en la revelación dada por El Espíritu Santo. Que se haga rema en nosotros. Les dijo también: Prestad atención a lo que oís, porque con la medida con que medís, os será medido, y aun se os añadirá a vosotros los que oís, 25porque al que tiene, se le dará; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará.
Segunda arma: La alabanza, esta derrota al diablo mas rápido que ningún otro plan de batalla, pero tiene que ser genuina alabanza del corazón, que nace de un corazón sincero, agradecido, lleno de adoración. Alabando a Dios de acuerdo a su palabra y su bondad.
Tercer arma: La oración, es la relación con la divinidad, es venir y pedir auxilio o hablar con Dios de algo que nos preocupa. Para una vida de oración eficaz, debemos desarrollar una buena relación con el Padre, debemos saber que nos ama que esta lleno de misericordia, y que nos ayudara. Debemos conocer al Jesús murió por nosotros, al Espíritu Santo, el esta con nosotros.
Debemos llenar nuestras oraciones con la palabra de Dios. La palabra de Dios y nuestras necesidades es el fundamento sobre la cual venimos ante el, así nuestras armas no son carnales sino espirituales como dice Pablo. Leer
Nos hacen falta armas espirituales por que estamos luchando contra espíritus maestros, incluido el mismo enemigo. ¿Cómo enfrento el Señor el ataque espiritual? Jesús, llenó del Espíritu Santo, volvió del Jordán y fue llevado por el Espíritu al desierto por cuarenta días, y era tentado por el diablo. No comió nada en aquellos días, pasados los cuales tuvo hambre.
Entonces el diablo le dijo: —Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan. Jesús, respondiéndole, dijo: —Escrito está: “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios”., Luego lo llevó el diablo a un alto monte y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. Le dijo el diablo: —A ti te daré todo el poder de estos reinos y la gloria de ellos, porque a mí me ha sido entregada y a quien quiero la doy. Si tú, postrado, me adoras, todos serán tuyos. Respondiendo Jesús, le dijo: —Vete de mí, Satanás, porque escrito está: “Al Señor tu Dios adorarás y solo a él servirás”.
Entonces lo llevó a Jerusalén, lo puso sobre el pináculo del Templo y le dijo: —Si eres Hijo de Dios, tírate de aquí abajo, pues escrito está: »“A sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden »y »“En las manos te sostendrán, para que no tropieces con tu pie en piedra”. Respondiendo Jesús, e dijo: —Dicho está: “No tentarás al Señor tu Dios”. Cuando acabó toda tentación el diablo, se apartó de él por un tiempo.
2
NO DESMAYAR
No nos cansemos, pues, de hacer bien, porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. 10Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y especialmente a los de la familia de la fe. Pablo nos alienta a no desmayar, no importa la condición de nuestra mente, reconquistemos el terreno que el diablo nos ha robado, pulgada por pulgada, apoyándonos en la gracia de Dios.
Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, Jacob, y Formador tuyo, Israel: «No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú. 2 Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás. Ni la llama arderá en ti. Cualquiera que sea tu situación sigue adelante.
Jehová, el Señor, es mi fortaleza; él me da pies como de ciervas y me hace caminar por las alturas» en medio de las dificultades esta con nosotros para fortalecernos.
La decisión Es tuya A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, de que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia, amando a Jehová, tu Dios, atendiendo a su voz y siguiéndolo a él, pues él es tu vida, así como la prolongación de tus días, a fin de que habites sobre la tierra que juró Jehová a tus padres, Abraham, Isaac y Jacob, que les había de dar.
Cada DIA se nos presentan miles de pensamientos, la mente tiene que ser renovada para que siga al Espíritu no a la carne, cada día debemos escoger deliberadamente tener buenos pensamientos, y cuando lo hayamos decidido necesitaremos escoger tener pensamientos correctos.
Solamente una mente renovada puede conquistar
Jehová, nuestro Dios, nos habló así en Horeb: “Habéis estado bastante tiempo en este monte. 7Volveos e id al monte del Amorreo y a todas sus comarcas, en el Arabá, en el monte, en los valles, en el Neguev y junto a la costa del mar, a la tierra del cananeo y al Líbano, hasta el gran río, el río Éufrates. 8Mirad, yo os he entregado la tierra; entrad y poseed la tierra que Jehová juró dar a vuestros padres Abraham, Isaac y Jacob, y a su descendencia después de ellos
Un viaje de once Días de Horeb a la frontera de canaan, les tomo cuarenta años. Ellos tenían una mentalidad de desierto.
Pidámosle al Señor que nos ayude cada día para ganar la batalla en nuestras mentes, y así alcanzar victoria sobre todos nuestros enemigos.
Pensemos positivo, bueno, correcto, lo que es de buen nombre en eso pensad, el resultado será un hablar positivo, por consiguiente un actuar positivo.
Gloria sea a nuestro Dios y padre de nuestro Señor Jesucristo, y al Espíritu Santo nuestro ayudador Amen.
3
Related Media
Related Sermons